Cine: "La vida es bella", sin duda (junio '99)
Diana P.
 
Parecía imposible dar un nuevo enfoque a un tema histórico que ha sido revisado, analizado, utilizado en cientos de libros y películas en la última mitad del siglo, como es el tema del auge del nazismo, la segunda guerra mundial y el genocidio judío. 

Sin embargo, Roberto Benigni (Arezzo, 1952) un actor y director italiano muy popular en su país, ha logrado volver a conmovernos e hilvanar una película que habla del fascismo con horror y con humor, del amor con pasión y delicadeza, habla de la vida y la capacidad de lucha de los hombres incluso cuando tienen todo un país, todo un ejército en contra.

La trama de la película está dividida en dos: una primera parte que relata la historia de amor de Guido en tono de comedia clásica y una segunda parte en la que el nazismo (que ya empieza a despuntar desde la primera escena) se apropia de la historia y la transforma en un drama situado en el interior de un campo de concentración, en el que el protagonista se desvive para que su hijo sobreviva al horror y crea que lo que ocurre es parte de un juego.

La película ha sido muy popular en toda Europa; tanto es así que dicen que los padres de Belgrado hacen creer a sus hijos que las bombas de la OTAN son fuegos artificiales.

Al margen de las consideraciones artísticas, cuyos aciertos son muchos, la trama política de la película se desarrolla con destreza y con una solvente coherencia interna que impide que el público se haga preguntas sobre la ingenuidad de ciertas escenas dentro del campo de concentración. La deliberada modulación entre comedia y drama permite que el director se tome ciertas licencias (¿cómo llega el niño desde los barracones al horno donde trabaja el protagonista sin ser descubierto por los nazis?) para beneficio de la historia y el resultado es más que evidente: el público, incapaz de decidir si llorar o reír, opta por hacer ambas cosas a la vez. Conmovido y exhaltado por la tragedia del fascismo, por el amor, por la vida.

Vincenzo Cerimi, co-guionista de la película, descubrió el título mientras leía la autobiografía de Trotski: dentro del último texto escrito por éste, conocedor ya de que moriría pronto a manos de los estalinistas, Trotski escribió «La vida es bella: ojalá que las futuras generaciones la limpien de todo mal,opresión y violencia y puedan disfrutarla». 

Podemos decir que ése es el mensaje que transmite la película. Esta tierna historia en la que un padre hace milagros por su hijo ha servido para recordarnos que aunque el mundo se hunda, la esperanza permanece; que siempre merece la pena luchar por un mundo mejor.

 
 
Quienes somos | Nuestras ideas | Publicaciones | Actividades | Teoría marxista | Historia | Situación Internacional | JRE | Enlaces | Home 
 
Subir
 
  Izquierda Revolucionaria 
Apdo. de Correos 3041 Sevilla 41080  
Teléfono: 649 22 01 69  Fax: 95 438 43 57  
Email: izqrev@oocities.com 
 
  1