Home | Izquierda Revolucionaria | Estado español | Internacional | Teoría | Historia | Biblioteca | Enlaces | Bienvenidos | Welcome
logo IR
Apdo. de Correos 3041, Sevilla 41080.Tel 649 220 169 
Fax 954 384 357. E-mail: izqrev@terra.es
Breve historia de Izquierda Revolucionaria

A luchar nº 3Izquierda Revolucionaria se fundó formalmente en octubre de 1998 a partir de un grupo de compañeros provenientes del extinto Colectivo Manifiesto, la sección del Comité por una Internacional Obrera (CIO) -más conocido como Tendencia Militant- en el Estado español. 

El Colectivo Manifiesto fue fundado en abril de 1992. En 1991, el CIO experimentó una crisis debido al debate sobre "el giro escocés", es decir, la transición hacia una organización abierta en Escocia y Gran Bretaña. 

En el Estado español, la sección oficial del CIO que entonces editaba "El Militante", se alineó casi unánimamente con las tesis de la Minoría Internacional liderada por Ted Grant y Alan Woods. Sólo tres compañeros de más de 600 suscribieron las ideas de la Mayoría Internacional, a favor del giro. 

Con la escisión de la Minoría Internacional, estos tres compañeros fundaron el Colectivo Manifiesto e iniciaron la construcción del mismo, como parte del CIO en España. En poco tiempo, gracias al lanzamiento de JRE, la publicación de un periódico y a nuestro trabajo en IU, tuvimos compañeros en Sevilla, Málaga, Granada, Madrid, Vitoria y Pamplona. 

En 1996, con una militancia de 25-30 compañeros, la dirección del CIO emprendió una política de hostigamiento hacia la dirección del grupo debido a diferencias que habian surgido sobre el conflicto de Bosnia, la naturaleza del PSOE, la orientación del grupo, etc. 

El resultado de la actitud burocrática de la dirección del CIO fue la exclusión de parte de la dirección, detrás de la cuál se alineaba la inmensa mayoría de la militancia. Así, en el verano de 1996, la totalidad del grupo -menos dos compañeros que siguieron en el CIO y que han continuado sacando el antiguo periódico Manifiesto- nos encontramos sin organización internacional, lo que hizo que mucha gente se fuera a su casa. 

Tras la crisis del verano de 1996, nuestro grupo comenzó una lenta reconstrucción que tenía como eje político la tarea de resolver nuestra principal carencia: la vinculación internacional. 

Tanto la LIT-CI (cuya sección en España es el PRT) como la tendencia Socialist Appeal de Grant-Woods (en España, "El Militante") nos pidieron sendos procesos de unificación en el primer caso y de integración en el segundo. Durante todo 1997 y parte de 1998, nuestro grupo estuvo discutiendo con ambas organizaciones. 

Con "El Militante" después de cuatro encuentros surgieron importantes diferencias -sobre la táctica del entrismo que ellos la elevan a principio y la cuestión nacional, donde creemos que son más luxemburguistas que leninistas- que hacian imposible cohabitar en una misma organización. Básicamente, esta organización, sin duda la más numerosa e influyente del trotskismo en el Estado español, ha renunciado en la práctica a la construcción de un partido revolucionario abierto, inclinándose hacia un trabajo dentro de las organizaciones tradicionales, incluso en situaciones revolucionarias. 

Una vez cerrado el camino con El Militante nuestros esfuerzos se dirigieron hacia el PRT, con el que se estableció un Comité de Coordinación. Con el PRT detectamos diferencias en múltiples aspectos: sobre la construcción de la IV Internacional; de apreciación de la etapa en la que estamos -ellos consideran que la etapa revolucionaria abierta por la caída del franquismo sigue vigente hoy-; sobre la caracterización y métodos de intervención respecto a los aparatos sindicales y políticos; sobre la cuestión electoral, etc. 

Además, surgieron diferencias sobre las posibilidades de trabajar en IU y sobre el sector crítico de CC.OO., que entonces ellos negaban, pero que paradójicamente ahora les han llevado a una vía de integración creciente en IU. También hubo diferencias sobre la cuestión nacional. El PRT no plantea el derecho de autodeterminación, sino la consigna independentista de "República catalana", "República Vasca", etc. 

En el otoño de 1998, el PRT decidió unilateralmente disolver el Comité de Coordinación, aunque la agenda de discusiones no llegó a concluirse. 

Tras esta experiencia llegamos a la conclusión de que la continuidad del grupo corría un grave peligro si no empezabamos a trabajar en serio como tal. Aunque el grupo aún podía seguir discutiendo con otras organizaciones trotskistas internacionales presentes en el Estado español -UIT, lambertismo, SWP, etc- decidimos que nuestra pequeña organización no podía estar hipotecada durante tanto tiempo a un debate estéril que no nos conducía a nada. 

Tras perder dos años valiosos, durante los cuales también perdimos militancia, nos decidimos a lanzar Izquierda Revolucionaria, que en poco tiempo está teniendo bastante éxito. 

Izquierda Revolucionaria organiza anualmente dos escuelas de formación política -una en navidades y otra en verano- de carácter abierto, tres charlas públicas al mes y actualmente sacamos nuestra revista A Luchar cada seis semanas que vendemos en las luchas obreras y juveniles. 

No nos consideramos el germen del partido revolucionario ni renunciamos a nuestro derecho a equivocarnos, tan sólo queremos aportar nuestros esfuerzos tanto materiales como humanos a la lucha por la construcción del partido mundial de la revolución socialista, la IV Internacional, teniendo como objetivo contribuir, junto a otras fuerzas revolucionarias, a la construcción de su sección en el Estado español. 

 
Otros textos relacionados con el tema: El primer años de Izquierda Revolucionaria

Izquierda Revolucionaria, Apdo. de Correos 3041, Sevilla 41080.
Tel 649 220 169. Fax 954 384 357. E-mail: izqrev@terra.es


 
  1