Apuntad Alto!

Elecciones y algo mas

IM Buho Terco

 

 

            ¿Qué decir de las elecciones en SdeA de este año, cuando ya están todas las fichas jugadas?  No mucho, ya que no ha existido oportunidad de opinar sobre los destinos que se proponen para cumplir la Misión y  acercarnos al logro de la Visión institucional, las preguntas obligadas son ¿realmente se puede elegir? ¿Qué se elige? ¿Cómo se elige?

Sin propuestas no hay discusión posible:

Había un viejo tema de Piero, que se llama “un hombre común”, donde enumera una serie de eventos y sucesos que pasan por la vida de un hombre. Leyendo la mayoría de las postulaciones (con excepción de la del IM Aníbal Seleme) nos encontramos con una historia que podría ser de cualquiera de nosotros… podríamos decir que “un scout común” tiene un  grupo, una parroquia o sede, un club, amigos, un curso, un cargo, una responsabilidad parroquial, un trabajo, un título… cosas de un scout común que dependerán de su extracción social, localización geográfica en el país, las posibilidades que le dio la vida de hacer algunas cosas (como estudiar), los esfuerzos realizados, las decisiones tomadas…

“Un Scout común” con el transcurrir del tiempo y  según consta en las postulaciones, ha sido beneficiario, dirigido algunas ramas, en algún momento ocupado algún cargo de Jefe de grupo, ha sido auxiliar o DD, quizás algún cargo zonal. Seguramente en su religión dará algún cursito o charla en la iglesia, participará de la coordinadora parroquial, o de las campañas religiosas. También por lógica en lo general tiene un título secundario, o terciario, y depende de la edad, si es universitario y un poco inquieto puede incluso haber obtenido algún magister o doctorado; esto último dependerá muchas veces del lugar del que viva ya que no es lo mismo vivir en un pueblito del interior que en una gran ciudad con ofertas educativas de todo tipo, aunque no debemos descartar que en la época de Internet hay ofertas para hacer formación a distancia (en la Educación Formal, en la No formal Scouts de Argentina al menos no la tiene.) Un scout común también trabaja, y otras cosas más…  Pensemos un poco... ¿la historia de vida de una persona es opinable? ¿Alcanza para elegirlo a ocupar los máximos cargos de la organización juvenil más importante del país? Creo que no… a mi entender es correr un riego importante porque no alcanza con ser buena persona para ser Consejero o Presidente - suponemos que lo son -, tampoco es necesario tener grandes títulos; sino la voluntad de hacer que la asociación funcione, y disponer de una clara propuesta para que ello pueda suceder. Ser un buen funcionario – como decía en un artículo anterior- es hacer que las cosas funcionen, y esto no es lo mismo que ser funcional a alguna otra cosa.

Por mi parte, como no tengo nada para decir de la historia de las personas , creo interesante de las postulaciones qué es lo que motiva a una persona  a presentarse, qué lo alienta para ocupar un cargo Nacional, qué  propone como línea de trabajo, sobre qué fundamenta su postulación al cargo; en síntesis, aquello que va un poco más allá de un “scout común”… no porque sea mejor o peor, sino  que al tener que representar a los miembros activos es esencial definir claramente en qué línea trabajará, sin la garantía de que porque lo proponga vaya a hacerse, ya que  sabemos que el CD es un Órgano Colegiado y en el caso del Presidente tiene un voto mas en caso de empate. Pero el conocer la línea de pensamiento permite formarnos una idea sobre en qué fundamentará sus discusiones en los grandes temas asociativos, y eso no es poco

 Recuerdo que en una época algunos que hemos tenido la posibilidad de ocupar cargos a nivel Nacional presentábamos propuestas que dieran a conocer a todos los que no nos conocían, poníamos a disposición de los miembros activos qué pensábamos de la asociación, cuáles eran las líneas que creíamos importantes llevar adelante, cuáles entendíamos como prioridades, de trabajo, etc. Recuerdo que personas de distintas orientaciones políticas hicimos circular mails con  propuestas, incluso plataformas políticas que se podían discutir porque justamente se daban a conocer, y al hacerlo se convertían en opinables; debatibles, y esto era enriquecedor -mas allá de algún que otro exabrupto- Todo esto daba la idea de que no se trataba de una cosa hermética sino que existía cierta transparencia respecto de lo que pensaban los candidatos permitiéndonos acercarnos, alejarnos, plantear diferencias. Leyendo el cuadernillo de la Asamblea nacional 2008 y ante la ausencia de haber recibido mails de los candidatos (excepto uno), creo que esa sana costumbre  se ha perdido perdida produciéndose una despolitización de la vida institucional, lo que en cierto sentido es un signo negativo para una institución como la nuestra.

¿Qué puede motivar a alguien a un cargo nacional?

            Repasemos un poco los “motivos” de la gran mayoría de los candidatos.

            La motivación de uno de los candidatos a Presidente es aportar capacidad, experiencia, fortaleza y deseo democrático de ofrecer alternativas de elección. Sin ánimo de ofender a nadie, es lo que cualquiera de nosotros puede encontrar en un cartel de la calle en época de elecciones a intendente  y concejales; nos dice ideas generales que todos pueden acordar, pero como Uds. sabrán si tienen en cuenta e hicieron carne la idea de “ciudadania activa” de BP (y en el escultismo como Asociación Civil se ejerce la ciudadanía), aunque las palabras sean las mismas no todos  quieren decir lo mismo, por eso se hace necesario la explicitación de propuestas, la orientación, la lectura que hace el candidato sobre la Misión Institucional y  la Visión de la Institución, de la realidad asociativa, de temas fundamentales como son las distintas áreas estratégicas porque de eso se trata el trabajo voluntario en este organismo… la Asamblea Nacional se reúne una vez al año y puede decidir lineamientos generales, pero debe realizarse un Plan estratégico, Político, tomar decisiones… y todo eso tiene que ver con poder preveer hacia donde se orientaran los representantes que el CE Ejecute lo que se pacte.

            Uno de los candidatos a Consejero Nacional plantea como motivo de su postulación lo siguiente: vocación de servicio, trayectoria, experiencia y capacidad para el cargo. Otro  plantea experiencia profesional, mirada diferente para una asociación que mejora dia a dia en el servicio a los jóvenes. Siguiendo con la lista tenemos un tercer candidato plantea seguir trabajando poniendo la experiencia adquirida en estos años. El último de los 4 postulantes para los 4 cargos a Consejero Nacional plantea aportar experiencia y aportar al engrandecimiento de la institución.

            Me parece que los motivos no se salen de “un scout común”, y lamentablemente no podemos saber qué es lo que piensan, hacia dónde quieren ir, en qué y cómo nos pueden representar y en qué podemos sentirnos representados. Recuerdo que hace unos años una candidata – para tomar solo un ejemplo, que no es único- (Apuntad Alto!, sección debate político, “una mirada asociativa”) realizaba una propuesta que incluía distintas ideas: lo pluricultural de la organización, un plan de desarrollo que se elabore teniendo en cuenta los distintos actores con la participación real de los miembros de la asociación, realizaba un análisis de las distintas barreras a franquear, tomaba posición sobre las distintas viabilidades económicas, políticas, cognitivas y organizativas; caracterizaba su experiencia respecto de haber trabajado desde el movimiento lo estratégico. También recuerdo que Consejeros Nacionales año tras año informaban en qué habían trabajado, o cuando finalizaba su gestión – por tiempo o renuncia - realizaban una autoevaluación de la misma ofreciéndola a los miembros activos, pudiendo encontrarse en la página de la asociación.

            Pareciera evidenciarse una fuerte tendencia despolitización de los espacios institucionales, y a diferencia de lo que pueden pensar algunas personas, es un mal signo para la posibilidad de crecimiento institucional, recuperación de sentido, y creación de nuevos sentidos acorde a nuestra época. Excepto en el caso del IM Tigre Colorado, no existen propuestas político – institucionales.

            Para finalizar, y porque creo que sería injusto cuestionar las ideas y líneas planteadas por el IM Tigre Colorado en su candidatura para la Presidencia de la asociación, voy a hacer reserva de opinión aclarando que esto no implica un apoyo a sus ideas, sino respeto por quien fue la única persona que decidió plantearlas claramente para el conocimiento de los miembros de la asociación.

 

 

 

1