Apuntad Alto!

Crisis en la OMMS: La fragilidad institucional

IM Buho Terco

 

              En los últimos días hemos sido testigos de información dispersa que ha aparecido en Blogs y páginas no - oficiales relacionadas a la crisis desatada en la Organización Mundial a partir de que los Boys Scout de América (Estados Unidos), el Consejo de Guías y Scouts de Suecia y el Presidente de la Fundación Scout Mundial habrían decidido quitar el apoyo económico a la Organización poniendo como condición para sentarse a negociar, el despido del Secretario General.. Evidentemente la estrategia llevada a cabo por estos actores institucionales ha sido efectiva, ya que según el comunicado oficial del CSM (Comité Scout Mundial) con fecha 14 de Noviembre de 2007, se ha despedido al Secretario General quien criteriosamente no quería renunciar a su cargo..

                Motivos y motivaciones.

                El Comisionado Internacional de la BSA, según carta que ha circulado por medios no-oficiales habría expuesto que la organización a la que representa toma la decisión irrevocable de dejar de pertenecer a la Organización Mundial. En dicha misiva se habría encargado de recordarle a la OMMS que el aporte económico que realizan, según el último balance es del 39.04 % del presupuesto OMMS y que son concientes del impacto que implica para las cuentas de la OMMS su alejamiento de la misma. También harían referencia a la voluntariedad de las distintas actividades de los dirigentes de la BSA que no reclamarían reintegros de gastos “porque tienen un fuerte compromiso con la OMMS”.  Finalizaría la carta diciendo que lo irrevocable no lo es tanto, ya que para que la BSA vuelva a realizar aportes financieros la elección de nuevas autoridades en la Oficina Mundial sería una condición no – negociable.

                Entre el comienzo y el final de la carta se expresarían una serie de argumentos que podrían resumirse en los siguientes:

  • La condición de ser los mayores contribuyentes en dinero los obligaría a preocuparse por el destino de los fondos que ellos aportan. Según la BSA el destino del dinero no sería el “adecuado” considerando este como el problema central del conflicto

  • Solicitarían que los fondos aportados se destinen para apoyar a asociaciones en países menos desarrollados, con transparencia y controles económicos adecuados

  • Cuestionarían la realización del “Congreso Científico Scout”, y el proyecto de construcción de un edificio .

  • Cuestionarían la inversión multimillonaria realizada en Picarquín (Chile), cuyo uso para fines scouts representaría el 7% de los ingresos del centro y que dicho “negocio” daría una pérdida económica significativa a la región interamericana

  • Cuestionarían el “impuesto al Jamboree”, que constaría en un 7,5% del ingreso, lo que repercute directamente en el bolsillo de los jóvenes que quieran concurrir

Las decisiones tomadas serían:

  • La no afiliación de la BSA

  • La quita de contribuciones especiales a la OMMS que habrían ascendido en el último período a 2,5 millones de dólares

·        La suspensión del pago de toda clase de fondos (salarios, subsidios y apoyo técnico de recursos humanos) a la OMMS y sus Oficinas Regionales

Estos serían los motivos planteados, desconocemos las motivaciones de base, pero es probable que no sean expresadas nunca por carta. Algunas voces especulan sobre una supuesta disconformidad de la BSA respecto de la política llevada adelante por la OSI en la región, pero esto queda en la vía de las especulaciones y de las hipótesis de conflicto que puedan realizarse.

¿Conservadores versus progresistas?

                En algunos Blogs o páginas de la WEB mediante distintos “títulos” se ha intentado realizar una lectura de una especie de división entre “progresistas” versus “conservadores” o “hombres de negocios” versus “educadores”. Quizás habría que pensar si el tema puede polarizarse de esa manera, o se trata de algo mas complejo.

                Que la actitud de los BSA junto con la FSM y la CGSS atenta contra la gobernabilidad de la Organización Mundial es un hecho, pero la actitud del CSM no se queda atrás ya que cede a las presiones ejercidas, produciéndose  una situación paradojal cuyo resultado termina siendo una especie de doble atentado contra la gobernabilidad de la OMMS: Por parte de los “rebeldes” y por parte del CSM. Es claro que lo primordial es el problema económico del Buró, subordinando la crisis política  a ello (y no al revés).

Al parecer si algo se ha escapado por la ventana sería la defensa de la institucionalidad de la OMMS, lo que sí ha quedado dentro de la casa es la sensación de fragilidad institucional..

Los que presionaron tenían  claro qué el CSM iba a ceder, y los que habitamos el mundo scout nos encontramos con la evidencia de que la Organización Mundial reacciona de una manera muy particular ante el reclamo de los económicamente poderosos.

Como resultado de la reunión de El Cairo se decide sostener la Buró-cracia.

El  problema más importante no sería que algunos intentasen cambios por vía de la presión económica (cosas comunes en política), el verdadero problema es que se les dé lugar a las presiones, y esto nos mete de lleno en el lo que devela la crisis..

La Buró – cracia

                En un escrito anterior (“oscuros propósitos”) hacíamos una referencia a la historia de las Organizaciones No Gubernamentales; decíamos: “Si hacemos una breve revisión histórica, la primer “oleada” de ONGs se produce a comienzos del siglo XX siendo las Organizaciones más importantes la Cruz Roja, Los Scouts y el Ejército de Salvación; la segunda oleada de ONGs se produce en las décadas del 70 siendo su paradigma Greenpeace que ‘arrastra’ la idea universal de las anteriores ONGs y poco a poco a mediados de los 80 va germinando la tercer ‘oleada’ de ONGs con el surgimiento de Organizaciones que comienzan a ocuparse de problemas locales, más acorde a las distintas culturas y dificultades regionales. Finalmente surgen los movimientos antiglobalización a partir de los 90, y los movimientos que responden directamente a problemáticas particulares de distinta índole, y que establecen alianzas en función de objetivos comunes”.

      La OMMS ha sido un ejemplo de una organización con ideales de Universalidad. Pareciera que la Organización no ha logrado adaptarse a los nuevos escenarios que se presentan a nivel mundial. Pensemos cuáles han sido generalmente las críticas a las grandes Organizaciones Mundiales,  que las empujaron a su fragmentación o atomización, y animémonos a elaborar algunas hipótesis al respecto de la Organización Scout, que de por sí ya se encuentra fragmentada a nivel mundial siendo una constante en crecimiento la aparición de asociaciones independientes.

1)           1) . Si se observan los balances de las grandes Organizaciones No Gubernamentales, generalmente una parte muy importante del dinero no se utiliza concretamente en los fines para los que la Organización ha sido creada. El destino de los mismos suele ser para pagar altos salarios, burocracias, gastos de representación, asesorías, participación en otros organismos mundiales para pronunciar discursos, etc.

2)             2) Michel Focault decía que una vez que se crea el dispositivo, después aparecen los discursos que los avalan. Las grandes Organizaciones No Gubernamentales han evolucionado profesionalizando su funcionamiento (Directores, profesionales, empleados, etc) De la mano del gerenciamiento aparece la necesidad de discursos que lo justifiquen surgiendo novedosos dispositivos de control y presión societaria que a su vez cuestan más dinero. En este punto es donde comienzan a desvirtuarse los fines de la organización generando a su vez mayores costos operativos.

3)                3) Con la profesionalización (gerenciamiento) de la actividad, los directores o gerentes ejercen el poder real, más allá de que los estatutos organizacionales puedan decir otra cosa, como por ejemplo que son las asambleas o conferencias las que determinan lo que se hace. Los gerentes y empleados continúan en el tiempo, pero los representantes organizacionales se renuevan, por lo que se genera un círculo vicioso en el que los representantes organizacionales dependen de los empleados que son los que tienen el manejo y la operatoria concreta de las organizaciones, operando una cuota importantísima de poder real. Finalmente quienes debieran controlar la gestión de los gerentes en la práctica,  terminan siendo controlados por el personal profesionalizado.

4)                 4) Los mecanismos de auto justificación de la estructura burocrática generan efectos de aplastamiento y universalización de respuestas para lo que son problemas singulares que obedecen a las características culturales y sociales propias de cada organización miembro, en este punto se da vuelta el guante: Quien debía prestar un servicio termina siendo aquel a quien hay que servir.

A partir de este hecho ocurrido en los últimos días, debiéramos reflexionar si en el caso de la OMMS no estamos siendo testigos de cómo cuando un sistema burocrático se ha instalado, la necesidad de dinero para sostenerlo hace que una Organización que predica valores tan importantes como la democracia, la tolerancia, y demás no le tiemble la mano a la hora de tener que elegir entre el sostén de la burocracia o … otra cosa.

La burocracia sobrevive cobrándose distintas víctimas; estamos acostumbrados a que se retiren grupos scouts, que  pedazos de asociaciones nacionales completas  formen nuevas organizaciones… en este caso pareciera que la burocracia sobrevive cobrándose como víctima uno de sus gerentes. Parafraseando a Hanna Arendt con las crisis desaparecen los prejuicios… y los valores se reducen a prejuicios que pueden ser suspendidos para que, en otra ocasión más propicia, devolverles la dignidad de la que han sido vaciados, gracias a algún discurso adecuado que tienda a poner un manto de olvido sobre las cosas que suceden y de las que pareciera mejor no indagar demasiado.

Y entonces…

                Por más que quiera disfrazarse, la decisión que se ha tomado como una fortaleza de la OMMS a mi humilde entender ha puesto en evidencia la fragilidad de una estructura que quizás se ha vuelto demasiado buro – crática necesitando cada vez más dinero para sostenerse como si fuera un fin en sí misma, destinando cada vez menos dinero para sostener la posibilidad de la práctica del escultismo en distintos países del mundo, a la ayuda a Asociaciones Nacionales que se encuentran en momentos de crisis, o para la promoción del crecimiento del movimiento scout aportando recursos…

Me pregunto ¿la persona que pone dinero en la FSN lo hace pensando en pagar directivos o pensando que con su aporte colabora de manera directa al crecimiento del escultismo en países de distintas partes del mundo? El señor que pone dinero en la FSM ¿lo hace para que se construyan edificios en Ginebra y lugares como Picarquín, o pensando en apoyar con dinero el desarrollo del escultismo en lugares pobres valorando el método educativo y el trabajo voluntario suponiendo que la mayor parte del dinero que dona va a ser aplicado a niños y niñas concretos que habitan en distintas partes del mundo? No tengo respuestas a estas preguntas, es muy difícil tenerlas, pero es bueno comenzar a formularlas en voz alta ¿no?. De la misma manera que se han producido cambios en la historia de las Organizaciones No Gubernamentales, también se han producido cambios a nivel mundial en la forma en que se realizan las donaciones. En estos tiempos los donantes sean empresas, estados o particulares se resisten a poner dinero para soportar estructuras burocráticas; el dinero es colocado en proyectos debidamente fundamentados, transparentes y cuando se vislumbra claramente que llegará a sus destinatarios.

                Como argentino no puedo olvidarme que ante la crisis vivida a partir de 2001 en nuestro país no fue la OSI ni la OMMS la que de forma decidida colaboró financieramente en el sostenimiento y la promoción del escultismo en argentina. Han sido Organizaciones Nacionales como ASDE y gente de la AGESI quienes desinteresadamente pusieron dinero financiando proyectos o realizando aportes directos para la disminución de la deuda con la Organización Mundial.

Como decía al comienzo del escrito, sería un error pensar la crisis de la OMMS como una cuestión entre “conservadores” y “progresistas”. Quizás esté llegando la hora de replantearse seriamente si no es tiempo de comenzar a trabajar por un nuevo tipo de Organización Mundial...