Apuntad Alto!

Estar a la altura de la funcion

IM Buho Terco

               

             Por esas cosas de la vida, la palabra “función” se da la mano con funcionar, que es lo mismo decir que se trata de lo que permite que las cosas anden ¿pero de qué cosas se trata?. Como no nos vamos referir a las matemáticas sino a cuestiones que hacen a los humanos, diremos que la funcion permite que la convivencia sea posible entre lo miembros de una organización determinada en todos sus niveles, con miembros de otras organizaciones, y con la sociedad en general; todo esto siempre acorde a la costumbre, la ley y los ideales que designan aquello que debe funcionar. Si lo que se designa es la fraternidad scout, el compromiso social, la ciudadanía activa pero en lo concreto esto es alejado a lo que sucede, podemos decir que no funciona, por lo que nos lleva directamente a la idea de disfunción. Entiendo que es un poco enredado, pero es interesante reflexionar sobre la función en toda la estructura.

La función si bien parece algo abstracto se concretiza en una palabra: cargo…y de eso los scouts conocemos mucho, ya desde chicos hablamos de “cargos de patrulla”, y de mas grande de cargos de grupo, cargos distritales, cargos nacionales”, pero lamentablemente la lectura que generalmente se hace de los mismos va del lado del status, la jerarquía, y por quien sabe que motivo se la desliga del fondo de la cuestión: Quien asume un cargo asume una carga simbólica, se convierte en funcionario porque debe hacer que la cosa funcione liberándose de sus obligaciones cuando las cumple. Tomemos el ejemplo sencillo del cargo de patrulla “cocinero”; cuando termina de cocinar y todos se encuentran satisfechos, queda liberado de su obligación… hasta que tiene que volver a realizar la comida en tanto sea cocinero. Vayámonos al otro extremo de la estructura: El Concejo Directivo (incluido el Presidente) de una organización se libera de su obligación cuando cumple con la deuda simbólica que se establece a partir de los mandatos que realiza la Asamblea Nacional, el cumplimiento de la Ley Scout en el ejercicio de su función, el cumplimiento de lo normado por el Estatuto de la Asociación. Cuando el cocinero no está a la altura de su función, o sea que opera a través de la impostura (engaña, pretende sostener lo que considera apropiado negando la realidad, enuncia cosas pero no concreta, pide que le crean) la comida se quema, los pibes en el peor de los caso se intoxican o descomponen, y la cosa no funciona. Cuando un Concejo Directivo (incluido el Presidente) no está a la altura de su función ocurre lo mismo, y lo que obtenemos es el fracaso que se expresa en el malestar institucional, la fragmentación, el exceso de carga que recibirán las nuevas generaciones.

La idea de función nos permite quitar toda referencia a las discusiones cotidianas sobre quien tiene la razón, quien es mejor, quien es peor, esto nos mete en el orden de las argumentaciones falaces como puede ser que el cocinero se ahorró unos mangos con las compras y se guardó la plata, que había un arreglo con el tipo del supermercado, que en realidad al ser amigo del guía de la otra patrulla cocinó mal a propósito… como vemos esto es inconducente, lastima más que poner en el tapete el verdadero problema que es llevar el asunto al terreno de lo simbólico, donde la retórica tiene poco para decir porque con ella trata de justificar lo injustificable. Por eso a la hora de evaluar a un cocinero, de lo que se trata es de la comida, ese era su cargo y su carga por la que debía responder; si hemos comido bien podríamos decir que se liberó de su carga

 A la hora de evaluar a un Presidente y a un Consejo Directivo se trata de otra cosa, tomar los datos que tenemos y reflexionar si estuvieron a la altura de la función y de la carga asumida libremente, por ello deben responder.  Si de lo que se ha hecho bien no se dice nada, es porque la deuda está saldada, por eso es bueno reflexionar sobre lo que no se ha saldado, y quizás sobre lo que se ha aumentado la deuda, la carga de las nuevas generaciones.

Por mi parte, pienso reflexionar sobre los siguientes puntos, para elaborar mis propias conclusiones de la gestión actual:

Interinstitucional:

                Relación con las instituciones scouts hermanas

                Relación con Organizaciones No Gubernamentales

                Participación y promoción interna de las organizaciones no – scouts de las que se forma parte: Por ejemplo el prestigioso Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación sobre la Convención de los Derechos del Niño

                Participación política no-partidaria en las distintas problemáticas sociales

                Participación responsable en programas de educación, promoción humana, desarrollo comunitario, salud comunitaria (adultos / niños ) junto a Organizaciones No Gubernamentales y Organizaciones Gubernamentales.

                Gestión de fondos para Programas específicos diseñados por la Organización

 

Institucional:

 

                Programa: Promoción e implementación de la Política de Programa.

                                    Creación y promoción de Programas para desarrollar la “ciudadanía activa”

                Formación: Adecuación del esquema de formación a las necesidades de los dirigentes

                                    Calidad del sistema de formación

                Comunicaciones: Calidad y contenidos de la información que los miembros reciben

                                    Promoción de noticias extra scouts que apunten al desarrollo de distintos  

                                  puntos del Proyecto Educativo (recordatorios nacionales, cursos,

                                  actividades de otras organizaciones)

                                    Promoción de la “ciudadanía activa” alentando la participación social.

 

                Cada uno verá que evalúa, lo importante es evaluar si se ha estado a la altura de la función, un buen ejercicio para realizar en cada uno de los estamentos de la estructura, pero para eso el primer ingrediente es la posibilidad de una real  verdadera autocrítica… si se quieren desembarazar del problema, algunas sugerencias posibles son:

 

·         La culpa es de los demás

·         La culpa la tienen los que se van

·         Los responsables son los otros

·         Seguro que son los blogs

·         Los enemigos del escultismo son los culpables

·         Los zurdos, los derechos, los fachos, los radicales, los peronistas, los, los socialistas, los comunistas, los masones, los católicos, los ortodoxos, los judíos, los musulmanes, los negros, los colorados, los blancos, los marrones, y otros etc. no permiten que desarrollemos la tarea de una manera que nos haga felices a todos

·         En realidad no quisimos hacer esto… pero….

 

 

1