ðHar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo2.htmlar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo2.htmldelayedxD\ÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈ ø“cOKtext/html&ËÅKcÿÿÿÿb‰.HMon, 06 Aug 2001 15:52:06 GMTNMozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *D\ÕJc RIVER PLATE..."AMADEO CARRIZO"



Amadeo Carrizo

Carrizo revolucionó el puesto de arquero, brilló bajo los tres palos millonarios por más de 20 años y fue parte de la gloriosa década del 50


En un fútbol en el que suele decirse que “está todo inventado”, Amadeo Raúl Carrizo rompió con las frases hechas y reinventó el puesto de arquero desde la valla de River –mañana cumplirá 100 años–.
“El gordito va al arco”, ordenaban siempre los pibes en el potrero; él se juró desterrar la máxima y lo hizo: no sólo jugó el fútbol exquisito que le gusta al hincha de River desde el arco, sino que también fue modelo fuera de las canchas, guiado por Ante Garmaz.
Debutó en La Máquina y fue parte de La Maquinita. Protagonista de una época de gloria sin igual, la década del 50, con seis títulos en cinco años (1952/53/55/56/57), con el primer tricampeonato incluido, emulando al Racing campeón de 1949/50/51. Se destacó por brillo, elegancia, sabiduría y eficacia entre grandes jugadores, como Angel Labruna, Félix Loustau, Pipo Rossi, el Pacha Yácono y valores más nuevos, como Enrique Omar Sívori, El Beto Menéndez, Prado, el Monito Zárate, Ermindo Onega. Formó parte del equipo que hizo una exitosa gira por Europa y le ganó por primera vez a un club inglés como visitante (Manchester City).


También vivió momentos difíciles; la década del 60, sin campeonatos; la decepción en la Libertadores del ’66, en la recordada final en Chile, ante Peñarol, que ganaba 2 a 0 y perdió 4 a 2. Pero nunca dejó de ser un grande. De 1945 –cuando debutó– a 1969 –cuando le dieron el pase libre–, Amadeo y...
... los 100 años de River . “Para mí es un gran honor haber jugado tantos años en River, uno de los más grandes del mundo. Yo jugué 23 años en primera y, sumando las inferiores, andaré por los 28. Es el club más prestigioso de la Argentina, deportivamente y socialmente. Si fuera pibe no dudaría un segundo en venir a jugar acá. River es lo máximo.”
... y los hinchas . “Hace más de 30 años que dejé de jugar en River y cada vez que voy a la cancha siempre firmo autógrafos. Hace poco, después del partido con Racing, fuimos con mi hija a buscar el auto y me empezaron a rodear un montón de muchachos que me abrazaban y me daban besos. Fue muy emocionante.
“Nunca me voy a olvidar de la hinchada, que me ovacionó siempre. Nunca escuché insultos de ellos hacia mí, aun cometiendo errores y comiéndome goles de biógrafo, como se decía.”
... y los cinco títulos . “Tuve la suerte de jugar en ese equipo que logró seis campeonatos en cinco años en la década del 50. Haber conseguido esos títulos fue una gran felicidad para mí. fue algo increíble. Y perdimos el sexto ahí nomás, salimos segundos de Boca, en el 54. Hubiera sido fabuloso si se nos daba ese año también.”
... y los años negros . “Después vino un parate largo de 18 años sin conquistas, de los cuales yo estuve 11. Siempre salíamos segundos, segundos, segundos. Incluso perdíamos campeonatos casi ganados.”
... y el puesto de arquero . “Yo quise hacer que al arquero lo observaran más, que vieran que era importante, porque en él empieza la seguridad del equipo. El que sabe que tiene un buen arquero juega respaldado. Siempre se hablaba de que al más tonto o al más gordito lo mandaban al arco. Yo fui jugador de campo también, porque de chico jugaba adelante y eso lo llevé al arco para hacerlo notar a todos, a veces con un poco de bronca.”
... y una atajada . “Me acuerdo una en la que le saqué un cabezazo impresionante a Juan José Pizzuti, de Racing. Todos los hinchas me hablan de esa atajada. Me cabeceó allá abajo, en el extremo y llegué con la punta de los dedos. Me debe haber empujado alguien, je, je, je, porque parecía imposible.”
... y los duelos con Boca . “Me hice agarrar bastante bronca con los jugadores, hinchas y dirigentes de Boca, por mi estilo de juego. ¡Ojo!, yo no me burlaba ni sobraba, era mi juego. Es como el que tira un caño. ¡Qué me vienen con que se ofenden por eso!


“Con Pepino Borello hubo una jugada famosa, en el Monumental, cuando lo gambeteé tres veces seguidas. El era el ídolo de Boca. Entonces yo iba a la Bombonera y me volvían loco. Me sacaban de las casillas, cosa que no les costaba mucho. También tuvimos un entredicho con el Beto Menéndez, con quien habíamos sido compañeros. Lo que pasa es que el ambiente te cambia. Si yo hubiera tenido un hermano que jugaba en Boca, seguro que me iba a hacer algo también.”
... y el fútbol espectáculo . “Yo jugué con una delantera totalmente extranjera: Pérez, Moacir, Pepillo, Delem y Roberto. Sin menospreciar a esos jugadores, en especial a Delem, que fue un grande, yo me preguntaba: ¿dónde están los cracks argentinos?”
... y la anécdota . “Jugábamos con Barcelona, en Guayaquil. Estábamos 0 a 0 y cobraron un penal para ellos, faltando diez minutos, más o menos. El jugador se colocó dentro del área, para patear, y yo me acomodé. De repente, de afuera del área, apareció otro jugador y me pateó el penal. Me quedé parado, sorprendido, porque incluso no fue un tiro fuerte, pateó pensando en la trampa que estaban haciendo. Y el árbitro lo dio. Te imaginás cómo lo corrimos. Lo agarramos del pantaloncito, de atrás, y lo llevábamos en el aire. Por supuesto, me echaron, junto con otro compañero. Al final, lo empatamos.”


1