đHar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo28.htmlar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo28.htmldelayedxJ\ŐJ˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙Č°”COKtext/html&ËĹKC˙˙˙˙b‰.HTue, 04 Sep 2001 15:24:31 GMTVMozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *J\ŐJCRIVER PLATE..."WALTER GOMEZ"



Walter Gomez

12-12-1927, Montevideo (Uruguay). Delantero.
Internacional con Uruguay.
Sol de América, Central, Nacional (46-49), River Plate (50-55), Palermo (56-59), Nacional (59), Cucuta (60-61), Once Caldas (62), Deportivo Galicia (63-64).
Dos campeonatos uruguayos con Nacional (46 y 47).
Tres campeonatos argentinos (52, 53 y 55).
Un campeonato venezolano con Deportivo Galicia (64).
Llegó a River para ocupar el puesto dejado por Alfredo di Stéfano, traspasado a Millonarios, y ya desde su partido de presentación dejó claro que no había fichado por River para ser un jugador más, sino para hacer historia. Marcó una época en el Monumental y el nombre de Walter Gómez quedó asociado al espectáculo, pero sobre todo al gol. Hasta que apareció Enzo Francescoli, el Botija podía presumir de ser el máximo realizador extranjero en la historia de River Plate.
Gómez dio sus primeros pasos futbolísticos en el Sol de América, modesto conjunto del barrio Vuelta de Marońas, de Montevideo. En 1944 se incorporó a la cuarta división de Central y un ańo después debutó como interior derecho en primera ante Defensor. Sus actuaciones fueron deslumbrantes y tras graduarse en el estadio Centenario contra Nacional, un periodista escribió: “Ha nacido un botija genial”. Su vertiginosa carrera le llevó a vestir la camiseta de la selección uruguaya por primera vez el 15 de agosto de 1945, frente a Argentina en la cancha de San Lorenzo. Los locales se impusieron por 6-2, pero el gran triunfador del choque fue Gómez, al que los seguidores argentinos tributaron una espectacular ovación cuando fue sustituido poco antes de terminar el partido. Desde ese momento Nacional y Peńarol comenzaron una batalla particular para hacerse con los servicios de Walter, lucha que resultó favorable para los primeros.
Se incorporó a Nacional el 11 de marzo de 1946 y permaneció en el club hasta que una dura sanción impuesta por agredir a un árbitro propició en 1949 su traspaso a River, que pagó por él 650.000 pesos más la cesión de los derechos de Rubí Cerioni. Debutó ante Newell’s en Rosario, cancha en la que logró su primer gol con la camiseta franjirroja. Se inició entonces una fructífera relación con Labruna, con el que se entendió a la perfección y fue capaz de romper las defensas más cerradas gracias a sus insuperables paredes. Ganador de tres campeonatos argentinos, en 1955 fichó por el Milan, pero al tener este club cubierto el cupo de extranjeros terminó recalando en el Palermo, cuya camiseta vistió hasta 1959. Nacional, Cucuta, Once Caldas y Deportivo Galicia fueron los últimos equipos que disfrutaron de este delantero genial, gambeteador imprevisible y maestro en el arte del gol.

1