ðHar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo29.htmlar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo29.htmldelayedxK\ÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈ°”OKtext/htmlð·ËÅKÿÿÿÿb‰.HTue, 04 Sep 2001 15:24:31 GMTWMozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *J\ÕJRIVER PLATE..."ALBERTO TARANTINI"



Alberto Tarantini

3-12-1955, Ezeiza (Buenos Aires). Zaguero.
61 veces internacional con Argentina.
Boca Juniors (73-77), Birmingham (78-79), Talleres (1979), River (80-82), Bastia, Toulouse, Saint Gallen.
Campeón del Mundo en 1978.
Un campeonato Metropolitano con Boca (76).
Un campeonato Nacional con Boca (76)
Una Copa Libertadores con Boca (77).
Un campeonato Metropolitano con River (80).
Un campeonato Nacional con River (81).
Se formó en Boca y se hizo grande en River, el club del que siempre se declaró seguidor y al que entregó los mejores años de su carrera. En el Monumental disfrutó y se sintió querido y respetado, algo que no siempre ha logrado en la vida. Considerado uno de los mejores marcadores que ha dado Argentina, Tarantini se vio obligado durante toda su trayectoria profesional a convivir con la polémica fuera de las canchas. Esto propició que su excelente rendimiento y lo mucho que aportó a la selección y a los diferentes clubes en los que militó quedara en demasiadas ocasiones en segundo plano y no se le valorara lo suficiente.
Ya de niño conoció la dureza de la vida y cuando sólo tenía seis años no tuvo más remedio que empezar a trabajar en el comercio que poseían sus padres. En la adolescencia sufrió sus primeras decepciones futbolísticas y vio como era rechazado por Vélez Sarsfield. Esta circunstancia condicionó su futuro profesional, ya que poco después recaló en las inferiores de Boca y antes de que acabara el Metropolitano de 1973, Rogelio Antonio Domínguez le hizo debutar con el plantel profesional. En Boca se dio a conocer, ganó sus primeros títulos y demostró que tenía todas las condiciones para ser uno de los grandes en su puesto. Sin embargo, toda esta felicidad se truncó a finales de 1977, cuando no llegó a un acuerdo para renovar con los dirigentes de la institución xeneize y quedó libre, pero sin posibilidad de fichar por otro equipo. Ello motivó que disputara el Mundial ’78 sin pertenecer a ningún club, un hecho sin precedentes.
Finalizado el Campeonato del Mundo firmó un precontrato con el Barcelona, pero cuando llegó a España se encontró con la sorpresa de que los directivos azulgrana querían que se casara con una modelo catalana para que fuera considerado oriundo y no ocupara plaza de extranjero. Tarantini se negó y aprovechó la oportunidad que le brindó el Birmingham para proseguir su carrera en Inglaterra. Pero allí no le fueron nada bien las cosas y cuando Talleres le propuso regresar a Argentina no lo dudó un instante. Una temporada en el conjunto cordobés fue suficiente para que River llamara a su puerta, iniciándose la etapa que mejores recuerdos dejó en la memoria del Conejo. Disfrutó como no lo había hecho nunca y cuando su rendimiento se empezó a apagar pasó al Bastia francés. Estrella después en el Toulouse, junto al Beto Márcico, se retiró en 1989 vistiendo la camiseta del Saint Gallen.

1