ðHar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo32.htmlar.geocities.com/RIVERPLATETUGRATONOMBRE/idolo32.htmldelayedxK\ÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈ°”OKtext/htmlð·ËÅKÿÿÿÿb‰.HThu, 06 Sep 2001 15:47:22 GMTYMozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *K\ÕJRIVER PLATE..."ANTONIO ALZAMENDI"



Antonio Alzamendi

7-6-1956, Durazno (Uruguay). Delantero.
Internacional con Uruguay.
Policial, Sudamérica de Montevideo, Independiente (78-82), River (82-83), Peñarol (83-85), River (86-88), Logroñés, Mandiyú, Selección de Durazno, Rampla Juniors.
Un campeonato Nacional con Independiente (78).
Una Copa Libertadores con River (86).
Una Copa Intercontinental con River (86).
Mejor jugador de Sudamérica en 1986.
Alzamendi fue protagonista estelar de algunos de los momentos más brillantes en la vida de River. El delantero uruguayo se convirtió en un ídolo en Núñez con sus actuaciones en la Copa Libertadores y en la Intercontinental de 1986, trofeos conquistados en gran medida gracias a la aportación del Hórmiga, quien desde ese momento se ganó para siempre el corazón de los riverplatenses. Nadie reparó entonces en su nacionalidad ni en su procedencia, sólo en su juego y en lo beneficioso que era para el club su presencia en el equipo.
Comenzó a jugar al fútbol en su Durazno natal, donde antes de orientar su vida hacia el deporte ejerció como policía local. Su primera gran oportunidad se le presentó en 1978, cuando cruzó el Río de la Plata para incorporarse a Independiente. Con el conjunto de Avellaneda empezó a conocer el éxito y se convirtió en uno de los futbolistas más admirados del país y sólo su presencia en una cancha ya era motivo más que suficiente para acudir al estadio. Después de su triunfal paso por Independiente y una breve estancia en la Universidad Autónoma de Guadalajara, el uruguayo recaló en River, donde su juego encontró aún más notoriedad. Su velocidad y capacidad goleadora resultaron determinantes para la conquista de los primeros títulos internacionales en la historia del club y probablemente en el Monumental vivió los mejores años de su trayectoria profesional.
Cuando dejó River se incorporó a Peñarol, pero la añoranza pudo más que los deseos de jugar en su país y no tardó en volver a pisar el césped del Monumental vestido con la camiseta franjirroja. En 1988, ya en el tramo final de su carrera, decidió dar un giro total a su vida y fichó por el Logroñés, un modesto conjunto español en el que completó dos temporadas sensacionales y dejó un recuerdo imborrable en la hinchada. Deportivo Mandiyú, Selección de Durazno y Rampla Juniors fueron los tres últimos equipos que disfrutaron de las habilidades de Alzamendi, quien sigue vinculado al fútbol como técnico. Encargado de la Escuela de Fútbol de la Municipalidad de Durazno, hasta el momento ha dirigido a Wanderers y Central de Durazno y ha sido ayudante de Líber Arispe y Carlos Aimar en el Logroñés.

1