ðHar.geocities.com/abril_blanco/bio_octavio.htmar.geocities.com/abril_blanco/bio_octavio.htm.delayedx©cÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈPòœÅOKtext/htmlPÊÅKÅÿÿÿÿb‰.HFri, 01 Jun 2007 22:24:40 GMT˜Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *¨cÕJÅ la mejor manera de esconder una verdad

  

   Nacido en Capital pero criado en las Tierras Saladas, comenzó a tocar la guitarra a los quince años, cuando se dio cuenta de que tenía que hacer algo más de su vida que mirar Los Expedientes X y masturbarse (únicas actividades que realizaba entonces – aunque no al mismo tiempo, por lo general).

   A los diecisiete conoce, por intermedio de un personaje endeble llamado Emilio, a Cristian A., con quien tras unos cuantos meses de realizar actividades vandálicas varias, entablaría una fructífera sociedad musical, crucial para su formación.

   Tras librarse del baterista con el que venía tocando Cristian, un ser mediocre en el plano musical y cobarde para el vandalismo llamado Marquitos, dan forma a un proyecto que denominan Parafernalia, componiendo y grabando más de 50 canciones en el período 2000-2002, la cuales están desparramadas a lo largo de cuatro discos con paupérrima calidad de sonido (los muchachos no tenían recursos, pero lo compensaban con increíble talento), todos ellos sin nombre salvo por el último, “Mariquita”, obra conceptual sobre las andanzas de un travesti, el cual incluía joyas inapreciables como “Mamadas a un vagabundo”, “Balada para Mengele” y el tema título.

   Siendo que tanto Octavio como Cristian eran discapacitados sociales (Octavio sigue siéndolo), no les interesaba actuar en vivo – solo lo hicieron en dos ocasiones, ambas resultando en un completo bochorno.

   Al mismo tiempo, graba por su cuenta “Exacto” (2000); “La venganza de un solitario”/ otro disco sin nombre (ambos 2001); “La experiencia sensible” (2002); y “Los escombros” (2002/2003). También en 2003 proyecta un disco llamado “Todos los paisajes posibles” (una cita de Rimbaud), pero el gran caos de su vida le impide grabarlas (sólo hay algunos demos).

   A partir de 2004 comienza a colaborar magistralmente con su amigo, el poeta Germánico, llamando a la banda formada por ambos Abril Blanco (nombre elegido porque sonaba poético y al mismo tiempo no significaba nada), grabando desde entonces de manera algo más prolija y profesional unas treinta canciones que, lo mismo que todo lo anteriormente hecho, nunca nadie jamás escuchó.

   En 2006, sumergido de pleno en el mundo de la pornografía, y buscando una música adecuada para potenciar el efecto de las imágenes, comienza a experimentar con elementos electrónicos, dando esto como resultado un nuevo proyecto denominado Minotauro.

1