Cuando el cielo caído pesa como una losa sobre el gimiente espíritu, sumido en su letargo, y el horizonte es una terrible cosa que hace eterna la noche y el día más amargo
1