Sobisch la tiene clara

Estimados Intrusos. Les aseguro que no termino de entender a qué juegan, ni a sospechar quiénes son, ni de dónde sacan el tiempo para hacer la página. Creo que en la cabeza de muchos siempre ronronea la idea de tener un espacio así, anónimo y plural, aunque debo reconocer que a veces se les va la mano. Pero no importa, hay cosas que no se pueden decir en otros espacios así que aprovecho para darle una mano a un amigo, a quien quieren crucificar ante de que empiece siquiera a predicar.

Me refiero a Mario Pilatti, un buen tipo, inteligentísimo, astuto, honrado como el que más. No, no es una cargada, lo digo en serio (y a vos Mario, si esto llega a tus manos, no intentes averiguar quién soy, sólo debés saber que te quiero bien y por eso digo lo que digo).

La cuestión es que a Mario le entraron a pegar de entrada nomás. Cuestionaron que sea un economista, que tiene dos cargos, que no tiene carrera docente, y otras cosas. Que sea economista no es un buen argumento.

Que tenga dos cargos lo permite la ley de ministerios que votó por unanimidad la Legislatura, incluso los diputados de la Alianza, quienes ahora dicen que van a "estudiar" la situación que ellos mismos generaron. Que no tenga carrera docente es ambiguo, porque ha sido un reconocido docente universitario.

Pero defender a Mario supone entender también cuál es la intención de Sosbish en todo esto. Déjenme ponerme serio por un momento. Porque estoy cansado de que a Sobisch le peguen de todos lados los incapaces que jamás se atrevieron a gobernar. No digo que Sobisch sea Gardel, pero ¿se imaginan a esta provincia gobernada por Massei, o por Tom Romero?

Mario Pilatti en Educación es una jugada maestra de Sobisch. Es infinitamente más capaz que Carrión de Chrestía. No es autoritario, sabe escuchar, piensa, sí, piensa, y piensa mucho y bien. A Chrestía la podían correr con la vaina, diciendo que era incapaz, autoritaria, nada diplomática, cero al as en política, etc. Con Mario, estos argumentos son sosos.

Para Mario, los consejeros gremiales de ATEN son pan comido. Es indudablemente superior a ellos y se los va a comer crudos sin que éstos se den cuenta. Para mejor, si los gremialistas ganan las elecciones a consejeros, van a tener en el Consejo a Mónica Katz, una docente e investigadora muy capaz, muy estudiosa, y que responde ciegamente a las órdenes que salen desde el bloque de la Alianza de la Legislatura. Mario y Mónica, personas sensatas y razonables, comprenderán que la educación en la provincia no puede seguir como está. Esta es la razón de la movida de Sobisch.

Mario sabrá conciliar posiciones para que, por fin, salga una ley de Educación provincial. Pero antes, y aquí viene lo mejor, habrá que hacer la reforma constitucional, porque no puede haber reforma educativa sin reforma constitucional. Entonces, con Mario negociando la reforma educativa, cae de maduro que habrá reforma constitucional. Sobisch ya no es el del primer período. Ha aprendido mucho, mal que les pese a sus detractores. Con una movida tan inocua como la que hizo con Mario, arma una estrategia más que interesante para todo su proyecto político. Y Mario sabe que, siendo un hombre razonable y sensato, siempre podrá contar con la sensatez de la Alianza y de sus socios en ATEN.

A.P.

¿Quién es Mario Pilatti?

Informa la web oficial del CPE: Pilatti es un economista con trayectoria de más de 14 años como docente en la Facultad de Economía y Administración de la Universidad Nacional del Comahue.

Licenciado en la Universidad de Córdoba y magister en Economía Internacional en la Universidad Mayor de la República Oriental del Uruguay, y en México realizó un curso sobre desarrollo económico latinoamericano en el CIDF, de México.

También representa a la provincia en el Consejo federal de la Función Pública que depende de la subsecretaría de la Gestión Pública de la jefatura de Gabinete de la Nación.

1