Las adolescentes mujeres dicen ...

La conveniencia de dejar alguna puerta cerrada

Tengo un gato que ha aprendido a abrir puertas. Toda vez que el picaporte es horizontal, sólo tiene que saltar y colgarse con ambas patas de la manija para que su propio peso gire el mecanismo.

No tengo idea de cómo aprendió. Ya sabemos que no fue deducción abstracta. Más bien parece haber observado e imitado un comportamiento humano. Los gatos definitivamente detestan las
puertas cerradas.

Sin embargo, una vez que aprendió este procedimiento, no siguió mejorándolo. Por ejemplo, hace poco, dejé una silla justo delante de la puerta, de tal modo que no tuviera que saltar, sólo para ver qué hacía.

Sí, tal como usted se lo imagina, la presencia de la silla canceló su programa simplemente porque le impedía saltar. No se le ocurrió subirse y jalar de la manija. Entre otras cosas porque para él no hay tal concepto como jalar y destrabar pestillos.

Dicho más simple, este industrioso gato mío no entiende cómo funciona una puerta. Sólo sabe que se interpone entre él y el sillón donde le gusta dormir. De algún modo detectó que la clave estaba en esa pequeña pieza de metal allá arriba y, por imitación, ensayo y error, un día consiguió su objetivo. Desde entonces, la puerta dejó de ser un problema para él, lo mismo que sus secretos mecanismos.

No es un caso excepcional, lo sé; muchos gatos y perros aprenden estas y otras piruetas útiles. Lo que me asusta es que se trata de un calco de la forma en que nos proponen aprender a ser  un cristiano.

Sé que hay en el mundo religioso conceptos y procedimientos realmente exóticos. Nada que una persona normal no esté en condiciones de descubrir la demagogia en el cristianismo, si se lo propone. Pero no hace falta ser un erudito en teología para darse cuenta, ni recordar de memoria las citas bíblicas para preguntar las actitudes hipócritas del cristianismo con un evangelista. De modo semejante, no es menester comprender el ciclo de Otto para conducir un auto.

Pero nos fuimos al otro extremo y ahora se hace un culto del no saber, del no entender, del no pensar, del no preguntarse ¿por qué? el cristianismo amnesia, anestesia y reduce (por no decir anula) el verdadero poder de nuestra personalidad, encegueciendo nuestra capacidad racional?. Hay, aparte de los motivos obvios, razones costumbristas para resistirse a esta actitud. Observe.

En las casas viejas, las
puertas internas suelen tener pasadores. Ignoro por qué. Mi mascota parece habilidosa, maneja su interfaz gato-puerta a la perfección. Pero basta que corra el pasador para que todo su logro se desmorone.

¿Cuántas veces nos hemos sentido así, gracias a la idea de que es mejor ser cristiano sin entender cómo nos ilusionan con la felicidad?


Estamos para más que eso.

 

Noel Riefenstahl

Jóven Directora del Grupo AdolescentesMujeres

y miembra de la Iglesia Antes de Cristo

 

Iglesia

Antes

de

Cristo

Página exclusiva

de las

Adolescentes Mujeres

 
1