Historia secular de los Hebreos, Abraham, Isaac, Jacob,Jose, Moises,salida de Egipto



Ingles
Ataque Ruso a Israel La Biblia y los Dinosaurios La Biblia y los Extraterrestres
Personajes de la Biblia Historia de Papa Noel Los Templarios y el Tercer Templo de Salomon
El Tercer Templo y el Anticristo Ataque al World Trade Center La Biblia y la Guerra de las Galaxias
Vida de Jesus segun San Lucas Quienes Somos Consultas Sobre el Libro Rusia Invade Israel
Paginas de interes de cultura general
Historia de las Guerras y de las Armas Historia de los Hebreos Historia de Grecia


Historia secular de los Hebreos, Abraham, Isaac, Jacob,Jose, Moises,salida de Egipto



Toda la Biblia habla de milagros pero lo mas lindo es cuando dejando de lado la fe podemos comprobar por medio de la ciencia, especificamente la matematica, como la en salida de Egipto se comprueba que lo que decia Moises era realidad.

Antes de entrar en la historia secular quisiera decir que en elibro de Exodo dice que guiaba Moises en la salida de Egipto 600.000 hombres capaces de llevar armas: En la Enciclopedia de Historia Cesar Cantu dice:

"Segun WALLACE, En Disertacion sobre las poblaciones de los primeros tiempos (Amsterdan, 1769), una sola pareja en trece periodos, es decir, en 433 años y 4 meses, produce 24576 individuos. Suponiendo que las setenta y siete personas que llegaron a Egipto con Jacob hubiesen permanecido alli durante 430 años, darian por producto 1.646.592 individuos. Eliminandose la mitad de las mujeres y la cuarta parte de niños y ancianos, incapaces de llevar las armas, y quedarian 617.472 combatientes. La Biblia solo cuenta 600.000".

Hebreos,Abraham,Isaac,José,Jacob,Moises

Caracter especial de este pueblo su origen su caurividad en egipto y Moises

Aun prescindiendo de la fe, merece una particular atencion del historiador este pueblo sorprendente, que a la mision religiosa reune la mision

política de conservar y de preparar para la civilización lo venidero , en la mayor parte del mundo, con las creencias nacidas de su seno; un pueblo que enlaza, con una serie no interrumpida, la antiguedad mas remota con el mas distante porvenir. Los anales hebreos, anteriores, por lo menos a la division de este pueblo en dos familias, son el deposito de las tradiciones humanas, conservadas en su integridad por una nacion dotada con el triste privilegio de la inmortalidad, adoptadas como regla de fe de los paises mas cultos y discutidas de mil maneras y en todos los tiempos; sin embargo de lo cual la critica mas hostil no ha podido menos de reconocer en ellas una sencillez que excluye la idea de que puedan ser obra de la impostura, y tanto saber, que no hay medio de atribuirlas a un iluso.

Con arreglo a ellas, hemos observado los primeros pasos del genero humano, hasta el instante en que se disperso por la tierra. Moises nos señala hasta los troncos de los diferentes pueblos y el lugar de su establecimiento; pero como no destinase en su libro a satisfacer la curiosidad, y se propusiese la religion y la nacionalidad, como unico objeto, hubo de limitarse determinar claramente la derivacion de su pueblo, y la de algunas tribus de los fenicios, enemigos, o de los árabes, aliados. Tomar, pues, el Genesis por fundamento etnografico seria tan irrazonable como como considerar al hebreo como manantial de todas las lenguas.

Abraham

Entre los descendientes de Sem, distingue Moises a Heber, de quien proceden los hebreos; viene luego Nacor, que engendro a Tare, Aran y Abraham. Entre los pueblos extraviados del camino de la verdad, quiso Dios elegir uno para guiarle con una especial providencia y hacerle depositario de las tradiciones y de las promesas: este fue el pueblo hebreo, a cuya cabeza puso Dios a Abraham.

Este seguido de una tribu numerosa y de considerables rebaños, a estilo de los beduinos de nuestros dias, paso por el Eufrates, encaminandose a la tierra de Canaan. Dios le predijo que seria padre de una gran nacion y que en el serian bendecidos todos los pueblos de la tierra. Por la promesa de que habia de nacer de aquella nacion el redentor del genero humano, se junto el lazo de un comun origen a una comun ezperanza, y se desenvolvio en religion de la ley la religion llamada de la naturaleza.

Opulento en su palabra y oro, distinguio Abraham a sus tribus de las demás por la circuncision; abrio pozos; le honraron los demás jeques, y habiendose llevado esclavo a su sobrino Lot el rey Codorlahomor, armó trscientos dieciocho de sus siervos, derroto al enemigo y liberto a su deudo.

Abraham acogia hospitalariamente a los que se presentaban bajo su tienda, les ofrecia agua para lavar sus pies y corria a escoger en la vacada el becerro mejor y mas tierno, mientras Sara, su mujer, amasaba tres sacos de flor de harina y hacia cocer panes bajo el rescoldo.

No pudiendo Sara darle sucesores, le llevo la joven esclava Agar, a quien Abraham hizo madre de Ismael; pero se ensoberbecio tanto la sierva, que Abraham hubo de despedirla al desierto, dandole un pedazo de pan y un odre de agua. Ismael llego a ser el padre de los árabes, que aun presumen tener derecho al robo porque su progenitor fue desheredado.

Isaac:

Sara, entre tanto, dio a luz a Isaac, y luego que este fue hombre envio Abraham a buscarle mujer, entre su parentela, a su siervo, Eleazar, quien, despues de prestar juramento poniendo la mano debajo del muslo de su amo se encamino a Mesopotamia con diez camellos y grandes regalos.

Descansando en las inmediaciones de la ciudad de Nacor, vio salir una doncella bien parecida que iba a llenar de agua un cantaro. A peticion de Eleazar, diole ella de beber, como tambien a sus camellos e le invito a hospedarse en su casa. Eleazar acepto su oferta y le regalo zarcillos de oro que pesaban dos ciclos y brazaletes del peso de diez. Admitido a la hospitalidad, obtuvo el beneplacito de la familia al matrimonio propuesto, y llevo junto a Isaac a Rebeca, a quien dijeron sus hermanos: "Crezcas en millares de millares, y tus descendientes posean las puertas de sus enemigos".

Jacob:

Rebeca dio a luz a Esau y a Jacob, cazador el primero, y agricultor el segundo, morando bajo las tiendas . Este ultimo se apodero por sorpresa del derecho de primogenitura y de la bendicion paterna, lo cual dio origen a grandes enemistades.

Jacob se refugio en Mesopotamia, y en la casa de Laban, hermano de Rebeca, obtuvo, a costa de diez años de servicio, la mano de Lia y a costa de otros diez la de la hermosa Raquel, permaneciendo aun en aquella comarca, bajo condicion de tener parte en los rebaños.

Cansado al fin de ser vasallo de otros, tomo la vuelta al pais de sus padres, donde, despues de alzar sus tiendas, erigio en Betel un altar al Dios unico, y a consecuencia de su sobrenombre, llamo israelitas a los descendientes de sus doce hijos.

José

La predileccion con que se llamaba a uno de ellos llamado José excito discordias entre su familia. Los hermanos de aquel, que apacentaban rebaños, vieron una caravana de madianitas que venian de la tierra de Galaad y se dirigian a Egipto, llevando entre sus camellos resin, perfumes y mirra destilada, y vendieron a José a aquellos comerciantes, quienes lo condujeron a Egipto, donde la habilidad de su nacion y la que el particularmente tenia le conquistaron valimiento cerca de Potifar, eunuco del faraon, y despues cerca del faraon mismo, quien le nombro su virrey, para que le remediase una carestia que le habia vaticinado. Con este fin,, saco el anillo de su dedo y se lo entrego al hebreo, a quien vistio con una ropa de lino de extremada finura, le puso al cuello un collar de oro y, mandandole a subir a una carroza, hizo que gritase un pregonero que todos delante de el doblasen la rodilla y supiesen que le habia nombrado gobernado de toda la tierra de Egipto.

Jose realizo una de la mas importantes de las revoluciones, porque aprovechandose de la ocasion de la carestia reunio en manos del faraon el dominio de todas las tierras y transformo a los propietarios libres en simples arrendatarios.

Olvidando Jose la ofensa recibida, trajo a Egipto las tribus de sus hermanos, que desparramandose por la tierra de Gessen, y prosiguindo su vida de pastores, se multiplicaron prodigiosamente. Muerto aquel y no acordandose los egipcios de los beneficios que le debian, miraron con malintencionada envidia a los extranjeros.

Contrastaba con los habitos del pais la sencillez de las costumbres patriarcales, y el menosprecio que los israelitas demostraban por otro dios que no fuese el suyo heria las supersticiones de los egipcios, a quienes hacia sombra el ver como se multiplicaban aquellos hasta el punto que llegarian a ser mayores en numero que ellos mismos; en una palabra, producia hondo disgusto la estancia de aquella poblacion errante, entre ciudades civilizadas.

Aprovechando los hebreos el desagrado que que inspiraban, hubieran conducido de buen grado sus caravanas fuera de Egipto, pero el faraon no queria consentir en ello, porque le satisfacia el quinto tributo que pagaba el pais y trataba de hacerlos establecer en moradas fijas y que habitasen en las ciudades.

La resistencia de ellos, porque repugnaba esto a su índole, fue castigada con enormes trabajos, a fin de oprimirlos y reducir su numero; y llego la tirania hasta el punto de mandar a las mujeres que asistian a los partos que matasen a todos los que nacieran varones. Pero como aquellas temian mas a Dios que al rey, no obedecieron tan inicuo mandato, y Dios las bendijo.

Moises:

Se acerca la opresion a su fin cuando raya en el exceso. Moises (1725), a quien reservara Dios la mas insigne gloria, la de libertador y legislador de su pueblo, fue abandonado, en su mas tierna niñez, sobre las aguas del Nilo, y lo recogio la hija del rey, que habia bajado al rio para bañarse, educandole despues, en medio de la corte, en toda la ciencia egipcia. No olvido, por esto, su origen , y vuelto a sus hermanos gimio al considerar como les maltrataban los egipcios. Muchas veces tomo su defensa, hasta que Dios anuncio que le destinaba para libertar a su pueblo de su larga servidumbre y para conducirle nuevamente a la tierra prometida de Abraham de Isaac y Jacob. Dios multiplico los prodigios para confundir al faraon, quien a pesar de sus reiterados empeños, no consentian en la salida de los israelitas, y aun los habia dispersado en su territorio. Al fin Moises, habiendo congregado a los ancianos de Israel, les recordo el Dios único, en el cual no formaban mas que una sola nacion: el Dios que les prometia libertarlo con su poderoso brazo y hacer de ellos un pueblo; los exorto despues a que saliesen en su companñia, de Egipto del seno de un pueblo bárbaro, y a que llevasen consigo, no sólo sus rebaños y todos sus bienes, sino cuanto de los egipcios pudieron haber a las manos. Asi fue como abandonaron aquella ingrata tierra.

Al principio, para ocultar su marcha, siguieron las margenes del Eritreo y acamparon luego en Ajeroth. (Alli fue donde 3600m ños despues, corrio Napoleon Bonaparte peligro de ahogarse , cuando descubriendo en el desierto de Suez el canal que ponia en comunicacion el Mar rojo con el Mediterraneo, se extravio y fue sorprendido por la marea)

Arrepintiendose el faraon de aquellos tiempos de haber permitido la salida de los israelitas, mando uncir sus carros y tomar las armas a la casta de los guerreros y les persigio iracundo; pero habiendo llegado los hebreos al Mar Rojo, lo pasaron a pie enjuto, y el faraon que habia osado seguir las huellas vio sumergida toda su gente en el medio de las olas. En aquel momento cantaba Moises en la opuesta orilla:

"Cantemos al Señor porque gloriosamente ha sido engrandecido y derribo en el mar al caballo y al caballero.

Mi fortaleza y alabanza es el Señor y para mi ha sido salud; este es mi Dios y le glorificare; el Dios de mi alma, y le ensalzare.

El Señor se ha mostrato como varon guerrero, omnipotente como su nombre. Los carros del faraon y su ejercito arrojo al mar: sus principes escogidos fueron sumergidos en el Mar Rojo.

los abismos los cubrieron; descendieron al profundo como una piedra.

Tu diestra, Señor, ha sido engrandecida en fortaleza; tu diestra, oh Señor ! hirio al enemigo.

Y con la multitud de tu gloria has derribado a tus adversarios; enviaste tu ira que los destruyo como una paja.

Y con el soplo de tu furor se amontonaron las aguas: parose la ola corriente, amontonaronse los abismos en medio del mar.

Dijo el enemigo: les perseguire y alcanzare, repartire sus despojos, se hartara de sangre mi alma, desenvainare mi espalda y los matara mi mano. Soplo tu Espiritu y cubriole la mar, fueron sumergidos como plomo en aguas impetuosas. Quien semejante a ti entre los fuertes, Señor? Quien semejante a ti, magnifico en santidad, terrible y loable, hacedor de maravillas? Extendiste tu mano y se los trago la tierra. Con tu misericordia fuiste el caudillo del pueblo que redimiste, y le llevaste con tu fortaleza a la santa morada. Subieron los pueblos y airaronse: dolores afligieron a los habitantes de Palestina; fueron conturbados los principes de Edom; temblaron los valientes de Moab, y todos los habitantes de Canaán quedaron yertos. Caiga de recio sobre ellos miedo y pavor por la grandeza de tu brazo; queden inmoviles como piedra, hasta que pase tu pueblo, Señor; este pueblo que hiciste tuyo. Lo introduciras y lo pantaras en el monte de tu heredad, morada tuya que has labrado, Señor: en tu santuario, Señor, que afirmaron tus manos.El Señor reinara eternamente y mas alla de todos los siglos.

Porque el faraon entro en el mar con sus carros y gente de a caballo; y el Señor revolvio sobre ellos las aguas del mar; mas los hijos de Israel anduvieron por lo seco, en medio de las aguas"

Asi cantaba Moises, e innumerable pueblo le respondio a coro:"Cantemos al Señor porque gloriosamente ha sido engrandecido y derribo en el mar al caballo y al caballero."

Con tan sublime poesia tomaba vuelo Israel apenas rescatado; tan alta idea de la divinidad era presentada a una nacion salida poco antes de un pais donde la abyeccion llevaba hasta el extremo de adorar a las criaturas.

Guiaba Moises seiscientos mil hombres capaces de tomar las armas, lo cual suponia cerca de dos millones de individuos, y los dirigia a Palestina, pais perfectamente escogido, pues no podian pensar en haberselas con los pueblos del Eufrates, ni contra los pujantes fenicios; el Yemen se hallaba muy distante, y las pequeñas naciones de la Palestina podian ser facilmente sometidas.

Todo el viaje ascendia a una trescientas millas; pero Moises quizo detener a su pueblo en el desierto el tiempo necesario para que abjurase completamente de las ideas profanas adquirida durante su larga permanencia entre los extranjeros, y por causa de los deshonrosos habitos de la servidumbre, a fin de que, renovada la tradicion nacional de Abraham y de su alianza con Jehova, aprendiose a poner toda su confianza en Dios, que manifestaba por continuos prodigios, y se acostumbrase a la ley nueva.

Como se habia oscurecido aquella primera doctrina que Dios dispenso al hombre al mismo tiempo que la palabra, y que habia sido transmitida por los patriarcas, plugole al Señor revelar su voluntad de nuevo, y desde las cumbres del Sinai dio a Moises el Decalogo en el cual esta resumido todo lo que constituye la moral del hombre y la civilizacion de los pueblos.

La unidad de Dios, proclamada al frente de la ley comprende comprende la unidad de la especie y, por consecuencia, entre los hombres y la prohibicion hasta de los malos pensamientos sanciona la individualidad y hace que cada uno se crea y se reconozca como un ser digno de respeto.

Moises tuvo que luchar con la obstinacion de un pueblo tosco y grosero, que, mientras su jefe le preparaba, en diez lineas, las reglas de la vida, hacia sacrificios al buey Apis y correspondia con murmuraciones a los beneficios que recibia.

Muere el patriarca a la edad de ciento veinte años, antes de introducir a su pueblo a la tierra de promision, y desde entonces no se elevo en Israel jefe que se le asemejase, ni mucho menos que, como el, viese a Jehova cara a cara.



Segun WALLACE, En Disertacion sobre las poblaciones de los primeros tiempos (Amsterdan, 1769), una sola pareja en trece periodos, es decir, en 433 años y 4 meses, produce 24576 individuos. Suponiendo que las setenta y siete personas que llegaron a Egipto con Jacob hubiesen permanecido alli durante 430 años, darian por producto 1.646.592 individuos. Eliminandose la mitad de las mujeres y la cuarta parte de niños y ancianos, incapaces de llevar las armas, y quedarian 617.472 combatientes. La Biblia solo cuenta 600.000.



Ingles
Ataque Ruso a Israel La Biblia y los Dinosaurios La Biblia y los Extraterrestres
Personajes de la Biblia Historia de Papa Noel Los Templarios y el Tercer Templo de Salomon
El Tercer Templo y el Anticristo Ataque al World Trade Center La Biblia y la Guerra de las Galaxias
Vida de Jesus segun San Lucas Quienes Somos Consultas Sobre el Libro Rusia Invade Israel
Historia de las Guerras y de las Armas Historia de los Hebreos Historia de Grecia


Como obtener el libro Rusia Invade Isarel y el Fin de la Historia: mande su pedido