AVENTURA DE LOS PERDIDOS DE GAELIKA

 COMIENZA LA TRAVESIA: UN PANTANO  POR                  DESCUBRIR                                                                                                                                                                      

En el linde del bosque elfico, jamas horadado aun por ningun 

gaeliko, se encuentran los valientes que marcharan en la 

busqueda de aquellos que no regresaron de la mision encomendada.

El nerviosismo y la preocupacion de los elegidos es evidente.

Pero la determinacion de encontrar sanos y salvos o al menos socorrerlos de quien sabe que intricados peligros los mueve y no permite paso al natural temor ante lo desconocido.  

Lo unico que se ha sabido de ellos es que se internaron en el hasta entonces inexplorado Bosque Oscuro...

 

Pero, cierta informacion que uno de los integrantes posee...puede dar una mayor exactitud en el sitio donde se hallan los perdidos...

                             

 

Es menester, por lo tanto....bordear el Bosque Oscuro....

Hacia alli se dirigiran sus pasos.....

Pero.....algo inesperado sucede.....

Giancarlo sin quererlo claro....pisa una aparente mata de treboles.

En realidad, un hada del bosque descansaba alli, luego de

haber participado en un divertido corro por la noche.

Bastante enojada....decide seguirlos...y confundirlos...

 

              

Arboles retorcidos, juncos, lianas y helechos y un terreno ignoto les 

daban una poco cordial bienvenida.  

Athica tiene una extraña vision.....una deseada vision....un encuentro anhelado....

Entonces....siguiendo su impulso....comienza a adentrarse en el bosque Dorado......

...El bosque elfo...por el que Niamh tanto se preocupo, el que no deben hollar....

Sin embargo.....nadie conoce el terreno mejor que Athica...y su razon esta nublada: la fae ha actuado.....y divertida, los observa desde algun recondito lugar.....

Ademas....los elfos se enojaran...y bien es sabido que hadas y elfos...nunca se llevaron bien...

La cienaga de Usbel esta cerca. La niebla los envuelve y les acaricia 

el rostro con su contacto pegajoso y humedo, frio, espectral.

Los pajaros que alli habitan remontan el vuelo, causando repentinos 

sobresaltos en los aguerridos guerreros, que sin embargo, se animan 

mutuamente con charlas.

De vez en cuando se aprecian movimientos de algo grande, imposible 

de distinguir alejandose de ellos en la furtiva neblina....

La hierba alta los recibe, propia de los pantanos cenagosos y

 traicioneros.

El borboteo y el olor a podredumbre son insoportables.

Las mismas hierbas en estado de putrefaccion, el ronco croar 

de enormes ranas, de un extrano color parduzco, con manchas negras, les hacen empunar firmemente los pomos de sus armas.

Al internarse mas, mas oscuro es el bosque y mas aun, el pantano, 

como si una eterna noche los acompanara.

Los troncos podridos parecen resplandecer con una fosforencia poco comun. 

                                      

El hedor aumenta.

Las nauseas no se hacen esperar: la mistura de olores fetidos, de podredumbre y muerte les anuncia la posibilidad de encuentros poco deseados.

         

 
Ultima modificacion de esta pagina: 24/08/2001 07:39 p.m.
Copyright ©2001, por Niamh

 

 

1