Tapa y contratapa del nuevo libro. Click para ampliar.




ME ALEJO CHARPENTIER




Editorial Echarper




Save de word



a Belén
a mis padres
a Marina y Adriana mis hermanas
a la música y a Ferro que me completan el alma
a aquellos a los que les debo un perdón, vaya este
A la Argentina y a Buenos Aires, a las que amo con verdadera pasión poética.

¿Quién no guarda en el último cajón de un armario una almohada vieja con sueños?
E.CH.



INDICE




TESTIMONIO
EPÍLOGO AL ALEJAMIENTO DE UN POETA TRISTE

DELIVERY
VERDE EL ALMA
NO OLVIDES CERRAR CUANDO TE VAYAS
PALABRAS INFUSAS
LOS ADIOSES
DÉJAME CANTARTE UN TANGO
YO SOY REBELDE PORQUE EL MUNDO ME HIZO ASÍ
YA SE NO ME DIGÁS TENÉS RAZÓN
EPI - ( DE - MI ) - CAS
SINGING IN THE RAIN
TU NOMBRE ME SABE A HIERBA
ON THE ROAD
UNPLUGGED
PIEDRA QUE LLORA
MERCY
ELEMENTALES
MAL DICCIÓN
EXES
SOLILOQUIO
PAVESSE QUE FUE AYEV
OLIRONDO GIVERIO
¿QUIÉN NO HA LLOVIDO POR LAS PLAZAS?
MAÑANA VENDRÁN LAS SONRISAS DE LA FELICIDAD POSIBLE
SALSA
VER PARA QUERER
VOS, VOS SOS DE LA B
ELECCIONES
BENEFICIO DE INVENTARIO
TANGO DEL POETA
ULTIMATUM
ACTA DE CONSTATACIÓN



TESTIMONIO


En principio, Esteban Charpentier supuso que yo podía escribir el prólogo de estos poemas.
Flavio Crescenzi tiene sin dudas méritos poéticos que me superan y a los que pudorosamente honro con mi ausencia prologal.
En realidad, Esteban me ha pedido algo raigal, un acto íntimo: la desnudez de mi alma frente a su obra creadora.
Y este vaciamiento de mi corazón en la copa del poeta, tiene que afrontar la confesión de muchos años de amistad, en los que además he estado espiando, acechando, esperando el acto creador de su poesía, con la necesidad mendicante de la palabra que siempre me regaló.
He sido confidente confiado de los primeros borradores de muchos de esos poemas que le alegraron, envenenaron y lloraron su alma, he podido observar y velar los intersticios de sus dolores y alegrías, manantiales secretos de los que brotan sus versos.
Es ayer cuando casi adolescente, hizo "Taller de Memorias"; tiempo de ser esposo y padre de Belén que irrumpió caprichosa en esta vida. Después vinieron los tiempos del amor impetuoso de "La otra luna", "Antologías", y "El galope de tu jinete de risas".
Apareció de a poco pero pronto la certeza del dolor "ah, sino sufriera tanto, cada tanto / cada vez menos, pero más.." que consagra "Final Poético" y "Me lo pedía el corazón".
Y sus poemas devinieron pan, cáliz y comunión, necesidad íntima de re- citarlos en la umbría serenidad del corazón. Así, Esteban me a enseñado la sacralidad y religiosidad de las palabras y los gestos que me acerca al misterio del "otro", de mi sombra, de los que amo.
Estos poemas que Ud. tiene ahora en sus manos úselos como libro de oración: no se asuste, no tenga temor a tenerlos próximos.
Son puerto y bahía seguros, bitácora de sueños como nos enseña el poeta.
Y tal vez, también puedan ser el lugar desde donde corte definitivamente amarras su corazón, "hacia un puerto con su nombre escrito".

Carlos Berini, Vicente López, octubre de 2002



A iNDICE






EPÍLOGO AL ALEJAMIENTO DE UN POETA TRISTE


Y entonces un tronar de dedos como agujas, un entrechocar de copas huérfanas de todo labio que se agrieta, un poco de musgo en las mejillas, un suspiro de tinta que denuncia lo blanco de los ojos insurrectos. Así imagino el proceso de escritura empleado por Esteban en este nuevo libro, así creo que comenzó a trazarlo entre eructos y erupciones ya dormidas, entre mil babas que roncan simultáneas.
Confieso que al leer este poemario, una sensación de remolino mordaz o viuda blanca me arrebató lo que me quedaba de risueño; me hizo girar diez mil veces sobre mi propio eje hasta cantar una sonata de amarguras sólo comparables a las que ya he dejado de cantar y que, no obstante, Esteban insiste en recordarme. Quién sabe qué es lo que he leído, quién sabe qué es lo que uno lee.
Imposible negar el vuelco de estilo que en estas páginas se muestra, su inaudito interés por lo coloquial y lo prosaico reforzado con un eficaz lirismo, soberbio y osado diría, que todo finalmente lo matiza. Tal vez mi personal inclinación hacia la metáfora o la imagen en su más amplio desarrollo, me haga preferir momentos como:

"Ahí va la muchacha violín
Desabrochándose los ojos de la mirada"

o

"Me miraste con un vacío de pirámides"

a estos otros, dialógicos, quizás documentales:

"Decís que el Papa dijo
que vivo en Pecado Mortal
y escupís el guiso;"

o

"El viernes alquilaste Armageddón
pediste pollo con almendras y cerdo frito para dos
y con tu mejor sonrisa
le suplicaste al chino en inglés que me llevara"

Lo cierto es que este libro me supo a urbe, de esas que padecemos los que nadamos el alquitrán en alpargatas y que, una vez recuperadas la balsa y la escafandra, nos dejamos atropellar por algún ciclista eufórico de otoños.
Digamos que un descanso ante tanta exposición inevitable sol los poemas "homenaje", si se me permite la expresión como "Pavesse que fue ayev" y "Olirondo Giverio". Sabemos lo mucho que influye en un poeta la poesía escrita por otro antes que él, sabemos cómo la audacia de tomar prestado un vocablo o un verso, escamotearlos como quien le roba unos centavos a la madre, es en sí una garantía de continuidad literaria, un respeto por la tradición más inmediata.
Pero hay algo de tango en todo esto, de esa música que irreductiblemente se nos pasea por la frente como una brisa de bandoneónicas frescuras. No sólo "Tango del poeta", de lo anteriormente mencionado es un ejemplo, sino que hay en toda la obra un clima de nostalgia y de la ciudad yacente, un marco que, al parecer, el tango es el único capaz de explicar sin balbuceos. Se me antoja que esta ciudad que Esteban alaba y a su vez impreca, está hecha, al igual que él, de tango, pero de un tango particularmente distinto, como cuando un rostro se apoya contra un nebuloso cristal perdiendo el equilibrio. La idea de un peregrino musical que deambula, noctívago, de café en café y de luna a luna menos fría, se me viene a la cabeza; se me hace que Esteban Charpentier se está alejando desde siempre y que sólo recién en este libro asumió su rol de nómada inconcluso, pese a venir ya en sus libros anteriores vislumbrando la salida de emergencia.
Yo no creo estar en condiciones de decir que conozco a este poeta, es decir, nos hemos formalmente presentado cuando correspondía hacerlo y hasta podría agregar que contamos con algunas anécdotas en común disparatadas, pero no sé quién es el que detrás de estos versos espera que lo lleven. Supongo que el estupor es recíproco y que, como suele suceder con las amistades que de la poesía misma surgen, puede prescindir de aclaraciones, salvo, claro está, los poemas que gozosamente hemos compartido y los tragos que poéticamente hemos libado. De todas formas, siempre atisbé una tristeza errante en su semblante triste, una mirada como imagino tenían los románticos franceses al hablar de sus doncellas, un dolor con estoicismo tolerado.
En fin, el fin ha llegado, tanto para este prologuista que a cada letra se aleja más del libro prologado; para Charpentier que creo que unos globos insondables lo llevarán al confín mismo de su nombre en poco tiempo, como cuando aquellas infancias voladoras deciden estrellarse en la niña que hoy nos reglamenta; y para el lector, hipotética criatura hecha de espectros, que, seguramente, no querrá que el autor de estos poemas se aleje demasiado.

Buenos Aires, diciembre de 2002.

Flavio Crescenzi.



A iNDICE






DELIVERY




negrita ¿te has dado cuenta que sería capaz de comer vidrio por vos?
Rodolfo Edwards



Suena dos veces el timbre en el cuarto
...silencio
después otras dos en el tercero
te levantas desnuda y desfilás por la alfombra
con tu estela de adagios
-suba por favor... esta abierto?-
Te vestís mínimamente
encontrás una sonrisa cómoda, dos moneditas y abrís
-arrolladitos primavera, salsa agridulce,
ah... el chaw fan con camarones
viene con un poeta de regalo
lo quiere?-
-no sé y... qué come?-
-nada señora, solo agua durante todo el día
con eso le basta
escribe llora y la mira sin parar, siempre-
-está bien, déjelo, y si no lo quiero más qué hago?-
-no se... hasta luego-.
De esa manera volví hasta ti,
como un milagro
durante cuatro días y sus noches te dediqué
mis mejores poemas, mis más tiernas lágrimas, mi mirada
El viernes alquilaste Armageddón
pediste pollo con almendras y cerdo frito para dos
y con tu mejor sonrisa
le suplicaste al chino en inglés que me llevara.
En una esquina de Bulnes
paró la bicicleta junto a un poste
me acomodó para los cartoneros
y me dejó, si volvía con otro poeta seguro que lo echaban
Ahora viajo en el tren blanco, hacia José León Suarez
entre latas de cerveza negras aplastadas

Acá somos tantos los tristes mi amor...
que la miseria de mi corazón
se siente al fin
acompañada.

A iNDICE






VERDE EL ALMA




La vida era una piedra que se iba gastando y afilando.
Raymond Carver



- El grillo topo- decís- el grillo topo-
Yo pienso en las cosas
que desordenan las ventanas abiertas
- Nos agarró el jardín, es un desastre ! -
Y lo primero que quiero es volver a tu ternura
a esos siete lugares que descuidas de tu cuerpo
con los dedos emisarios del deseo
-Las magnolias, van a estar mal lo sé-
Hubiera hecho muchas más promesas
de habérmelo permitido, yo claro
siempre fue así
quería que propusieras un plan en común
-voy a llamar a Fernando, el jardinero de al lado...- gritás
¡Hay que echarles soda, jabón en polvo,
mertiolate! - digo, inventando-
- ¡ Callate querés...
Las magnolias, van a sufrir, las magnolias!
Hago silencio
salgo al jardín miro por la ventana hacia adentro
y también noto que ha pasado algo.

A iNDICE






NO OLVIDES CERRAR CUANDO TE VAYAS


Se sienta en la palabra
Baja de sus ojos
Cenizas y truenos
piruetas derramadas
en el aceite del piso
Por delante lo anima
la rosa desvestida
y la gratuidad del sueño
Será solo un ensamble de místicas
un diletante mendigando máscaras
para los carnavales del llanto
La comida fría
el vino no porque es tinto
y un prometedor amanecer de lluvias
leyendo el diario mojados ambos
en un acto de justicia que inventamos
Cumpliría un nuevo aniversario
y esta vez no habrá festejo
La soledad es una compañera errática
que también lo abandonará
en los días arduos del desencanto.

A iNDICE






PALABRAS INFUSAS


Ha sido la belleza esta vez
inexactamente momentánea
Los rieles de la memoria
y las risas del olvido
ya no sucumben a mis llamados
pertinaces
Ocurre como en el tango
ese baile de preguntas
cuando uno improvisa
avatares del tiempo
y recibe lo sencillo
la conmiseración del silencio
versos en las pisadas
Bastarán otros dos pasos entonces
hacia el oeste de tu cuerpo
y una cancelación de suavidades
que el deseo presagiaba
Volver es una metáfora vacía
que se interpone entre nosotros
y la desesperanza

A iNDICE






LOS ADIOSES


Besa el sueño perdido de mis ojos
acomódate en la butaca diferencial
que te asignaran
despréndete mi corazón 5 estrellas
tal vez esta vez comprendas
de solo mirarme que soy parte de una soledad
incontenible
y que en mis términos tal vez no puedas ser feliz
como quisieron tus padres un día
Deshójate de mi
piensa que no existo.
Solo desde algún sueño tuyo
seguiré viviendo nuestra historia inconcluída.
Y marcaré tus pasos en reversa
para que no te acorralen las horas del silencio
Un adiós será por fin nuestra respuesta
al irreversible desenlace de lo puro.
Una escenografía de miradas
sin marquesinas por encender.

A iNDICE






DÉJAME CANTARTE UN TANGO




La belleza es el nombre de algo que no existe, que yo
doy a las cosas a cambio del placer que me producen.
Fernando Pessoa



Estoy doloroso de cansancios
mírame el viento
Cada sombra iguala
el sueño no venido
y lo destiende
Plegándome debajo de la tapa
de un libro verde
"hojas de hierba, Walt"
espío la pausa manifiesta
entra la caída de tus párpados
y un ángel que se desalma
Pero tres pasos en círculo
y se me acerca la otra mitad mía
que otra vez me pertenece
Que suceda entonces
en una conversación absurda
dividida en palabras
cargadas de escombros
Que la entelequia de lo feliz
amordace la memoria
y mis ojos desapercibidos
sean tomados en asalto
por las garras serenas de tu inocencia
Es tiempo de menos obviedades
permanezco inmóvil
con el convencimiento de que
en el siguiente brindis
estallarán mis esencias más crepusculares
Estoy dispuesto a someterme
a tantos olvidos como desees
Hay algo que te espanta
cuando desciendo las escaleras
dentro de mí mismo
Seamos entonces menos eternos
previsibles solemnes
mi garganta tiene risas y gritos amontonados
déjame cantarte un tango
que sin querer nos nombre


P.D.

Para que no me confundas,
con mis anónimos
colgaré de los balcones de mis manos
los disfraces que más se me parecen

A iNDICE






YO SOY REBELDE PORQUE EL MUNDO ME HIZO ASÍ


Tengo 40 años, bueno... 43,
pretendo no pasar por un hombre serio
He tenido mis fracasos pero no por eso
practicaría yoga,
soy un bebedor social,
lo malo es que casi nunca ando solo
y no es que no sea un solitario
... Ud. me entiende
ya no voto a nadie,
dicen que está mal hacer eso, los comunicadores
Porque no pagué la cuota de la memoria prepaga
hoy te recuerdo Amanda, la calle mojada
la historia de la fábrica que ya no existe.
Escribo versos
me tatué el brazo con la palabra poesía
escrita en chino, a la vejez ... dicen
Porto una barba que alguien me pidió
que me dejara y me dejó.
Me hago acompañar por un perro
que no es mi mejor amigo.
Salgo con muchachas que pretenden amarme
ya no es lo mismo
Escucho óperas
sigo yendo a la cancha a ver a Ferro
Por una cuestión de respeto
a los que reciban mis órganos
no leo a Bucay ni a Coelho
Trato de ser un buen padre
leer un poco más
y hablar un poco menos
No se bien cuando
pero uno de estos días
voy a poder caminar solo por la calle
sin ningún fantasma en los hombros.
La corbata ese día será un moño
que vengo guardando
para la ocasión.

A iNDICE






YA SE NO ME DIGÁS TENÉS RAZÓN


I.-Silencio

II.- Silencio por favor, detente
que alguien intervenga de una vez por todas
cuando insertas tu espada de madera
en mi corazón de papel de diario
Basta
que aunque mi tristeza carezca de vergüenzas
una omisión
la llena de inmundicias a la intemperie
Prepárame entonces el equipaje
mi torbellino elemental de pobrezas
cava en la almendra unos trazos de sol
horada mis sueños de hemeterios
y andemos hacia el regreso
Que se sucedan las hordas en el nido
por unos minutos de amor
y por segunda vez
el guiño de una herida
que despedace los silencios
Me hace feliz saber que por la mañana
dudaré de todas mis certezas
que una lágrima
tiene un origen más profundo que todas las sonrisas
Serás la victimaria de mis presagios
la pasión irredenta de mi suela embarrada
en la vendimia de los pecados
Mi error, sí, lo sé, quise hacer en las páginas
lo que no pude hacer en tus párpados
cuando te encendías de caricias
en los crepúsculos
Acompáñame en mi decisión
de vivir de soledades para siempre
trasladémonos a un sosiego antiguo de jardines
nosotros y nuestros vinos, nosotros y nuestros vinos

III.- Alguien que se agacha interpreta recoge
los mensajes de los pájaros
que se zambulleron a bañarse en el viento
Me vuelvo a empetrolar
con tu distraída presencia
mis vértigos siguen deambulando
para hacerse caracoles
Tal vez dejaré que esas dudas
repten sobre mi cuerpo

IV.- Ayer me la pasé muriendo
exímeme de los biseles de la indiferencia
mi sombra te seguirá pensando
mientras los clavicordios liberan sus barnices.

A iNDICE






EPI - ( DE - MI ) - CAS


Y cimbrarán en miradas sinuosas
los ajados caireles del escarnio
Sus ocho fusiles despiertos
un ruido crepitando egregio
hexagonal acople de siluetas vespertinas
inmaculantes llantos
A veces resulta intolerable la ofrenda
otras el trofeo del dolor la escrupulosa liturgia de la venganza
la vehemencia de la inpasión
la miseria de la sabiduría
el estandarte de silencio
que blande ocultas razones
que la sangre derramada excluye

A iNDICE






SINGING IN THE RAIN


Las cosas no pasan porque sí
Nosotros dos
caminamos bajo el cielo
que nos venía hablando
Trenzas del amor
(que linda estás)
anillos en silencio
y una espera de magias
de milagros
que no debieran producirse
(ni en tu pelo)
Las palabras saben
el camino del laberinto
"Vos no sos el más indicado" - decís
"No, yo no, perdón"
sigo repitiendo, "yo no"
y me alejo
mientras se me van mojando los sueños.
















Tengo los ojos peces

A iNDICE






TU NOMBRE ME SABE A HIERBA


Sacar la palabra de donde se encuentre
buscarla aunque esté perdida en la tristeza
disecarla al sol de mis pupilas
pescarla de los mares azules del alma
destacarla entre otras
identificarla entre tantas
unificarla con estas manos ambiguas
Hamacarla en la voz
domesticarla para que aflore su pureza de paloma
implicarla en los laberintos donde reino
desmitificarla, tocarla con simplezas
complicarla a besos desembarcarla de sonrisas
Atacarla de frente, que sepa que la quiero
abarcarla con los abrazos pendientes de mi espíritu
colocarla en su pedestal de arena
porque a ella me la trajo el mar
Acurrucarla... acurrucarla
Esperarla aunque no sé
si alguna vez podrá ser mía.

A iNDICE






ON THE ROAD


Me hiciste aprenderte de memoria
con ese modo tuyo
de sonreírme la vida
Y te fuiste
apagando el brillo de los ojos
para eclipsarme en serio
Entonces se me juntaron
la necesidad de tenerte
y la de olvidarte
el arrepentimiento de haber dicho
tantas veces
domestícame
Hoy soy la caricatura de un miedo
Sin nadie que me bautice las mañanas
Llueve dice la radio y yo le creo
a quién sino
Como lo mismo que ayer
que esta noche
que pasado
me tapo la cara de gestos
oculto la fecha de vencimiento de mis sueños
y salgo a caminarte
para que me encuentres.

A iNDICE






UNPLUGGED


Llévate de mí las horas arduas
las minucias que estremecen las letras rojas
las denigradas vallas de este espíritu oblicuo
Derrumba el placentero cerco de mi exilio
repliégate conmigo
ante las mascaradas del miedo
cíñete a los que sacaron la brisa de los verbos
en la añorada fiesta
y tratémonos de nuevo con simpleza
Porque deberé finalmente reconocer
que una sombra
es la continuación líquida de tu imagen
una caída a través de la luz
un desmayo
significante y certero
por mi cuerpo sísmico
En mis términos éramos felices
Pero siempre está el abrazo desconocido
en las sombras del almíbar
y el gesto intuido
una madrugada con bailes de silencio
Una suerte de incontinencia del tedio
como las catástrofes ambiguas
que transitan las almas
Despierto de una vez a los alfiles de barro
que anuncian
un severo apetito de pausas
la negligencia de mis lágrimas
que atropellan el gesto excelso
de comprenderte.
Soy el ojo del invierno, su cáscara.

A iNDICE






PIEDRA QUE LLORA




A Matías Bello a quien le debo un abrazo.



Tu alma movediza se hizo pedazos en Tandil
y aunque televisaron su estallido
nadie pareció verla caer desde tan bajo.
El cuero del intendente
está limpito otra vez, brillando.
La seguridad del palacio
será incrementada
para que de ahora en adelante
la gente se muera sin que se vea tanto.
En reunión extraordinaria del consejo
se decretó la ilegalidad de tu suicidio
...En el ámbito gubernamental, ¡ que descaro !
Y tus hijitos Matías ?
aunque nos digan que no
tu ejemplo se lo iremos dando
y los que denserio eran tus amigos
aprenderán y portarán tu balazo
Reality del dolor
El corazón de un pueblo te llora
te imagina practicando tu testimonio lacerante
tu mirada segura ante el vacío
tu designio preciso y reincidente
casi hereditario
Y nosotros dónde estábamos? Tal vez a unos pocos pasos
Ningún abrazo te hubiera salvado
pero igual necesitábamos dártelo
aún sin conocerte
sabiendo que en tantos sentidos éramos casi hermanos.
Qué valga entonces tu grito,
qué nos empape tu llanto!
Tu corazón Bello se desperdigó en pedazos
hay para todos
póntelo, pónselo,
y de una vez por todas hagámonos cargo.
Serás un Centinela más de los pasos
que por los como vos
deberemos ir dando.

A iNDICE






MERCY


Adónde vas
Dónde me llevas
Con tus barcos de humo
Y los enseres melifluos del tiempo
No sumes más migajas
A mi espíritu hundido
Cualquiera puede mirar
En mi los fondos
La necia esgrima de estos verbos
Los avatares que me provocó el silencio
No está de más que me persigne
Quiebro así tu manera de retenerme
Los sortilegios rutinarios de tanto desencuentro
En la cadencia suave de tus sienes
Que inducen lentamente hacia el olvido
Adagio en el sol
Dame esta vez una señal
Dime
Si en la bitácora de tus milagros
Existe un puerto con mi nombre escrito

A iNDICE






ELEMENTALES


A veces a uno se le vienen las palabras
Detrás de las manos
Y algunas se vuelven mínimas
Se escabullen entre la gente
Van hacia unos labios que las hacen eco
Intiman con un pelo que las mece
Sienten como un consuelo
La caricia
Uno entonces procede
A vaciarse de muchedumbres
La herida es una mueca
De páginas muertas
Y se vuelven asesinos
los últimos atardeceres de la angustia
En mi defensa digo
Que se produce un nacimiento
Un tulipán en el espíritu
Comienzo de un galope incontenible
que parece una magia
en los andrajos del intento
Secretos, desahogos, minucias
Comienza un paseo de tibiezas
Que me llevarán
hacia mis puertas elementales
y a ti a otros contenimientos
En tus sueños volveré a tocarte
Esta vez con lo que las palabras no dijeron

A iNDICE






MAL DICCIÓN


Yo te mal digo amor
sentimiento espúreo
causa tardía de todas mis plegarias
sentido enhiesto
de mis ilusorias alegrías
destino final de mis tristezas

Yo te mal digo amor
por tu pobreza
tus improvisadas idas y venidas
tus disfraces descubiertos
tus bailarinas despedidas

Yo te mal digo amor
te reniego y te perjuro
reconozco en ti la masacre de mis sueños
la entrada de mis poemas
a un laberinto cruel
siempre siempre en salida

Yo te mal digo amor
porque anocheces
mi alma a desconsuelos
porque pueblas mis silencios
mis contadas utopías

Mal digo tu encriptado dulzor
tu execrable letanía
tus músicas brillantes
tus falsos milagros
tus alquimias

Yo te mal digo amor
y te lo pido desde mi derrota más profunda
no vuelvas a mí
no vuelvas
no vuelvas

A iNDICE






EXES


Ahí va la muchacha violín
Desabrochándose los ojos de la mirada
Estuprándome con su sonrisa más perfecta
Haciendo sonar la plateada tristeza de las luciérnagas
En mis noches rotas de ginebra
Le hace muecas a un espejo que la desea
Esquiva los árboles que esconden su nombre grabado
Le prende una vela a la soledad de su inocencia
Sube unos escalones más al cielo, purpúrea
Se lanza sobre mi locura estéril
Flirtea con mi emoción inoculada
Desborda sus adagios
Hasta el límite de mis deseos

Estrella fugaz enciende mi sed
Misteriosa mujer
Mientras caen dolorosas sobre mi recuerdo
Sus imágenes furtivas
En la boca le siguen naciendo mis deseos más osados
Acaso una de estas noches
Si caminase el tiempo
Pueda decirme al fin
Porque tal vez debiera yo saberlo
Hace cuánto que me ha muerto.

A iNDICE






SOLILOQUIO


Estábamos vivos la noche del viernes
cada uno dentro suyo, dentro mío
Luego una pesadilla
avanzó sobre tus labios
como un silencio cargado de espuma
Sellaron las acrobacias
los pasos que enhebraron tus pies
y tus ojos sin versos
no tuvieron reino.
Hacia ti la sombra de esta única mano fría
sobre el mar, sí, sobre el mar el tiempo
los pesados abrazos del silencio
Tal vez no debí impulsarte
las aves desaforadas de mi angustia
cuando te vi buscar con la boca abierta
los tibios atardeceres del jengibre
Dos de mis sueños se filtraron después
por la comisura de tus párpados simples,
las cejas lloraron el dolor de sus llagas
luto del ajenjo febril, fantasías
Suenan en tu bolsillo
un puñado de abalorios
que arrojarás en mi vientre
en un juego delirante y esquivo

Pausa

Están amaneciendo tus miradas
y yo ¡oh Dios!,
todavía inmerso en las rompientes
de la noche impura.

A iNDICE






PAVESSE QUE FUE AYEV


Vendrá, ya lo intentó tres veces
Pensará que ha hecho cosas
Pero no las hizo
La muerte como la soledad,
son compañía
en los verdaderos silencios
Y tendrá que vestirse de nuevo
acaso con las mismas ropas
Tus ojos se estarán luciendo
pergeñando guiños certeros
esta muerte que cambia de escena
acto tras acto
que nos acompaña
de ilusiones tardías
de la mañana a la noche
de la noche al vientre
insomne en cada víspera
inmutable como un presagio
sorda, como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo

Lo gritan, lo están gritando
Tus ojos noblemente inmaduros
Cómplices de mi entelequia
Serán una palabra vana
La alegoría de mi garganta
Un grito acallado en las sombras
El mensaje inesperado
Un silencio

Así los ves cada mañana
Saciados hasta los huesos de estrellas
desde lo húmedo
Cuando te inclinas sola ante el espejo
¡ Oh querida esperanza
Infierno lento
También nosotros aquél día
En que nacemos de infidencias
Sabremos que eres la vida y la nada!

La muerte tiene una mirada para todos
La tuya se me quedó incrustada
Ni siquiera pudo matarme
Tres veces lo intentó
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Será como abandonar un vicio
Devolver los escarnios
Como ver que emerge de nuevo
La vida en la memoria
La perpetuidad en el recuerdo
Un rostro muerto en el espejo
Ese olor vacante de tu cuerpo
Como escuchar un labio cerrado
Un beso tardío
La base para unas lágrimas

Descenderemos al remolino, mudos
Para que nada de lo que te nombraba
Ya te nombre
Y que si viene otra vez la muerte
Y trae en sus manos tus ojos
Los deje en mirada
Para que yo decida.

A iNDICE






OLIRONDO GIVERIO


Desbordado de abrazos
abrazado a explosiones
explosivo de ternuras
tierno de inundaciones
inundado de alegrías
alegre de moretones
amorotonado de sueños
soñador de exultancias
exultante de adagios
adagioso de catástrofes
cataforésico de lágrimas
lacrimosos de vientos
aireado de palabras
verboso de ritmos
rítmico de encuentros
encontrado de euforias
eufórico de plegarias
plegarioso de aperturas
abierto de ilusiones
ilusionado de pletores
pletórico de esperanzas
esperanzado de agonías
agonizante de silencios
silencioso de liturgias
litúrgico de caricias
carente de anemias
anémico de sonrisas
sonriente de criptas
críptico de ingenuidades
ingenioso de causas
casuístico de angustias
angustiado de emblemas
emblemático de minucias
minucioso de gestos
gestual de desamores
amoroso de muerte

A iNDICE






¿QUIÉN NO HA LLOVIDO POR LAS PLAZAS?




Quién ha vencido la tristeza, quién no ha rodado entre
sus piernas en las noches solitarias?
Vicente Feliú



Quién no ha luchado con la vida
que nos niega la revancha
en las curvas descarnadas

Quién no ha esperado por un hijo
Con los ojos de la luna
Es decir los ojos tuyos

Quién no ha bebido en las tristeza
Los estertores de una angustia
Que deviene en esperanza

Quién no ha tomado de unos labios
Esos besos que otros hombres
Por oscuros extraviaran

Quién no ha pensado en la locura
Como un signo de cordura
Frente a tanta hipocresía

Quién no ha perdido la inocencia
En los tramos que el dolor
Se apodera de la magia

Quién no ha buscado en una copa
El valor para un abrazo
Que tal vez no era el suyo

Quién no ha encontrado en una nube
La visión casi perfecta
De los soles de esmeralda

Quién no ha sufrido en la vigilia
La siniestra pesadilla
De otros brazos en tu espalda

Quién no ha guardado algún secreto
en los ojos de la luna
es decir los ojos tuyos

Quién no ha entendido que la muerte
Sabe todas las respuestas
Aunque nunca las alcanzas
Quién no ha escuchado alguna vez
el amor en carne viva

Quién no ha llovido por las plazas

Quién no ha tendido con su mano
La caricia más perfecta
En el filo de una espada

Quién no ha perdido una batalla
restaurado las banderas
Erigido monumentos por razones desquiciadas

Quien no ha caído en una trampa

Quién no ha explicado sus errores
no ha debido persignarse
en honor de sus plegarias

Quién no ha escapado alguna vez
de las dudas solitarias
entregándose a la nada

Quién no ha sembrado en la nostalgia

Quién no ha llorado a sus hermanos
no ha latido en sus silencios
en las noches solidarias

Quién no ha visto alguna vez el mar
en los ojos de la luna
es decir los ojos tuyos

Quién no oyó en su corazón
la sonrisa necesaria

quién no creció de las heridas

Quién no ha aprendido de memoria
los contornos de algún cuerpo
y el temor de una mirada

Quién no ha cantado la pasión
eternamente codiciada
con la mano reprimida

Quién no ha salteado algún febrero
no ha pensado que algún martes
morirá de madrugada
Quién no ha rescrito su epitafio
quién no ha heredado de sus sueños
quién me llevará por las calles
por los vientos por las playas
y los ojos de la luna
es decir los ojos tuyos
quién los mirará entonces
quién será
quién?

A iNDICE






MAÑANA VENDRÁN LAS SONRISAS DE LA FELICIDAD POSIBLE


Hay veces que uno empieza a llorar
Y piensa que nunca va a detenerse
Siente que el llanto toma vida propia
Que se apodera de los ojos
De los párpados
De lo que ambos encierran
Es decir los sueños
Y decide que va quedarse allí para siempre.
Hoy pareciera pasarme eso
Aunque no salgan todas las lágrimas afuera
Todo en mi es llanto
Cada palabra que mascullo
Los gestos de mis manos
Los silencios.
Todo es llanto
La ropa que me he puesto
La corbata, los zapatos,
Las medias incluso.
Lo paradójico quizás sea
Que lo que más lloro
Es el recuerdo de tu sonrisa
Y de la mía ante tus ojos.

A iNDICE






SALSA


Qué ojos se ha puesto
esta mañana tu mirada
Tienes una sonrisa de playa
adonde el mar
apoya su tristeza endeble
y lo cenizas de alegrías
Morena Flor
pezones de miel y mostaza
hay simetrías de sol sobre tu cuerpo
tu carnaval de perlas musicales
despertó de vuelos amarillos al poeta

A iNDICE






VER PARA QUERER


Yo te he visto
descalza de mariposas
Seca de sueños
Monótona de adioses
Críptica en las liturgias
Exhausta de pecados

Te he visto
Húmeda de ardores
Secular de encantos
Ambarina y lánguida
Claudicante de abrazos

Te vi
Temerosa de tormentas
Cristalina de eclipses
Naufragante y etérea
Amanecida en sangres

Juntos vi, vimos
La trama mendaz de la inocencia
Las hendiduras del silencio
La oscuridad
Remota y sugerente

He dejado de verte
Porque empecinada en olvidos
Augusta de desamores
Lejana de ofrendas
Apagaste tus sonrisas

Y me hiciste ver
Que el amor no existe

A iNDICE






VOS, VOS SOS DE LA B


Decís que el Papa dijo
que vivo en Pecado Mortal
y me escupís el guiso;
ahueco la mano, miro las llagas secas,
tomo un tinto,
me callo, espero,
ese Papa es un boludo, pienso;
entonces,
viene mi hija de 10 años y pregunta
si puede decirle a sus amiguitas que su padre es bueno
si esta mal no tener trabajo
si los pobres van al cielo
veo las manchas del techo húmedas
cierro el puño, la abrazo, espero,
"ojalá diga que soy bueno".
Y ahora todo anda peor desde que tenemos teléfono
avisaron de la muerte de tu madre,
llamaron porque debemos la hipoteca,
tus patrones para que no vayas más los viernes
alguien que corta sin hablar
que sea equivocado, espero.
Ya no tenemos cable,
ya no pasan los partidos en directo,
ya no es azul y oro la camiseta de boca,
ya no hay que poner tanto huevo,
ya no vamos al cine,
ya no te espero más dijiste,
ya no te espero.
Vulnerables, suspendibles, descartables,
desempleables, deshauciables,
mañana en el café le voy a preguntar a los muchachos
a ver si esta vez, nosotros al menos,
hacemos algo.
Ya no me aguanto más esperar.

A iNDICE






ELECCIONES


Tenías la belleza de la mujer contemplada
Me miraste con un vacío de pirámides
Crucificándome los ojos
En los avatares de tanto equivocamiento
Mi corazón perdió los silencios
Del susurro al grito
Mutaron mis formas en poemas
Tu inocencia entonces
Se abalanzó sobre mi cuerpo
Con sus juguetes mercuriales
Obsequiándome tus miedos
Latiéndome las minuciosidades
Y con mis atildadas costumbres otoñales
Fondoblanquee en tus pupilas
Fui más de mi de lo necesario
Pero no te fui suficiente
Andas con menos palabras
Liviana de pasiones

A iNDICE






BENEFICIO DE INVENTARIO


Algún día me iré donde van los pájaros
Ya saben, donde no sabe nadie donde
Y sabrán que no habrá que preguntar por mí
Ni por mi esfuerzo por adaptarme
Me va llamando el mar
O al menos es de ese lado
De donde vienen y van algunos de mis llantos.
Tal vez ese día sea un poco pájaro
Y no cuestionarás la forma que habré tramado
De sobrevolar las cosas que he querido
Tendré a mi lado todo lo necesario
La memoria ilustrará mis amaneceres
También la música y sus misterios.
Alma del Quijote, digo,
Caballero nunca cansado de sus manchas
La única gesta que quedará me pertenece
Y al librarla eximido de mis errores
No habrá por entonces más abismos,
Molinos, desamores...
Ya lo sabrás que me estoy yendo
ten piedad de mis endechas
cuando no me proteja el verbo.
Te quedará al menos la mirada
Que siempre te ha pertenecido.

A iNDICE






TANGO DEL POETA


El oficio de poeta
lo mamaste de la calle
lo sacaste del suburbio
del café y la soledad

Las minusas que curtiste
las ganaste con la labia
ese don que no heredaste
y en la vida te ganás

lo que sabes del olvido
lo aprendiste de memoria
la milonga de la muerte
cada tanto la bailás

la poesía de la vida
más que nada sabe a tango
y la timba de un buen verso
algún día se va a dar

hasta el bulo te siguieron
con la trulla de la nueve
parecía que creyeran
que afanás para escribir

en la birra has encontrado
una dulce compañera
la ginebra es una puta
con la que no hay que vivir

en la mesa de algún yupi
revoleás tu cuadernillo
un billete de dos pesos
le sacás para morfar

que te vas a ir al infierno
ya tenés certificado
y algún ángel de la vida
si podés vas a arrastrar

tu fecha de vencimiento
se te acerca cabalgando
la locura no llegó antes
por el hambre y la humedad

el lenguaje de la gente
enseñaron tus poemas
los traidores de moñitos
traducían con chanpán

si las musas te faltaron
las supliste con un tinto
si apuraste algún cretino
tu moral te perdonó

mano a mano cada noche
dos por cuatro hemos quedado
empardaste con un cinco
te tragaste treinta y dos

tenés pinta de cafúa
apariencia de malandra
ese traje de pirata
no te sirve pa engañar

siglo nuevo te amenaza
con salvajes decepciones
acodate en algún feca
el chubasco hay que aguantar

el futuro es puro cuento
prepárate pa hamacarte
un puestito en el gobierno
algún día lograrás

las mujeres la poesía
las palabras los milagros
el silencio de tus viejos
te sirvieron pa durar

Hoy sos toda una eminencia
en el barrio del abasto
donde Luca ha sido punga
y el polaco un malhechor

recitate un par de estrofas
asegurate en el rancho
que esta noche de parranda
no te salva ni el zorzal.

A iNDICE






ULTIMATUM


Se me han llenado los ojos de mariposas
pero no para volar
sino para lloverte la espalda de colores
Deben estar paseándome niños
por las manos
porque están que ríen
mis palabras
y esplendecen de silencio
mis velámenes azules
Hay un orden de sombras
expectantes
dando paso
a mis próximos amaneceres
la noche por ahora
es un acontecer
de miradas solitarias
Mírame rápido
que las tristezas se me acaban

A iNDICE






ACTA DE CONSTATACIÓN


Escribo estos versos a los tantos días
de un mes de invierno
del año dos mil y algo
Mientras Sábato pergeña su último relato de amarguras
y Japón desaparece definitivamente
aplastado por un sismógrafo ruso
Y ahí lo tenés al tipo
despojado de alabanzas y mesuras
como quien te dice con un gesto
"Tomá y hacelo"
sentado en el café
jugando con las estrellas
dibujando en sus formas
la constelación del abasto
bizarra como su universo
Ahí lo tenés
Jugando
jugando a ser de nuevo el hombre perinola
inventando una acrobacia de recuerdos
con platos chinos
en la luna como quien dice...la luna negra
Así por sobre el hombro
me le asomo
Tiene en los ojos una manifestación de pobreros
que le piquetean las palabras
para nublarle la página
amarilla de pasiones
Allí ha escrito lo que sigue:
"Te escribo con alabastros en el suelo
una pregunta que te debía hace tanto
y que repite a cada rato mi cerebro:
¿ es éste el cielo o el infierno?"
No me contestes, por favor
estoy fingiéndote en estos días
de un mes de invierno
del año dos mil y algo
Mientras...

A iNDICE






deutsch





1