Cuentos-Infantiles.com.ar / Adela Basch

volver a la Portada

Antes de que encuentres esta perla en nuestro sitio, queremos que sepas que estamos felices y agradecidas por contar con su presencia en nuestra pagina. Es muy gratificante que una persona tan especial para nosotras se haya tomado la molestia de contestar "inmediatamente" nuestros mail y enviarnos algo se su material sin condiciones de uso.

Esperamos que sepan apreciar el valor de esta obra y puedan representarla con sus niños. Y les recomendamos especialmente los acerquen a autoras tan carismáticas y comprometidas con la formación literaria en los niños como lo es Adela.

Por último, les dejamos una dirección de internet para que puedan conocerla mejor (http://www.abrancancha.com) y si quieren leer su biografía, hagan click por aquí.

También aquí podrán ver más material de ella : http://www.imaginaria.com.ar/01/1/basch3.htm

Muchas gracias Adela!!!

 

VIVIR EN LA CALLE CONESA - Adela Basch

PERSONAJES

Empleado - Cliente

(LA ESCENA TRANSCURRE EN EL INTERIOR DE UNA OFICINA. HAY UN EMPLEADO SENTADO ATRÁS DE UN ESCRITORIO Y EN LAS PAREDES SE VEN FOTOGRAFÍAS DE EDIFICIOS DE DEPARTAMENTOS Y CASAS. ENTRA UN CLIENTE.)

EMPLEADO Buenos días, señor.

CLIENTE Buenos días. Quisiera comprar una casa.

EMPLEADO Muy bien. (TOMA UNA CARPETA.) ¿Qué clase de casa. ¿Le interesa una casa de dos plantas?

CLIENTE ¿Una casa de dos plantas? No sé, a mí me gustan mucho las plantas, me encanta el verde, así que pensaba tener unas cuantas. Seguro más de dos.

EMPLEADO No, señor, yo me refería a una casa con una planta baja y una planta alta.

CLIENTE ¿Una casa con sólo dos plantas, una baja y otra alta? No, no, no, yo quiero tener plantas de muchas clases, grandes, chicas, altas, medianas, y si es posible que algunas tengan flores.

EMPLEADO Señor, yo le estaba ofreciendo una casa con una planta baja y un piso.

CLIENTE ¿Cómo? Hace un momento me dijo que era una casa de dos plantas, y ahora me dice que tiene una planta baja y un piso. Que tenga un piso está bien, porque con uno para pisar me alcanza. Pero no quiero una casa con una sola planta y encima, baja. Ya le dije que me gustan mucho las plantas.

EMPLEADO (UN POCO NERVIOSO.) Está bien, está bien, usted puede tener todas las plantas que quiera. (HOJEA LA CARPETA.) Le voy a buscar una casa una casa muy amplia, con mucho espacio para plantas.

CLIENTE Además, me gustaría una casa en un lugar tranquilo.

EMPLEADO Muy bien, voy a buscar una casa que no tenga nada de ruido.

CLIENTE Por supuesto, ¡cómo voy a querer ir a un lugar derruido!

EMPLEADO Señor, dije una casa que no tenga nada de ruido.

CLIENTE Pero claro, ¿usted cree que voy a ir a vivir a una pocilga, a un lugar derruido?

EMPLEADO. No, no, de ninguna manera. Le voy a ofrecer una casa tranquila, en una calle sin nada de... en una calle sin ruido y que no tenga nada derruido, que esté en perfectas condiciones.

CLIENTE Eso es. Y que esté bien ubicada. Para mí es muy importante que la ubicación sea buena.

EMPLEADO ¿Le gustaría vivir en la calle Conesa?

CLIENTE ¿En la calle con ésa?

EMPLEADO Sí, Conesa.

CLIENTE ¿Con ésa?

EMPLEADO Sí, dije Conesa.

CLIENTE Pero, ¿se puede saber con quién? (MIRA HACIA TODOS LADOS COMO BUSCANDO A ALGUIEN.) ¿Quién es ésa? ¿De qué me está hablando?

EMPLEADO Señor, le estoy hablando de vivir en la calle Conesa.

CLIENTE (GRITANDO.) ¡Mire, yo no quiero vivir en la calle! ¡Justamente por eso vengo a comprar una casa! ¡Y tampoco quiero vivir con ésa, que ni sé quién es!

EMPLEADO Bueno, bueno, cálmese, por favor. Si no quiere vivir en la calle Conesa le puedo ofrecer otra cosa.

CLIENTE Sí, sí, mejor ofrézcame otra cosa.

EMPLEADO (HOJEANDO LA CARPETA.) Bueno, acá tengo algo interesante.

CLIENTE ¿En qué calle queda?

EMPLEADO Callao.

CLIENTE ¿Qué dice?

EMPLEADO Callao.

CLIENTE ¿Qué?

EMPLEADO ¡Callao, señor! ¡Callao!

CLIENTE ¡De ninguna manera, no me callo nada! ¡Esto es el colmo! Vengo a comprar una casa, primero me quiere vender una donde sólo puedo tener dos plantas, después me quiere mandar a vivir a la calle con ésa que ni sé quién es y ahora me dice que me calle. Mire, señor, mejor me voy de acá. (GRITANDO.) ¡Y si usted cree que me puede interesar vivir en la calle con ésa, le aconsejo que se haga revisar la cabeza!

TELÓN

Publicado en El reglamento es el reglamento , Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2003.

cuentosinfantiles1@hotmail.com

volver a la Portada

Adela Basch nació en Buenos Aires el 23 de noviembre de 1946, día que casualmente coincide con el de su cumpleaños. Tiene tres hermanos, dos varones y una mujer, pero en cambio tuvo sólo dos padres, en este caso, una mujer y un varón. De los tres hermanos mencionados, dos, una mujer y un varón, son mayores que ella, y aunque resulte extraño, sólo uno, que no está entre los mayores, es menor.

Ya de chica empezó a ir a la escuela. Allí aprendió a leer y escribir, sumar (su mar es en realidad el océano Atlántico), restar, multiplicar y dividir. Todo eso le permitió que más adelante leyera, escribiera, sumara (en realidad no tiene ninguna mara), restara, multiplicara y dividiera. Esto último con bastante dificultad.

A decir verdad, en la escuela no se destacó. Con excepción de una vez en que tropezó con un pizarrón y perdió simultáneamente los tacos de ambos zapatos.
El mayor de sus hermanos varones, que fue su hermano desde que ella nació, tuvo la ocurrencia de apodarla Dolly, apodo que después nadie pudo podar.

En su paso por la escuela secundaria no hubo nada sobresaliente, salvo uno de sus dientes delanteros de la hilera superior de arriba, que sobresalió bastante.
Ingresó a la Universidad de Buenos Aires después del examen de ingreso. Allí estudió la carrera de Letras, con la que hizo buenas migas, especialmente cada vez que entre una clase y otra comía algún pedazo de pan.
A medida que pasó el tiempo se fue volviendo cada vez mayor, aunque hasta ahora nunca pudo superar en edad a quienes nacieron antes que ella.

Cuando egresó se encontró con un título en la mano y unos cuantos en su biblioteca. Como consideró que había dedicado unos cuantos años a estudiar Letras, decidió que era tiempo de empezar a escribir. Sus primeros textos fueron borradores, pero nunca sirvieron para borrar nada.

El primer libro que escribió es la obra de teatro “Abran cancha, que aquí viene don Quijote de La Mancha”, en la que se advierte la influencia que después de tantos años de estudio ejercieron sobre ella el Siglo de Oro Español, la famosa novela de Miguel de Cervantes y su predisposición innata a jugar a la mancha. Esta obra se estrenó en 1979, año en que se representó por primera vez. A partir de ese momento se puso en escena muchísimas veces y en muy distintos lugares, pero ya nunca volvió a estrenarse.

El primer libro que publicó es la obra de teatro “Oiga, chamigo aguará” , que deja ver la influencia que ejercieron sobre ella el chamamé, la chamarrita y otros ritmos litoraleños, todos ellos muy difundidos en nuestras provincias del litoral. Esa fue la primera vez que publicó un libro por primera vez, y también la última.

Su segundo libro publicado, “El planeta de los aljenfios” , que en la actualidad es parte de un volumen titulado “Saber de las galaxias” , fue su primer libro protagonizado por cuentos en vez de obras de teatro. Después publicó otros cuentos, pero ninguno de ellos volvió a ser el primero en publicarse.

Con el resto de sus libros ocurrió algo notable. Al segundo libro le siguió el tercero. Al cuarto le siguió el quinto. Al quinto le siguió el sexto, y así sucesivamente.

Otro sorprendente rasgo de sus libros es que si bien se sabe con certeza cuál fue el primero, nadie tiene la menor idea de cuál será el último.

Para hacer un breve comentario sobre algunos de sus títulos podemos decir que “Colón agarra viaje a toda costa” con frecuencia está agotado, lo cual se explica fácilmente si pensamos en lo agotador que debía ser un viaje por mar en la época de Colón.

“José de San Martín, caballero del principio al fin” es un libro que comienza donde empieza y termina justo en el final.

En “¿Quién me quita lo talado?” , según algunos comentaristas que nunca miraron la obra de esta autora con buenos ojos, hay un error en el título. Sostienen que donde dice “talado” debería decir “tarado”.

“Una luna junto a la laguna” es un testimonio de lo mucho que la autora tiene la cabeza puesta en el satélite que gira alrededor de la Tierra.

“¡Que sea La Odisea!” evidencia un gran conocimiento de las letras griegas, especialmente de la “y” griega.

“El reglamento es el reglamento” expresa sin tapujos una gran adhesión a todo tipo de reglas, y también escuadras, transportadores y otros instrumentos esenciales para cualquier medición.

“Llegar a Marte” es una velada mención al mercado lector que la autora se propone conquistar.

“¿Qué es esto gigantesco?” es una traducción al lenguaje racional de la experiencia que tuvo cuando tomó conciencia de su pequeñez frente a la inmensidad del universo.

Como sus títulos son muchos: Profesora de Taquigrafía y Dactilografía, Ciudadana Ilustre de la Escuela N º 11 de Villa Soldati, Licenciada en Danzas Nativas de Ninguna parte y Doctora en Manualidades Defectuosas, entre otros, por el momento daremos por terminada aquí esta reseña biográfica.

 

cuentosinfantiles1@hotmail.com

volver a la Portada

 

1