EDilema

entreslabE

Ciencia y Ficción

por E. Holmberg

Eres el visitante Contador

Responsables de este sitio son todos nuestros antepasados que si bien no eran terroristas gustaban de sembrar el miedo entre los más pequeños. Para ello apelaban a una comitiva de fulanos sin cuerpo pero capaces de borrarte del mapa. En cuanto comenzabas a tener apoyo en la planta de los pies tus mayores rápidamente te presentaban a un ser que no podías desconocer: "el cuco"; este ladino casi siempre solía andar acompañado por el siniestro "hombre de la bolsa". Después poco a poco entraban en tu vida "los fantasmas", "las brujas", "los aparecidos", "los demonios", así hasta que al fin conocías al sumo sacerdote de estos escalofriantes portadores del mal, o sea "Satanás". No obstante, en ocasiones para contrarrestar tanta maldad te revelaban la existencia de "las buenas hadas", pero su poder parecía tener límites, pues al cabo de varias horas el hechizo se esfumaba y aquella bandada de seres perversos volvía a hacer su aparición. Con semejantes antecedentes claro está que una vez que pasaste de los once años esperas ver por lo menos "un extraterrestre".

Si queréis atender un poquito os haré un relato:

En el año 1572 Bruno Giordano, un singular hombre italiano religioso dominico, dedicado a la difícil profesión de astrónomo, efectuó observaciones respecto de la estrella que hizo su aparición repentina en el cielo de Cassiopea.

El rutilante brillo que ostentaba la estrella hacía que se destacara sobre las demás de manera tal, que se la podía ver fácilmente en la plenitud del mediodía.

El 11 de noviembre irradió rayos de luz tan espléndidos que ni siquiera la mismísima Venus podía alcanzar en su época más favorable. La estrella pudo verse hasta marzo de 1574, mes en que desapareció súbitamente.

¿ Quieres entrar ?

` Elige ]

..

1