Bienvenidos a este especial de "EL Señor de los Anillos". Aca vas a encontrar todo lo que queres saber sobre la pelicula, los personajes, la tierra media y también todo lo que nunca pensaste que ibas a encontrar... empezá a navegar en "El Señor de los Anillos, el especial".

Los 20 Anillos

Los anillos fueron forjados por Sauron el Maia, el más grande de los servidores de Morgoth, El Enemigo Oscuro. El plan de Sauron era subyugar la voluntad de los portadores de los anillos. Todos tenían en común otorgar la inmortalidad a quien lo llevara.

Los Tres Anillos de los Elfos

De los veinte anillos de poder, sólo los Tres Anillos élficos, forjados por Celebrimbor a solas, no han sido tocados por la maligna mano del Señor Oscuro. Como todos los artefactos verdaderos, el poder de los tres anillos es en función de quien lo lleva.
Nenya, Al igual que los otros dos Anillos élficos, Nenya es un poderoso objeto capaz de ser un arma terrible. Su propósito, sin embargo, no era ése. Los Anillos élficos se hicieron para ayudar a que su portador aprendiese, curase y entendiese, no sólo en provecho propio sino también para aquellos que le rodeaban. Tienen el poder de mantener a raya la Sombra y de hecho también pueden evitar los efectos de deterioro del paso del tiempo. Cada anillo es el centro de un refugio élfico en el que no se nota el paso de los días y el tiempo fluye de maneras extrañas. Ello es especialmente cierto en Lórien donde gobierna Galadriel.
Vilya, El más poderoso de los Tres Anillos Élficos de Poder, fue dado a Elrond por Gil-galad justo antes de su partida como co-general de la Última Alianza de Hombres y Elfos contra Sauron. Durante tanto tiempo como Sauron no poseyó el Único, los portadores de los Anillos Élficos estaban libres de utilizarlos completamente. Ciertamente parece que, a pesar de que la localización de Rivendell en un estrecho valle con una entrada oculta, es asombroso que el lugar permaneciera oculto durante tanto tiempo. Los sirvientes de Sauron exploraron el campo y fueron incapaces de penetrar el velo sobre Imladris. En vez de ello, Rivendell y Lórien retuvieron un especial estatus elusivo en la mente de Sauron. Seguramente él debe haber estado en conocimiento de ellos - y quizás incluso sospechaba que un Anillo Élfico estaba obrando, pero los Tres eran de tan poderosos que el Señor Oscuro fue incapaz de actuar sobre sus sospechas. Quizás más que los otros dos anillos, Vilya es de curación y fortalecimiento. Neya escudó una tierra del envejecimiento - casi invirtiéndolo; Narya encendía los corazones a la acción. Fue en Rivendell donde Vilya permitió que las decisiones fueran tomadas, y las acciones planeadas. En Apariencia Vilya es un anillo de oro puro con un gran zafiro azul claro engarzado.
Narya, Es de oro con un rubí engarzado. Primero Celebrimbor se lo dió a Gil-galad junto con Vilya, quién lo pasó a Círdan para custodiarlo y finalmente fue dado a Gandalf, el cual aunque no fuera un Elfo, era uno de los Istari, el guardían del Fuego Secreto, la última Llama de Luz.

Los Siete Anillos de los Enanos


Después de ser entregados a los reyes enanos, uno para cada una de las Siete Tribus o Casas de Enanos, y al ver que no les afectaba como Sauron pretendía (ganar la inmortalidad para poder controlarlos) los maldijo. Después de muchos años, y de batallas con grandes bestias (como son los Dragones de Fuego), uno por uno, los Enanos de las Siete Casas, una vez robados y destruidos, erraron de lugar en lugar. Finalmente los siete Anillos de Poder se perdieron de alguna forma: consumidos o tragados por Dragones de Fuego, otros simplemente desaparecieron, presumiblemente volvieron a Sauron. Probablemente, esto no se puede aplicar al caso del Anillo de Durin, aunque si que al final volvió a las manos de Sauron.

Los Nueve Anillos de los Hombres


Todos tienen más o menos los mismos poderes. Invisibles además para todos excepto para otros poseedores de anillos, fueron destruidos cuando lo hizo el Anillo Unico, excepto el de el Rey Brujo que perdió sus poderes pero no fue destruido, cayó en los Campos del Pelennor en la misma batalla en que murió el Rey Brujo.
Los Nueve Nazgûl cuyos eran (por orden de importancia):

Murazor, El Rey Brujo de Angmar Dúnadan.
Khamûl, El Oriental, Sombra del Este Womaw.

Dwar de Waw, Rey de los Perros Wolim.

Indûr, Muerte del Alba, la Sombra del Sur Kiran (Mumak).
Akhôrahil, El Amigo del Señor Númenóreano Negro.

Hoarmûrath de Dír Urd.

Adûnaphel, La Silenciosa Númenóreana Negra.

Ren, El Impío Chey.

Ûvatha, El Jinete Variag.


El Anillo Único

Como cualquier artefacto; sus dones primarios son determinados por la naturaleza y fuerza del poseedor; su práctica normal aumenta en extremo las capacidades de su uso corriente; confiere muchos otros poderes que no aparecen de inmediato, y que van ocurriendo gradualmente con la terrible maldición; el Anillo es más conocido por su mayor poder de mando y control. Está hecho con un banda de oro puro que no se desgasta ni se mella con el uso. Al calentarlo en fuego, una fina inscripción aparece durante un minuto y recorre tanto el interior como el exterior del anillo, en Tengwar, pero en lengua negra. Se puede leer:

"Ash nazg durbabatulûk, ash nazg gimbatul, Ash nazg thrakatulûk agh burzum ishi krimpatul"
"Un Anillo para gobernarlos a todos, Un Anillo para encontrarlos, Un Anillo para traerlos a todos y en la oscuridad encadenarlos"

El Anillo no puede ser destruido, excepto por los Fuegos en los que fue forjado, en el volcán del Monte del Destino; si es destruido todos los demás Anillos perderán su poder y Sauron y sus Nazgûl se convertirán para siempre en espectros impotentes.

 

1