Principal

Conceptos y definiciones

Notas de   nutrición

Atención

Favoritos

                   

Bienvenido a mi sitio Web

Soy Fernanda C. Bonifacini, Lic. en Nutrición. 
 
Obtuve mi licenciatura en la Universidad de Buenos Aires. He realizado numerosos cursos de actualización y poseo un posgrado en "Desnutrición y Soporte Nutricional". 
Integré durante cuatro años la comisión directiva de la Asociación Bonaerense de Nutricionistas. Actualmente atiendo consultorios en Buenos Aires. 
 
Les doy la bienvenida a mi sitio Web. En él podrán encontrar temas de interés relacionados con la nutrición. 
Estoy segura que les será de utilidad y espero me hagan llegar sugerencias y comentarios para mejorar este espacio. Me propongo aquí difundir en un lenguaje claro y entendible por todos lo que la ciencia de la nutrición pone a nuestra disposición para mejorar nuestras vidas. En contraposición a esto poner en evidencia todas aquellas deformaciones nutricionales tanto sea en las dietas como en las costumbres alimentarias inducidas por información engañosa.
 

 

Guía para comprar sin sorpresas productos DIET:

 No todos los productos dietéticos tienen menos calorías que los tradicionales. 

Las palabras “diet” y “light” no figuran en el Código Alimentario Argentino, son sólo herramientas de marketing. Si dice en un rótulo dietético no significa que sirva para adelgazar, puede referirse a su utilidad en dietas para diabéticos, hipertensos, celíacos, etc. Todos los alimentos reducidos en calorías son dietéticos, pero no todos los dietéticos son reducidos en calorías, por eso es fundamental acostumbrarnos a leer los rótulos del envase.

 

Según el Código Alimentario Argentino un producto es dietético si fue modificado en sus componentes originales: hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, etc.

El 25% de los alimentos aprobados en Capital Federal son dietéticos.

Un engaño muy común en los productos dietéticos es poner por un lado el valor energético (calorías), y por otro el poder glucoformador (también suma calorías).

Para ilustrar tomemos algunos productos en venta en los mercados:

- Fideos dietéticos: valor energético, 344 calorías y poder glucoformador, 74 cada 100 gramos. Si sumamos el total es de 408 calorías, 58 más que los fideos comunes.

- Galletitas “light” en las que se reemplazan las grasas animales por otras de origen vegetal, pero el contenido calórico es el mismo.

- Chocolates “diet” en los que se reemplazaron los azúcares por grasas, esto iguala el contenido en calorías.

 

Según el Código Alimentario Argentino un producto es reducido en calorías cuando tiene un 30% menos de calorías que el común. En las góndolas se ofrecen varios productos que no cumplen con la reglamentación vigente, como es el caso de algunos panes de primera marca.

 

Algunos consejos a la hora de hacer las compras:

Elegir los que dicen bajas calorías en sus etiquetas (en kilocalorías cada 100 gramos o 100cc). También los que aseguran tener edulcorantes o menos grasas.

Comparar la cantidad de calorías del alimento diet con las del producto común. Si no figura en el envase se puede consultar en el 0-800 de la empresa.

Leer las letras pequeñas del envase.

Elegir los productos que indican la información nutricional y la lista de ingredientes y aditivos.

 

Consultá el significado de los términos utilizados en esta nota en el Diccionario Básico

 

Entre el 95 y el 97% de la población no cubre los requerimientos diarios
 

Calcio, un nuevo aliado en la lucha contra la obesidad

Estudios muestran que su consumo reduce hasta en un 70% el riesgo de padecerla

Expertos en nutrición aconsejan incorporar productos lácteos en lugar de alimentos menos nutritivos

Este mineral acelera el metabolismo de los lípidos

 

Hasta no hace mucho tiempo, tomar leche era tan sólo un sinónimo de huesos sanos. Ahora, los científicos están descubriéndole nuevas propiedades al alto contenido de calcio de los productos lácteos. Según recientes estudios, su consumo diario ayuda a bajar de peso, a controlar la presión arterial e incluso a disminuir el riesgo de padecer resistencia a la insulina, un paso previo a la diabetes.

Una porción diaria de productos lácteos (un vaso de leche o un yogur) disminuye un 20% el riesgo de obesidad, hipertensión y resistencia a la insulina, reveló un estudio publicado en el journal de la Asociación Médica de los Estados Unidos. Es más, el consumo de dos o más porciones al día puede reducir el riesgo de obesidad hasta en un 70 por ciento.

¿Cómo se explican estas bondades recién develadas? "Hemos descubierto que, al optimizar el consumo de calcio, aquella persona que llevaba una dieta pobre en este mineral enciende una hormona llamada calcitrol que, además de actuar sobre los huesos, hace que las células grasas (los adipositos) aceleren su metabolismo y quemen más grasa", dijo a LA NACION el doctor Michael Zemel, director del Instituto de Nutrición de la Universidad de Tennessee, Estados Unidos.

Zemel -actualmente de visita en Buenos Aires para participar del Simposio Internacional de Nutrición y Actividad Física- publicó días atrás un estudio en la revista especializada Obesity Research, en el que demuestra que las personas obesas que realizan una dieta hipocalórica con alto contenido de productos lácteos logran una reducción de su peso corporal un 20% mayor que aquellas que realizan una dieta pobre en lácteos.

Además, entre quienes consumen lácteos el descenso de peso se produce en mayor medida (un 60% más) a expensas de grasa de la región abdominal, que es la que se vincula con la resistencia a la insulina.

"El efecto de una dieta hipocalórica con alto contenido de calcio no fue sólo una mejora del peso y una redistribución de la grasa corporal, sino también la reducción de la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre a valores normales, que estaban en valores límites en los pacientes obesos que participaron del estudio", apuntó Zemel.

Un dato curioso, pero no menor, es que aquellos que incorporaron calcio a su dieta a través de suplementos vitamínicos obtuvieron resultados no tan alentadores como los de aquellos que agregaron lácteos a su dieta.

La investigación en torno del vínculo déficit de calcio-obesidad comenzó a partir de otros datos curiosos. "Años atrás, un análisis de la encuesta de salud de los Estados Unidos (apodada Nhanes III) había mostrado que las personas que consumían menos calcio eran más obesas", dijo Zemel.

Según un estudio posterior, por cada 1000 miligramos que se incorporan a la dieta la persona es, en promedio, ocho kilos más liviana.

Un cambio saludable

De lo que se trata, vale aclarar, no es de sumar productos lácteos a la dieta cotidiana, sino de reemplazar aquellos que menos colaboran con nuestra salud por estos y otros alimentos ricos en calcio. Un excelente ejemplo de ello es cambiar la habitual bebida gaseosa que un chico toma en el recreo por un yogur.

"El solo hecho de reemplazar una gaseosa, que por su contenido de azúcar ha demostrado representar un riesgo del 60% en la aparición de sobrepeso en la población infantil, por un vaso equivalente de yogur o de leche, que aporta un 20% menos de riesgo, representa en definitiva una reducción del riesgo de obesidad de un 80%", comentó el experto en nutrición infantil Esteban Carmuega.

Un cambio hacia hábitos alimentarios que incorporen una mayor proporción de lácteos es más que necesario en la Argentina, donde, como señaló Carmuega, "entre el 95 y el 97% de la población no cubre los requerimientos diarios de calcio".

Por Sebastián A. Ríos
De la Redacción de LA NACION

 

http://www.lanacion.com.ar/04/06/12/sl_609560.asp

LA NACION | 12/06/2004 | Página 17 | Ciencia/Salud

 
 
Humor y calorías
Muchas veces las patologías alimentarias son acompañadas de sentimientos negativos: culpa, angustia, frustración, ansiedad, etc. no es una buena forma de encarar un tratamiento o de convivir con el problema mantener latentes estos sentimientos.
La alimentación es un hecho natural en la vida y no debe ser tomada dramáticamente.
Despojémonos de estas pesadas cargas tratando de disfrutar de la vida. ¡Que el árbol no nos impida ver el bosque!
 
Un buen ejercicio para comenzar es tratar de desacartonarnos y tomar las cosas con un toque de humor.
Los voy a ayudar compartiendo con ustedes la "GUÍA DE ALIMENTACIÓN PARA COMER SIN CULPA" una serie de definiciones tomadas humor que circulan en la web.
Quien dijo que en Nutrición todo se resume en cálculos de calorías, recetas y patologías alimentarias?  
Agradecimiento y felicitaciones al autor desconocido.
 
Que lo disfruten !!
 
                                
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Consultorio:
bullet
Boatti 195, esquina Brown. Morón.
        Tel. 4627-4549 - Solicitar turno de Lunes a Viernes de 15 a 19 hs.
bullet
Rosales 58, Ramos Mejía.
        Tel. 4654-1027 - Solicitar turno de Lunes a Viernes de 14 a 20 hs.
 
Firmar el Libro de visitas

 

Contador

Esta página se actualizó por última vez el 19/04/05.

1
1