EL PERICÓN

 

  • Historia:

Esta complicada y vistosa danza se nos presenta, al comienzo de su larga carrera, como una variante del Cielito, y corre décadas envuelta en él. En fecha temprana pasa a los países vecinos y, francamente diferenciada y libre después, disfruta la buena aceptación que se le dispensa, declina con las de su género y se dispone a morir. Un episodio al parecer insignificante -su incorporación a un drama popular- le inyecta nueva vida, y prohijada en el ambiente de los tradicionalistas, asciende otra vez a los salones, ya a principios de nuestro siglo, goza precaria boga en ellos, se considera el baile nacional por excelencia, invade las escuelas de todo el país, y acaba por ser la más importante de las danzas tradicionales argentinas.

  • Clasificación:

Tal como el Cielito y la Media Caña, sus congéneres, el Pericón fue danza de muchas parejas sueltas, interdependientes, esto es, que sus figuras se elaboraban mediante combinados movimientos de las parejas.

  • Origen: 

Palabras semejantes a la que sirve de rótulo a nuestra danza se han utilizado muchas veces en el ambiente musical y coreográfico. No podemos referirlas a nuestra danza nada más que por su parecido. Vimos ya que en 1794 "unas raras seguidillas" uruguayas se llamaban "el Perico". Hay más. En México, el pianista Boherer ejecutó en 1844 una fantasía a base de danzas y canciones populares, y una de sus partes se llamaba "El Perico", según Rubén M. Campos.
El Pericón, probable desprendimiento del Cielito, debe su origen inmediato a los antiguos Branles y Contradanzas de Europa. Es el baile que sufrió mayor adversidad de influencias coreográficas. Las Contradanzas posteriores, las Cuadrillas y hasta los Lanceros, fueron los modelos de que extrajo figuras a lo largo de casi todo el siglo XIX y aun en el XX.

  • Música: 

La emancipación coreográfica del pericón corre parejas con la de su música, bien que en ésta subsista la base acórdica de la familia. Las versiones más antiguas son, hasta hoy, las dos que publica el servicial Ventura R. Lynch en 1883. El tercer Pericón se elaboró en Montevideo. Corresponde que cedamos la pluma al musicólogo oriental Lauro Ayestarán: En julio de 1885 la "Sociedad Concertina Uruguaya" ensaya en la guitarrería de Sebastián Fulquet - nuestro primer "luthier"- un concierto "finalizando con el popular baile Pericón y Media Caña, todas piezas y composiciones hechas por su director y aficionado D. José L. Pérez". El cuarto, destinado a conquistar definitiva popularidad, es el que coordinó el maestro italiano Gerardo Grasso en 1887. Parece que el coronel julio Muró, director de la Escuela Nacional de Arte y Oficios, solicitó al maestro un arreglo y notación de la danza para la banda de la Escuela que dirigía el propio Grasso e hizo venir guitarristas de un pueblo vecino para que suministraran los elementos.
El quinto tiene en la portada el lugar y la fecha, cosa tan rara como útil: "Pericón / El Nacional / para Piano por / Bernabé Obeso / Montevideo 25 Agosto 1889". No es feliz y debió morir poco menos que nonato.
A esta altura el circo se posesiona de la danza. Ya hemos visto como José Podestá fue instado en 1890 a sustituir el breve Gato del drama "Juan Moreira" por el espectacular Pericón. 

  • Coreografía: 

Los documentos más antiguos nos dicen poca cosa en concreto sobre las figuras del pericón; pero, si es verdad que esta danza fue una simple variante u ordenación especial del Cielito, como yo creo, la omisión se explica sin más: las figuras del pericón fueron las del cielito durante largas décadas. Recordemos la aclaración que hace Ascasubi en 1850: "El Pericón: el baile de campo llamado también el cielito". Así se entiende mejor la breve indicación que estampa el anónimo de 1884 (después de su descripción del Cielito) con respecto al Pericón: "era semejante al cielo: casi el mismo aire". Que no se debe referir sólo a la música. Javier de Viana habla en 1896 de "un cielo de pericón".
La danza que nos ocupa tuvo dos épocas: la antigua, social y auténtica, y la del circo, escénica y patriótica, que se prolonga hasta hoy en los espectáculos y en el ambiente de los tradicionalistas. Las consideraremos por separado.



Arunguita | El Bailecito | El Carnavalito | El Chamamé | La Ranchera | El Cuando | El Escondido | El Gato | El Malambo | El Pajarillo | El Pala Pala | El Pericón | La Chacarera | La Cueca | La Mariquita | La Ranchera | La Resbalosa | La Sajuriana | Los Aires | Figuras Coreográficas  | Page Home


1