LA RESBALOSA

 

Más de un siglo de antigüedad documental nos da la investigación sobre esta danza. Su dispersión fue principalmente central y occidental. Decayó en la segunda mitad del siglo pasado y se sostuvo débilmente en las provincias del centro y del oeste hasta hace algunas décadas. Hoy solo la recuerdan los ancianos. Sin alejarse de las características comunes a las de su género, es una danza rica en episodios coreográficos.

  • Clasificación:

La Resbalosa es danza de pareja. De pareja suelta, porque los bailarines no se enlazan al ejecutarla. Es independiente, porque la pareja actúa sin relación con otras parejas, y forma parte del grupo de danzas picarescas y apicaradas.

  • Origen: 

De las precedentes páginas resulta que la Resbalosa, decadente en los salones del Perú hacia 1844, tuvo antes un período de esplendor, acaso breve, que podríamos fechar entre 1830 y 1840, poco más o menos. Hay detalles sugerentes en el sentido de que la Resbalosa se desprendió de la vieja Zamba, o de la Zamacueca, que ascendió años antes con gran furor. Nada definitivo; pudo aparecer como baile independiente al lado de las zambas.Tempranamente, hacia 1835, emigró a Chile donde mereció entusiasta recepción. Muy pronto pasó a la Argentina, sin duda por la ciudad de Mendoza, nuestro “puerto” del Pacífico; de allí a los salones y a la campaña cuyanos y, más débilmente, a las provincias cercanas. Las tradiciones orales que hemos visto dan testimonio de su popularidad en esta zona hasta hace poco lustros. Finalmente, alcanzó a resonar en las llanuras del Plata, siempre en los primeros años de su expansión, y aquí, por curiosas asociaciones, añadió su nombre al de la Media Caña, ya en 1839 ó 1840. En chile la Resbalosa se entremezcló con la Sajuriana e influyó en ella coreográfica y literalmente. (Consúltese la monografía de la Sajuriana). Cuando nosotros la alcanzamos en remotos lugares del oeste, la Resbalosa se nos presentó con una coreografía poco semejante a la de la Zamacueca.En cuanto a su origen remoto, es una danza picaresca como las otras, consecuencia americana de las grandes danzas europeas de galanteo.

  • Música:

La primera versión popular de la Resbalosa aparece en el Tercer Album de don Andrés A. Chazarreta, publicado en 1923. Dejando de lado su inadecuada escritura, es probable que su melodía haya sufrido deturpación. En los capítulos que en nuestras monografías dedicamos a la música sólo mencionamos las versiones tomadas al pueblo, y no las que más o menos a su imagen componen los modernos tradicionalistas, como la que ofrece don Ismael Moreno en 1936 o la que publica don Andrés Beltrame en 1934. Esta última fue anunciada contradictoriamente como “Versión pampeana – Música de Andrés Beltrame”; sin desconocer que alguna vez pudo haberse conocido esta música en las pampas, la mencionada parecería una recomposición o variante de la que publicó don Andrés Chazarreta.

  • El Espect´culo:

Como en esta obra se trata, no sólo del conocimiento de la forma, sino también de ofrecer una guía para la exhumación, importa que se tengan en cuenta las siguientes indicaciones, si la representación debe ubicarse en el tiempo.

  • Cronología:

En los salones aristocráticos de la región cuyana, desde 1835 hasta 1860, poco más o menos; en los de La Rioja y Catamarca y en las provincias centrales, desde la misma fecha, con poca duración. En la campaña de todas las zonas citadas, desde 1840 hasta 1880 y, en algunos pueblos andinos de La Rioja y Catamarca, hasta 1900 y aún algo después. En cuanto al litoral, sólo pudo haber tenido la Resbalosa alguna resonancia entre 1840 y 1850.



Arunguita | El Bailecito | El Carnavalito | El Chamamé | La Ranchera | El Cuando | El Escondido | El Gato | El Malambo | El Pajarillo | El Pala Pala | El Pericón | La Chacarera | La Cueca | La Mariquita | La Ranchera | La Resbalosa | La Sajuriana | Los Aires | Figuras Coreográficas  | Page Home


1