Comienzar la escuela  

 

 

 

 

Principal
Contenido
Elegir a un psicólogo
El costo de la terapia
Orientación Vocacional
Terapia Sistémica
Métodos terapéuticos
La personalidad
Cuentos para el alma
Espacios
Novedades
Libro de visitas
Links
Autoestima
Nuestros Disfraces
El Divorcio
Estres
Mal de amores
Adicción a las personas
Depresion
Nuestras limitaciones
Anorexia
Bulimia
Fobias
Comienzar la escuela
Hiperkinesia
Ser tu misma
Reflexiones
Orígen de los signos
El simbolismo del árbol
Atentado al W.T.C.
Leyendas de San Valentín
Historias de Navidad
Mis Banners
Buscador

 

 

 

 

 

Escríbenos !!!

 

 

 

 

Para el niño, entrar en la escuela, es entrar en un mundo nuevo en el que deberá adquirir progresivamente determinados conocimientos.
Psicológicamente, esto es una novedad, ya que pasa de un sistema de conocimientos libremente adquiridos a otro fundado sobre reglas de aprendizaje.
Y desde el punto de vista afectivo, la escolaridad implica una separación del medio familiar y una nueva manera de relación social, dado que debe integrarse a un grupo nuevo.
Este "grupo" y "mundo" nuevo tienen normas más rígidas, es heterogéneo, hay competencias, envidias, responsabilidades desconocidas hasta entonces; todo esto forma parte del desarrollo del niño y al principio no es nada fácil. 

Otro factor muy importante en la adaptación escolar es la integración del niño en el grupo. Esta no siempre se logra, y parece ser que la aceptación no está en función de su grado de inteligencia sino de su madurez, de su capacidad de participación y de cierta ingeniosidad en las relaciones (que dependen de la previa organización afectiva del niño).

Todo alumno  llega al colegio con su historia, la maestra, como representante del conocimiento y la autoridad, tiene que desempeñar dos roles: 1) el de transmitir sus conocimientos pedagógicamente; 2) el de responder a las necesidades afectivas, personalidades y problemas del grupo.
La maestra es el modelo de identificación a partir del momento en que se establece una comunicación entre ella y el alumno. Los niños buscan en ella, inconscientemente, el equivalente de sus padres o bien las cualidades que habrían querido encontrar en ellos.

Los padres
no están ausentes en esta nueva sociedad que es la escuela, pues van a desempeñar un papel muy importante en la apetencia o en la indiferencia del niño hacia el colegio.
Los padres pueden sentir a la escolarización como un principio de autonomía del niño, o como un atentado a la unidad familiar ya que inconscientemente reviven sus propios problemas escolares, sus ambiciones o sus deseos insatisfechos. Proyectan sobre el niño y el colegio sus propias inseguridades, de ahí las exigencias de una buena escolaridad o, al contrario, una desvalorización de los éxitos.

Los niños
, a su vez, tienen sus propias motivaciones para aprender, pues algunos consideran al esfuerzo escolar como una manera de agradar a los padres; para otros el éxito escolar se valora en función de otros alumnos del mismo grupo (pares) desencadenando reacciones de amor propio y rivalidad.

Más allá de estas motivaciones, no olvidemos que, en todo niño existe el genuino deseo de saber y el placer de aprender. Este deseo se va desarrollando por etapas evolutivas que van desde "el juego" al "trabajo" (pero de este tema nos ocuparemos en otra oportunidad). 

 

 

 

 

Principal ] Contenido ] Elegir a un psicólogo ] El costo de la terapia ] Orientación Vocacional ] Terapia Sistémica ] Métodos terapéuticos ] La personalidad ] Cuentos para el alma ] Espacios ] Novedades ] Libro de visitas ] Links ] Autoestima ] Nuestros Disfraces ] El Divorcio ] Estres ] Mal de amores ] Adicción a las personas ] Depresion ] Nuestras limitaciones ] Anorexia ] Bulimia ] Fobias ] [ Comienzar la escuela ] Hiperkinesia ] Ser tu misma ] Reflexiones ] Orígen de los signos ] El simbolismo del árbol ] Atentado al W.T.C. ] Leyendas de San Valentín ] Historias de Navidad ] Mis Banners ] Buscador ]

 

El administrador del sitio no se responsabiliza por las opiniones vertidas por los autores. Espacio dedicado a la Salud Mental, de carácter independiente, pluralista, profesional y de opinión que promueve la actividad “psi” sin fines de lucro.

1