:: la zona crítica ::

 

Dirección: Kirsten Sheridan.

Guión: Paul Castro y Nick Castle (historia). Nick Castle y James V. Hart (guión).
País: EE.UU.
Año: 2007.
Duración: 114 min.

Genero: Drama.

Titulo Original: August Rush.
Elenco: Freddie Highmore (August Rush), Keri Russell (Lyla Novacek), Jonathan Rhys Meyers (Louis Connelly), Terrence Howard (Richard Jeffries), Robin Williams (Maxwell "Brujo" Wallace), William Sadler (Thomas Novacek).

Producción: Richard Barton Lewis.

Música: Mark Mancina.

 

Mi Nombre es August Rush

Por Maximiliano Curcio

 

      Sinopsis: "Mi Nombre es August Rush" cuenta la historia de un carismático joven guitarrista irlandés y una sobreprotegida violonchelista, quienes comparten un encuentro romántico una mágica noche de verano en Nueva York. Debido a circunstancias desafortunadas, la joven pareja es separada tras este breve encuentro, dejando como única estela a un niño, August, huérfano por accidente. Ahora, August, de 11 años, se encuentra ganándose la vida como músico callejero, bajo la tutela del misterioso Brujo. Pero August posee un talento musical excepcional, e intentará hacer uso de él para poder reencontrarse con sus padres.

    

 

* * / REGULAR

 

Mi Nombre es August Rush” peca de casi todos los clisés que caracterizan a este tipo de películas sensibleras que retratan la historia de vida de un joven a la deriva rescatado por su  propio talento. Como en “Descubriendo el País de Nunca Jamás” Freddie Highmore (un nombre a tener cada vez más en cuenta entre las caras jóvenes) es un pequeño a la deriva, podría decirse que August Rush es un Oliver Twist del siglo XXI  a la tutela de un Fagin contemporáneo al que da vida Robin Williams en un papel secundario a la medida del siempre querible y simpático actor. O el film también puede asemejarse a un Nicolás Nickleby moderno y urbanizado. No es extraño pensar que sendas obras literarias fueron de influencia notoria para el film.

Y este tipo de cuento de hadas casi siempre vía made in Hollywood caen en esta clase de lugares comunes a los que apela el guión para dar vida a la historia. El film y su relato están de forma permanente acompañados por la banda musical, que sirve de sostén a la historia más allá de la música cumplir un rol fundamental. Es el ámbito en el cual se asienta el film. Hijo abandonado de padres músicos (compuestos por Johnatan Rhys Myeres y Keri Russell) y con un talento especial para ella, la música es la conexión con el mundo y el motor para el despertar de su talento del personaje que muy acertadamente interpreta Freddie Highmore. Irreprochable desde lo técnico el film se apoya en estas virtudes para generar toda la magia posible que la historia requiere y que el guión carece de: la fotografía, la variedad de planos y los movimientos de cámara dan un relieve de fantasía propio de este cuento mágico que de forma efectiva se hace bello en lo visual, pero poco profundo y menos relevante en lo argumental.

Y la sensiblería estará a la orden del día para que este chico huérfano encuentre en la música el poder como medio de salvación. El film está lleno de momentos, pasajes y personajes estereotipados. Y no hay nada de especial en ello. La propuesta debe ser creíble al espectador. Y no hablamos de la lógica. Quizás muchas de esa residan en la razón, y debemos dejarnos llevar por este mundo mágico que se nos plantea. De hecho muchas de las grandes historias contadas no solo en cine, sino en perdurables novelas poseen una gran cuota de magia (como el mencionado clásico de la literatura de Dickens). El problema es cuando ambos términos, mágica y lógica se confunden. Lo ideal es cuando el mundo planteado por el director respeta ciertas normas y es fiel a sí mismo y no tira manotazos de ahogados con el fin de seducir al espectador recurriendo a los famosos clisés en pos de que el cuento encuentre sentido. “Mi Nombre es August Rush” lejos esta de conseguir ese ideal.
 
 

:: DERECHOS RESERVADOS - LA ZONA CRITICA ::