:: la zona crítica ::

 

Dirección: Ben Stiller.
Guión: Ben Stiller y Justin Theroux (historia). Ben Stiller, Justin Theroux y Etan Cohen (guión).
País: EE.UU. y Alemania.
Año: 2008.
Duración: 107 min.
Genero: Comedia.
Titulo Original: Tropic Thunder.
Elenco: Ben Stiller (Tugg Speedman), Jack Black (Jeff Portnoy), Robert Downey Jr. (Kirk Lazarus), Brandon T. Jackson (Alpa Chino), Jay Baruchel (Kevin Sandusky), Danny McBride (Cody).
Producción: Ben Stiller, Stuart Corfeld y Eric McLeod.
Música: Theodore Shapiro.

Una Guerra de Película

Por Maximiliano Curcio

 

      Sinopsis: En la selva del sureste de Asia se rueda una superproducción sobre la guerra de Vietnam con varias estrellas: Kirk Lazarus, un intenso actor tres veces ganador del Oscar; Jeff Portnoy, estrella de una popular y grosera saga de películas, Alpa Chino estrella del hip-hop metido a actor, y el novato Kevin Sandusky. Pero, a medida que transcurre el rodaje, todo lo que podría ir mal, va mal. Todos se quejan por las condiciones de trabajo. La situación va de mal en peor, sobre todo para el director de la cinta, Damien. Tanto es así, que su reparto de estrellas acaba abandonado en mitad de la jungla. Ellos creen que Damien los seguirá filmando con cámaras ocultas, pero lo cierto es que en la selva se desarrolla una auténtica guerra. Así pues, los protagonistas deberán hacer todo aquello que harían sus personajes, y sobre todo, comportarse como auténticos soldados si quieren salir con vida de ese infierno.

   

* * * * / MUY BUENA

 

El cine bélico ha tenido a lo largo de su desarrollo un par de parodias de la guerra realmente memorables. Quizás una de las más recordadas y más logradas sea “M.A.S.H.” de Robert Altman. Aquí nos encontramos frente a otra película de parodias. Donde el ridículo escapa el encasillamiento y no solo el acierto de los personajes para la comedia lleva adelante la trama, sino que la realización es algo fuera de lo común. Y en la silla de director esta nada menos que Ben Stiller. El de la muy lograda “Generación X”, el de la irreverente “El Insoportable”, el de la excéntrica “Zoolander”. Ahí está Ben Stiller haciendo gala de todo su arsenal como realizador, comenzando el film con una serie de cortos muy logrados y cómicos y continuando con una simulación de filmación de escena bélica digna de una gran realización del género. Cine dentro del cine, o meta relato como se lo llama semiológicamente.

Ese terreno que tan bien supo manejar el recordado y mencionado Robert Altman. Stiller conoce las internas de Hollywood como la palma de su mano, y se despacha a gusto con acidez e ironía. Audaz y sin temor de decir lo que piensa hace funcionar su juego políticamente incorrecto sobre los más poderosos de Hollywood. Haciendo lucir a sus protagonistas y planeando escenas que son homenaje a films célebres del género, también dispara munición gruesa sobre la Academia y sus cuestionables parámetros para considerar un film oscarizable. No es descabellado decir que “Una Guerra de Película” es una de las mejores comedias que brindó Hollywood en mucho tiempo, por esto Ben Stiller explora campos conocidos y donde sabe moverse. El cómo funciona la industria del cine en los Estados Unidos y el género bélico parodiado hasta el extremo son los puntos más destacables de esta farsa sátira plena de humor negro. Con realismo, Stiller acierta al desnudar las grandes y escondidas miserias de la industria de Hollywood, ese universo vanidoso y ostentoso que por conveniencias muestra su lado aparente y diplomático y que resulta hipócrita y cínico a la hora de adentrarse en la salvaje competencia por ocupar el trono del productor más poderoso no importa que reglas morales haya que romper.

Despiadado en sus retratos humanos, muestra su espíritu desprejuiciado al jugar con sus personajes entre el extremo de lo real y lo actuado. El propio y multifacético Ben Stiller, el gran Tom Cruise, un enfocado Nick Nolte, un (por suerte para los cinéfilos) recuperado Robert Downey Jr. y el siempre desinhibido Jack Black brindan papeles para el aplauso continuo, la risa incontenible y el recuerdo permanente. Así, la pirotecnia irreverente (que tendrá sus desniveles y auto referencias innecesarias) se burla de las estrellas y los falsos héroes, de la raza negra y la raza asiática, de los engaños propios de un sistema que se sustenta de ellos y no es infalible, de los estereotipos que inundan la industria del séptimo arte y la controversia de la política exterior estadounidense. No es poco para tiempos cinematográficos donde son los menos quienes se atreven a desmitificar estos intocables. Es una apuesta más que válida para revivir la carrera de un Ben Stiller cuyos recientes y continuados fracasos no hacían justicia con su enorme talento como comediante y con lo que su rica filmografía como actor, director, productor y guionista respalda.

 

 

:: DERECHOS RESERVADOS - LA ZONA CRITICA ::