Para ir a la página principal, haga clic en la URL: http://ar.oocities.com/lunfa2000


farolito

COMUNICACIÓN ACADÉMICA Nº 1557

Del Académico de Número don Roberto Selles, acerca de


ADOLFO MAZZONE


Señor Presidente:

El 19 de febrero de 2001 según nos informa el humorista Siulnas se marchó de la vida Adolfo Mazzone, creador de tantos personajes que nos han hecho reír desde siempre: Piantadino, Capicúa, Afanancio, Batilio, Perkins, Macoco… Se marchó en silencio. Es decir, el silencio fue lo que rodeó su muerte. Porque no sabemos de una sola nota periodística que haya informado al respecto; es más, cuando su hijo se comunicó telefónicamente con un conocido diario, le respondieron: “No sabemos quién era”.

Nosotros sí lo sabemos. Y vamos a hablar. Mazzone, nacido el 6 de junio de 1914, fue, puede decirse, el más lunfardo de los humoristas. Lo fue por el simple hecho de haber bautizado a varias de sus graciosas creaciones con lunfardismos: Piantadino, Afanancio, Batilio y Fiaquini son nombres más que elocuentes al respecto.

Con el tiempo, y dada la popularidad de tales personajes, todo el mundo terminó por incorporar esos nombres a su habla; inclusive, piantadino ha sido utilizado también como sinónimo de loco, la restante acepción de piantado. Vale decir que este ocurrente Mazzone ha contribuido a agrandar el vocabulario lunfa. Por ello, pensamos que no podía pasar inadvertido en esta corporación.

Mazzone se había iniciado en 1939 con “Mi sobrino Capicúa” (luego, “Capicúa”, a secas), un dientudo devorador de queso aparecido en Patoruzú. En 1941 surgió su personaje más popular, Piantadino (un penado habilísimo para la fuga, siempre que no hubiera empanadas en la mesa de la cárcel), al que dibujó para el diario El Mundo y luego también para Rico Tipo. Fueron personajes secundarios de Piantadino, Batilio el alcahuete del director de la prisión y Afanancio para el que nada dejaba de ser objeto robable; pero la gran aceptación del público hizo que este último terminara por tener su propia revista. Fiaquini el vago que no dejaba caer de sus labios el pucho doblado también data de 1941 y su único esfuerzo fue pasar de El Mundo a Rico Tipo.

Otras creaciones, aún no mencionadas, han sido el vagabundo aristocrático Linyerio, el lento Tolondrati, el detective Chapalupa, el miserable Don Tacañino, el ponebombas Señor Bang, el desafortunado demonio Tridente y muchos más debidos a su fructífera inspiración.

Piantadino, su máxima criatura, fue llevado al cine por Emelco-Cinematográfica Interamericana en la película homónima, donde el escurridizo presidiario fue encarnado por Pepe Iglesias “El Zorro”. La producción, que se estrenó en el Ocean el 24 de marzo de 1950, tenía argumento de Carlos A. Petit y Rodolfo Sciamarella y dirección de Francisco Mugica. Junto al Zorro, estuvieron Carlos Fioriti (Afanancio), Rafael Diserio (Batilio), y el toque femenino lo aportó Norma Giménez.

Por todo eso, creemos que Adolfo Mazzone, al contrario de su más célebre personaje, realmente no se piantó.


Buenos Aires, 6 de abril de 2002

ROBERTO SELLES

Académico de Número

Titular del sillón “Dante A. Linyera”


Si desea reproducirlo, por favor, cite las fuentes.

1