"Vamos a defender a la Nación y a nuestro pueblo desde el socialismo."

Discurso pronunciado en el Acto Popular realizado por el Partido Socialista Auténtico el 25 de Mayo de 2000, a 190 años de la Revolución de Mayo.

"Compañeras, compañeros, amigos del P.S.A: Se cumplen hoy ciento noventa años de la revolución de Mayo. Si pudiéramos retroceder en el tiempo podríamos decir que a pocas cuadras de aquí se están produciendo acontecimientos políticos que van a cambiar para siempre la vida de los habitantes de este territorio. A escasos 1.700 metros se está eligiendo la junta de gobierno encabezada por Saavedra y cuyos vocales son Belgrano, Castelli, Azcuénaga, Alberti, Matheu y Larrea, y cuyos secretarios son Paso y Moreno: el gran Mariano Moreno.

La Revolución de Mayo es un momento culminante en el hundimiento del virreinato del Río de la Plata, en el fin de la situación colonial y en el nacimiento de un gobierno criollo fundado en principios democráticos, independiente de la metrópoli y sostenido en la soberanía popular.

La revolución -es decir el cambio de régimen- es un largo proceso cuyo origen se sitúa algunos años atrás del 25 de mayo de 1810. Y este es un dato significativo hoy. Hoy, que tanto se habla de la globalización, quiero expresar algunas ideas que los socialistas debemos tener en claro.

La primera, que nosotros tenemos origen en la globalización, si por globalización entendemos el proceso en que e ser humano va extendiendo su dominio a todo el planeta. Encontraremos que Buenos Aires, como muchas otras ciudades de Nuestra América, es fundada por europeos. Nos ha tocado hablar el español, como a otros el inglés, el portugués o el francés. Y si bien dejo constancia que como socialistas repudiamos el régimen colonial, la matanza de nativos, la explotación y sumisión de los habitantes de América, la liquidación de las culturas preexistentes al descubrimiento y el saqueo sistemático de nuestras riquezas, no podemos dejar de reconocer que nuestro idioma, nuestras ideas, nuestra cultura, tienen origen en otros lugares del globo.

¿Y cómo se podría  entender la Revolución de Mayo de 1810 si no hiciéramos referencia a las ideas renovadoras de los enciclopedistas franceses encabezados por Diderot; a las ideas políticas revolucionarias de Voltaire y de Rousseau; las ideas económicas de Adam Smith y Quesnay, o las educativas de Campomanes?

¿Cómo entender la revolución de Mayo sin hacer referencia a la guerra de independencia de los Estados Unidos producida con fuerte influencia de estas mismas ideas en 1776, o sin mencionar la Revolución Francesa de  1789 con su grito de Libertad, Igualdad y Fraternidad? 

Imposible entender la Revolución de mayo sin tomar en cuenta las invasiones inglesas. En Junio de 1806 a cargo de Beresford al mando de 1.600 hombres desembarcaron en Quilmes las tropas inglesas. Napoleón dominaba Europa y esos mercados estaban cerrados a la industria inglesa. A su vez había perdido su gran colonia del Norte. Las colonias españolas sufrían la imposición del monopolio comercial por parte de España. Las mercaderías llegaban varias veces más caras de lo que podría conseguirse por otras vías, por ejemplo, el contrabando. Manuel Belgrano venía luchando por la libertad de comercio. Los ingleses consideraron que estaban dadas las condiciones para arrebatarle a España su gran colonia, bajo la bandera de la libertad de comercio.

La historia es conocida: al mando de Liniers se armó la resistencia que concluyó con el triunfo patriota del día 2 de Agosto de 1806. Dos días después es depuesto el virrey Sobremonte y por imperio del pueblo queda Liniers a cargo de la situación. La soberanía popular desbordaba la autoridad del anterior virrey y del mismísimo Cabildo se impuso tales condiciones que más tarde Liniers será nombrado virrey. Este episodio, motivado en el triunfo sobre los ingleses es el inicio de la insubordinación criolla.

Ya en Julio de 1807 los invasores retoman la iniciativa con  el teniente general Whithelocke a cargo de un ejército mucho más poderoso. El heroísmo patriota, la resistencia sin fisuras, demostró a los ingleses la imposibilidad de dominar a este pueblo.

El orgullo patriota iba en ascenso y las ideas revolucionarias iban ganando espacio. La invasión napoleónica a España terminó de crear las condiciones al deponer al rey Fernando VII.

¿Cómo, entonces, desconocer ya en 1810 la influencia de la globalización?

Pero las diferencia entre nuestros patriotas, los héroes de la independencia nacional, y nuestros actuales gobernantes son abismales. Si Manuel Belgrano tradujo los escritos de economía europeos y Mariano Moreno el Contrato Social de Juan Jacobo Rousseau, lo hicieron a favor de la creación de una nueva identidad, de un ideal, de una nación, la Argentina, por cuya independencia estaban dispuestos a luchar con abnegado sacrificio. Nuestros actuales dirigentes, en cambio, carecen de un proyecto de Nación.

"Nuestros actuales dirigentes, en cambio, carecen de un proyecto de Nación..."

Día a día vemos que la política económica es impuesta por el Fondo Monetario Internacional, que la política social es dictada por este organismo o el Banco Mundial, que nos dicen qué provincias son o no viables, que nos dicen qué tenemos que hacer con el Estado, con las obras sociales, con los salarios, con las jubilaciones.

Día a día dicen que tenemos que actuar para los mercados, que tenemos que bajar el déficit fiscal, que tenemos que pagar la Deuda Externa -incluso la ilegítima- que a su vez nos genera déficit fiscal. Que achiquemos el marcado interno y exportemos más a fin de obtener divisas para seguir pagando la deuda. Que tenemos que abrir la economía mientras ellos subsidian sus sectores económicos menos eficientes, por caso la producción agropecuaria. Que debemos respetar las privatizaciones y no debemos frenar el drenaje de ganancias de dichas empresas al exterior. Que hay que recortar el gasto social y en política exterior seguir los lineamientos que nos imponen los Estados Unidos. Por eso el vergonzoso voto argentino en Ginebra contra la hermana república socialista de Cuba, con la cual nos solidarizamos  y repudiamos la acción de un gobierno claudicante y humillante (aplausos) ya que estamos frente a un gobierno subordinado a la lógica del capital financiero. (más aplausos).

Naturalmente no vamos a cargar las tintas sobre este gobierno. El tema es mucho más amplio y profundo. Tiene que ver con la dictadura y con la derrota de Malvinas, pero mucho más tiene que ver con una dirigencia política que a lo largo de 17 años no ha hecho otra cosa que claudicar frente al poder económico, principalmente el financiero. Tiene que ver con el bipartidismo, o lo que se ha dado en llamar el Partido Único del Ajuste.

Todos sabemos que los países centrales del capitalismo han incrementado su poder tras el derrumbe la la Unión Soviética. sabemos que concentran lo mejor del conocimiento actual, en la ciencia y la tecnología. Sabemos que son los grandes beneficiarios del sistema financiero internacional. También sabemos que el proceso de globalización se ha acelerado gracias al desarrollo  de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Que este desarrollo tecnológico invade todas las áreas, desde la investigación aeroespacial hasta los procesos de ingeniería geneática, desde la fabricación de automóviles y todo tipo de bienes con intervención de la robótica hasta los procesos de comercialización. Que incorporarse a Internet es necesario para el estudiante, el productor agropecuario, el periodista o el pequeño industrial. pero todo esto no justifica en absoluto la actitud claudicante y subordinada de nuestra dirigencia nacional del bipartidismo.

El proyecto que llevan adelante es decadente para nuestra Argentina. Los indicadores económicos y sociales así lo expresan: Hiperdesocupación, caída del salario, jubilaciones de hambre, incremento de la pobreza y la marginación, alta tensión social expresada en los estallidos sociales en las provincias de Chaco, Salta, Neuquen, Jujuy, y también en el alto grado de violencia social, falta de perspectiva para amplios sectores de la juventud, escasa o la rentabilidad de la pequeña y mediana producción tanto agropecuaria como industrial. Concentración en grande cadenas extranjeras de la comercialización, achicamiento permanente del Estado que afecta  los servicios de salud y educación, extranjerización de la banca y el crédito, extranjerización de las principales empresas creadas y desarrolladas por el estado nacional.

"...un sueño común de libertad e igualdad como lo expresa nuestro himno nacional, un suelo de todos de desarrollo armónico, de progreso y de justicia para todos. Eso es en principio una Nación."

¿Qué es una Nación? Yo diría que es un gran proyecto colectivo, que incluye a todos y que tiende a un objetivo común. El filósofo Kant sostuvo que no hay nada más práctico que una buena teoría, nosotros podríamos sostener que no hay nada más real que una buena utopía, un sueño común de libertad e igualdad como lo expresa nuestro himno nacional, un suelo de todos de desarrollo armónico, de progreso y de justicia para todos. Eso es en principio una Nación.

¿Qué se hace para destruirla? Dividirla socialmente, fragmentarla culturalmente, segmentarla por regiones, debilitarla políticamente, arrebatarle las herramientas del proyecto común y atomizar a sus individuos a fin de que cada uno se ocupe de lo propio desconociendo el interés general. Esto es el neoliberalismo. Esta es la política aplicada por Videla-Martinez de Hoz, contra la que confrontó tibiamente el gobierno del doctor Alfonsín, que profundizó drásticamente Menem-Cavallo y que continúa al actual gobierno.

No creo en una mala intención de los actores políticos. Digo que eligen el camino mas cómodo y fácil: hacer los que el capital financiero impone. ¡Todo lo hacen en favor de él y terminan sacrificando a la misma Nación para no confrontar con esta forma virtual y fantasmagórica que ha adquirido el capital financiero internacional!...(aplausos) ...Y hay ejemplos que pueden ilustrar la influencia y la forma en que actúa este capital y sus gerentes. En 1982 Méjico no puede afrontar sus compromisos externos; se produjo la llamada crisis de la deuda. Henrry Kissinger contestó en nombre del capital financiero: los países que no puedan afrontar sus compromisos deberán desprenderse de patrimonio, pagarán con sus bienes.

"Era necesario hacernos sentir que ya no éramos una Nación y en parte lo lograron..."

Al situarnos políticamente en aquella época notaremos que un sentimiento nacionalista en nuestros países hacía difícil pensar que nos íbamos a desprender sin resistencia de empresas símbolo, en nuestro caso YPF, que es una verdadera vergüenza que se haya entregado una empresa que era símbolo de la Nación y que llevaba por nombre Yacimientos Petrolíferos Fiscales y la bandera argentina en su logotipo, que desarrolló el territorio nacional, que ayudó a integrar a vastos sectores del país alejados de este centro que es Buenos Aires. Y se entregó esta empresa y ni siquiera tuvieron la vergüenza de decir que le cambiaban el nombre que mantienen para lucrar y retirar las ganancias y llevarlas a España. Retienen el nombre de YPF: ¡Bochorno Nacional! ¡Si se llama YPF, volverá a ser argentina compañeros!...(Aplausos prolongados)

Gas del Estado, Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires, Obras sanitarias de la Nación, Aerolíneas Argentinas, Empresa nacional de Telecomunicaciones, la Flota Mercante y muchas más. Era difícil pensarlo siquiera, sin embargo lograron su objetivo.

Primero horadaron las empresas por dentro debilitando su espíritu, generando el sentimiento que a través de ellas ya no se construía la Patria. Más tarde las empezaron a horadar financieramente. Las llevaron a altísimos grados de ineficiencia. Ya en esta condiciones trabajaron sobre la opinión pública:  Las empresas no sirven. "Son ineficientes. causan déficit al Estado y son las responsables de la inflación. Hay que privatizarlas. Hay que venderlas a cualquier precio. Hay que regalarlas...". Y se cerraba el círculo.

Con un poco de dinero que nos prestaron y muchas maniobras financieras ilegales, terminaron quedándose con el patrimonio y además dejándonos una deuda descomunal. Era necesario hacernos sentir que ya no éramos una Nación y en parte lo lograron.

Dice Alemann, ese economista por ustedes conocido, que el problema no es el Fondo Monetario Internacional, y tiene razón. Pero sus razones no son las nuestras. El problema no es que el Fondo monitorée la economía y dé instrucciones. El problema es que acá hay sumisos y subordinados que cumplen esas órdenes. El problema es que el gobierno no sabe hacer otra cosa que ejecutar las instrucciones del Fondo. Y el partido único del ajuste no encuentra otra solución que seguir haciendo ajuste sobre ajuste. Y ajuste sobre el ajuste genera resistencia popular. Y el gobierno responde palo y palo a la resistencia. Palos en Corrientes y dos muertos, palos en el Congreso y heridos, palos en Salta y palos en el Chaco. Ajuste y represión: una fórmula antipopular que rápidamente va a dejar sin sustento político al gobierno. ¡Que no se confundan! Que ese respaldo popular que tuvieron el  de Mayo en la capital no va a ser para siempre. Es apenas un crédito extendido a un gobierno con cinco meses. ¡Pero si siguen con el ajuste, si siguen con palo y palo, esta ciudad también les va adar la espalda y les va a indicar que hay otro camino para seguir!...(Aplausos)

Me pregunto: ¿Qué quiere el sistema, el estáblishment, el poder económico, los poderosos... que quieren todos ellos del Partido Socialista? Una sola cosa: que no sea socialista.

 "...que no se molesten en halagarnos, ni ahora ni después; en complacernos. No somos ni el alvearismo radical, ni el Frepaso, ni el menemismo. El país de ellos no es el nuestro y el nuestro no es el de ellos."

Respondemos: que no se molesten en halagarnos, ni ahora ni después; en complacernos. no somos ni el alvearismo radical, ni el Frepaso ni el menemismo. El país de ellos no es el nuestro y el nuestro no es el de ellos. ¡Que lo tengan perfectamente en claro!...(Aplausos)... ¡Somos el Partido Socialista de la Argentina, compañeros, y marchamos con nuestras banderas... las de siempre, la bandera Argentina, la bandera de la Justicia Social y la bandera del Socialismo! (Más aplausos y ovación). La particularidad de este momento histórico es que dos grandes corrientes políticas del país han abandonado la defensa de la Nación. Y el Socialismo, que es el futuro -y de esto no tengo ninguna duda- tiene que defender a la nación. Pero no desde el capitalismo periférico y dependiente, que solo logra vincular a una minoría al desarrollo y el progreso dejando abandonadas a dos terceras partes de la población, sino desde el socialismo -aplausos- volviéndole a dar contenido a la democracia, integrando a todos en el grado de igualdad que exige nuestra Revolución de Mayo, que exige nuestro Himno Nacional y que exigen los fundadores de la Patria. ¡Ese proyecto solo puede concretarse desde una perspectiva de futuro, desde una perspectiva socialista? (Más aplausos). ¡Que se sepa con toda claridad: este partido es el partido de los trabajadores, es el partido de los desocupados, es el partido de los desamparados, es el partido de los jubilados, de la mujer  postergada durante siglos, es el partido de la juventud que lucha por una sociedad mejor, es el partido de los maestros, de los trabajadores de la salud. Este es el partido de los sectores populares a los que convoca para iniciar una nueva etapa de cambio. Para concretar los sueños tantas veces postergados!

No nos olvidamos sin embargo de los sectores satisfechos, aquellos que tienen un ingreso muy por encima de las necesidades básicas, aquellos a los que les va bien y sienten que la vida les sonríe. A esas amplias capas medias les decimos que no sean insensibles ni indiferentes, que piensen que es muy difícil que alguien se realice en un país cargado de frustraciones y desesperanzas. Que tienen responsabilidades sociales que cumplir y que esto dignificará sus vidas. Cuando reflexionen sobre "la seguridad" les pedimos que no piensen en policías, armas y matones, que vean cómo dar protección a la niñez desamparada, justicia al excluido, trabajo al desocupado. Que comprendan que es ejercicio de violencia la manifestación de lujo y riqueza ante los cuadros más extremos de pobreza; que se solidaricen con los que trabajan y luchan en nuestro país con el fin de evitar el dolor y la injusticia que afligen a millones de argentinos. También a ellos los convocamos.

A los trabajadores organizados en gremios les decimos que deben mantener las reivindicaciones por el trabajo y salarios dignos. Pero deben también comprender que ya con eso no alcanza. En el contexto de las nuevas tecnologías, el poder de los trabajadores tiende a debilitarse frente al capital. Los obreros de un país no compiten solamente con la mano de obra desocupada de su territorio, sino contra la mano de obra barata de cualquier lugar del mundo. Por eso es necesario que los trabajadores impulsen otro modelo económico y social. Es necesario que se desprendan de lastres que los mantienen sumergidos, para poder elevar la mira hacia el cambio profundo de la sociedad. La clase trabajadora organizada sigue constituyendo uno de los pilares fundamentales en la construcción de una alternativa (aplausos). Del mismo modo las organizaciones intermedias y los movimientos sociales.

Sabemos que cada una de las naciones latinoamericanas por si sola es débil, más de su unidad surge la fortaleza. La Confederación de Estados Latinoamericanos es una necesidad hacia la cual debemos encaminarnos. Los pasos que se hayan dado en este sentido hay que respaldarlos, comprendiendo a la vez que son insuficientes y que no pueden quedar circunscriptos  al mercado. Promover el intercambio cultural, resaltar nuestro origen común y crear las condiciones para que prospere el gran proyecto humanista de la Justicia Social debe ser la gran tarea colectiva. Una tarea cotidiana, de la misma forma que respaldar a los pueblo y sectores sociales que actualmente llevan adelante luchas desiguales contra fuerzas conservadoras vinculadas al atraso, el privilegio y el imperialismo -aplausos-. El Partido Socialista Auténtico, en 1992 aprobó un documento donde nos pronunciábamos "por un  socialismo argentino y latinoamericano" .  Comprendiendo que diversos pueden ser los caminos y los tiempos de acuerdo a cada realidad particular, nos ha tocado a nosotros  el capítulo argentino. Desde aquel 1992, hemos cumplido claramente dos etapas. Una la declarativa, donde reafirmamos nuestra identidad socialista en un contexto histórico adverso. Hacia 995 iniciamos una segunda etapa: demostrar que se podía hacer política sin claudicar y sin dinero, desarrollando una propuesta racional, seria, responsable, factible sin caer en el posibilismo resignado del bipartidismo. Ahora viene una nueva etapa. agotado el proyecto de la derecha, el bipartidismo no encuentra salida. Su lógica neoliberal y su compromiso con los intereses del establishment no le dejan lugar a otras políticas. Ofrecen igual o peor de los mismo y ya no pueden crear expectativas. es altamente probable que en los próximos años vivamos un vacío de poder. Una democracia que no cura ni educa, no asiste ni protege, ya se ha vaciado de contenido. Ese espacio va a ser ocupado y esa responsabilidad es nuestra. la nueva etapa es la construcción de una alternativa de poder? (Ovación) la Realidad reclama esta construcción y no podemos desoírla...!

"Necesitamos recrear un Estado con voluntad política, un Estado que logre una gran convocatoria nacional para reconstruir la Patria..."

Para eso será necesario un plan. Necesitamos realizar una gran convocatoria que deberá tender a  generar un amplio espacio político que reúna a las fuerzas y partidos populares y de izquierda, debe también contemplar a los "nuevos movimientos sociales, de derechos humanos, ecologistas, de jóvenes y mujeres, feministas, cooperativistas de autogestión, de religiosidad popular, de trabajadores informales, del campo, entre muchos otros" . Una gran convocatoria compañeros, porque se avecinan tiempos de cambio. Se agotó el neoliberalismo en la Argentina pero el riesgo que corremos es que lo viejo, que ya está dando manifestaciones de decadencia, ya está demostrando palpablemente que se muere..este modelo ya no da más, lo viejo se está empezando a caer, lenta pero sostenidamente, lo viejo se muere y lo nuevo no termina de nacer. Y lo nuevo somos nosotros compañeros: la alternativa de una sociedad mejor. Una sociedad más justa. una sociedad que integre y no que desintegre. Un estado que cumpla con el rol que tiene que cumplir en un país como el nuestro de un capitalismo atrasado, periférico y dependiente. Necesitamos un estado poderoso. No ese Estado tonto que criticaban los liberales y que nosotros también criticábamos. Nosotros necesitamos un Estado que sepa con claridad donde está nuestro pueblo, donde están las necesidades, que pasa con las economías regionales. Que sepa que no podemos abandonar a las masas argentinas a su suerte, faltos de educación, de salud, de justicia. Necesitamos recrear un Estado con voluntad política, un Estado que logre una gran convocatoria nacional para reconstruir la Patria, necesitamos un Estado que convoque a la reparación social y nacional.

Y decimos con total claridad. No hay sector de la burguesía nacional capaz de convocar a esta tarea. Esta es una nueva tarea donde ellos podrán acompañar pero no podrán llevar adelante. Y no la pueden llevar adelante porque no tienen proyecto. Y no tienen proyecto porque hacen prevalecer siempre sus negocios y sus intereses individuales a los intereses de la Nación y del Pueblo. Y entonces siempre, siempre para ellos va a ser más rentable pactar con los monopolios extranjeros que adherirse a la lucha reivindicativa de los trabajadores, de los desocupados y los jubilados. Por eso ellos acompañan este plan de ajuste sin observar que este plan de ajuste, que está esquilmando al pueblo argentino, y que lo esquilma para pagar diez mil millones de dólares en concepto de servicios e intereses de la Deuda Externa, significa un saqueo al mercado interno. Y si saquean al mercado interno, y se secan los bolsillos de los trabajadores ¿Quién les va a comprar a ellos? ¡Se van a fundir también y van a tener que terminar vendiendo sus empresas por dos pesos!. Por lo tanto esta convocatoria no pueden liderarla ellos: la tendrán que acompañar.

Compañeros: la extranjerización es terrible; y este gobierno que decían algunos que por lo menos no iba a robar no sólo continúa con la política de ajuste sino que quiere crear una Sociedad Anónima con el Banco de la Nación Argentina, que es una forma encubierta de privatización. ¡Y por qué tanto interés en privatizar el Banco Nación? Porque el banco Nación retiene en su poder buena parte del territorio agropecuario argentino y, si se privatiza, esas tierras van a ser rematadas y compradas por el capital financiero internacional, que también nos va a despojar del territorio nacional..(Aplausos y silbidos)

"Los ideales de una sociedad justa e igualitaria. Esos ideales, en este contexto histórico de predominio del capital financiero y del neoliberalismo, tienen más vigencia que nunca."

Vamos a defender a la Nación. Vamos a defender a nuestro pueblo desde el socialismo, compañeros. Tengamos fe. Tenemos proyecto. Es nuestra responsabilidad desarrollar un programa para la nación. Y para eso vamos a convocarlos y vamos a convocar a todos los sectores que sean necesarios sabiendo, compañeros, que los ideales con los que nació el Partido Socialista en la Argentina, los ideales por los que lucharon Juan B. Justo, Alfredo palacios, Enrique del Valle Iberlucea, Alicia Moreau de Justo y tantos otros compañeros, y miles y miles de compañeros a lo largo y ancho del territorio argentino. Ideales por los que en otras latitudes del mundo han luchado y dado su vida millones de hombres y mujeres, los ideales de una sociedad justa e igualitaria. Esos ideales, en este contexto histórico de predominio del capital financiero y del neoliberalismo, tienen más vigencia que nunca. Y será responsabilidad de nuestra militancia, de nuestro compromiso histórico, llevar una lucha sin cuartel. para poder construir de lo viejo algo nuevo; de lo sin futuro un nuevo futuro; de la falta de esperanzas, una  nueva esperanza; recrear futuro para nuestros jóvenes, para nuestros hijos, para los que quieran vivir mejor, para los que tienen sentido de dignidad y tienen pertenencia de Nación y reclaman identidad. ¡Y reclaman identidad para la Argentina pero también reclaman identidad al Partido Socialista! Para todos ellos tenemos que continuar la lucha, compañeros. Nada más y hasta la victoria siempre." (Aplausos y ovación finales)

 

 


volver a la página del PSA                        volver a la página de Mazzitelli


 

1