SANTORAL

La santidad -la más elevada y noble de todas las vocaciones- no es privilegio raro de unos cuantos, sino el destino al que debemos aspirar todos. Tampoco es privilegio de razas ni de profesiones.
(Card. Spellman, en el Prefacio de "Vidas de los Santos", de Butler)

La santidad se encuentra en el camino que nos
abre cada uno de nuestros días, en que se ofrecen
a nosotros, con atractivo desigual, los deberes de nuestra vida cotidiana.

(San Francisco de Sales

 

1