ðHar.geocities.com/misa_tridentina03/via_crucis/via_crucis03.htmlar.geocities.com/misa_tridentina03/via_crucis/via_crucis03.htmlelayedxÀSÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈÐtq,OKtext/html?2÷q,ÿÿÿÿb‰.HThu, 10 Mar 2005 20:53:27 GMT¨Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *ÀSÕJq, Ejercicio del Vía Crucis
EJERCICIO DEL VIA CRUCIS
Con las meditaciones de San Alfonso María Ligorio  
SÉPTIMA ESTACIÓN
 Jesús cae la segunda vez con la cruz
 

   V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera la segunda caída de Jesús debajo de la Cruz, en la cual se le renueva el dolor de las heridas de su cabeza y de todo su cuerpo al afligido Señor.  

.

OH pacientísimo. Jesús mio. Vos tantas veces me habéis perdonado, y yo he vuelto a caer y a ofenderos. Ayudadme, por los méritos de esta nueva caída, a perseverar en vuestra gracia hasta la muerte. Haced que en todas las tentaciones que me asalten, siempre y prontamente me encomiende a Vos. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío! más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.  

   Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  
OCTAVA ESTACIÓN
Las mujeres de Jerusalén lloran por Jesús
 

   V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera cómo algunas piadosas mujeres, viendo a Jesús en tan lastimosa estado, que iba derramando sangre por el camino, lloraban de compasión; mas Jesús les dijo: no lloréis por mí, sino por vosotras mismas y por vuestras hijos.  

.

   AFLIGIDO Jesús mío: lloro las ofensas que os he hecho, por los castigos que me han merecido, pero mucho más por el disgusto que os he dado a Vos, que tan ardientemente me habéis amado. No es tanto el Infierno, como vuestro amor, el que me hace llorar mis pecados. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.  

   Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  
NOVENA ESTACIÓN
Jesús cae por tercera vez con la cruz  

   V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera la tercera caída de Jesucristo. Extremada era su debilidad y excesiva la crueldad de los verdugos, que querían hacerle apresurar el paso, cuando apenas le quedaba aliento para moverse.  

.

ATORMENTADO Jesús mío: por los méritos de la debilidad que quisisteis padecer en vuestro camino al Calvario, dadme la fortaleza necesaria para vencer los respetos humanos y todos mis desordenados y perversos apetitos, que me han hecho despreciar vuestra amistad. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.  

.

   Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  

.
DÉCIMA ESTACIÓN
Jesús es despojado de sus vestiduras
 

 

.

   V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera cómo al ser despojado Jesús de sus vestiduras por los verdugos, estando la túnica interior pegada a las carnes desolladas por los azotes, le arrancaran también con ella la piel de su sagrado cuerpo. Compadece a tu Señor y dile:  

.

   INOCENTE Jesús mío: por los méritos del dolor que entonces sufristeis, ayudadme a desnudarme de todos los afectos a las cosas terrenas, para, que pueda yo poner todo mi amor en Vos, que tan digno sois de ser amado. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.  

   Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  

 

CONTENIDO DEL SITIO

1