ðHar.geocities.com/misa_tridentina03/via_crucis/via_crucis04.htmlar.geocities.com/misa_tridentina03/via_crucis/via_crucis04.htmlelayedxÁSÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈÐt…1OKtext/html€ˆ2÷…1ÿÿÿÿb‰.HThu, 10 Mar 2005 20:53:27 GMT©Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *ÀSÕJ…1 Ejercicio del Vía Crucis
EJERCICIO DEL VIA CRUCIS
Con las meditaciones de San Alfonso María Ligorio   

UNDÉCIMA ESTACIÓN
Jesús es clavado en la cruz  

   V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera cómo Jesús, tendido sobre la Cruz, alarga sus pies y manos y ofrece al Eterno Padre el sacrificio de su vida por nuestra salvación; le enclavan aquellos bárbaros verdugos y después levantan la Cruz en alto, dejándole morir de dolor, sobre aquel patíbulo infame.  

.

   OH despreciado Jesús mío. Clavad mi corazón a vuestros pies para que quede siempre ahí amándoos y no os deje más. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido: no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez: haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén. .

Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  

  DUODÉCIMA ESTACIÓN
Jesús muere en la cruz  

   V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera cómo Jesús, después de tres horas de agonía, consumido de dolores y exhausto de fuerzas su cuerpo, inclina la cabeza y expía en la Cruz.

OH difunto Jesús mío. Beso enternecido esa Cruz en que por mí habéis muerto. Yo, por mis pecados, tenía merecida una mala muerte, mas la vuestra es mi esperanza. Ea, pues. Señor, por los méritos de vuestra santísima muerte, concededme la gracia de morir abrazado a vuestros pies y consumido por vuestro amor. En vuestras manos encomiendo mi alma. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.  

.

Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  

.
  DECIMOTERCERA ESTACIÓN
Jesús es bajado de la cruz  

 

.
.   

   V. Te adoramos. Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera cómo, habiendo expirado ya el Señor, le bajaron de la Cruz dos de sus discípulos. José y Nicodemo, y le depositaran en los brazos de su afligida Madre, María, que le recibió con ternura y le estrechó contra su pecho traspasado de dolor.  

.

   OH Madre afligida. Por el amor de este Hijo, admitidme por vuestro siervo y rogadle por mí. Y Vos, Redentor mío, ya que habéis querido morir por mí, recibidme en el número de los que os aman más de veras, pues yo no quiero amar nada fuera de Vos. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mío!, más que a mí mismo, me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.  

.

   Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  

.
  DECIMOCUARTA ESTACIÓN
Jesús colocado en el sepulcro  

. 
.

   V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos.
   R. Porque con tu Santa Cruz redimiste al mundo.

   Considera cómo los discípulos llevaron a enterrar o Jesús, acompañándole también su Santísima Madre, que le depositó en el sepulcro con sus propias manos. Después cerraron la puerta del sepulcro y se retiraron.  

.

   OH Jesús mío sepultado. Beso esa losa que os encierra. Vos resucitasteis después de tres días; por vuestra resurrección os pido y os suplico me hagáis resucitar glorioso en el día del juicio final para estar eterna-mente con Vos en la Gloria, amándoos y bendiciéndoos. Os amo, ¡ oh Jesús, amor mio!, más que a mí mismo, me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido; no permitáis que vuelva a separarme de Vos otra vez; haced que os ame siempre y disponed de mí como os agrade. Amén.  

   Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.

 

   Amado Jesús mío,
Por mí vas a la muerte,
Quiero seguir tu suerte,
Muriendo por tu amor;
Perdón y gracia imploro,
Transido de dolor.  

.
Después, volviendo al altar mayor, se rezan cinco Padrenuestros, cinco Avemarías y cinco Glorias por las cinco llagas de Jesucristo, y otro Padrenuestro, etc., por la intención del Sumo Pontífice, para poder ganar todas las otras indulgencias concedidas a esta devoción.

CONTENIDO DEL SITIO

1