đHwww.oocities.org/ar/misa_tridentina04/dic/04f.htmlwww.oocities.org/ar/misa_tridentina04/dic/04f.htmlelayedxđSŐJ˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙˙ČŕčwFOKtext/html?2÷F˙˙˙˙b‰.HTue, 02 Dec 2008 19:24:44 GMTóMozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *đSŐJF San Marutas Obispo de Maiferkat san_marutas

4 de diciembre

SAN MARUTAS,(*)
Obispo de Miferkat

(415 P.C.)

   Este santo prelado fue un ilustre Padre de la Iglesia siria de fines del siglo IV. Era obispo de Maiferkat, que se encuentra entre el Tigris y el Lago Van, cerca de la frontera de Persia. El santo reunió las "actas" de los mártires que sufrieron ahí durante la persecución de Sapor, y trasladó a su diócesis tal cantidad de reliquias, que la ciudad episcopal acabó por llamarse Martirópolis. Todavía conserva ese nombre y es una sede titular. San Marutas escribió varios  himnos en honor de los mártires. Suelen cantarse en los oficios en los que se emplea la lengua siria. El ańo 339, Yezdigerdo ascendió al trono de Persia. San Marutas fue entonces a Constantinopla a suplicar al emperador Arcadio que defendiese a los cristianos ante el nuevo monarca. La corte estaba entonces muy ocupada con el asunto de San Juan Crisóstomo. San Marutas estaba tan gordo que cuando pisó accidentalmente a Cirino de Calcedonia, en una reunión de obispos, le arrancó la piel del pie. La herida se gangrenó, y murió a consecuencias de ello. En una carta que San Juan Crisóstomo escribió a Santa Olimpia, desde el destierro, le cuenta que había escrito dos veces a San Marutas y le ruega que vaya a visitarlo en su nombre: "Necesito de su ayuda en los asuntos persas. Tratad de averiguar si ha tenido éxito en su misión Si tiene miedo de escribirme personalmente, decidle que os cuente a vos lo sucedido. No retardéis un solo día vuestra visita."
   Cuando fue a la corte de Persia como embajador de Teodosio el joven, San Marutas hizo cuanto pudo por conseguir que el rey se mostrase benévolo con los cristianos. El historiador Sócrates dice que, gracias a sus conocimientos de medicina, el santo curó a Yezdigerdo de unas violentas jaquecas; desde entonces, el rey ]e llamó "el amigo de Dios." Los mazdeístas, temerosos de que el rey se convirtiese al cristianismo, recurrieron a un truco. En efecto, escondieron a un hombre debajo del piso del templo. Cuando el monarca fue ahí a orar, el hombre gritó: "Arrojad de este lugar santo a quien ha cometido el sacrilegio de prestar fe a un sacerdote cristiano." Yezdigerdo decidió expulsar a Marutas de su reino. Pero el santo le persuadió de que fuese otra vez al templo y mandase levantar el piso para descubrir al impostor. Así lo hizo Yezdigerdo, y el resultado de ello fue que descubierto el impostor, dio a Marutas permiso de construir iglesias en donde quisiera. Como quiera que fuese, Yezdigerdo favoreció ciertamente a San Marutas y, gracias a esa ayuda, éste se dedicó a restablecer el orden entre los cristianos persas.
   La obra de organización de San Marutas duró hasta la invasión árabe del siglo VII. Pero la esperanza de los cristianos (y el temor de los mazdeístas) de que Yezdigerdo II se convirtiese en "el Constantino de Persia" no llegó a realizarse. La obra de pacificación llevada a cabo por San Marutas fue destruida por la violencia de Abdas, obispo de Susa, quien provocó una nueva persecución al final del reinado de Yezdigerdo. Probablemente para entonces, San Marutas ya había muerto puesto que falleció antes que Yezdigerdo, quien murió el ańo 520. El Martirologio Romano dice que San Marutas fue "famoso por sus milagros y se ganó el respeto aun de sus adversarios." Se le considera como el principal de los doctores sirios, después de San Efrén, a causa de los escritos que se le atribuyen.

 

VOLVER A SANTORAL DE DICIEMBRE