El Indio Juan Diego juan_diego

EL INDIO JUAN DIEGO

   El indio Cuauhtlatóatzin (diminutivo de Cuauhtlatóhuac: "el que habla como el águila"), nació en 1474. Luego de una vida pagana, apegada al antiguo culto azteca, a los 45 años decide estudiar la fe
cristiana y demora cinco años analizándola para finalmente convertirse
(1).

   Bautizado en 1524 con el nombre de JUAN DIEGO, se entrega con cuerpo y alma a la Fe del verdadero Dios, convirtiéndose en un católico ejemplar.

   El sábado 9 de diciembre de 1531 se le aparece la Sma. Virgen en el cerro Tepeyac, cerca de la ciudad de México, y le ordena comunicar al obispo su voluntad: la construcción de un templo en ese lugar.

   Después de otras apariciones y de curar milagrosamente a Bernardino, tío de Juan Diego, el 12 de diciembre la Sma. Virgen hace brotar ante su vista, en pleno invierno, unas hermosas rosas. Le manda recogerlas y llenar con ellas su tilma (= manto) y presentárselas al Obispo de México, Don Fray Juan de Zumárraga, en prueba de la verdad de su relato. Al hacer esto, apareció en la tilma, maravillosamente pintada, tal como se le apareciera al indio, la imagen de la Señora que había expresado su deseo de ser venerada con el título de Guadalupe.

   La tilma con la imagen de la Virgen es conservada y venerada por los fieles en una vitrina de la basílica de Ntra. Sra. de Guadalupe.

   En 1555 se inauguró una primera basílica. En 1622 se terminó una segunda. Como aún era pequeña para los fieles, se edificó una tercera de 1694 a 1709, en estilo barroco.

   En 1976 se inauguró una cuarta basílica, tres veces mayor que la anterior: es un templo modernista, denominada por los fieles auténticamente católicos "la carpa de cemento".

   Juan Diego y Fray Juan de Zumárraga fallecieron en 1548. En 1951 se descubrieron TRES imágenes de Juan Diego en los OJOS de la imagen de la Virgen de Guadalupe en la tilma del indio (2).

   En la antigua basílica, la estatua de Juan Diego se hallaba a los pies de Ntra. Señora. El actual abad de Guadalupe, Mons. Guillermo Schulenburg Prado mantiene "encerrado" al indio en la vieja basílica de La Villa. Numerosos católicos han reclamado en vano para que cese el confinamiento de la estatua de Juan Diego y para que sea transferida junto a la Virgen de Guadalupe (3).


Publicado en la revista "Roma", Nº 100, de agosto de 1987

   REGRESAR


NOTAS

(1) Declaraciones de Mons. Enrique Salazar, promotor de la causa de beatificación del indio Juan Diego. Cfr. "La Nueva Provincia", Bahía Blanca, 12-6- 84, p. 18. (volver)
(2) Sobre este auténtico milagro comprobado científicamente, cfr.: Carlos Salinas y Manuel de la Mora: "Descubrimiento de un busto humano en los ojos de la Virgen de Guadalupe", edit. Tradición, México" 1976, 137 pp. Una excelente actualización de los trabajos científicos en torno a la imagen es: "Notre-Dame de Guadalupe et son image merveilleuse devant l'Histoire et la science" por Frere Bruno Bonnet-Eymard, en "La Contre-Réforme Catholique au XXe siecle", Supplément, septembre 1980, 36 pp.
(volver)
(3) Cfr. "Excelsior", México, 24-11-86, p. 31-A; "La Prense", México, 24-11.. 86, p. 25. (volver)

1