ðHar.geocities.com/misa_tridentina06/liturgia/vasos.htmlar.geocities.com/misa_tridentina06/liturgia/vasos.htmlelayedx€UÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈG|o9OKtext/html?2÷o9ÿÿÿÿb‰.HWed, 11 Jan 2006 01:52:52 GMT{ Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *€UÕJo9 Mobiliario Liturgico mobiliario_liturgico

VASOS SAGRADOS y SUS ACCESORIOS

1. Vasos sagrados 2. Clasificación de los vasos sagrados. 3. El cáliz y la patena.
4. Accesorios del cáliz y la patena. 5. El copón. 6. La custodia. 7. El Sagrario.
 8. La campana. 9. Crismeras. 10. Vinajeras. 11. Incensario y naveta. 12. Acetre.

1. Vasos sagrados.

   Vasos sagrados son ciertos objetos bendecidos o consagrados por la Iglesia para determinados actos del culto, principalmente la Santa Misa.

2. - Clasificación de los vasos sagrados.

   Los vasos sa grados se pueden clasificar en dos grupos:

a) Vasos sagrados primarios los que, consagrados o bendecidos, han sido destinados para contener la Sagrada Eucaristía. Son el cáliz, la patena, el copón, la custodia y el sagrario.
b) Vasos sagrados secundarios, son los que no tienen contacto con la Eucaristía, pero, destinados al culto divino, excluyen todo empleo profano, tales como las campanas, las crismeras, las vinajeras, el incensario, el portapaz y el acetre, entre otros.

3. El cáliz y la patena.

   El cáliz es un vaso sagrado, en forma de copa, y con un nudo en el centro, que sirve para consagrar el vino que se ha de convertir en la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.

   La patena es un vaso sagrado en disco, donde se coloca el pan Eucarístico en alguna parte de la Misa.
   Deben ser de oro, plata o estaño, pero el interior de la copa del cáliz y la parte cóncava de la patena siempre dorados. Son consagrados por el Obispo, y, fuera de un caso de necesidad, no deben tocarlos los laicos.
   El Cáliz de la última Cena del Señor se conserva en la catedral de Valencia.

4. Accesorios del cáliz y la patena.

OBJETO MATERIA FORMA TAMAÑO USO BENDICIÓN
Purificador

Lino

Rectangular 30 x 40 Enjugar cáliz, dedos y labios del celebrante No
Cucharilla Metal     Dosificar el agua No
Corporal Lino Cuadrada 50 x 50 Sobre el cual se coloca la Hostia
Hijuela Lino Cuadrada 12 x 12 Cubre el cáliz
Cubre-cáliz Seda Cuadrada 53 x 53 Cubrir el cáliz No
Bolsa Seda Cuadrada 23 x 23 Guardar corporal No
Palia Lino Redonda   Sobre la Hostia no consagrada

     

   El purificador, corporal e hijuela no los pueden tocar los laicos, y antes de lavarse debe purificarlos un Sacerdote con agua que se echará a tierra o al fuego (can. 1.306).

5. El copón.

   Es un vaso sagrado, en forma de copa, destinado a guardar las Hostias Consagradas. Debe ser de la misma materia que el cáliz, estar bendecido y cubierto con un velo blanco de seda (can. 1.270).

6. La custodia.

   La custodia es un vaso sagrado que se usa para exponer el Santísimo a la adoración de los fieles y para llevar lo en procesión. Debe ser bendecida, y el viril, estuche donde se guarda la Sagrada Forma, de plata dorada. Su uso data de la Edad Media. Se llama también ostensorio.

7. El sagrario.

   El sagrario es el tabernáculo donde se guardan las Hostias Consagradas.
   En los primeros siglos la Eucaristía se reservaba, únicamente para los enfermos, en una caja, arquilla o vaso sagrado, que se colocaba en algún armario de la sacristía o del coro, y posteriormente pendiente delante o detrás del altar, pero en forma de torre o paloma. El sagrario, en la forma y manera actual, data del si glo XVII. Puede ser de mármol, piedra, madera o bronce, guarnecido interiormente de seda blanca si no está dorado. Debe estar colocado en medio del altar (can. 1.269), generalmente el Mayor (can. 1.271), y cubierto totalmente con el Conopeo, tela blanca o mejor del color propio del oficio del día (si no hay exposición solemne), excepto el negro. Dentro de él sólo pueden guardarse los vasos que contengan la Sagrada Eucaristía; detrás de la puerta, cuya cerradura ha de ser fuerte, puede haber una cortina y encima sólo puede colocarse la Cruz.
   El sagrario tiene bendición propia y ante él debe arder noche y día una lámpara de aceite o cera (can. 1.271), símbolo de que Jesucristo, allí realmente presente, es la verdadera luz de las almas.

8. La campana.

   La campana es un vaso sagrado que sirve para convocar a los fieles a los actos del culto.
    La bendice el Obispo o un delegado suyo, y a esta bendición se la llama Bautismo, porque se impone a la campana un nombre de la Virgen o Santo.
   Antiguamente sólo los Sacerdotes podían tañerla. Su voz nos recuerda la predicación de los Apóstoles.

9. Crismeras.

   Son tres vasos, ordinariamente de plata, que contienen el Crisma, el Óleo de los Catecúmenos y el Óleo de los enfermos, bendecidos por el Obispo en la Misa de Jueves Santo.

10. Vinajeras.

   Son dos anforitas de cristal, colocadas sobre un platillo, que contienen el vino y el agua para la Santa Misa.

11. Incensario y naveta.

   Es un vaso de metal en el que se colocan brasas encendidas. Está suspendido por unas cadenillas que facilitan la incensación.
   La naveta contiene el incienso, que se saca con una cucharilla.

 12. Acetre.

   Es un calderillo que contiene el agua bendita, la que se rocía por el hisopo. Ambos suelen ser de metal.

Regresar

INICIO

1