ðHar.geocities.com/misionreskate/cintron.htmar.geocities.com/misionreskate/cintron.htmdelayedxh[ÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈàw‚¿+OKtext/html?2÷¿+ÿÿÿÿb‰.HThu, 22 Aug 2002 18:23:59 GMT~ Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *g[ÕJ¿+ cintron

 

 

CINTRON
Datos biográficos:
A mediados de la década de los 80s la iglesia hispana se caracterizaba por su tendencia legalista. Había muchas restricciones para la juventud; desde su manera de vestir hasta su manera de adorar. Dentro de algunas denominaciones hasta algunos géneros musicales eran caracterizados como diabólicos o inmorales.
Esto ha cambiado con el pasar de los años y la iglesia ha evolucionado a un nivel diferente. Hoy la música forma parte integral dentro de la adoración y sin mirar estilos podemos disfrutar de letras hermosas en una alta gama de ritmos que alcanzan a todo tipo de audiencias.

Los hermanos Cintrón nacieron y se criaron dentro de este ambiente legalista. Su música, estilo y vestimenta estaba regido por leyes implantadas por la religión. Pero junto con la iglesia, el trío de hermanos puertorriqueños ha podido también evolucionar y salirse del tradicionalismo impuesto por la iglesia.

Sus Comienzos:

Desde muy temprana edad, Sammy, Carlos, Omar y Teresa Cintrón, mostraron su interés y talento por la música. En la iglesia siempre se sentaban en la primera banca para observar atentamente a los músicos. Cuando llegaban a su casa, corrían a buscar sus instrumentos para imitarlos.  Su padre, movido por la pasión genuina que le mostraban sus hijos por la música, les regaló, en una Navidad, instrumentos “de verdad”. Muy poco duraron estos instrumentos en Nueva Jersey donde se criaron, pues el Concilio Latinoamericano decidió enviar al Rev. Samuel Cintrón, como misionero, a la República de Guatemala. Allí, en una provincia muy pobre, la falta de juguetes, amigos y comodidades les impulsó a invertir gran parte de su tiempo practicando la música.

Al principio, cuentan ellos, “no se escuchaban bien”, pero como la práctica hace la perfección, pronto su padre se dio cuenta de que habían desarrollado el talento y estaban listos para “la calle”. Literalmente, acompañaban a su padre a ministrar en las calles y a visitar iglesias. Él predicaba y ellos cantaban. “La gente se emocionaba muchísimo al vernos tan pequeños cantando y comenzaron a preguntarle a nuestro papá por ‘cassettes’. Fue ahí que papi decidió grabar nuestra primera producción titulada ‘Luz en las Tinieblas’. Los ingresos que recibíamos de la venta de ‘cassettes’ ayudaban a nuestra familia”, recuerda Omar, el menor de los varones.

Para fines del 1983, el tiempo de ser misioneros llegó a su fin y la familia Cintrón regresó a Nueva Jersey, esta vez para desarrollarse como evangelistas bajo la cobertura del mismo concilio. Igual que en Guatemala, Los Cintrón visitaban iglesias con su papá y ministraban con su música. La gente comenzó insistentemente a solicitar su música, por lo que su papá decidió grabar la segunda producción titulada “Porque vives en mí”, una vez más arreglada y producida por ellos mismos. Sin embargo, un poco más tarde el Concilio nombró al Rev. Cintrón como pastor en la Iglesia Roca de Salvación en Jersey City, lo cual interrumpió el progreso del grupo por espacio de cinco años. La responsabilidad de ser los músicos de la iglesia les impedía continuar su ministerio.

Un nuevo comienzo en Puerto Rico:

Para el 1992, se anunció la próxima aventura de fe de los Cintrón: el nombramiento del Rev. Cintrón como presidente del Concilio Latinoamericano en su tierra natal, Puerto Rico. Sammy, líder y compositor del grupo, permaneció en los Estados Unidos. Carlos, Omar y Teresa regresaron a Puerto Rico resignados, pensando que el tiempo de Los Cintrón había llegado a su fin ya que Sammy no estaría con ellos.

Pocos meses después de haber llegado a la Isla, Carlos, Omar y Teresa fueron a un concierto donde participaron René González y su banda. “Aquel día cuando vi a René, a quien no conocía, Dios me habló. Yo sentí que Él me pedía cuentas por el talento que me había dado. Algo que me impresionó fue cuando me dijo que no podía depender de mi hermano mayor y que nosotros teníamos que seguir adelante. Entonces Dios comenzó a darme canciones. Yo jamás había escrito, yo me había dedicado a hacer los arreglos musicales”, confesó Carlos.

Para grabar su tercera producción, “Quiero ir”, tuvieron que vender sus instrumentos. “Ese disco fue el que nos dio a conocer bien en Puerto Rico. Aún cuando era una producción de baja calidad, Dios se encargó de que se oyera bien y a la gente le gustara”, comenta Teresa.  Un poco más tarde grabaron su cuarta producción “Somos hermanos”, con la participación especial de Roberto Orellana, René González, Eliezer Figueroa, Laurie Colón y Migdalia Rivera. Los Cintrón testifican cómo Dios se encargó de que hallaran honor, favor y gracia, pues todos estos cantantes les donaron su talento y tiempo.

Luego de esta grabación, el grupo estuvo cuatro años sin lanzar una producción al mercado. En 1997, David Peluso, un productor secular puertorriqueño, decidió reunir a un grupo de cantantes cristianos para producir un disco titulado “Amor al Rescate”, que presentó en concierto en Puerto Rico. Para bendición de Los Cintrón, su canción “Somos hermanos” fue el tema principal de la producción. Esta experiencia le dio un empuje al grupo, las ventas aumentaron, y Los Cintrón volvieron a sonar.

Su quinta producción titulada “Abre tu corazón”, grabada bajo el sello de Vida Music, contiene ritmos contemporáneos. “Abre tu corazón” ganó el Premio Viva de Guatemala en 1999 como el “Album Pop Rock Internacional del Año”. Precisamente les galardonó por vez primera la tierra que por primera vez les escuchó.  La trayectoria musical del grupo ha trascendido los mares caribeños para llegar a España, Colombia y México. Han compartido tarima con exponentes internacionales de la música sacra como Richie Ray, Bobby Cruz, “First Call”, Torre Fuerte, Miguel Cassina y Marcos Vidal, entre otros. En el 1998 fueron nominados para los Premios Tu Música. En mayo de 2000, la casa disquera Fonovisa les hizo un reconocimiento por su valerosa participación en el álbum doble “Directo al Espíritu” con su canción “Alguien me toca”, del cual se han vendido más de 100,000 unidades.

La informacion aqui usada fue extraida de la web site de www.cristo.net/pepe

 

 

1