ðHar.geocities.com/misionreskate/rabito.htmar.geocities.com/misionreskate/rabito.htmdelayedx“[ÕJÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÿÈàw‚+OKtext/html`3÷+ÿÿÿÿb‰.HMon, 13 Jan 2003 13:04:14 GMT¡ Mozilla/4.5 (compatible; HTTrack 3.0x; Windows 98)en, *[ÕJ+ JUAN CARLOS FERNANDEZ "
     
     

JUAN CARLOS FERNANDEZ "RABITO"

BIOGRAFIA

          Juan Carlos Fernández es un hombre dueño de un corazón eternamente joven y lleno de inquietudes…tantas, que su ambición artística rebazó la necesidad de fama y fortuna, para convertirse en un auténtico predicador del amor a Dios y a su prójimo, personalidad, que, según nos explica, lo llena de regocijo cada vez que alcanza un micrófono y se planta a cantarle al amor, a la paz, a la armonía y al entendimiento del hombre con el hombre a través de la palabra de Ser Supremo.

          Quizá el nombre de Juan Carlos Fernández no se asocie con el del artista dedicado en cuerpo y alma al canto espiritual y esa observación la hizo el propio Juan Carlos que desde 1981 decidió llamarse RABITO, apelativo con el cual hoy el mundo entero lo reconose como “el predicador del amor” o bien “el cantante espiritual” de habla hispana más sencillo y a la vez carismático.

          El llamado de la música para RABITO ocurrió desde temprana edad y no era extraño verle practicar hasta 6 horas por día en su batería; como todo joven, en su momento, integró un grupo de rock llamado “Los Hampones”, y como todo soñador, pensó en el éxito.

          La oportunidad de realizar su primera producción llegó a través de afamada compañia grabadora, que fue el preámbulo para “Estrechándome” canción escrita por él, que a los meses ocupó importantes lugares de popularidad, tomándolo completamente por sorpresa, pues mientras su tema se tocaba en Argentina, RABITO se encontraba en España cumpliendo un contrato con su nueva casa disquera.

          Allí comenzó su carrera como cantante y productor, de tal suerte que cada nueva canción rápidamente alcanzaba los primeros lugares de ventas algunas de ellas fueron: “Amante Latino”, “Amarte una vez más”, “Las puertas de mi corazón”, “No me marcharé”, “Mi querida María (grabado en Inglaterra), “Amor no me abandones”, “Yo el idiota”, etc…

          El éxito fué grande en Latinoamérica y otros artistas regrabaron sus canciones.  En el año 1981 el cantante experimentó un cambio radical en su inspiración un cambio radical en su inspiración artística: al regreso de una gira por Ecuador, Colombia y Venezuela, un amigo, le comentó que su padre se había curado de un cáncer terminal gracias a una oración de fé en el nombre de Cristo.

          El impacto de este testimonio fué tal en el alma de RABITO que automáticamente provocó el cambio en la vida del artista.  Luego de largas horas de meditación y búsqueda de sí mismo, RABITO junto a su esposa Beatriz y a sus tres hijos Carollina, Nicolás, y Julián decidió entregarse a Cristo y comenzar una nueva forma de vivir.

          Hoy predica el Evangelio de Jesucristo por todo el mundo a través de su música y sus canciones, cuyo mensaje enfatiza principalmente los valores de la familia, de los niños y de los jóvenes y capitalizando sus propias vivencias no se cansa en dar su propio testimonio de fé en el amor de Dios y su hijo Jesucristo.

          RABITO asegura que: “Siento la necesidad de decirle a la gente que cambiar es posible porque Cristo lo hace posible, que no pasa por ser religioso sino por un cambio de actitud frente a Dios (una entrega verdadera), de no existir esta verdad, no sé en dónde estaría hoy, ya que este mundo que nos rodea cada día nos presiona más y sin Cristo, uno nunca sabe dónde puede terminar… Pedir sabiduría como la pidió Salomón, suena rro en estos tiempos, pero yo lo hago todos los días y los resultados están a la vista.

1