MANIFIESTO A LA NACION *
Por una Alternativa Argentina
1. Hay alternativas. Cambiar es urgente y también es posible *
2. ¿Qué hacer? *
3. ¿Alternativa de qué? *
4. Nuestras ideas básicas. *
5. ¿Juntarnos para qué? *
6. ¿Quiénes somos? *
7. Te invitamos a sumarte a esta Alternativa Argentina. *
SEGUNDO MANIFIESTO A LA NACION *
Por una Alternativa Argentina y por una Argentina diferente y mejor.
 
QUIENES SOMOS *
 
TERCER MANIFIESTO A LA NACION *
Por una Alternativa Argentina y por una Argentina diferente y mejor.
1. EL TERRITORIO NACIONAL. *
2. EL BANCO DE LA NACION ARGENTINA. *
3. LA REFORMA POLITICA. *
4. CONADEP DE LA CORRUPCION. *
5. LEY DE INFORMACION PUBLICA. *
CUARTO MANIFIESTO A NACIÓN ARGENTINA *
SUMEMOS MILLONES DE FIRMAS PARA EXIGIR LA REFORMA CONSTITUCIONAL.
NO A LA NUEVA TRAMPA ELECTORAL.
INFORME DE LA 1a. REUNION NACIONAL, CORDOBA, 29 JUNIO 2002 *
 
INFORME DE LA 2a. REUNION NACIONAL, Cdad. de BS. AS. 5 oct 2002 *

MANIFIESTO A LA NACION ñ
Por una Alternativa Argentina

La crisis que vive nuestro país está e1 devorando las instituciones republicanas, hoy en manos de una dirigencia suicida y prebendaria. Esta crisis evidencia, como nunca antes, que el modelo económico impuesto a la Argentina en los '90 está exclusivamente al servicio de los poderosos y los especuladores y en contra de un pueblo que ha dado infinitas pruebas de ser manso y trabajador. El cuadro social que muestra hoy la Argentina es tan absurdo como ofensivo. Con 37 millones de habitantes, y en uno de los territorios más ricos de la Tierra, tenemos un 40% de la población (14 millones de personas) en estado de pobreza. Y millones de compatriotas están sumidos ya en condiciones de indigencia, lo que es inadmisible para un país tan rico y una sociedad trabajadora y solidaria como ha sido siempre la Argentina. El cuadro político de corrupción y remate del patrimonio colectivo al que hemos asistido en por lo menos los últimos 25 años es igualmente inadmisible. Y también lo es la econom\'eda de genuflexión, entrega de recursos y servilismo en beneficio de un puñado de organismos internacionales dictatoriales y de unas cuantas corporaciones y grandes bancos que han venido imponiendo políticas terroristas. Quizá el gran error que hemos cometido los argentinos consistió en dejar que grupos sectoriales mezquinos e inmorales, en el campo político y económico, monopolizaran algo tan serio e importante como la Política y la conducción del Estado. Por mantenernos fuera de esas suciedades, por seguir siendo decentes y trabajadores, la inmensa mayoría de los argentinos no nos involucramos como hubiéramos podido y, quizá, debido. Así los argentinos vimos, como si hubiésemos sido mudos testigos de lo que les pasaba "a otros" , cómo las dirigencias que manejaron nuestro país en las últimas décadas nos vaciaron casi todo: la educación, la salud, las industrias, la banca nacional, los ferrocarriles, el petróleo, el manejo nacional de granos y de carnes, la industria petroquímica, la electricidad, el gas, las aguas corrientes y los servicios sanitarios, los teléfonos y las telecomunicaciones, el correo postal, las flotas marítima y fluvial, la red caminera, las líneas aéreas, los puertos y los aeropuertos, la investigación científica y técnica, la bromatología y seguramente más, mucho más. Nos dejaron sin trabajo y destruyeron la producción y el crédito sano, corrompieron todas las formas de organización y llevaron a nuestro pueblo al desánimo y al enfermizo deseo de irse del país.

Quizá todo esto, con los matices que cada uno podría sumar, se debió a nuestra poca participación. O a una que estuvo, seguramente, por debajo de nuestras posibilidades. Y si bien hubo organizaciones sociales de desocupados, piqueteros y productores agrarios que lo advirtieron antes, no fue sino entre octubre y diciembre de 2001 que algo empezó a cambiar verdaderamente en la Argentina, cuando millones de ciudadanos y ciudadanas comenzaron a darse cuenta del robo, de la estafa, del engaño contumaz. Y así, pluralmente, todos empezamos a dejar de aceptar sin resistencia, empezamos a resistirnos a la disolución nacional.

La ciudadanía hoy necesita recuperar la esperanza y la confianza en sí misma, y por eso reclama, de múltiples maneras, que una nueva dirigencia se haga cargo del país. El principio constitucional de que " el pueblo argentino no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes" ha sido profundamente cuestionado y es necesario atender a esta realidad. La ciudadanía necesita volver a confiar en sus representantes y para ello es indispensable un cambio profundo, revolucionario dentro de la Constitución. Es indispensable revisar y reformular, con serenidad y cordura, todo el sistema de representatividades vigente en la Argentina, así como es urgente restablecer cuáles deben ser los principios rectores y las políticas de Estado que consoliden a la Nación Argentina y la contengan bajo el imperio de la Constitución y la Ley, puestas éstas al servicio exclusivo del bienestar de la ciudadanía.

Basados en las anteriores premisas y en la seguridad de que como parte del pueblo argentino podemos ofrecer algunas respuestas, los abajo firmantes, ciudadanas y ciudadanos preocupados por nuestro futuro común, con modestia pero con firmeza manifestamos a la Nación:

1. Hay alternativas. Cambiar es urgente y también es posible ñ

—Porque luego del fracaso reiterado de las dirigencias argentinas no tiene sentido seguir esperando soluciones por parte de los mismos que nos llevaron al desastre, que siempre se reciclan y renuevan promesas que jamás cumplen.

—Porque la crisis arrasó con la credibilidad de las dirigencias que nos llevaron a este abismo. Sin dudas hubo y hay excepciones personales, pero nos referimos a TODAS las dirigencias como estructuras corporativas: políticas, partidarias, económicas, empresariales, sindicales, profesionales, religiosas inclusive y por supuesto las militares. —Porque ya estamos viendo que el nuevo Presidente Eduardo Duhalde y quienes lo rodean son más de lo mismo. Por sus historias personales y sus trayectorias políticas, pertenecen a la misma dirigencia que los argentinos repudiamos. Y ya se ve cómo claudican desdiciéndose de investigar la fuga de capitales, restringiendo la llamada "pesificación uno a uno" en beneficio de los bancos y cediendo a las presiones de banqueros y grandes grupos.

—Porque lo sucedido en la Argentina no es una catástrofe natural, como quieren hacer parecer, sino que tiene delincuentes responsables que deben ser procesados. Para lo cual exigimos que el Poder Ejecutivo conforme cuanto antes una Comisión de Investigaciones de la Corrupción, como fue la CONADEP respecto de los crímenes de la dictadura.

—Porque es indispensable que otros argentinos, no contaminados por las prácticas que todos condenamos, comencemos a asumir un papel activo en la vida nacional. Nos referimos a un papel activo conjunto porque es indispensable y urgente que los argentinos honrados (que somos la inmensa mayoría) comencemos a hacernos cargo del país. Porque ahora sí estamos asistiendo a la disolución del Estado Argentino.

—Porque entendemos que sí existen soluciones a todos y cada uno de los problemas de la Argentina actual, pero pasan por fuera de las estructuras y organizaciones existentes. No tiene sentido seguir esperando nada de ninguno de los miembros del sistema político partidario actual. Ni siquiera de los mejor intencionados, quienes finalmente, por más críticos que sean, forman parte del sistema y siempre acaban adaptándose. Y tampoco cabe esperar nada del gobierno y su funcionariado y burocracia comprobadamente corruptos.

—Porque igualmente fuerte es nuestro convencimiento de que para lograr esas soluciones lo que hace falta —ante todo— es probidad, decisión política, desprendimiento y pasión, dentro de un absoluto rechazo a toda forma de violencia y en firme apego a la Constitución y a la Ley, que alguna vez tendrá que imperar definitivamente en la Argentina y quizá nos toque a nosotros hacer esa docencia.

—Porque es hora de ofrecerle una perspectiva diferente a nuestro pueblo, hora de crear formas verdaderamente nuevas de participación y de conducción. Tenemos un pueblo que está movilizado, y no solamente en Buenos Aires, y que viene ejerciendo una democracia directa cada vez más notable. Pero esto es tan valioso como peligroso. Se trata de acompañar ese proceso como co-protagonistas y no como testigos, y de ayudar a que no se desbarranque hacia el fascismo que en la Argentina siempre se apodera de las gestas populares, ni sea presa de las provocaciones de la siempre ciega ultraizquierda.

—Por todo lo anterior, y porque es hora de proponerle a la Nación un proyecto de país verdaderamente diferente, nosotros queremos ofrecer por lo menos los principios básicos de una Propuesta Alternativa seria, profunda, democrática, solidaria, patriótica y revolucionaria.

2. ¿Qué hacer? ñ

La Argentina toda está confundida, y lo está precisamente porque no hay una propuesta alternativa. No la hay. Existen planes económicos y sociales que pueden ser compartibles. Pero no están dados los lineamientos básicos para una propuesta política amplia y no partidista que modele una Argentina moderna, solidaria, democrática y satisfactoria para todos sus habitantes. Queremos ofrecer una alternativa seria y clara, sensata, rigurosa, sin intereses personales ni vanidades, y que sea posible y que podamos compartir la inmensa mayoría de los argentinos. Una propuesta creíble para la sociedad y que sea abarcativa y capaz de ocuparse de áreas específicas que a todos nos importan, en lo moral, lo solidario, lo técnico.

Por eso quienes firmamos este Manifiesto declaramos desde el inicio que no tenemos ambiciones políticas personales. Por eso este Manifiesto no es una convocatoria a formar un nuevo partido político. Con el tiempo se verá, si viene al caso y si hay voluntades y acuerdos y necesidad, si esta Propuesta Alternativa desemboca en alguna forma de participación electoral. No la descartamos ni la alentamos. Pero estamos ciertos de que ahora eso no importa, no es lo urgente. Lo urgente es que por una vez la sociedad escuche y lea una propuesta que no esté al servicio de nadie, ni individuo ni grupo. Y que provenga de gente confiable y seria.

Nos parece que ésto es lo que está pidiendo y esperando muchísima gente en todo el país.

Por eso tampoco nos proponemos formar una asociación civil. Ni un centro de estudios. Lo que proponemos es simplemente esto: que las personas honradas de la casa nos sentemos a discutir cómo hacemos para que las termitas no acaben de destruirla. Luego veremos cómo nos organizamos para erradicarlas, si decidimos erradicarlas organizadamente y entre todos. Luego veremos si necesitamos convocar a otros habitantes de la casa para su acción o su paciencia, si requerimos la ayuda de vecinos o la asistencia de técnicos, si nos vamos a otros vecindarios, deprimidos, si compramos veneno o simplemente contemplamos, atónitos, cómo acaba la demolición. Más adelante se verá si tiene sentido y corresponde impulsar acciones políticas y cuáles y cómo y cuándo y con quiénes. O se verá que hemos cumplido nuestra modesta misión y cada uno de nosotros volverá a su casa, su vida y su trabajo cotidianos.

3. ¿Alternativa de qué? ñ

De todo lo que envileció la vida política nacional; de las formas asquerosas que nos producen náuseas, pero, más grave aún, nos echaron a perder el país. En estos días hemos asistido a su representación más grotesca. Y ahora, resuelta la crisis sólo en apariencia y precariamente, la República pasa del mamarracho populista de "El Adolfo" al conservadurismo populista de Duhalde, y uno podrá ser más ordenado que el otro pero bien sabemos que esto no soluciona nada.

La declinación reiterada de los peronistas ante los lobbies nacionales y extranjeros, con la mansa colaboración de radicales y frepasistas que también arriaron todas sus banderas, constituye un nuevo contubernio repudiable. La corrupción podrá ser apenas más disimulada, pero con las seguridades que le han dado a la Corte Suprema y con la revancha militar que seguramente van a perfeccionar, los argentinos sabemos que éstos no van a cambiar el país. Al contrario, en pocos días ya están cambiando lo que prometieron, ya están relativizando todo mientras reorganizan prebendas y enjuagues, y practican la genuflexión ante sus patrones de siempre: banqueros y lobbistas. Apoyados en los grandes medios de comunicación afines y en un sistema televisivo oportunista y frívolo, pondrán el mayor esfuerzo en quebrar la resistencia de la gente, con mentiras y corrupción primero, y acaso con palos y represión después.

Sabemos que nada va a cambiar, o cambiará sólo cosméticamente. Que todo este sistema lo más que podrá hacer es gatopardismo mejor o peor envasado. Cualquiera puede darse cuenta de que con estas dirigencias sólo tendremos más de lo mismo. No van a cambiar las estructuras. Y nosotros queremos contribuir a cambiarlas, y aún con el mundo complejo que casi no nos mira o nos mira con reproche o con estupor, tenemos ahora la oportunidad pero sobre todo la responsabilidad de hacerlo. Porque somos gente respetada en nuestros respectivos medios. Porque algunos, incluso, gozamos de respeto en todo el país y aun fuera de la Argentina. Somos escuchados y no somos irresponsables. Y somos decentes. Y hay muchos como nosotros. Se trata de juntarnos para sentar las bases de la refundación de la Argentina.

4. Nuestras ideas básicas. ñ

Frente a una crisis del tamaño de la nuestra nada se puede hacer de la noche a la mañana. Y además ninguna medida, por sí sola, significará el necesario giro de 180 grados que exige la actual situación. Pero si se toman algunas medidas fundamentales, relativamente sencillas y veloces (y baratas, que no es poco para el presente que vivimos) podremos apreciar enseguida algunos cambios. Y si esos cambios se ven, enseguida alentarán y provocarán otros. Y así se apuntalará la convicción de que es posible cambiar y ver resultados con celeridad, que es lo que la sociedad está clamando. La esperanza y la confianza se construyen desde ahí: desde la apreciación de actitudes que promueven cambios, desde los signos y las evidencias.

Podemos hacer muchas más cosas y mucho más notables que lo que se piensa a primera vista. Es claro que hace falta decisión política, voluntad sincera de cambio, fortaleza moral y control público, pero todo es parte de lo mismo. El cambio nace en las orientaciones y se potencia en el mismo proceso. El cambio no es una tortilla que se voltea en el aire; es la voluntad de cambio primero, y luego la adopción de las medidas que modifican rumbos y varían las tendencias. Hay que reflexionar mucho e insistir por este camino, para convencer a la sociedad de que los cambios son posibles. Necesarios y urgentes pero sobre todo posibles.

He aquí lo mínimo y urgente que los argentinos podríamos hacer:

Suspensión real del pago de la deuda externa pública, mientras se la analiza y se discrimina la deuda legítima de la ilegítima. La primera será honrada y se negociará una quita de capital así como la modificación de las tasas de interés usurarias. Hay que suspender todo pago por seis meses (no como el gobierno de Duhalde, que ya está haciendo envíos) y preparar un programa de pagos realmente serio y posible, de cumplimiento efectivo. Si por una vez la Argentina se muestra seria y decidida, nuestros acreedores van a aceptar la propuesta.

Respecto del así llamado "Corralito" bancario, exigir que los Bancos cumplan con su obligación. Partiendo del principio elemental universalmente aceptado de que los Bancos tienen el dinero del público y deben devolverlo cuando el público lo quiera, no se puede aceptar ninguna otra argumentación. Si los Bancos, nacionales o extranjeros, dicen que no tienen dinero para responder, pues que lo traigan de donde lo tienen, en sus casas centrales. Ellos ganaron fortunas en los últimos años a costa del pueblo argentino, y ahora es inaceptable el chantaje que nos hacen al decir que si devuelven el dinero "puede quebrar el sistema". Y hay que exigirle al gobierno que no proteja a las entidades bancarias ni ceda a la acción de los lobbies.

La salud, la educación y la previsión social son asuntos de responsabilidad estatal básica. Se trata de implementar políticas activas que sustituyan la teoría del "derrame" que está a la moda y según la cual cuando la economía ha satisfecho a los que más tienen, después le toca a los que menos tienen. Esto no se ha producido ni se producirá. Por eso hay que reorganizar el fuerte papel del Estado en áreas clave y acabar con que los ajustes siempre se aplican a la educación, la salud y la previsión social.

• Entre otras, deberían ser Políticas Educativas del Estado: reorganizar y garantizar la educación pública gratuita en todos los niveles, normando y asegurando también el funcionamiento de la educación privada —laica o confesional— como un sistema complementario y autónomo, pero sin asistencia económica por parte del Estado.

• Asimismo, y como políticas educativas en particular: garantizar la reimpresión y lectura del libro "Nunca más" en todas las escuelas primarias y secundarias del país; el estudio de la materia "Ética Profesional" o equivalente en todas las carreras universitarias que se cursen en el país; y la actualización del estudio de la Historia Argentina llegando hasta nuestros días.

• Entre otras, deberían ser Políticas de Salud del Estado: garantizar el servicio sanitario de toda la población, cualquiera sea su origen y nacionalidad y cualquiera sea el lugar en que se encuentre. Organizar un Sistema Nacional de Salud, en cuya elaboración deben participar todos los sectores afines a la medicina, la industria farmacéutica y la asistencia social.

• Entre otras, deberían ser Políticas Previsionales del Estado: reorganizar desde el Estado el sistema de reparto previsional, recuperando la recaudación del sistema hoy en manos de las AFJP. Se trata de reestatizar el sistema jubilatorio, garantizando la complementariedad de todos los sistemas privados, que deben ser voluntarios y no contar con asistencia alguna por parte del Estado.

Recuperación del manejo de todos los recursos naturales como función exclusiva del Estado. Se trata en primer lugar de re-censar todos los bienes públicos nacionales, provinciales y municipales, muebles e inmuebles, de uso o de servicio, territoriales y edilicios, acuáticos y del subsuelo, los que deben ser inventariados y sometidos a un régimen legal especial de preservación y gestión eficaz.

• Crear un sistema bancario nacional. Con eje en el Banco Central como director de la política monetaria y contralor de las exportaciones e importaciones, se trata de potenciar el papel del Banco de la Nación Argentina, de crear un nuevo Banco Hipotecario del Estado Argentino y de apoyar todas las formas de reorganización de la banca de capitales argentinos, con énfasis y estímulos especiales para los bancos cooperativos existentes y por fundarse.

• Impulsar como prioritaria Política de Estado la reorganización y fortalecimiento del Sistema Cooperativo que fue el que dio grandeza a la Argentina, hizo docencia con sus principios de democracia y solidaridad, es una importantísima fuente de empleos y seguramente puede ser el motor del restablecimiento de la confianza de los ciudadanos en sus instituciones.

• Lanzar un Plan de Salvataje de Emergencia de las Pymes, con fuerte impulso a la generación de empleos y con miras a la exportación, garantizándoles la supervivencia mediante créditos blandos pero sobre todo mediante la coordinación de una política de empleos y una política exportadora que relancen la Producción Nacional.

• Lanzar un Plan de Desarrollo para pequeños propietarios agrícolas: organizar un plan de ayuda y producción a todas las unidades agrarias de menos de 400 hectáreas, garantizándole a nuestros productores un sistema de precios sostén y subsidiando la actividad agropecuaria como lo hacen los Estados Unidos y Europa, con el doble objetivo de estimular su producción y favorecer su arraigo.

• Lanzar un Programa de Reorganización de Empresas del Estado en áreas estratégicas: evaluar, recuperar y eventualmente refundar organismos como la Junta Nacional de Granos, la Junta Nacional de Carnes, el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial), Vialidad Nacional y un Organismo Estatal de Fomento al Comercio Exterior. Habría que estudiar también la creación de un nuevo organismo petrolero estatal, tanto para la investigación y planeación como para la producción, explotación y exportación de petróleo y gas, y organismo que debe tener todas las ventajas que es lógico que tenga un organismo estatal de este tipo. En todos estos casos, las estructuras deben ser técnicas y no políticas, pequeñas y eficientes, situadas en el interior del país y no en la Capital Federal, autárquicas y controladas por comisiones de control ciudadano.

• Replantear y modificar de raíz el Sistema Impositivo Argentino, garantizando eficaces mecanismos de control y asegurando la equidad fiscal, para lo cual debe establecerse el principio de que han de pagar más quienes más tienen y más ganan. Toda actividad especulativa debe causar impuestos, los que deben ser proporcionalmente mayores que los que se aplican a la actividad productiva.

• Para los casos de las empresas de servicios públicos privatizadas, habrá que entablar con ellas procesos serios de negociación de los contratos vigentes, renovación o cancelación de los vencidos, restablecimiento de los aportes patronales y la aplicación a ellas de un impuesto único extraordinario que grave proporcionalmente las ganancias extraordinarias que han tenido desde la privatización.

• Regular la tarifa de los peajes camineros a un precio máximo de 50 centavos, dado que las rutas fueron construidas con los tributos de nuestros padres y por lo tanto somos "socios" de las empresas que hoy las reparan y administran, y no clientes victimizados del sistema.

• El Sistema Aduanero Nacional debe ser reorganizado, desburocratizado, despolitizado y modernizado con toda urgencia, dotándolo de firmes y múltiples sistemas de control por parte de la ciudadanía.

• Respecto del Mercado Financiero Argentino, proponemos mantener las garantías de libertad de mercado pero estableciendo un sistema de impuestos a las transacciones de capital especulativo. Se deben dar fuertes y largas facilidades impositivas a las radicaciones de capital proyectadas para no menos de 10 años. Quienes inviertan en la Argentina deben tener garantizada la exención total y absoluta de todo tipo de impuestos (nacionales, provinciales o municipales) durante los primeros tres años de establecimiento en territorio nacional. Pero pasados los cuales no se debe permitir ningún tipo de régimen especial. Toda radicación industrial en territorio argentino debe estar sometida a las mismas reglas y legislaciones que las industrias de capital nacional. Asimismo todo emprendimiento industrial o de servicios, de origen nacional o extranjero, debe ser beneficiado con un régimen especial de promoción del empleo según el cual por cada cinco empleos generados, un sexto operario o empleado que tomen esos emprendimientos sea pagado por el Estado Argentino durante un año, a modo de estímulo para la rápida generación de empleos. No deben legislarse excepciones.

• Establecer un Sistema de Seguro de Desempleo, administrado y controlado por un órgano de control especialmente creado al efecto, pequeño y eficiente, que controle la justicia de las dotaciones y su cumplimiento, pero que no necesariamente maneje los fondos. La propuesta de la CTA y del FRENAPO debe ser tomada como guía y tenida muy en cuenta porque hasta el momento es el más serio estudio preexistente al respecto.

• Promover la creación de una nueva y única Central de Trabajadores, cuyo nombre podría ser Organización de Trabajadores de la Argentina (OTA). Debería ser de afiliación voluntaria y defender los intereses de obreros y empleados de todas las actividades, por rama de la producción o servicios, asegurando un eficaz sistema de recambio dirigencial periódico, sin reelección y mediante el voto directo de todos los asalariados, afiliados o no, por nombre y apellido de los candidatos y no por listas. Proponemos la adopción de un sistema de representación federal que garantice la equitativa representación de todo el país, y su sede central podría estar en Córdoba, por su historia industrial y por ser el centro geográfico del país.

• Recuperar los principios básicos tradicionales de la Política Exterior Argentina: recolocar a nuestro país en el mundo como nación respetuosa de la autodeterminación de los pueblos, la no intervención y el no alineamiento. Debemos recuperar la neutralidad en los conflictos entre terceros estados, la colaboración máxima para el restablecimiento de la paz en todos los conflictos, el rechazo de todas las políticas expansionistas, y la participación activa en los organismos internacionales, particularmente aquellos que tienen por objetivos el mejoramiento ambiental, educativo, científico y de salud para los habitantes del planeta.

• En materia de Política Económica Internacional,_ se debe garantizar la participación argentina en todos los procesos de integración que favorezcan los intereses de nuestro pueblo. Esto significa que la Argentina debe participar de pactos o acuerdos multilaterales pero privilegiando siempre los acuerdos de tipo bilateral, así como los regionales por sobre los extraregionales. De este modo la Argentina podrá participar activamente en los asuntos internacionales con una efectiva visión de mundo latinoamericana, en lugar de seguir sometidos al triste papel de nación periférica de un único centro que ni siquiera nos ayuda o impulsa, sino que solamente exprime y reprime.

La Transparencia de todos los actos públicos o de gravitación pública será una Política de Estado: la democracia debe caracterizarse por la transparencia, y por lo tanto debe prestarse especial dedicación a la lucha eficiente y consistente contra la corrupción, para lo cual hacen falta por lo menos cuatro elementos fundamentales que deben constituir los ejes de esta política: a) Un marco legal basado en el principio de la desconfianza y no del idealismo. Un conjunto de leyes que reconozcan y admitan las contradicciones de la naturaleza humana y sus debilidades, y que dificulten sobremanera las posibilidades de que lo corruptible en efecto se corrompa; b) Un Poder Judicial realmente independiente, orgulloso de su independencia pero controlado por el Poder Legislativo y absolutamente alejado del Ejecutivo; c) Una opinión pública atenta, vigilante y desconfiada; d) Una oposición activa y/o sectores sociales activos y entrenados para el control y la fiscalización.

Para poner en marcha esta Política de Estado, debe comenzarse por convocar y coordinar a todas las organizaciones y todas las propuestas de transparencia que circulan en la Argentina, por parte de entidades o personas, a fin de poner en marcha organismos populares de control en todas las áreas. Los Contralores y/o Defensores del Pueblo deben ser cargos de elección popular, renovables anualmente y sin posibilidad de más de una reelección. Habrá que implementar sistemas de sanciones, pecuniarias y morales, de cumplimiento efectivo para castigar a los corruptos y sin posibilidades excarcelatorias. Y debe establecerse el principio republicano de que aquellos funcionarios que perjudiquen con sus decisiones y acciones el patrimonio público, deberán responder con sus patrimonios personales dentro de los cinco años siguientes al ejercicio de su función.

El Poder Judicial en la Argentina debe ser declarado en comisión y la Corte Suprema de Justicia reorganizada con cinco miembros, que proponemos sean elegidos de la siguiente manera: El Poder Ejecutivo elevará cinco ternas al Congreso, las que deberán ser debatidas por la Asamblea Legislativa. Ésta a su vez seleccionará diez nombres en audiencias pùblicas que serán sometidos a un plebiscito popular que, admitiendo el sistema de tachas, elegirá a los cinco conjueces vitalicios, los cuales sólo podrán ser removidos mediante juicio político. Similar sistema se adaptará para la elección de los jueces de cámara y el Congreso estudiará la reorganización total del Poder Judicial y de la carrera judicial, y su propuesta final deberá ser aprobada mediante un plebiscito nacional.

• Establecer para la República Argentina el Principio Básico de que ningún cargo público podrá ser desempeñado por una misma persona por más de ocho años continuados. Por ninguna persona, en ningún fuero y en ningún ámbito (nacional, provincial o municipal). Ni por elección ni por designación. Quienes hayan desempeñado cargos (uno o varios) durante ocho años no podrán desempeñar otros cargos, sin excepción alguna, por los siguientes cuatro años continuados en ningún ámbito público. Deberán volver a la vida privada y sólo podrán reincorporarse a la función pública luego de esos cuatro años y por otro ocho. El principio de la "No reelección" debe adquirir rango constitucional. Las "carreras" políticas vitalicias quedarán acotadas de este sano modo y la Política será, ahora sí, un auténtico servicio público.

• Se reorganizará el Sistema Electoral, garantizando por lo menos estos principios: a) el voto uninominal en combinación con el plurinominal; b) todos los ciudadanos podrán votar aunque no se encuentren en su lugar de empadronamiento. c) el Estado no pagará a los partidos por los votos que hayan obtenido. d) el financiamiento de la política será controlado por organismos especiales que a su vez serán controlados por la Corte Suprema de Justicia en audiencias públicas.

El papel de las Fuerzas Armadas debería reformularse con estas premisas:

  1. Descartar toda hipótesis de conflicto con países hermanos de América Latina y asegurar la no intervención en conflictos internos del continente americano.
  2. Asegurar que sea exclusivamente el Congreso Nacional el que decida alineamientos de la Argentina, que sólo asistirá a sus aliados mediante apoyos tecnológicos y logísticos y en ningún caso mediante el envío de tropas. Esto debería ser un dogma de nuestra democracia futura.
  3. Definir la neutralidad argentina como posición filosófica de una Nación pacífica y pacifista, antibélica y activa en la lucha por la paz, la solidaridad y la armonía planetarias.
  4. Reconvertir a las actuales tres fuerzas armadas orientándolas hacia su participación en labores sociales comunitarias y, en el plano educativo, como auxiliares en los planes de erradicación total del analfabetismo e impulsando el desarrollo educacional de sus cuadros hacia la investigación científica y técnica. Asimismo, crear la Universidad de las FFAA, con el desarrollo de carreras originales que les permitan insertarse y trabajar en las necesidades anteriormente apuntadas, garantizándoles una vigorosa orientación humanística y filosófica, con acento en materias como Ética e Instrucción Cívica.
  5. Reformular su participación en el desarrollo industrial nacional, a fin de que recuperen el protagonismo que alguna vez tuvieron y orientando su capacidad y su esfuerzo hacia formas de desarrollo tecnológico autónomo.
  6. Concentrar la acción de las tres fuerzas en la custodia de áreas estratégicas del Estado Argentino. Reformular la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) como un organismo de investigación y desarrollo, encargado de la seguridad industrial nuclear y apto para resolver el problema de los basureros nucleares en nuestro territorio (donde es posible que ahora mismo ya existan, como se ha denunciado recientemente en Tierra del Fuego, y la sociedad lo ignore).
  7. Reformular el Servicio de Guardacostas en la plataforma marítima argentina, a fin de combatir la pesca de altura clandestina, proteger la flota pesquera nacional y salvaguardar el medio ambiente marino. Se trata de asegurar un moderno servicio de Policía Marítima, por ejemplo en base al modelo norteamericano de la Coast Guard y provisto de una flota ágil, moderna y que verdaderamente sea custodia del Mar Argentino y sus riquezas.
  8. Reformular la Fuerza Aérea dotándola de la tecnología necesaria a fin de tener una Policía Aérea capaz de la custodia veloz y efectiva de nuestro cielo, con pocas, pequeñas y ágiles bases estratégicas distribuidas en el territorio nacional; y sobre todo capaz de brindar otros servicios importantes como la dirección, organización y control del espacio aéreo, la astronomía, la meteorología y la investigación aeroespacial.
  9. Reorganizar la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval como organismos encargados de garantizar la seguridad interior dentro del territorio nacional, tareas que estarán absolutamente vedadas a las otras fuerzas armadas. Garantizar además el fortalecimiento del rol de guardias nacionales de fronteras que deben tener GN y PN, asegurándoles la total capacidad operativa para esos fines.
  10. Redefinir todo lo relativo a lo que hoy se entiende como "inteligencia", o sea el espionaje. Las fuerzas armadas de una Argentina democrática y moderna no deben ocuparse de tales tareas, pero sí hay que desarrollar la propuesta de la ley que creó el Sistema de Inteligencia Nacional, órgano superior del sistema que estará encargado de producir la inteligencia y la contrainteligencia necesarias para la defensa y desarrollo de los intereses nacionales. Esa inteligencia nacional debe abarcar las amenazas, riesgos, conflictos y situaciones que puedan afectar la seguridad exterior e interior de la Nación. En este campo las Fuerzas Armadas deben tener su lugar, pero completamente subordinadas al poder político y sólo para participar en las decisiones que hagan a la verdadera Defensa Nacional en caso de crisis y bajo estricto control parlamentario. Las FFAA deben ser sólo un complemento técnico para las decisiones políticas referentes a la Defensa Nacional y la Seguridad Interior.

Cabe subrayar que de ninguna manera este ideario debe leerse como un plan político partidario, sino que son sólo bases para una tarea plural. Los planes de acción política requieren de grandes debates y acuerdos consensuados, y sobre todo necesitan de tiempo y serenidad. Todo eso que siempre nos falta a los argentinos y que las ideas precedentes pretenden comenzar.

La vieja, antiquísima pregunta "¿qué hacer?" sigue siendo la mejor. Nosotros pensamos que la respuesta pasa por estimular la disconformidad y la rebeldía, porque en este momento de la Argentina no hay mejor camino que la resistencia. Se trata de resistir frente al embrutecimiento, la corrupción y la mentira. Resistir cuerpo a cuerpo en el campo de las ideas y de la ética, pero con eficacia. Es tiempo de ponerle inteligencia y eficacia a la rebeldía. Por la democracia y por la vida, contra el olvido y la comodidad. Mediante el texto y el plantón, la sentada y el decir que no. Protestar, reclamar, rebelarnos, seguros de que el futuro de una nación es siempre algo por hacerse. Que no existe un lugar llamado Futuro, al que hay que llegar. Y que la cuestión con el futuro, siempre, es saber construirlo. Hay que hacer para renacer; y no al revés.

5. ¿Juntarnos para qué? ñ

En primer lugar se trata de convocar a gente como nosotros para discutir nuevas formas de participación activa. Proponemos trabajar en la elaboración de una alternativa moral, organizada y consistente para la Argentina. Que está faltando. Y aunque es obvio que tendrá una perspectiva política por lo que digamos y/o hagamos, reiteramos que no estamos proponiendo un partido político nuevo. No es eso lo urgente. Lo urgente es ofrecer una alternativa, una respuesta creíble y seria a la crisis perenne que venimos padeciendo. Creemos que debemos proponerlo y hacerlo completamente por fuera del sistema, alejados de todas las perspectivas presentes, aún las mejor intencionadas. Lejos de cargos electivos y de organizaciones partidarias por renovadas que sean, fuera de todo coqueteo con el poder.

Estamos proponiendo juntarnos para eso. Impulsamos reuniones de gente seria y honesta, que luego se reproduzcan convocando a reuniones similares, por regiones, áreas, ciudades, pueblos. Convocamos a gente decente y respetada. Sin dobleces. Paradigmas de honestidad como los hay en toda la Argentina. No importa si son notables o mediáticos, importa que sean serios y honestos. Los convocamos para charlar juntos por una vez y ver si podemos sintetizar y mejorar estas propuestas, tener un programa político en el más amplio y generoso sentido de la palabra POLITICA, que realmente sea alternativo, diferente, creíble y serio. Se trata de que la protesta actual, cada protesta, tenga un marco común. Y para ello es importante reunirse, para ver en cada lugar qué podemos y queremos hacer juntos.

Hoy la esperanza pasa por todo lo que está desorganizado o que se organiza en silencio y en procura de pequeñas reivindicaciones. Pasa por clubes de barrio, sociedades de fomento, organizaciones marginales, piqueteros, caceroleros en general, modestísimas fundaciones y/o asociaciones de gente que se reúne para lograr lo inmediato. En la emergencia tremenda que vivimos, es posible salir adelante realizando pequeñas acciones cuyos resultados son alcanzables y visibles. Pequeñas tareas como las que llevan a cabo centenares de miles de argentinos, anónima y tesoneramente. Tareas humildes, que organizan a las comunidades y les permiten alcanzar modestos objetivos. Ya se ha visto sobradamente que las Grandes Ideas, los Grandes Proyectos suelen llenarnos de frustraciones, se ideologizan demasiado y además ya no son convocantes. En cambio las pequeñas tareas adquieren un sentido directo e inmediato para la gente. Y pueden ser el marco común que impida que se diluya el sentido de esta movilización ejemplar que ha iniciado el pueblo argentino.

6. ¿Quiénes somos? ñ

Quienes firmamos este Manifiesto somos personas libres, independientes y serias. No pertenecemos a ningún partido ni tenemos compromisos políticos o económicos. Somos personas que vivimos de nuestro trabajo, que declaramos no tener deudas y estar al día con nuestros compromisos fiscales. No tenemos condenas cumplidas ni pendientes, ni estamos procesados en causas judiciales. El patrimonio de cada uno de nosotros está fundado en historias de trabajo y puede ser exhibido limpiamente. No ejercemos cargos electivos nacionales, provinciales ni municipales. No formamos parte de ninguna estructura de poder político o económico, no integramos lobbies ni defendemos intereses sectoriales y no somos jubilados de privilegio.

Evitar la disolución y sentar bases refundacionales: de eso se trata. De que gente como nosotros y muchísimos más nos hagamos cargo de nuestro presente y nuestro futuro. Nosotros, que hasta ahora nos mantuvimos a distancia de las formas tradicionales de la política. Porque las conocimos y nos hartamos, porque nos equivocamos y sobrevivimos, porque tenemos una decencia de origen, que nos viene de familia y de educación. Por todo ello y mucho más, desconfiamos de las formas tradicionales de la política, odiamos la frivolidad y la corrupción, detestamos a los políticos "profesionales", anteponemos la inteligencia y la razón al verso y la retórica vacía. Nosotros, sencillamente, creemos que la verdad tiene sentido y que la palabra debe ser sostenida. Sabemos que la mentira es mala y que en política es la primera puerta para la corrupción. Por todos esos valores, que para nosotros mantienen sentido, hemos venido eligiendo distintas vías de acción y participación pero en general ninguna nos deja satisfechos ni nos parece la adecuada.

Ninguno de nosotros, y ninguno de los muchos que nos escriben y proponen, y piden y esperan que "hagamos algo", ha elegido la neutralidad ni el desinterés. Todos, de algún modo, trabajamos por nuestro país por fuera de "la política". Y desde ya que no es poco lo que muchos ciudadanos y ciudadanas como nosotros hacemos ahora mismo, en nuestro trabajo cotidiano. Pero con eso no alcanza. Tenemos que hacer más.

Con gente así queremos trabajar para sentar las bases de un país diferente. Con gente que, como nosotros, no está en el sistema prebendario ni curra a costa del Estado y de la sociedad. Con gente que, como nosotros, trabaja con su intelecto y con su industria por un país decente, y como nosotros paga impuestos y no ambiciona protegerse bajo el presupuesto estatal. Con gente que, como nosotros, no quiere volver al Estado Monstruo pero tampoco admite que nos dejen sin Estado. Nosotros queremos un Estado pequeño pero fuerte, atento y eficiente, y creemos que juntos, todos nosotros, tenemos la responsabilidad y la oportunidad de reconstruirlo. Sin dejar de ser lo que somos (francotiradores como nos dicen, o fiscales como también nos dicen, o como quieran llamarnos) podemos empezar a ser también una alternativa. Y ésa es la tarea. Todos somos, en esta hora, desconfiados y eso nos parece bien. Ninguno de nosotros es ingenuo en materia política y todos tenemos una pasión común que es evitar la disolución de la patria y sentar las bases para refundar un nuevo país. Por eso no importa que luego seamos "acusados" de intelectuales o de elitistas (que son las dos primeras descalificaciones con las que van a intentar anularnos). Lo que importa es que sepamos organizar esta alternativa de pensamiento, primero, y luego de acción. Igualmente, a quienes nos "acusen" de ser muy "idealistas" les responderemos: ¿Y qué tiene de malo el idealismo? ¿Quién dijo que no son los ideales los que sostienen las mejores acciones concretas? ¿Desde cuándo, y quién lo dijo, el realismo es bueno sin idealismo? ¿Qué evidencias hay de ello? Solamente desde estas limpiezas y sinceridades es posible ofrecerle cambiar verdaderos a una sociedad que está harta de ladrones y mentirosos. Sólo de este modo franco y honesto se puede proponer una nueva vía.

7. Te invitamos a sumarte a esta Alternativa Argentina. ñ

Esperamos que estas reflexiones respondan a tus razonables y prudentes dudas.

Ahora se trata de ver si, juntos, somos capaces de parir soluciones, ideas para afrontar lo que nos angustia, organizar esta propuesta que está en el aire. Démosle la forma adecuada para que no se nos caiga la casa del todo.

Te invitamos a sumarte a este esfuerzo para que hagamos algo más por nuestro país.

Queremos cambiar a la Argentina. Podemos hacerlo, estamos a tiempo porque las instituciones de la república, bien o mal y muchas veces más mal que bien, siguen funcionando.

Nosotros estamos de este lado de la Argentina y no del que nos echó a perder la Patria, su Historia y —acaso—su futuro.

Te invitamos haciendo nuestra la vibrante exhortación de Sarmiento en 1845 en el Facundo:

"¿Acaso porque la empresa es ardua, es por eso absurda? ¿Acaso porque el mal principio triunfa, se le ha de abandonar resignadamente el terreno? ¿Acaso no estamos vivos los que después de tantos desastres sobrevivimos aún; o hemos perdido nuestra conciencia de lo justo y del porvenir de la patria, porque hemos perdido algunas batallas? ¡Qué! ¿se quedan también las ideas entre los despojos de los combates? No se renuncia porque todas las brutales e ignorantes tradiciones coloniales hayan podido más, en un momento de extravío, en el ánimo de masas inexpertas. ¡Las dificultades se vencen, las contradicciones se acaban a fuerza de contradecirlas!"

Firman: Mempo Giardinelli (Chaco), Héctor Timerman (B.Aires), Angélica Gorodischer (Rosario), Miguel Pereira (Jujuy), Graciela Falbo (La Plata), Silvana Buján (Mar del Plata), Rosita Escalada Salvo (Misiones), Olga Zamboni (Misiones), Graciela D´Lucca Bialet (Córdoba), Julio Rudman (Mendoza), Horacio de las Carreras (B.Aires).

Resistencia, Chaco, 15 de enero de 2002. Este MANIFIESTO se puede reproducir, imprimir y distribuir. Para adhesiones, sugerencias y comentarios: manifiestoarg@hotmail.com

 

 
SEGUNDO MANIFIESTO A LA NACION ñ
Por una Alternativa Argentina y por una Argentina diferente y mejor.

Los abajo firmantes, autores de las ideas y propuestas que dimos a conocer en nuestro MANIFIESTO A LA NACION fechado en Resistencia el 15 de enero de 2002, hemos seguido trabajando en la elaboración de Políticas de Estado que consideramos necesarias, urgentes y sobre todo posibles para delinear una República Argentina diferente y mejor, que emerja saneada de la espantosa situación actual en que está sumida.

Alentados por el extraordinario estímulo que significaron miles de cartas y mensajes de adhesión recibidos desde todas las provincias, y de compatriotas residentes en el extranjero, nuevamente nos reunimos para la elaboración del presente documento, en cuya preparación se suman y participan otros intelectuales y en la que hemos recogido muchas ideas que nos hicieron llegar algunos especialistas. Coherentes con nuestra intención de brindar propuestas operativas y concretas tendientes a definir un nuevo modelo de país, posible y viable, ampliamos nuestro primer Manifiesto proponiendo las siguientes Políticas de Estado para la República Argentina:

- POLITICA DE MEDIOS DE COMUNICACION. Proponemos la terminación de los monopolios y el acotamiento legal de los llamados multimedios para que sólo les sea permitido expandirse en forma horizontal, de manera que los medios televisivos no puedan ser propietarios de diarios o radios, ni éstos propietarios de sistemas de televisión, ni existan medios únicos en ninguna comunidad. Independientemente de los sistemas oficiales existentes (Canal 7 y Radio Nacional) que deben ser reestructurados y saneados, el Estado habilitará una señal de televisión pública, no oficial, con directivos surgidos de concursos transparentes y públicos de antecedentes profesionales, y con programación y gestión sometida a control ciudadano. El Canal Público NO ES del Estado. El Estado solamente pone la señal en el aire y ese canal pasa a ser DEL PUBLICO, que lo maneja a través de organizaciones comunitarias en forma autogestionaria. Y allí el Estado no tiene parte, y por ende tampoco ningún gobierno.

- POLITICA DE MEDIO AMBIENTE. En consonancia con el Inventario de Bienes del Estado (nacional, provincial y municipal) que propusimos en el primer Manifiesto a la Nación y que resulta urgente realizar, sostenemos que existe suficiente evidencia en el mundo de que las consecuencias de toda crisis política-económica-social conlleva, inevitablemente, desastrosos correlatos ecológicos. En la Argentina ya los estamos viendo y es imperioso revertirlos mediante una urgente reasignación de recursos para la prevención y solución de desastres ambientales. Es impostergable aprobar las bases para una consistente política que permita enfrentar las inundaciones en ciudades y áreas costeras del Litoral y en toda la región pampeana, los reiterados incendios forestales, la contaminación de aguas superficiales y subterráneas, y detener la pérdida de la biodiversidad y los recursos naturales no renovables, que en nuestro país es atroz. Urge también impulsar la reforestación de provincias enteras (como Santiago del Estero) y de gran parte de provincias en vías de desertificación (como Formosa, Misiones, Salta y Chaco). Estas tareas tienen además la extraordinaria virtud de que demandan uso intensivo de mano de obra de baja calificación, lo que puede convertirlas en verdaderos programas de gran impacto local. Aun con los menguados recursos con que hoy contamos, es indispensable desarrollar campañas educativas consistentes (la Educación Ambiental debe ser prioritaria, en cuanto formadora de individuos solidarios y de conducta ética ante el prójimo, la naturaleza y el uso de los recursos) y crear un durísimo sistema de sanciones para castigar a los depredadores ecològicos en todas sus expresiones, formas, intereses y poderes.

- POLITICA EDUCATIVA. Proponemos la creación del Sistema Nacional de Educación Pública, del que participen todos los ministerios de educación de las Provincias Argentinas, así como organizaciones de docentes y de padres, y el cual debe ser coordinado por el Ministerio de Educación de la Nación. Su primer objetivo debe ser el relanzamiento de la Educación Pública Argentina, garantizando la prioridad absoluta de la educación gratuita en todos los niveles y obligatoria hasta los pre-universitarios. El SNEP respetará los desarrollos regionales y locales de los proyectos educativos, así como la participación de todas las asociaciones de docentes y de padres de familia que deseen intervenir en la necesaria y urgente reelaboración de los contenidos pedagógicos. Asimismo, todos los financiamientos (nacionales e internacionales) deberán ser auditados y controlados por la ciudadanía, a través de federaciones de cooperadoras, las cuales, a su vez, reportarán los resultados de sus controles y auditorías a la SIGEN. Exigir el financiamiento educativo que fija la Ley Federal de Educación (Ley 24.195 del año 1993) en sus art. 60 a 65 : "la inversión pública consolidada total en educación (base 1992: 6.120.196.000), será duplicada gradualmente y como mínimo a razón del 20% anual a partir del presupuesto 1993; o se considerará un incremento del 50% en el porcentaje (base 1992: 4%) del producto bruto interno".

El SNEP contemplará también: proyectos de investigación y desarrollo regionales debidamente explicitados, los que serán aprobados y auditados por comisiones especiales radicadas en el interior del país; proyectos de capacitación docente específicos organizados de acuerdo a las necesidades regionales; y cuidará el equilibrio y oportunidad en el pago de los salarios docentes así como la administración autónoma de un impuesto educativo específico.

- POLITICA CULTURAL. Proponemos la creación de un Consejo Federal de la Cultura, el cual estará integrado mayoritariamente por representantes de los organismos que nuclean a los artistas, así como por representantes de cada una de las provincias y de la Nación. La designación de cada uno de sus miembros deberá surgir de concursos transparentes y públicos de antecedentes artísticos y de promoción cultural, y sus planes y gestión estarán sometidos a control ciudadano. Este Consejo funcionará en coordinación con la Secretaría de Cultura de la Nación, cuya estructura será desburocratizada y despolitizada, así como serán reasignados sus recursos actuales. La SCN debe seguir dependiendo de la Presidencia de la República pero reconvertida en un pequeño y ágil organismo ejecutivo. El CFC dispondrá así de un presupuesto autónomo y equilibrado, completamente independiente de los emprendimientos culturales que impulsen los gobiernos provinciales y municipales, y tendrá sede rotativa cada dos años en diferentes ciudades del interior de la República. Tanto el presupuesto anual del CFC como sus resultados serán controlados y auditados por representantes de los organismos directores. Se impulsará la desgravación impositiva de las obras privadas destinadas a fines culturales, debidamente auditadas y controladas. A la mayor brevedad se convocará a la Nación toda a debatir y organizar un Plan Nacional de Cultura con proyección a 15 años.

- POLITICA de MORALIZACION de la GESTION PUBLICA. Debe ser sometida a fuertes controles basados en la independencia, capacidad profesional, integridad y acceso a TODA la información por parte de los que controlen colegiadamente. Todos los gastos reservados deben fundarse debidamente y deben ser auditables. Hay que fortalecer organismos como la Auditoría General de la Nación y la SIGEN. Esto impone medidas refundacionales, como terminar con la estabilidad laboral del funcionariado. En todos los organismos públicos se deben implementar sistemas de evaluación permanentes y de ellos dependerán tanto la continuidad laboral como las probabilidades de progreso de funcionarios y empleados, tal como se hace en las empresas privadas y en los países donde se ha profesionalizado la función pública. Esto debe valer tanto para los trabajadores de la burocracia estatal como para los que desempeñen cargos electivos. En todos los cargos, su productividad y desempeño deben ser sometidos a periódico control ciudadano. Asimismo, todos los funcionarios políticos debieran estar obligados durante su mandato a utilizar los servicios públicos (transporte, escuelas, hospitales) a fin de que conozcan las necesidades reales de los usuarios de los servicios del Estado.

Respecto de las propuestas ya formuladas en nuestro Primer Manifiesto a la Nación, tendientes a terminar con las "carreras" políticas y con la actividad política como "profesión", proponemos abrir un ordenado y racional debate nacional para establecer las formas de profesionalización de la actividad política, y elevarlas a rango constitucional con base en los siguientes principios: a) Reasignar todos los recursos y gastos que genera la Política, mediante audiencias públicas y control ciudadano. b) Culminar el debate con un plebiscito vinculante, para decidir una nueva y moderna organización política territorial, que debe incluir la discusión acerca de la creación de regiones económicas. c) Promover similar debate para decidir la eliminación o modificación de los consejos deliberantes de las ciudades de menos de 100.000 habitantes, y/o establecer nuevas formas de control ciudadano honorario en aquellas de menor cantidad de habitantes.

- REFORMA POLITICA. Es indispensable y urgente continuar y orientar el debate que la sociedad se está dando respecto del Sistema Político. El Poder Legislativo debe ser repensado completamente, para evaluar si tiene sentido sustituir el sistema bicameral por el de cámara única, así como la eliminación del tercer senador por provincia, el número de legisladores, su grado de representatividad, la dotación de asistentes de los legisladores, la eliminación de gastos reservados y otras prerrogativas, y el control ciudadano de su gestión. Todas estas decisiones, que son gravitacionales para el funcionamiento de la democracia, deben ser meditadas, consultadas con expertos, evaluadas con serenidad y decididas no al calor de las pasiones sino luego de un debate serio y profundo, en el que se garantice la libre expresión de toda la ciudadanía. Y las decisiones finales deben ser sometidas a un plebiscito nacional vinculante.

Asimismo, consideramos imprescindible descentralizar de una vez por todas la administración del país. Las comunicaciones modernas hacen innecesaria y obsoleta la aglomeración actual en Buenos Aires. Los ministerios deben ubicarse en el punto geográfico más adecuado para su desempeño. Por lo tanto no tiene sentido que los organismos de Agricultura y Ganadería tengan su sede en la Capital Federal y no en La Pampa, de igual modo que los de Minería deberían radicarse, por ejemplo, en Salta o San Juan.

- JUBILACIONES DE PRIVILEGIO y NUEVO SISTEMA JUBILATORIO. Debe comenzarse por el redimensionamiento profundo o la lisa y llana eliminación de la Ley 24.241, que dividió las jubilaciones entre Sistema de Reparto (Estado) y de Capitalización (AFJP), retransfiriendo así al Estado una de las obligaciones básicas de toda Nación, como es la Seguridad Social, y que según la Constitución Nacional de 1994 es obligación del Gobierno garantizar y brindar.

Tanto la ANSES como la AFIP deben ser redimensionadas completamente, y su personal debe surgir de concursos públicos, debidamente auditados por la ciudadanía. Además debe legislarse la prohibición absoluta de que los gobiernos puedan intervenir los fondos jubilatorios. Para recuperar el sistema de jubilación hay que replantear los porcentajes de aportes, los haberes en relación a lo aportado y las edades mínimas para jubilarse. Los fondos en poder de las AFJP pertenecientes a los aportantes deben ser controlados por el Estado, con participación de representantes de los jubilados, como así también deben cesar las abultadas comisiones percibidas por las AFJP. Esta masa de dinero, más los nuevos aportes, no podrán tener otro destino que el pago de jubilaciones. Se eliminarán todas las jubilaciones de privilegio, y las vigentes, si son inevitables, serán gravadas fuertemente de manera de igualar los topes jubilatorios en todo el país.

La política provisional debe procurar que no existan jubilaciones menores de 500 pesos ni mayores de 2.000, salvo casos muy excepcionales y justificados con muchos años de elevados aportes Y no podrá jubilarse ningún funcionario, de cargo electivo o no, que no haya cumplido un tiempo mínimo de gestión de ocho años.

- POLITICA MONETARIA. La única moneda de uso en la República Argentina será el Peso y su respaldo serán nuestros bienes y nuestra producción. El Peso debe flotar con respecto a las otras monedas en función de lo que le convenga al país para exportar e importar. Las divisas deben ser percibidas y manejadas por el Banco Central y toda divisa que ingrese al país será liquidada al beneficiario en Pesos a la cotización del día. La moneda nacional será acuñada por la Casa de la Moneda en base a directivas del BC, que controlará y regulará el circulante.

La pesificación dispuesta por el actual gobierno debe ser inmediatamente reorientada con auténtico sentido social, de modo que resulte un verdadero beneficio para los pequeños deudores.

Asimismo, deben reglamentarse y controlarse estrictamente las remesas de dinero al exterior, sean de Empresas, Bancos o particulares, hasta tanto el país se recupere y recapitalice, de manera de asegurar que dichas remesas de fondos correspondan efectivamente a operaciones comerciales legítimas y productivas, que sean generadoras a su vez de recursos económicos y laborales en el país. Por otra parte, el Banco Central debe informar a la población de todos los grandes movimientos de divisas (oro y monedas extranjeras) realizados y/o que se realicen anualmente, comenzando por lo menos desde el año 1966 hasta la fecha. Así se conocerá sin lugar a dudas qué personas y qué Bancos se beneficiaron del desastre actual, y se sentarán bases para que NUNCA MAS ello pueda repetirse. Esto es lo que llamamos CONADEP DE LA CORRUPCION, a la cual nos referimos en nuestro primer Manifiesto. Con dicha información se podrán iniciar las acciones judiciales correspondientes y/o conminar a los responsables a que retornen los dineros fugados. Asimismo, el BC regulará el funcionamiento del sistema financiero según un nuevo ordenamiento legal que reemplace a la nefasta Ley de Entidades Financieras, sancionada por la dictadura y convalidada en los hechos por todos los gobiernos posteriores, la cual ha mostrado ser totalmente ineficaz a la luz de los acontecimientos actuales. El BC regulará el funcionamiento de los Bancos estableciendo políticas crediticias acordes con la etapa de producción que el país necesita; de tasas de intereses pasivos y activos; de comisiones bancarias mínimas y razonables; de encajes y de atención a los clientes. Los Bancos deben empezar de una vez a ser la herramienta que necesitan el desarrollo y el crecimiento.

- POLITICA DE GENERACION DE EMPLEOS. El principal problema en la Argentina es la desocupación y por ello debe ser fundamental Política de Estado restablecer el tejido de pequeñas y medianas empresas, de producción y de servicios, que es el principal sistema empleador de todo país. Hoy en día muchísimas pymes se encuentran en pésimo estado financiero debido al perverso entramado de impuestos, gastos y servicios que en los últimos años significa producir en la Argentina. La implementación de los Planes Trabajar y similares implica amiguismo, favoritismo político y clientelismo electoral. Por lo tanto, proponemos como mucho más conveniente que coyunturalmente —y sin que ello implique renuncia alguna del Estado a prestar asistencia en casos urgentes, puntuales y debidamente auditados— se autorice a los empleadores a otorgar Planes Trabajar en proporción a la cantidad de nuevos empleados que tomen. La primera ventaja de esta propuesta es que el Estado no tiene que poner dinero: los sueldos deben ser pagados por los empleadores, a quienes simplemente habrá que garantizarles que lo que paguen podrán descontarlo del pago de sus impuestos.

Las otras ventajas de este sistema son evidentes: se dignifica la dura condición de los desocupados, quienes dejan de depender de la voluntad o capricho de funcionarios; se elimina el manejo del empleo actualmente en poder de punteros políticos y/o de municipios; los beneficiados de los PT pueden aprender oficios concretos que les servirán para el futuro; el trabajador beneficiado está controlado en su accionar y no cabe la posibilidad de que se creen nuevos ñoquis que sólo cobran ese salario; y el Estado no compite como generador de empleos.

Al eliminar el actual sistema de Planes Trabajar y modos afines, se podrán reaplicar esos dineros al estímulo de formas autogestionarias de empleo, con autocontrol ciudadano, como por ejemplo: a) Unidades comunitarias de producción, mediante fomentos concretos y sistemas cooperativos de producción y consumo. b) Construcción de viviendas autosustentables, utilizando mano de obra local (con capacitación, recalificación y uso de nuevas tecnologías) autocontrolada y autogestionada. c) Todas las unidades productivas reciben los fondos de modo directo, eliminando la intermediación política. d) Esos fondos serán autoadministrados por las comunidades, las que dependerán a su vez de controles supraregionales (municipales, provinciales o nacionales).

- POLITICA DE REACTIVACION INDUSTRIAL. Para lograr que los productos argentinos tengan precios competitivos con los importados de cualquier parte del mundo, de modo que no sólo sean comprados en el mercado local de nuestro país sino que además puedan ser exportados generando divisas, es necesario cambiar radicalmente las políticas de impuestos y de estímulos. Bajando los impuestos, y simplificándolos, podría lograrse que los precios de nuestros productos industriales, comerciales y servicios sean competitivos internacionalmente. Hoy tenemos impuesto al valor agregado, a los ingresos brutos, a los bienes personales, al cheque, a las ganancias, a la ganancia presunta, cargas sociales, autónomos, etc. Todo podría simplificarse si cada empresario o patrón, al final de cada mes, en un sencillo trámite bancario llenara un formulario único de pago de un porcentaje (por ejemplo el 10%) de su ganancia neta, que surgiría de la diferencia entre Ingresos y Egresos. Así se igualaría, simplificando: todos pagarían mensualmente el 10% de sus utilidades netas, y no se legislarían excepciones de ninguna índole, cualesquiera fuesen las ramas de producción, capacidad exportadora o necesidades importadoras. De este modo, cobrando poco a muchos, el resultado será mucho más dinero recaudado, y fácilmente controlable. Esta política, además, será tentadora para los argentinos que quieran iniciar nuevos emprendimientos, y para los capitales extranjeros que verán la oportunidad de hacer aquí buenos negocios con transparencia e impuestos moderados. Además, cada empresario, comerciante, profesional o trabajador autónomo ya no necesitará ser experto en Ciencias Económicas para liquidar sus impuestos. Simplemente llenando los pocos items del formulario (ventas, compras, sueldos, alquileres, servicios, etc) y haciendo una sumatoria para obtener su ganancia, podrá aplicar el porcentaje del 10% y pagar en ventanilla bancaria. Por supuesto, la obligación de todos los causantes impositivos consistirá en tener disponible, en el domicilio declarado, toda la documentación que sirva como evidencia real de lo declarado en cada declaración jurada mensual. El sistema se complementará con dotaciones de inspectores honestos, inflexibles, bien pagos y en permanente movilidad, y con la aplicación de multas muy altas a quienes hayan tergiversado sus declaraciones y se hayan aprovechado de la simpleza del pago de impuestos. Estamos seguros de que esto, tan simple como parece, permitirá que los emprendimientos que hasta hoy sobrevivieron aumenten su producción, los capitales externos recomiencen a invertir en el país y los productos argentinos empiecen a recuperar mercados externos. Y el resultado inmediato será el abatimiento genuino de la desocupación.

- POLITICA FERROVIARIA y de TRANSPORTES. Para la refundación del país debe ser prioridad la corrección de la desigualdad entre los trabajadores habitantes de las grandes ciudades y los del interior. Es necesario detener el crecimiento del Gran Buenos Aires y de otros centros urbanos que tienden al gigantismo incontrolable. Para ello se debe apoyar la vida en las ciudades pequeñas y medianas, deteniendo la despoblación que hoy se está acelerando y ha llegado a extremos alarmantes. Para esto se debe tomar conciencia del tremendo mal que causó la paralización de los ferrocarriles, verdadero sistema sanguíneo que aún hoy, con el enorme capital de su red de vías, constituye una riqueza que es preciso recuperar, rediseñando el sistema ferroviario como herramienta para la integración nacional y como medio básico y principal de transporte, tanto de personas como de cargas. Para ello, y hasta tanto se genere un gran debate nacional al respecto, es indispensable renegociar los contratos con las compañías ferroviarias privadas y requerir de ellas mismas, y de otros posibles interesados, la organización de un gran sistema ferroviario nacional que vuelva a conectar a todo el país de manera moderna, eficaz, barata y rentable. La experiencia de muchos países europeos y de los Estados Unidos debe ser tenida en cuenta y adaptada a nuestras necesidades. En cuanto al sistema caminero nacional, mediante la reactivación de Vialidad Nacional como organismo de control y la aplicación de peajes razonables en todo el país, y renegociando los contratos con todos los concesionarios, será posible modernizar la red carretera nacional, así como estimular un sistema alternativo de rutas comunales o regionales autosustentables.

- POLITICA de JUEGOS de AZAR. Los juegos de azar, en todo el territorio argentino, deben ser considerados cuestión de orden público y gravados fuertemente como todas las actividades innecesarias. Gravar las actividades inútiles o innecesarias hasta un nivel que las desaliente, hará que se reduzcan al mínimo pero a la vez permitirá que el Estado obtenga ingresos necesarios para otros fines. Es urgente aplicar fuertes impuestos a todas las tareas parasitarias, lo que contribuirá a solventar necesidades sociales y reorientará gradualmente energías y talentos hacia las actividades productivas, útiles a la comunidad. La Lotería Nacional de Beneficencia y Casinos debe reconvertirse en un organismo de control de los juegos, tanto los que están en manos del Ente como los que están a cargo de concesionarios privados. Y deberán organizarse eficaces controles legislativos y de ciudadanos sobre las autoridades de la LNByC.

- POLITICA DE VIVIENDAS. Proponemos lanzar un Plan Nacional de Viviendas y Urbanismo con proyección a diez años, con el objetivo de que en 2012 ninguna familia argentina carezca de una vivienda digna, provista de de agua potable y de cloacas. El Estado debe estimular formas autogestionarias de construcción, financiar viviendas a 20 años de plazo con intereses muy moderados a través del Nuevo Banco Hipotecario Argentino, y deben implementarse sistemas de cumplimiento riguroso e inflexible, de manera que crezcan los planes de vivienda asegurando así la reposición de viviendas obsoletas. El PNVU debe considerar a la vivienda como parte fundamental de la problemática urbana y la calidad de vida, y para ello es fundamental que se coordinen todos los planes provinciales, a fin de no sólo evitar que el Gran Buenos Aires siga creciendo desmesuradamente sino también desacelerar el crecimiento de otras grandes ciudades del interior, las que deberán recibir la atención y el estímulo necesarios para que desarrollen su trascendente función y se conviertan en activos centros de desarrollo económico y cultural capaces de brindar las oportunidades que hoy se buscan infructuosamente en la Capital Federal y su área metropolitana.

- POLITICA para el desarrollo de la PATAGONIA. Entendemos que, tratándose de casi la mitad territorial de la Argentina y la región históricamente menos atendida por el poder central, es hora de que los argentinos nos demos una política consistente de desarrollo para la Patagonia, tanto continental como insular. Es urgente planificar el desarrollo prioritario de esa región, tanto en el plano ambiental como científico y turístico, y el gobierno nacional debe garantizar que dicha planeación se haga, ejecute y controle en territorio patagónico y con predominio de conciudadanos patagónicos. Es urgente el lanzamiento de un Plan de Desarrollo Industrial de las riquezas del Mar Argentino, donde tenemos una fabulosa producción de alimentos que no necesitamos sembrar ni curar. Una política estable en tal sentido permitirá el desarrollo de capitales privados en la inversión de bienes y creación de puestos de trabajo. Si países como Japón, cuyo territorio insular es pequeño comparado con la Argentina, o como Perú, han desarrollado industrias pesqueras de alto rendimiento, no resulta razonable que la Argentina continúe dando espaldas al mar y a sus riquezas naturales. Que tenemos servida pero por generaciones (y pésimos gobiernos) nos las hemos dejado robar.

- POLITICA de TURISMO. Proponemos la coordinación efectiva de todos los planes de desarrollo turístico existentes en el país, que hoy forman un absurdo entramado de ideas sueltas y corrupción. Es indispensable contar con un Plan Nacional de Turismo, tanto para el mercado interno como externo. La Argentina tiene todos los climas y todos los paisajes, como para ser uno de los principales países de Turismo Receptivo, industria que es una fabulosa generadora de divisas. Pero la difusión externa no debe seguir siendo errática y caprichosa como hasta ahora, sino que debe ser producto de una planeación a mediano y a largo plazos. Esta industria aporta notables ventajas adicionales, como la demanda de mano de obra y la descongestión de grandes conglomerados urbanos.

- POLITICA de PUEBLOS INDIGENAS. Proponemos que la República Argentina encare, finalmente, una especie de refundación nacional étnica. En nuestro territorio viven decenas de etnias aborígenes, repartidas en varias provincias, tanto en el Sur como en el Norte, en el Litoral como en la región Andina. En nuestro territorio se hablan decenas de lenguas aborígenes, muchas de las cuales se están perdiendo. Esos pueblos y culturas son el patrimonio cultural no sólo de centenares de miles de compatriotas históricamente marginados, sino un patrimonio cultural común a los 36 millones de argentinos. El reconocimiento claro y explícito de las atrocidades que se cometieron contra cada una de estas naciones (que tenían, algunas, miles de años de vivir en su/nuestro territorio) no debe ser solamente un imperativo moral; también debe ser una oportunidad de desarrollo económico, social y por supuesto cultural.

- POLITICA de COPARTICIPACION FEDERAL. Proponemos terminar con el actual sistema de chantaje entre los gobiernos Federal y Provinciales, que además distorsiona el federalismo. Hay que disponer un nuevo sistema de proporcionalidad en el reparto de los impuestos nacionales y garantizar que las provincias no dependan de mendicaciones ante el presidente o los ministros de economía de turno. Es indispensable abrir un debate nacional, del que participen todos los sectores (empresarios, sindicatos, educadores, pueblo en general) para confluir en un Encuentro Nacional que redefina el Pacto Federal Argentino, y lo eleve, luego de un plebiscito vinculante, a rango constitucional.

Firman: Mempo Giardinelli (Chaco), Héctor Timerman (B.Aires), Angélica Gorodischer (Rosario), Miguel Pereira (Jujuy), Graciela Falbo (La Plata), Silvana Buján (Mar del Plata), Rosita Escalada Salvo (Misiones), Olga Zamboni (Misiones), Graciela D´Lucca Bialet (Córdoba), Julio Rudman (Mendoza), Horacio de las Carreras (B.Aires), María Rosa Lojo (B.Aires), Roberto Follari (Mendoza), Graciela Cabal (B.Aires), Atilio Fanti (Chaco), Diego Melamed (B.Aires) Luis Borda (Munich, Alemania), Leonardo Talkowski (Madrid, España), Jorge Felippa (Còrdoba), Mónica Ambort (Córdoba).

Rosario, Santa Fe, 15 de febrero de 2002. Este MANIFIESTO se puede reproducir, imprimir y distribuir. Para adhesiones y comentarios:

www.webklan.com/manifiesto/

 

QUIENES SOMOS ñ

Mempo Giardinelli: Escritor y periodista. Nació en Resistencia, Chaco. Vivió exiliado en México entre l976 y l984. Fundó y dirigió la revista "Puro Cuento" (1986-1992). Desde 1994 vive nuevamente en el Chaco. Ha obtenido importantes premios literarios, todos fuera de la Argentina, y entre ellos el Premio Rómulo Gallegos 1993. Su obra literaria está traducida a 15 idiomas y su último libro publicado es "Final de novela en Patagonia". Todos los años dicta conferencias y seminarios en la Universidad de Virginia y en otras de los Estados Unidos. Ha integrado el Jurado de importantes premios literarios internacionales y ha sido invitado a casi todas las Ferias del Libro del mundo. En la Argentina es más conocido por sus participaciones televisivas y su actividad periodística: es columnista habitual del diario Página/12, del matutino español El Mundo y del diario digital Ciberoamérica, de Mèxico. También escribe para los diarios La Voz del Interior (Córdoba) y Norte (Chaco) y para la revista 3Puntos, entre otros medios del país. Fundo y preside una fundación dedicada a la lectura y a la educación: http://www.mempogiardinelli.org

Héctor Timerman: Nació en la Capital Federal, donde reside. Obtuvo un Master en Relaciones Internacionales en la Escuela de Graduados de la Columbia University, de Nueva York. Es cofundador de America's Watch, la organización de Derechos Humanos más importante de los Estados Unidos y que tiene carácter de observadora en las Naciones Unidas. Fue miembro del Comité de Dirección del Fund for Free Expression con sede en Londres y Nueva York, organización que combate la censura en todo el mundo. Actualmente es miembro del Comité de Presidencia de la Asamblea por los Derechos Humanos (APDH). Fue Director y Cofundador de la revista TRESPUNTOS y actualmente conduce el ciclo de televisión "Diálogos con Opinión" y es columnista del diario BAE y la revista Noticias. Publicó artículos en varios medios del extranjero, entre los que se destacan El diario The New York Times y la revista Newsweek.

Angélica Gorodischer: Narradora. Aunque nació en Buenos Aires, residió casi toda su vida en Rosario, donde es reconocida como uno de los principales referentes de la cultura local. Ha publicado decenas de libros, todos de narrativa. Estudió en Rosario en la Escuela Normal de Profesoras Nº 2 y en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). No obtuvo título alguno y se ufana de no ser "profesora ni licenciada ni académica ni doctora ni nada". En cuarto año se acordó de que quería escribir, no enseñar, y abandonó. Su primer libro fue "Cuentos con Soldados" (1965) y el ùltimo es "Menta" (2000). Ha recibido muchísimos premios literarios, desde que en 1964 ganó el Premio Vea y Lea de cuentos policiales. Entre ellos el Premio Más Allá 1984, el Premio Emecé 1985 y el Premio Konex de Platino 1994. En 1996 recibió el Premio Dignidad otorgado por la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, en vista de su trabajo por los derechos de las mujeres. Ganò además dos becas Fulbright, una de ellas en el International Writing Program de Iowa University, 1988; y la otra para dictar cursos en la University of Northern Colorado, 1991. Su obra está traducida a una docena de lenguas. Y es organizadora de los Encuentros Internacionales de Escritoras que se realizan cada dos años en Rosario.

Miguel Pereira: Director y Guionista de cine y televisión. Nació y creció en la Provincia de Jujuy. Cursó estudios de cine en Buenos Aires y en la Universidad de Minnesota (EE.UU.) y posteriormente en The London International Film School de Inglaterra, de donde se graduó en 1982. Al regresar a la Argentina se desempeñó en casi todas las áreas del cine: asistente de producción, foquista, asistente de montaje, director de fotografía, hasta que comenzó a dirigir sus propios documentales. "La Deuda Interna", su primer largometraje de ficción, obtuvo una aclamatoria crítica internacional iniciada al ganar el Oso de Plata en el Festival de Berlín en 1988. Durante un largo período de su vida residió y trabajó en Inglaterra, realizando documentales para la BBC de Londres y el Channel Four Television. De regreso a la Argentina, fue Consultor Senior del Banco Interamericano de Desarrollo, produciendo documentales y campañas para los Ministerios de Cultura y Educación de la Nación y de la provincia de Jujuy. Actualmente vive y trabaja en su provincia natal, lugar donde desarrolló la casi totalidad de su obra.

Graciela Falbo: Narradora y docente. Nació y vive en La Plata, Prov. De Buenos Aires. Sus libros en su mayor parte se dirigen a un sector de lectores de niños y jóvenes. Y como docente es profesora titular en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. Trabaja en un Taller de Escritura Creativa y su tarea se extiende a la investigación sobre procesos de lectura y escritura en jóvenes. Imparte seminarios de posgrado sobre Escritura Creativa. Trabajó como tallerista en el Primer Plan Nacional de Lectura. Ahora declara: "Vivo de la docencia, de talleres privados y de los derechos de autor, por supuesto, muy modestamente. Si me sumo con mi firma a este Manifiesto es porque creo en la honradez intelectual de la gente que firma conmigo, en la posibilidad de un país honesto y para todos y, fundamentalmente, porque quiero eso para mis hijos y para todos los jóvenes: que sus proyectos y sus energías creativas prosperen aquí y nunca más en un país que no los deje elegir, es decir crecer, y en cambio los expulse, robándoles la esperanza, al dolor del exilio".

Silvana Buján: Licenciada en Comunicación Social por la Univ. Nac. De Quilmes, con posgrados en Energía Nuclear e Impacto Ambiental. Nació en Buenos Aires pero vive en Mar del Plata, donde ejerce el Periodismo Científico. Especializada en desarrollo sustentable y problemáticas ambientales. Coordinación Operativa RED NACIONAL DE ACCION ECOLOGISTA (RENACE). Miembro y colaboradora de ONGs ambientalistas. Coordinadora de redes virtuales de Internet, en desarrollo y calidad de vida. Especialización en programas de radio de ambiente y desarrollo. Vive y trabaja en Mar del Plata, donde desde 1998 conduce el ciclo radial Ecos, de ambiente y desarrollo sustentable. Ha ganado dos veces la estatuilla Martín Fierro y ha sido nominada otras ocho veces por sus actividades en radio, programas de cultura y de calidad de vida.

Rosita Escalada Salvo: Escritora, periodista y docente. Nació en San Javier, Misiones, y vive en Posadas, donde dirige el Suplemento del Docente, del diario "Primera Edición". Ejerció la docencia primaria, secundaria y superior en el Instituto del Profesorado Montoya. Es autora de una vasta obra iteraria, fundamentalmente cuentos y novelas para niños y jóvenes, y también de libros de texto para el Ministerio de Educación de la Procincia de Misiones y para editoriales latinoamericanas. Ha publicado varias Antologías y ha sido presidenta de la SADE misionera entre 1991 y 1994, y miembro del Consejo General de Educación de su provincia entre 1985 y 1987. También es cofundadora y directora de la Escuela Taller Provincial de Tìteres, de Puerto Rico, Misiones.

Olga Zamboni: Narradora, poeta y académica. Nacida en Santa Ana (Misiones), vive en Posadas donde es Profesora de Letras, especializada en el área de Clásicas. Actualmente a cargo de Literatura Grecolatina en la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM). Ha obtenido becas de perfeccionamiento en Madrid y en Lima. Ha impartido cursos, talleres y conferencias en el país y el extranjero y tiene una larga obra publicada, como narradora y poeta. Ha recibido varios premios literarios y ha preparado varias Antologías y obras de uso escolar.

Graciela D´Lucca Bialet: Educadora y escritora. Nació y vive en la ciudad de Córdoba. Es Licenciada en Educación (Univ. Nac. de Quilmes) y Técnico Universitario en Comunicación Social (Univ. Nac. de Córdoba.). Coordina el programa de Promoción de la Lectura "Volver a leer", del Ministerio de Educación de Còrdoba., dirige la Biblioteca Provincial de Maestros de esa provincia y produce las jornadas educativas en la Feria del Libro de su ciudad desde hace 10 años. Como escritora ha publicado libros de Literatura Infantil, novelas y ensayos pedagógicos. Recibió una docena de distinciones y premios literarios, en certámenes referidos a derechos humanos y de los niños. Entre sus últimos libros: "De boca en boca" y "Los sapos de la memoria".

Julio Rudman: Periodista radial. Nació y vive en Mendoza, donde creó y condujo los programas Gente Nueva en Radio de Cuyo; A la hora de los bifes, Pretextos y Otros pretextos en Radio Nacional Mendoza; Chapa y Pintura en FM Porvenir, y desde 1995 El Candil y Buena Letra, en Radio Nihuil. Fue integrante del Grupo 70, formado por escritores y artistas plásticos mendocinos. El programa Buena Letra fue nominado al Martín Fierro del Interior en 1998 como uno de los tres mejores programas culturales del país. En setiembre de 2000 publicó el libro Buena Letra con 18 entrevistas a escritores latinoamericanos. Fue galardonado con el Tercer Premio Nacional de Periodismo, otorgado por la Academia Nacional de Periodismo en diciembre de 2001.

Horacio de las Carreras: Abogado y escritor. Nació en Buenos Aires, donde vive. Es autor de "Fanfarria DEI" (Editorial Sudamericana) novela finalista del "Premio Clarín 1999", además de cuentos y piezas dramáticas. Entre 1997 y 2001 coordinó el taller literario de la Fundación San Carlos, institución dedicada a la rehabilitación de droga- dependientes. Como abogado (UNBA), es especialista en asesoramiento de empresas y en derecho corporativo.

Maria Rosa Lojo: Nació en Buenos Aires, en 1954. Laureada escritora argentina, es Doctora en Letras por la Universidad de Buenos Aires y trabaja como investigadora del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) con sede en la Universidad de Buenos Aires. Dirige dos proyectos de investigación en la Universidad del Salvador. Tiene a su cargo la coordinación del equipo internacional de investigadores que prepara actualmente la edición crítica de Sobre héroes y tumbas para la Colección Archivos de la UNESCO. Ha publicado catorce libros (poemas, cuentos y novelas), y su obra ha merecido muchos y muy importantes premios literarios y becas a la creación artística. Es colaboradora permanente del Suplemento Literario del diario La Nación y entre sus últimos títulos publicados se cuentan: La pasión de los nómades (1994), La princesa federal (1998), Una mujer de fin de siglo (1999), Historias ocultas en la Recoleta (2000) y Amores insólitos de nuestra historia (2001).

Graciela Beatriz Cabal: Nació en Buenos Aires, en 1939. Es escritora y narradora oral. Ha publicado más de sesenta y cinco libros para niños y adultos. Graduada en Letras por la UBA, ejerció la docencia, el periodismo y el trabajo editorial. Fue presidenta de Alija (Asociación de Literatura Infantil y Juvenil de la Argentina), y durante su gestión se fundaron más de cuarenta bibliotecas escolares. Realiza numerosos viajes dentro y fuera del país para dictar conferencias, seminarios, participar en mesas redondas y espectáculos de narración oral. Cofundadora y codirectora de la revista La Mancha, en la actualidad es vicepresidenta de SEA (Sociedad de Escritoras y Escritores de la Argentina).Sus libros han recibido gran cantidad de premios nacionales e internacionales. Algunos títulos: Secretos de familia, Mujer de vida alegre, Mujercitas eran las de antes y otros escritos, Toby, Vidas de cuento, De Mantones y Cuplés y La emoción más antigua.

 

TERCER MANIFIESTO A LA NACION ñ
Por una Alternativa Argentina y por una Argentina diferente y mejor.

En tanto autores de las ideas y propuestas dadas a conocer en los anteriores MANIFIESTOS A LA NACION, fechados en Resistencia el 15 de enero y en Rosario el 15 de febrero, hemos seguido trabajando en la elaboración de Políticas de Estado que consideramos necesarias y urgentes para que nuestro país supere la emergencia que agobia a la Nación.

La vigorosa dinámica de los hechos nos impone, nuevamente, ocuparnos de aspectos inmediatos de la realidad. Pero nuestra responsabilidad intelectual nos alienta, asimismo, a no dejarnos vencer por las urgencias y a seguir pensando en el mediano y largo plazos, empeñados en delinear una República Argentina diferente y mejor, saneada en libertad y en crecimiento, y perfeccionada en su comportamiento democrático.

El extraordinario estímulo que recibimos desde todas las provincias, y de compatriotas residentes en el extranjero, expresados en miles de cartas y adhesiones espontáneas motivadas por nuestros dos MANIFIESTOS anteriores, nos estimula a producir ahora este nuevo trabajo, que en esta ocasión no firmamos nominalmente sino que lo lanzamos como texto colectivo, convencidos de que lo suscriben y comparten millones de ciudadanos y ciudadanas.

Coherentes con nuestro planteo original de brindar propuestas operativas y concretas tendientes a definir un nuevo modelo de país, posible y viable, en esta ocasión proponemos la urgente adopción de las siguientes Políticas de Estado para la República Argentina:

1. EL TERRITORIO NACIONAL. ñ

Nos pronunciamos rotundamente por la indivisibilidad territorial de la República Argentina. Estamos en contra de cualquier posibilidad de recorte territorial, subdivisión geográfica, secesión, anexión o reordenamiento de la actual división politica del mapa de la Argentina, así como también nos oponemos rotundamente a cualquier intento de administración externa —política o económica, por parte de personas u organismos internacionales o supranacionales— pues las formas de administración de la República Argentina no pueden ser otras que las que dispone y ordena la Constitución Nacional.

2. EL BANCO DE LA NACION ARGENTINA. ñ

Nos pronunciamos rotundamente en contra de la privatización del Banco de la Nación Argentina. Rechazamos vigorosamente todos los intentos y directivas orientadas a tal objetivo, sean del Fondo Monetario Internacional o de la banca internacional, pública o privada. Denunciamos el engaño que conlleva la pretendida creación de un supuesto Nuevo Banco Federal, que en realidad oculta la intención de desguazar el Banco Nación. Acabamos de ver cómo en la llamada "Ley Omnibus" que pretendía el ministro Remes Lenicov y que rechazó el Senado, ésa era la principal medida oculta. No admitimos bajo ningún concepto la privatizaciòn del Banco Nación, ni del Banco de la Provincia de Buenos Aires ni de ningún otro Banco estatal.

3. LA REFORMA POLITICA. ñ

3.1. - EL LLAMADO A ELECCIONES.

Nos reiteramos en favor de soluciones políticas nuevas, originales, no violentas y profundamente democráticas para resolver la crisis que vive nuestro país. Denunciamos por lo tanto el engaño que significa cualquier posible apresuramiento electoral, puesto que antes de cualquier llamado a elecciones debe modificarse el sistema electoral vigente. Las prisas electorales de hoy tienen por único motivo retacear la necesaria, profunda y urgente Reforma Política que reclama la ciudadanía, y sólo buscan garantizar la supervivencia y eventual triunfo de los viejos y repudiados aparatos partidarios. Por lo tanto, previo al acortamiento oportunista de los plazos electorales, es urgente realizar una auténtica y profunda Reforma Electoral.

3.2- UNA REFORMA ELECTORAL VERDADERA Y TRANSPARENTE.

En consecuencia, y correlativamente, reclamamos con toda urgencia la realización de una verdadera Reforma Electoral, que debería ser discutida en todas las asambleas, entidades y organizaciones comunitarias de la Argentina, en un plazo perentorio de tres meses. Este debate nacional debería ser coordinado por una Comisión Nacional de Reforma Política, que a su vez debe ser convocada con urgencia. En dicha Comisión deben estar representadas todas las expresiones de la ciudadanía, de todas las provincias. Cada instancia deberá enviar sus conclusiones y propuestas a la Comisión, la que deberá sesionar en audiencias públicas y proponer un nuevo sistema electoral nacional, que a su vez deberá ser plebiscitado.

Nosotros proponemos, como materia fundamental de esta Reforma, la eliminación lisa y llana de todas las leyes electorales vigentes, y su sustitución por una nueva y unificada Ley Electoral Nacional, que garantice una democracia participativa antes que una meramente representativa, principio que deberá incorporarse a nuestra Carta Magna en una futura reforma constitucional. Proponemos asimismo que esta nueva Ley contenga los siguientes principios democráticos:

1- Eliminar el sistema de Listas Sábanas por partido, sustituyéndolo por el sistema de Lista Única con Pluralidad de Candidatos y Sistema de Tachas. Los electores recibirán de las autoridades de la mesa electoral una boleta única, en la que figurará la totalidad de los candidatos por orden alfabético de apellidos, pertenezcan a partidos políticos o no. Con un lápiz también provisto por las autoridades, en el cuarto oscuro cada votante procederá a elegir tachando los nombres de los candidatos que no vota y dejando limpios los de los candidatos de su preferencia. Guardará su voto en un sobre y el sobre en la urna. La tecnología computacional actual permite que el cómputo de votos de este sistema sea muy veloz y los resultados se podrán procesar rápida y confiablemente.

2- Las candidaturas podrán ser sostenidas por los partidos políticos reconocidos, pero también podrán proponer candidatos todas las asambleas populares, organizaciones barriales o comunitarias, las ONG y demás entidades de bien público que la Nueva Ley Electoral Nacional definirá. Se implementará un sistema de requisitos básicos y plazos de inscripción a fin de que la Autoridad Electoral proceda a la impresión de la Boleta Única de Voto con la debida anticipación.

3- Establecer el principio de que todos los candidatos democráticamente elegidos que no cumplan sus promesas electorales, podrán ser removidos. La Nueva Ley Electoral Nacional determinará un sistema de control ciudadano para normar estas remociones sin abusos.

4- Establecer que el voto en blanco y los votos anulados serán computados como votos válidos en todos los casos, y la suma de ellos será considerada para obtener los porcentajes de representación.

5- Establecer el principio de que todos los ciudadanos podrán votar, aunque no se encuentren en su lugar de empadronamiento. La Nueva Ley Electoral Nacional determinará el sistema de control ciudadano para evitar abusos y votos repetidos.

6- Declarar delito federal la actividad de los llamados "punteros políticos". Esto es: la Nueva Ley Electoral Nacional declarará que el reparto de bolsas de comida, calzados, ropas, colchones, materiales de construcción y/o dinero, con fines electorales y de captación proselitista, será Delito Federal con pena mínima de seis meses no excarcelables para quienes sean detenidos, así como se extenderá la responsabilidad a sus partidos, jefes y responsables políticos. La Nueva Ley Electoral Nacional reglamentará con precisión la normativa pertinente.

7- Debe eliminarse el llamado financiamiento de la política por parte del Estado. El Estado no pagará por los votos obtenidos a los partidos políticos, ni a los candidatos independientes o de organizaciones que los avalen. El Estado no financiará, bajo ningún concepto, la actividad política, ni se dispondrán dineros públicos para campañas proselitistas. El Estado no tendrá ninguna participación económico- financiera en materia electoral, excepto la que sea necesaria para garantizar el sistema de Autoridades Electorales, diseño e impresión de la Boleta Única por distrito electoral y el pago de un jornal electoral a todas las autoridades de mesa. Asimismo, el Estado garantizará el otorgamiento en los medios de comunicación que de él dependan de espacios gratuitos para la difusión equitativa de las propuestas de todos los partidos y candidatos. La organización de los partidos, su sostenimiento, propaganda y toda otra actividad conexa será decisión y responsabilidad de las autoridades de los mismos. Pero sus cuentas internas, tanto de las campañas como del accionar permanente de los partidos, serán controladas por organismos especiales creados por la nueva Ley, los que a su vez serán controlados por la Corte Suprema de Justicia, en audiencias públicas.

3.3- LA REFORMA EN LA ADMINISTRACION DEL ESTADO.

Insistimos en nuestra propuesta de que ningún cargo político debería ser desempeñado por una misma persona por más de ocho años continuados, en ningún fuero ni ámbito (nacional, provincial o municipal), ni por elección ni por designación. Quienes hayan desempeñado cargos (uno o varios) durante ocho años no podrán desempeñar otros cargos durante los siguientes cuatro años continuados, en ningún ámbito público y sin excepción alguna. Deberán volver a la vida privada y sólo podrán reincorporarse a la función política pública luego de esos cuatro años y por otros ocho. Asimismo, proponemos que el principio de "No reelección" adquiera rango constitucional de manera que el profesionalismo político vitalicio quede acotado y la Política sea un auténtico servicio público. La gestión de todos los funcionarios, elegidos o designados, deberá ser evaluada cada seis meses y sus mandatos podrán ser revocados si el pueblo no los aprueba. Una Ley de Transparencia para la Administración del Estado precisará los modos de implementación de estas propuestas.

4. CONADEP DE LA CORRUPCION. ñ

Insistimos en subrayar la urgencia de que se forme una Comisión Nacional de Investigaciones de la Corrupción, que tenga desde ahora mismo toda la información y las capacidades investigativas necesarias para establecer quiénes, cuándo y cómo corrompieron todos los estamentos político- sociales de la Argentina. Esta Comisión no tendrá poder de enjuiciamiento pero todas sus investigaciones y conclusiones serán públicas y conllevarán la obligación de que la Justicia actúe en consecuencia.

En este punto, nos pronunciamos también por el mantenimiento de la Ley de Subversión Económica tal como rige actualmente, debido a que hoy es el marco jurídico que permite y garantiza la investigación y eventual sanción de delitos que afectaron y afectan el interés nacional. No dudamos de que esta Ley debe ser rediscutida y reformulada, pero eso deberá hacerse en un contexto diferente del actual, sin las actuales presiones del sistema económico global y cuando pueda debatirla un Parlamento completamente renovado.

5. LEY DE INFORMACION PUBLICA. ñ

Proponemos también la urgente discusión de una Ley de Información Pública, que disponga que toda la información gubernamental (nacional, provincial y municipal) es pública y puede ser consultada por personas y organizaciones. Esta Ley debe tender urgentemente a la transparencia en la gestión publica, la rendición de cuentas y el buen manejo de los intereses ciudadanos, para lo cual deben garantizarse la más completa información y la mayor facilidad de consulta. Los casos de informaciones reservadas deberán ser perfectamente precisados e identificados por la Ley. Asimismo, esta Ley dispondrá que se hagan públicas no sólo las acciones de gobierno, sino también todas las compras de todos los organismos públicos, que estarán a la vista y a disposición de cualquier ciudadano o entidad que quiera controlarlas. Y no habrá gastos reservados en ninguno de los estamentos del Estado.

El MANIFIESTO ARGENTINO
Córdoba, 25 de abril de 2002
Este MANIFIESTO se puede reproducir, imprimir y distribuir. Si Usted comparte este ideario, hágalo suyo y hágalo circular por todos los medios a su alcance, para que más argentinos lo conozcan y suscriban.
Para adhesiones y comentarios: www.webklan.com/manifiesto/
www.manifiestoargentino.cjb.net/

 

CUARTO MANIFIESTO A LA NACIÓN ARGENTINA ñ

SUMEMOS MILLONES DE FIRMAS PARA EXIGIR LA REFORMA CONSTITUCIONAL. NO A LA NUEVA TRAMPA ELECTORAL.

Si quiere sumar su firma, envíe un email con Nombre, Apellido y DNI a: sifirmomanifiesto@hotmail.com
Si quiere organizar una lista, junte de a 50 (cincuenta) firmas y envíelas (de 50 en 50) a la misma dirección.

Nosotros, Pueblo de la Nación Argentina, viendo con dolor el estado de la República a menos de 200 años de constituída, nos manifestamos en favor de cambios profundos para terminar con la ineficacia, la cobardía y la deshonestidad de nuestros representantes, que deliberan y gobiernan en nuestro nombre pero en contra de nuestros intereses.

Reconociendo que la conducta de los pueblos es factor de su destino histórico y para no dar más oportunidades a la rapiña de los que acechan detrás de nuestras equivocaciones, asumimos la responsabilidad de modificar esa conducta, tarea que cae sobre nuestras espaldas y que en este Manifiesto no delegamos en ningún líder, grupo, partido, organización ni representante.

Nuestra única ideología es la convivencia, basada en el respeto por los demás y por las normas que deben regir todo comportamiento público. Nos pronunciamos por el efectivo y riguroso imperio de la Constitución y de la Ley, sin atajos, excepciones o impunidades. Y nos comprometemos a luchar por todos los medios no violentos a nuestro alcance en defensa de la Paz Social, y por el restablecimiento de una Justicia independiente, sin la cual instituciones, leyes y Constitución, y aún bienes, honor, vida y sueños son letra muerta.

Los firmantes somos concientes de que la corrupción ha carcomido la trama social, política y económica de nuestro país, y nos compremetemos a seguir trabajando para que en la Argentina se recuperen la decencia, la dignidad y la autoridad.

Por lo tanto:

1) Rechazamos la repetición de las mismas conductas y procederes que condujeron a la Argentina a la situación desastrosa en que hoy se encuentra. No queremos cambios sólo aparentes ni admitimos más simulaciones. Repudiamos y rechazamos las trampas del sistema político imperante, que desde hace décadas intercambia los mismos funcionarios en los mismos puestos, provenientes de los mismos partidos y con las mismas repudiables conductas. Rechazamos todas las componendas que ya se vislumbran tendientes a reciclar el sistema. Las maniobras que se implementan desde el gobierno y los partidos Justicialista y Radical, es evidente que están siendo organizadas para la reinstalación de los mismos que irresponsable y delincuencialmente nos llevaron a la actual situación. Rechazamos todos los intentos de perpetuar a las actuales dirigencias y autoridades en todos los poderes del Estado, particularmente el Congreso y la Justicia.

2) De continuar profundizándose el actual engaño electoral, consideraremos estrategias populares alternativas (como la abstención activa y revolucionaria, el no-voto activo o el voto en blanco) para no convalidar el fraude ni el retorno de los mismos que vendieron la Patria, y para así deslegitimar a los supuestos vencedores de la farsa electoral que se avecina y que hasta el momento no es más que una vulgar interna partidaria.

3) Rechazamos todas las maniobras tendientes a justificar cualesquiera formas de violencia, como las que se evidencian desde el poder y los sectores más reaccionarios a los cambios y a la Democracia. Rechazamos que nos sigan amenazando con el caos inminente que ellos mismos han venido provocando. No es cierto que vamos hacia la anarquía: la anarquía es lo que estamos viendo hoy en las calles; la verdadera anarquía es el desgobierno y la lucha interna del Sistema. La anarquía son la interna feroz del Partido Justicialista y la agonía cobarde del Radicalismo. Agitan el fantasma de siempre —el caos y la anarquía— como si ellos no tuvieran nada que ver, pero lo hacen como estrategia de supervivencia, para ganar tiempo. Pero están perdidos, acabados, porque no hay manera de que recuperen la credibilidad de una sociedad que los odia.

4) Sostenemos que el Sistema Político actual no tiene arreglo y debe ser sustituido. La República necesita con urgencia un nuevo sistema político basado en la Verdad, la Solidaridad, la Justicia, la Equidad, sin populismos ni demagogias, y en el que todos los conflictos se resuelvan mediante la No-Violencia y el respeto inflexible a la Constitución y a la Ley. Es hora de que nuestro país se encamine por los senderos de la legalidad sin cortapisas, atajos, excepciones ni impunidades. Para ello es indispensable un nuevo sistema democrático participativo, semidirecto y con firmes controles ciudadanos en el manejo de todos los asuntos públicos y con estricta vigilancia de las nuevas representaciones. Es en tal sentido que proclamamos y hacemos nuestra la exigencia de que "se vayan todos". Aún sabiendo los riesgos que conlleva tal proclama, afirmamos que es indispensable que primero "se vayan todos y no quede ni uno solo". Trabajando seria y responsablemente, sin ambiciones personales o de sectores y ejerciendo la democracia y el diálogo, ello es perfectamente posible y en eso estamos empeñados millones de argentinos, decididos a resignificar los conceptos básicos fundamentales de nuestra República: Libertad, Democracia, Solidaridad, Verdad, Justicia, Honestidad, Federalismo, Trabajo y Paz.

5) Exigimos también el juicio y castigo a los culpables de la indefensión de la Patria. Nos pronunciamos por la instauración de una CONADEP de la CORRUPCIÓN, que juzgue a todos los responsables del desastre y haga que respondan con sus patrimonios y su responsabilidad histórica el crimen que cometieron contra la República Argentina.

La Argentina no necesita en esta hora de nuevos planes electorales, sino de un proyecto de país que sea perdurable y capaz de satisfacer las necesidades de sus habitantes. Llamamos a todos los argentinos a asumir los Principios Básicos para la Reconstrucción de la República que se enumeran a continuación (o en hoja adjunta).

No queremos que retornen, no lo permitiremos.

Por todo esto, Nosotros, pueblo de la Nación Argentina, exigimos un plebiscito abierto y libre, garantizado y controlado por organismos internacionales, tendiente a una nueva Convención Constituyente que establezca las bases de una nueva República, en armonía y concordia, basada en la Verdad, la Justicia y la Paz.

Firmamos y hacemos firmar este Manifiesto a la Nación, a 20 de Julio de 2002, en toda la República Argentina.

Y aquí cada uno pone su firma y numero de documento, y se hace la lista hasta completar 50 firmas, que se envian a: sifirmomanifiesto@hotmail.com

Además el texto puede ser fotocopiado y hecho circular en papel, juntando firmas.

En tal caso se recomienda imprimir también lo que sigue, para que quienes firmen conozcan la parte propositiva.

Por la indivisibilidad territorial de la República Argentina.
• Por la recuperación de nuestra capacidad de decisión política como país soberano.
• Por la suspensión responsable del pago de la deuda externa pública, con análisis de la deuda legítima y discriminación de la ilegítima.
• Por la salud, la educación y la previsión social como asuntos de responsabilidad estatal básica e indelegable.
• Por la recuperación del manejo de todos los recursos naturales como función exclusiva del Estado. Por la urgente realización del Inventario General de Bienes del Estado (nacional, provincial y municipal) que ya propusimos en nuestro primer Manifiesto a la Nación.
• Por un nuevo Pacto Federal de Coparticipación que sustituya el actual sistema de chantaje entre el gobierno Nacional y los Provinciales, que además distorsiona el federalismo. Por la discusión de un nuevo sistema de proporcionalidad en el reparto de los impuestos nacionales, del que participen todos los sectores (empresarios, sindicatos, educadores, pueblo en general) que sea elevado, plebiscito mediante, a rango constitucional.
• Por la creación de un sistema bancario nacional basado en la cooperación y el interés social. Por la reorganización del Mercado Financiero garantizando la libertad de mercado pero estableciendo impuestos a las transacciones especulativas.
• Por la terminación de todos los intentos de privatización del Banco de la Nación Argentina, cuya función de fomento y sostén de la producción nacional debe ser restaurada por encima de presiones, sean del Fondo Monetario Internacional o de la banca internacional, pública o privada.
• Por la sustitución de todos los planes de asistencialismo clientelista por un Plan Nacional de Generación de Empleos genuinos. Por el restablecimiento del tejido de pequeñas y medianas empresas, de producción y de servicios, que es el principal sistema empleador de todo país. Por la urgente abolición del perverso entramado de impuestos y requisitos burocráticos que entorpece la generación de empleos, y por la eliminación de indignos sucedáneos como son los Planes Trabajar y similares, que además implican amiguismo, favoritismo político y clientelismo electoral.
• Por una Política de Reactivación Industrial seria y consistente, para la que es necesario cambiar radicalmente las políticas de impuestos y de estímulos.
• Por establecer con carácter de urgente un Sistema de Seguro de Desempleo, de acuerdo a la propuesta del FRENAPO.
• Por un Programa de Reorganización de Empresas del Estado en áreas estratégicas como Granos, Carnes, INTA, INTI, Vialidad Nacional y Comercio Exterior, entre otras.
• Por un Plan de Desarrollo para pequeños propietarios agrícolas, que les garantice precios sostén y que subsidie la actividad agropecuaria como se hace en los Estados Unidos y Europa, con el doble objetivo de estimular su producción y favorecer su arraigo.
• Por la renegociación de los contratos con las empresas de servicios públicos privatizadas.
• Por la reorganización y modernización del Sistema Aduanero Nacional, dotándolo de firmes y múltiples sistemas de control por parte de la ciudadanía.
• Por un nuevo Sistema Impositivo con eficaces mecanismos de control, que asegure la equidad fiscal sobre los principios de que deben pagar más quienes más tienen y más ganan; y que toda actividad especulativa debe causar impuestos. Y por bajar los impuestos, y simplificarlos, a fin de lograr que los precios de nuestros productos industriales, comerciales y servicios sean competitivos internacionalmente.
• Por la restauración de los principios básicos tradicionales de la Política Exterior Argentina: respeto por la autodeterminación de los pueblos; no intervención y no alineamiento; neutralidad en los conflictos entre terceros estados; colaboración máxima para el restablecimiento de la paz en todos los conflictos; rechazo de toda política expansionista; y participación activa en los organismos internacionales, particularmente los que tienen por objetivo el mejoramiento ambiental, educativo, científico y de salud para los habitantes del planeta.
• Por la elaboración de Normas de Control y Transparencia de todos los actos públicos o de gravitación pública, para la lucha eficiente y consistente contra la corrupción, con un marco legal basado en el principio de la desconfianza y no del idealismo, que reconozca las contradicciones de la naturaleza humana y sus debilidades, y que dificulte las posibilidades de que lo corruptible se corrompa.
• Por un Poder Judicial realmente independiente, orgulloso de su independencia pero controlado por el Poder Legislativo y absolutamente alejado del Ejecutivo. Para ello, el Poder Judicial en la Argentina debe ser declarado en comisión y la Corte Suprema de Justicia reorganizada con cinco miembros consagrados mediante un plebiscito nacional convocado al efecto.
• Por la adopción del principio básico de que ningún cargo público podrá ser desempeñado por una misma persona por más de ocho años continuados. Por ninguna persona, en ningún fuero y en ningún ámbito (nacional, provincial o municipal). Ni por elección ni por designación. Por ello, quienes hayan desempeñado cargos (uno o varios) durante ocho años, deberán volver a la vida privada y sólo podrán reincorporarse a la función pública luego de esos cuatro años y por otros ocho. Proponemos que el principio de la "No reelección" adquiera rango constitucional. Así se acotarán las "carreras" políticas vitalicias y la Política será un auténtico servicio público.
• Por una Reforma Política seria y profunda, evaluada con serenidad y decidida no al calor de las pasiones sino luego de un debate en el que se garantice la libre expresión de la ciudadanía, y cuyas decisiones finales deben ser sometidas a un plebiscito nacional vinculante. Nos remitimos a la completa propuesta desarrollada en nuestro Tercer Manifiesto a la Nación.
• Por la reorganización del Sistema Electoral, garantizando por lo menos estos principios: a) el voto uninominal en combinación con el plurinominal; b) todos los ciudadanos podrán votar aunque no se encuentren en su lugar de empadronamiento. c) el Estado no pagará a los partidos por los votos que hayan obtenido. d) el financiamiento de la política será controlado por organismos especiales que a su vez serán controlados por la Corte Suprema de Justicia en audiencias públicas.
• Por la reformulación del papel de las Fuerzas Armadas, con base en las propuestas dadas a conocer oportunamente en nuestro Primer Manifiesto a la Nación.
• Por la terminación de los monopolios informativos y el acotamiento legal de los llamados multimedios, para que sólo les sea permitido expandirse en forma horizontal. Y por la organización de un sistema multimedial público, no oficial, con directivos surgidos de concursos transparentes y públicos, y con programación y gestión sometida a control ciudadano.
• Por una Ley de Información Pública orientada a la transparencia en la gestión pública, la rendición de cuentas y el buen manejo de los intereses ciudadanos, que disponga que toda la información gubernamental (nacional, provincial y municipal) es pública y puede ser consultada por personas y organizaciones, mientras que los casos de informaciones reservadas deberán ser perfectamente precisados e identificados.
• Por la discusión y aprobación de una consistente Política Ambiental Nacional.
• Por la creación de un Consejo Federal de la Cultura, integrado por artistas y organismos, así como por representantes de cada una de las provincias y de la Nación. Convocatoria a la Nación toda para debatir y organizar un Plan Nacional de Cultura con proyección a por lo menos 15 años.
• Por la Moralización de la Gestión Pública, para que esté sometida a fuertes controles basados en la independencia, capacidad, integridad y acceso a la información y tendientes a limitar las "carreras" políticas de acuerdo con las propuestas ya formuladas en nuestro Primer Manifiesto a la Nación.
• Por la Reorganización de un Nuevo Sistema Jubilatorio, con eliminación de todas las jubilaciones de privilegio.
• Por una Política Ferroviaria, Caminera y de Transportes que otorgue prioridad a la corrección de la desigualdad entre los trabajadores habitantes de las grandes ciudades y los del interior.
• Por la reactivación de Vialidad Nacional como organismo de control y aplicación de peajes razonables en todo el país, y por la renegociación de los contratos con los concesionarios para modernizar la red carretera nacional, así como estimular un sistema alternativo de rutas comunales o regionales autosustentables.
• Por una Política de Juegos de Azar que grave fuertemente todas las actividades inútiles o innecesarias, hasta un nivel que las desaliente. La Lotería Nacional de Beneficencia y Casinos debe reconvertirse en un organismo de control de juegos, tanto de los que están en manos del Ente como de los que están a cargo de concesionarios privados.
• Por un Plan Nacional de Viviendas y Urbanismo con proyección a diez años, con el objetivo de que en 2012 ninguna familia argentina carezca de una vivienda digna, provista de agua potable y de cloacas y en base a propuestas ya anticipadas en anteriores Manifiestos a la Nación.
• Por una Política de Estado para el Desarrollo de la PATAGONIA, que es casi la mitad territorial de la Argentina y la región históricamente menos atendida por el poder central. Es urgente planificar el desarrollo prioritario de esa región, tanto en el plano ambiental como científico y turístico, y el gobierno nacional debe garantizar que dicha planeación se haga, ejecute y controle en territorio patagónico y con predominio de argentinos patagónicos. Por planes similares para el desarrollo de las otras regiones del país.
• Por un Plan de Desarrollo Industrial de las riquezas del Mar Argentino, donde tenemos una fabulosa producción de alimentos que no necesitamos sembrar ni curar. Una política estable en tal sentido permitirá el desarrollo de capitales privados en la inversión de bienes y creación de puestos de trabajo.
• Por un Plan Nacional de Turismo basado en la coordinación efectiva de todos los planes de desarrollo turístico existentes en el país, que hoy forman un absurdo entramado de ideas sueltas y corrupción.
• Por una Política Nacional para los Pueblos Indígenas, que sea una especie de refundación nacional étnica y reconozca que en nuestro territorio viven decenas de etnias aborígenes en varias provincias, que se hablan decenas de lenguas, muchas de las cuales se están perdiendo, y que esos pueblos y culturas son el patrimonio cultural no sólo de centenares de miles de compatriotas históricamente marginados, sino un patrimonio cultural común a los 36 millones de argentinos. El reconocimiento claro y explícito de las atrocidades que se cometieron contra cada una de estas naciones (que tenían, algunas, miles de años de vivir en su/nuestro territorio) no es solamente un imperativo moral; también debe ser una oportunidad de desarrollo económico, social y por supuesto cultural.

 

INFORME DE LA REUNION NACIONAL, CORDOBA, 29 JUNIO 2002 ñ
Manifiesto Argentino

Se realizó con la presencia de un centenar de personas invitadas, muchas de ellas en representación de organizaciones y grupos (de Santa Fe, Reconquista, Paraná, Mendoza, Salta, Jujuy, Neuquén, Río Negro, Capital Federal, Chaco, Mar del Plata, La Plata y otras ciudades del conurbano bonaerense, y de Córdoba capital y del interior cordobés). Trabajamos todo el día sábado en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba, por la mañana en plenario y por la tarde en grupos de trabajo. El tiempo no resultó suficiente para agotar todos los temas propuestos por los participantes, pero la evaluación general es positiva porque sirvió para encontrar coincidencias en muchos aspectos.

Entre las conclusiones a que se arribó en la reunión, se destacan:

Entre muchas otras propuestas concretas que se decidió seguir impulsando, respecto de la coyuntura política:

 

INFORME DE LA 2a. REUNION NACIONAL del M. A. , en la Cdad. de Bs. As. ñ
Manifiesto Argentino

El sábado 5 de Octubre de 2002, reunidos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el MANIFIESTO ARGENTINO realizó su Segunda Reunión Nacional. Con la entusiasta presencia de fundadores, adherentes y representantes de todo el país, se debatió durante toda la jornada y se arribó a las siguientes conclusiones:

1) Informe de situación:

Se expuso un cuadro de situación acerca del estado de evolución actual del MA, referido a cantidades de adherentes, nodos activos, nodos a punto de conformarse y cantidades de firmas recolectadas. La sensación generalizada fue de una grata sorpresa respecto del crecimiento sostenido del MA en todo el país, pues ya se puede afirmar que estamos en las 23 provincias argentinas.

a) Se propuso un Esquema organizativo nacional, que consta de un Directorio Nacional y una organización del MA en base a direcciones y comisiones.

b) Se leyó el texto de introducción propuesto por los fundadores para unificar y sintetizar el documento del MA.

c) Respecto de los dos puntos anteriores, se resolvió llevar estas inquietudes a cada uno de los nodos para que, a partir de la propuesta de organización presentada, se reciban nuevas sugerencias. Todo esto se tratará en los nodos específicamente y durante los próximos 15 días. Luego de lograr los necesarios consensos se procederá a la difusión tanto de la nueva forma organizativa como del texto único actualizado, y el Directorio Nacional será aprobado en la 3ª Reunion Nacional del MA, que será convocada para diciembre próximo.

d) Se invitó a esta Segunda Reunión al distinguido constitucionalista Dr. Daniel Sabsay, a quien se le hicieron preguntas sobre el método de recolección de firmas para pedir plebiscito vinculante para la reforma de la Contitución. El aporte y las opiniones de este profesional fueron muy interesantes por los puntos que se trataron sobre la Constitución, el incumplimiento de la Ley y las defecciones de la Justicia, así como la falta de educación ciudadana de la ciudadanía. A pedido de los presentes hizo una serie de sugerencias acerca de cómo comunicar mejor y más eficazmente las ideas del MA.

2) Temas debatidos:

De las muchas opiniones vertidas en esta Segunda Reunión, tanto de parte de de los fundadores presentes como de adherentes y representantes de nodos, cabe destacar las siguientes:

El MA es una BANDERA ÉTICA, generadora de corrientes de opinión, de la cual hemos visto con agrado algunos frutos en estos meses: En la sociedad y los medios se repiten palabras y consignas generadas por el MA.

Hubo coincidencia en que el cambio es lento pero seguro, que no hay otro modo de hacerlo si queremos la no- violencia, y que debemos bajar las ansiedades de ver todos los frutos en lo inmediato porque en un entorno donde los medios propagandizan el pesimismo y la inacción todo el tiempo, es muy difícil insertar la esperanza de que podemos hacer algo así. Pero lo estamos haciendo, con aportes modestos pero consistentes todos lo días, en nuestro entorno particular. Y ésos son los méritos concretos y visibles de la propuesta del MA.

Se coincidió también en que sería convocante y efectivo, aparte del desperdigar ideas globales de cambio, concentrarse en puntos específicos por vez, para lograr resultados concretos y visibles.

Algunos adherentes expresaron inquietudes sobre el Poder: se discutió sobre formas de operar inmediatas, para de esa manera conseguir aún más apoyo de la gente. Hubo propuestas en el sentido de que sería muy bueno juntarse con los que proponen reformas parecidas a las nuestras (por ejemplo: Instituto Movilización de Fondos Cooperativos, Presupuesto Participativo, Frenapo, CTA) y ver cómo bajarlas a la realidad, colaborando a encontrar las mejores formas de que se implementen.

Se propuso además el armado de una "biblioteca virtual", que podría operar desde el link de la página web de "textos recomendados", donde se volcaría el material útil para desarrollar las actividades, previa una comisión de selección de materiales.

2) Informes de los NODOS:

- CORDOBA: Expresaron la inquietud de seguir definiendo qué se espera de los nodos, precisando el sentido que tienen. Propusieron retrabajar las ideas y propuestas que no estén bien expresadas en el documento original durante los meses que transcurren entre las diferentes reuniones Nacionales, y que cada nodo tome una para hacer un trabajo de investigación, luego se exponen al grupo y si es necesario la siguen profundizando o toman otro tema para la próxima reunión. Con respecto a la recolección de firmas, algunos miembros se manifiestaron a favor de proponer el cambio de leyes electorales y la presentación de recursos de amparo individuales por la inconstitucionalidad del decreto que anticipa las elecciones.

- MENDOZA: Informaron acerca de sus reuniones y de la organización de dos marchas con la consigna "que se vayan todos". También organizan encuentros y charlas sobre temas específicos relativos al "que se vayan..." Consideran que el MA es un ámbito de reflexión apropiado para que se generan corrientes de opinión.

- SANTA FE: Informaron de su funcionamiento con frecuencia quincenal. Creen que la función de los nodos es el conocimiento personal para poder trabajar mejor y construir, difundir el MA en la zona de alcance y trabajar sobre especialidades. Ven la necesidad de una organización interna más amplia, que no recaiga en unos pocos integrantes fundadores porque el trabajo es mucho. Consideran muy necesaria la síntesis y unificación del texto del MA para que transmita la sensación de construcción, de trabajo en positivo que es lo que nos une en el sueño de gestar una nueva Argentina.

- BUENOS AIRES: Información respecto de la notable evolución y crecimiento que han tenido, así como de la estrategia de desarrollo que vienen implementando, con reuniones periódicas. Hubo unánime reconocimiento a la eficiencia demostrada en la organización de esta Segunda Reunión.

- MISIONES, CHACO, SALTA y otros nodos menores o en formación: No pudieron asistir por falta de recursos económicos, por lo que se sugirió que para la próxima Reunión Nacional el M. A. colabore en la organización de un fondo económico de aporte mensual para solventar el viaje de al menos un representante de cada nodo a los encuentros nacionales, tal como lo hicieron en ocasiones anteriores y en ésta los nodos de Río Negro, Córdoba y Mendoza.

La Tercera Reunión Nacional del MANIFIESTO ARGENTINO se convoca (quedando a confirmar la fecha y el lugar) en principio para el sábado 14 de diciembre en la Ciudad de Santa Fe.

El MANIFIESTO ARGENTINO, 6 de octubre de 2002.

 

Ç ñ

1