INTRODUCCIÓN

Desde viejas épocas se ha dejado librado a la propia experiencia todo lo referente al erotismo, sirviendo de punto de partida para la proliferación de mitos, tabúes y deformaciones sexuales.

El sexo debe ser aprendido y enriquecido no sólo a partir de la propia experiencia, sino partiendo de la de los demás. Médicos, psicólogos, sociólogos y sexólogos, han producido un importante aporte en el terreno de la información. Estudios y encuestas han permitido acercarnos a nuestra identidad sexual, comparándonos íntimamente al resto de la sociedad. Los tabúes y los mitos cayeron, de todas formas debemos esforzarnos en lograr una correcta educación.

Precisamente es la educación sexual, la que apunta
a informar más allá de tabúes y mitos, tomando como base el aporte que la ciencia y la experiencia brindan a los especialistas en el tema.

 
1