Luis Cubilla

28-3-1940, Paysandú (Uruguay). Delantero.
71 veces internacional con Uruguay.
Colón, Peñarol (57-62), Barcelona (62-64), River (64-68), Nacional.
Cuatro campeonatos uruguayos con Peñarol (58, 59, 60 y 61).
Dos Copas Libertadores con Peñarol (60 y 61).
Una Copa Intercontinental con Peñarol (61).
Una Copa del Rey con el Barcelona (63).
Cuatro campeonatos uruguayos con Nacional (69, 70, 71 y 72).
Una Copa Libertadores con Nacional (71).
Una Copa Intercontinental con Nacional (71).
Delantero genial, imprevisible, temperamental y maestro en el arte del regate, Cubilla era talento en estado puro y supo aprovechar esa virtud para convertirse en una estrella. Considerado por Renato Cesarini como “el mejor wing de América”, comenzó a jugar al fútbol en su Paysandú natal, que abandonó cuando tenía 13 años para incorporarse a Colón de Montevideo. En este club también practicó el baloncesto y allí aguardó pacientemente que se le presentara la oportunidad de fichar por Peñarol, equipo del que era hincha. La ocasión le llegó a los 17 años y supuso el inicio de una exitosa carrera que le permitió militar en algunos de los mejores conjuntos sudamericanos y en el Barcelona de España.
Campeón de Uruguay en cuatro ocasiones y de la Copa Libertadores en dos, el momento culminante de su etapa en Peñarol llegó en 1961, cuando el equipo charrúa se impuso en la Copa Intercontinental y se coronó como el mejor club del mundo. Indiscutible en la selección de su país, con la que participó en los Mundiales de Chile ’62, México ’70 y Alemania ’74, sus cualidades no pasaron inadvertidas en Europa y por petición expresa de Ladislao Kubala el Barcelona lo fichó en 1962. Sin embargo, su paso por el fútbol español no fue nada afortunado y estuvo más tiempo en la suplencia que sobre el césped. Por ello, cuando en 1964 Antonio Liberti le propuso fichar por River no dudó en aceptar la oferta. Muy querido por la afición, su estancia en la institución millonaria fue altamente satisfactoria a nivel personal, aunque no pudo ver acompañado su buen rendimiento con un título.
Traspasado a Nacional de Montevideo en 1969, muchos pensaron en ese momento que los mejores días de Cubilla habían pasado, pero éste se empeñó en demostrar que no era así y antes de retirarse aún tuvo tiempo de conquistar cuatro campeonatos uruguayos de forma consecutiva, una Copa Libertadores y una Intercontinental, exactamente los mismos trofeos logrados con Peñarol diez años antes.
Una vez retirado inició una brillante carrera como técnico, que le ha permitido añadir nuevos títulos a su palmarés, entre los que destacan el campeonato de Uruguay con Defensor, el primero logrado por este club en su historia, y la Libertadores ganada con Olimpia de Paraguay.

1