a

ÍNDICE

a
a
a
a
a
a
a
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
A
a
aa
a

 

Esta es la voluntad de Dios,
vuestra santificación

(I Tes. 4, 3)

Sed perfectos, como lo es
vuestro Padre celestial

(Mat. 5, 48)

La Santa Madre Iglesia nos propone el ejemplo de los santos, para que siguiendo sus pasos, alcancemos también nosotros la santidad, que es obligatoria y posible para todos.

"La santidad de la vida no es un beneficio singular que se concede a algunos privilegiados y no a los demás, sino que a ella todos estamos llamados y es un deber común: que la consecución de las virtudes, aunque cuesta, es posible para todos con la ayuda de la gracia divina
que a nadie se niega
".

(Pío XI, Encl. Rerum Omnium)

1