San Mauro, Abad san_mauro


15 de enero
SAN MAURO,
Abad

A

   Entre otros nobles que pusieron a sus hijos en manos de San Benito para que los educase en la piedad y el saber, se encontraba un tal Equicio, quien llevó a su hijo de doce años al santo. Más tarde, San Benito hizo del chico, llamado Mauro, su asistente en el gobierno de Subiaco. Un niño llamado Plácido fue un día a buscar agua y se cayó en el lago, donde fue arrastrado a la distancia de un tiro de flecha. San Benito, que se hallaba en su celda, tuvo una visión del hecho, y envió a Mauro a rescatar al niño. Mauro obedeció, caminó sobre las aguas y sacó al niño tirándole por los cabellos. Mauro atribuyó el milagro a las oraciones de San Benito, pero el santo declaró que había sido un premio de Dios a la obediencia de su discípulo. Poco después, el santo patriarca se retiró a Monte Casino, y parece que San Mauro le sucedió como superior de Subiaco.

   Estos datos que nos da San Gregorio el Grande son prácticamente todo lo que sabemos sobre la vida de San Mauro. Sin embargo, una pretendida biografía escrita por el abad Odón de Glanfeuil, bajo el seudónimo de Fausto, afirma que San Mauro fue a Francia; que, gracias a la liberalidad del rey Teodoberto, fundó la gran abadía de Glanfeuil, más tarde llamada Saint-Maur-sur-Loire, y que la gobernó hasta los setenta años. Después Mauro renunció a su dignidad abacial y pasó el resto de su vida en la soledad, preparándose para el paso a la eternidad. A los dos años cayó enfermo, y murió el 15 de enerodel año 584. Fue sepultado en el ala derecha del altar de la iglesia de San Martín. En un rollo de pergamino, depositado en su tumba, se escribió el siguiente epitafio: "Mauro, monje y diácono, que vino a Francia en los días del rey Teodoberto, y murió dieciocho días antes del comienzo de febrero". Es probable que dicho pergamino haya sido realmente descubierto a mediados del siglo IX. Pero no existen pruebas evidentes de que el Mauro así descrito se identifique con el discípulo de San Benito.  

  • * Vidas de los Santos, de Butler. Vol. I.

SANTORAL DE ENERO

PÁGINA PRINCIPAL

 

1