Carretera Austral


La carretera Austral, solo comparable con algún mítico sueño celestial, talvez como algún pasaje en la imaginación de Tolkien, internarse en esa espesa vegetación verde intenso, con el sol relumbrando solo en los picos del las enormes montañas, sintiendo la humedad fría pero exquisitamente refrescante, admirando el poderoso Corcovado. Sin duda que no era Chile, era otro lugar, un rincón perdido en el mudo, desconocido para todos pero infinitamente hermoso. El camino con cemento es corto, por lo tanto la inestable carretera se presentaba mas tosca y dificultosa obligando al conductor a disminuir considerablemente la velocidad.

Carretera Autral

A medidas que se avanza la naturaleza muestra cada vez su magnificencia y virginidad, un caudaloso río se cruza en nuestro camino, sus aguas son torrentosas y blancas de espuma, los gringos se ven atónitos e impresionados, pero el río blanco queda atrás y el camino muestra sus facetas mas intensas, enormes hojas tipo helecho cubran bastas zonas hasta perderse la vista, las faldas de las montañas están repletas de ñingue y otros tipos de árboles y vegetación que haría fracasar cualquier intento de expedición en ellas.

Puente Yelcho

Todavía hay nubes en las quebradas y en los picos mas altos, y continuamos subiendo. De pronto algo maravillo despertaba mis sentidos, una joya se mostraba imponente y hermosa, El Lago Yelcho aparecía en todo su esplendor, como si no bastara todo lo anterior, como si no fuera suficiente toda la belleza majestuosa que ya había contemplado en mi trayecto, se presentaba el lago Yelcho, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo casi quitándome el aliento quedando perplejo. Lo que se veía ni el mejor relator hubiese podido describir, esas enormes montaña verdes caían en picada sobre lago, sus aguas eran celeste como el lapislázuli, un celeste noble y pulcro, casto de cualquier tipo de contaminación.

Carretera Austral bordeando el Lago Yelcho

Seguía la carretera Austral bordeando el Lago con un fondo de montañas nevadas, no por mucho pues después tomaba otro curso. Unos cuantos kilómetros mas la ruta seguía sin variantes, un impresionante ventisquero rompió la continuidad, pronto llegamos a la Villa Santa Lucia, aquí yo tomaba rumbo al oriente mientras la Carretera Austral seguía su trayecto al sur. Villa Santa Lucia es un pequeño conjunto de casas que alguna ves fueron una base del gobierno militar, hoy sirve para dar tregua a los sacrificados viajeros.

Villa Santa Lucia 1