La revolución que no fue

El tema central de esta pieza es la Revolución de Mayo y sus contradicciones, aproximándose de manera sutil a los acontecimientos, no sólo desde el punto de vista histórico, sino también desde su contexto social y afectivo.

La acción transcurre en Buenos Aires y el Alto Perú, durante aquel glorioso 1810, y es vivida a través de la enigmática figura del "orador de la Revolución", Juan José Castelli. Este hombre perteneció a la generación de doctores que concibieron el proyecto de la Independencia y lucharon por él hasta el final de sus vidas.

A través de Castelli, se transita y analiza todo el proceso revolucionario. El punto de partida es aquella inolvidable mañana lluviosa en la que, aun enfrentados los distintos sectores, el Cabildo entró finalmente en sesiones.

Mientras el obispo Lúe sostenía hasta el cansancio que España debía conservar el poder aunque cayera en manos de los franceses, Castelli logra darle a la causa criolla los argumentos necesarios para derrocar a los realistas.
Con sus durísimos alegatos alimenta la idea de que España ha caducado merced a la crisis dinástica y reivindica para las Comunidades Americanas el derecho a formar su propio gobierno y decidir su destino.
De esta manera, actuando con ímpetu revolucionario, Castelli se nos revela como un hombre de gran visión y un auténtico estadista.
 

Continúa...

Para ver más hacé clic aquí:

Seguimos en la galería de fotos de Teatro Histórico


Aquí va la información de copyright.
Última revisión: abril 10, 2001.
1