EL AUTO

 

Hace algunos años un arqueólogo encontró el auto mas viejo que existía. Se lo llevo a la casa, lo arreglo y le puso un sistema de seguridad que ni Houdini iba a poder entrar, el hombre se llamaba Roberto.

Un día Roberto salió a dar una vuelta con su auto modelo 1876,  cuando regreso lo puso de trompa como el siempre lo ponía, feliz y contento con su auto y con su vuelta se fue a dormir después de un día trabajoso.

A la mañana siguiente, se levanto para ver si su auto estaba bien pero el lo encontró puesto de culata y fue a revisar todo el auto, hasta que encontró un papel en el cenicero que con un microscopio se puso a ver que decía: cuado lo deseemos nos lo llevaremos. 

Roberto se asusto tanto que lo vendió y él todas las noches se pregunta si estaría seguro en su casa.