Tablas de substancias a usar.

           Entradas de valores determinados.

                      Cálculos automatizados.

                                 Fórmulas resultantes.

                                            Preparación de los concentrados.

                                                       Resultados a diferentes concentraciones.

                                                                  Valores de las conductividades resultantes.

                                                                             Planillas para cálculos del costo de la fórmula.

                                                                                        Gráficos.

                                                                                                   Y algunas otras cosas mas ………

Este “software” es indispensable para conocer y determinar que clase de alimento está ofreciendo a sus plantas y está basado en el agua que Ud. ya dispone.

Información para el contacto

Producido por:

Lic. en Química Carlos R. Arano

Buenos Aires 660—Bº Sta. Brígida

1748—Gral. Rodríguez

Provincia de Buenos Aires

República Argentina

Teléfono:

(+54) (0) 237 484 1480

Algo sobre el  agua

El agua es el componente principal y fundamental de una solución nutritiva. Los demás productos químicos que deben estar presentes son sólo aditivos.

Sin embargo, el agua conocida como tal no es una sola: hay tantas aguas diferentes como lugares de extracción puedan suponerse o encontrarse. Agua de mar, agua de manantial, agua de pozo, etc., son algunos de los nombres que recibe el agua de acuerdo a su origen. Pero, ni siquiera esto es suficiente para darle una categoría única. Existen tantas aguas de pozo, tantas de manantial y tantas de mar como pozos, mares y manantiales podamos concebir. Si además tenemos que en el transcurso del tiempo esta agua pueden disolver otras substancias cambiando por tanto la constitución de lo que en solución transportan, la ecuación de calidades se torna absolutamente infinita.

El agua purísima casi no existe en la naturaleza. Para obtenerla líquida en ese estado es necesario proceder a extraer todas las substancias solubles que contiene. La destilación es uno de los métodos para hacerlo.

No obstante la hidroponía puede practicarse con muchos tipos de aguas no requiriendo la pureza total. Pero, entiéndase claro, muchas otras aguas deben ser tratadas previo a iniciar la práctica. Y otras, si bien no requieren un tratamiento de purificación previa exigen una fórmula hidropónica especial.

              El diseño de una solución nutritiva para uso hidropónico no es un trabajo sencillo. Para ello hay que combinar la acción dentro de la solución de una serie de substancias diferentes que adicionan cada cual su parte constitutiva al total de la misma. Las proporciones entre los elementos que las plantas requieren para alimentarse y la concentración admitida para cada uno de ellos, también juegan su parte dentro de este esquema. Si a todo esto se suman las diferentes clases de sales posibles de ser utilizadas y sus calidades respectivas en cuanto al grado de pureza que cada una de ellas tiene, y algunas otras cositas mas que implican conocimientos técnicos de cierto nivel, el panorama de por si se complica bastante.

           En suma, este diseño conlleva una serie de cálculos químico- matemáticos no fáciles de resolver cuando se quiere estar lo mas cerca posible de una determinada y efectiva formulación final.

           Para establecer sus fórmulas de trabajo, los históricos de la hidroponía han debido afrontar primitivas calculaciones manuales, además de muchos ensayos y errores, hasta lograr los objetivos buscados.

              Recientemente, durante los últimos años, han aparecido unos pocos intentos de automatizar estos complejos sistemas de cálculo. El autor de Vitarán HC ha encontrado al presente sólo uno o dos “softwares” en formato CD y otros dos o tres en forma de planillas. Si bien es lógico pensar que pueden existir algunos otros mas a los que no se ha llegado, principalmente de aquellos que tienen su propio procedimiento pero no lo han publicado o comercializado, la producción del estos sistemas a inicios del Siglo XXI puede considerarse muy escasa.

           El Vitarán HC es un calculador de fórmulas hidropónicas muy simple de usar y muy completo. Que se tenga noción es el primero que parte del agua que se dispone como primer paso para obtener la fórmula balanceada requerida.

           La importancia del agua disponible es muy grande. El desarrollo de fórmulas hidropónicas ha sido efectuado por individuos investigadores en todo lo largo y ancho del globo terráqueo. Todos ellos han trabajado con diferentes calidades de aguas, ninguna igual a otra. Supuestamente sus fórmulas pueden no brindar a todos los aficionados los mismos resultados. Y así ocurre. Algunas personas fracasan en hidroponía sin saber ni comprender porqué. La respuesta en muchos casos es muy simple: el agua que disponen puede no ser apta para la fórmula elegida.

           El Vitarán HC se ocupa de esto en primer lugar. Diagnostica y cura de entrada. Elimina los errores de los comienzos. Muestra y sugiere soluciones. Toma y da información.

           Este “software” es un buen punto inicial para el éxito en el uso de esta fascinante técnica para el cultivo de plantas.

In English

Vitarán HC
1