Análisis de La Casa de Asterión, de Jorge Luis Borges

Los laberintos de Borges

«…sigo el odiado
camino de monótonas paredes
que es mi destino. Rectas galerías
que se curvan en círculos secretos
al cabo de  los años.»

Introducción:

Desde que a los 7 años, Borges, escribió en ingles un resumen de la mitología griega, y mas tarde «La visera fatal», inspirada en un episodio del Quijote, ya se notaban sus dotes literarios. Interesandose más en la literatura «prohibida», la que sus padres no le permitían leer. Pudo ampliar sus lecturas al aprender varios idiomas. Sus obras se caracterizan por la búsqueda conceptual comunicada con una gran riqueza verbal. Para él, lo intelectual juega un papel muy importante al igual que la imaginación. Para sus escritos tomó como ejemplo a Cervantes.
El cuento que decidí analizar es «La casa de Asterión». En este cuento, Borges trata los temas, o símbolos, como los laberintos y la muerte como una liberación.
El símbolo del laberinto estaba presente para él, porque en la niñez vivía en una casa grande, la casa de Palermo, y para él era un laberinto porque siempre se perdía. El concepto de la muerte como una liberación, lo menciona en varias de sus obras. Dice que al morir el hombre se libera de todo sufrimiento y pasa a una vida mejor.

«A.—…la voz de Macedonio Fernández repetía que el alma es inmortal. Me aseguraba que la muerte del cuerpo es del todo insignificante y que morirse tiene que ser el hecho más nulo que puede sucederle a un hombre. (…) Yo le propuse a Macedonio que nos suicidáramos para discutir sin estorbo. Z (burlón). —Pero sospecho que al final no se resolvieron. A (ya en plena mística). —Francamente no recuerdo si esa noche nos suicidamos.» *

También, el 27 de marzo de 1983, se publicó en el diario La Nación, el relato «Agosto 25, 1983», en que profetiza su suicidio para esa fecha exacta. Cuando se le preguntó tiempo más tarde sobre por qué no se había suicidado en la fecha anunciada, él contestó: «Por cobardía».

Análisis “La casa de Asterión”:

Es un cuento fantástico, que esta dentro de la obra El Aleph (Aleph es la primer letra del alfabeto, la única que el pueblo escucho de Dios. Es símbolo de voluntad y del universo), en el cual Borges se convierte en en un narrador protagonista (se representa en el Minotauro), para enseñarnos el mundo de este personaje, el laberinto en el cual se siente prisionero, donde se encuentra ante una terrible soledad y lo que hace o piensa para entretenerse y gastar su tiempo, creando un mundo imaginario con pensamientos contradictorios a la realidad.

Trata un problema existente, que es el destino del hombre. El laberinto pasa a significar los sueños o ideales del hombre, cada uno de ellos representa un nuevo laberinto; algunas veces lo recorre y sale triunfante, pero otras veces se enreda con obstáculos y su única salvación parece ser la muerte. Hace referencia a la mitología griega, específicamente al mito del Minotauro.*

Empieza contando que nunca sale de su casa pero que ésta tiene dia y noche las puertas abiertas para todo los hombres y animales. «…pero también es verdad que sus puertas (cuyo numero es infinito)…» Aqui aparece la primera conjetura del texto, porque «…el original dice que son catorce, pero sobran motivos para inferir que, en boca de Asterión, ese adjetivo numeral vale por infinitos». Para entenderlo mejor, a mi entender, las puertas están ubicadas en galerías que forman un laberinto, donde él siempre se pierde o se confunde, por eso le parecen infinitas.

Asterión se considera a si mismo un prisionero, aunque todas las puertas estén abiertas él no puede hallar la salida.

Menciona como algunas veces ha pisado la calle pero tuvo que volver antes de la noche porque las caras de la plebe le infundía miedo y a la vez la gente se asustaba al verlo. Esto es una contradicción a lo escrito antes, que las puertas de su casa estan abiertas para el quien quiera entrar y encontrar quietud y soledad.

Rechaza la escritura porque piensa que ésta no puede comunicar nada. Pero también en momentos se lamenta por no saber leer.

 «Hay azoteas desde las que me dejo caer, hasta ensangrentarme.»

Cuenta los juegos que inventa para gastar el tiempo.

  Medita sobre la casa. «…cualquier lugar es otro lugar», porque son infinitos.

   «La casa es del tamaño del mundo; mejor dicho, es el mundo» Para Asterión la casa es todo el mundo, porque es el único mundo que conoce.

    «Todo está muchas veces, catorce veces, pero dos cosas hay en el mundo que parecen estar una sola vez: arriba, el intrincado sol; abajo, Asterión.» Las unicas dos cosas que estan una sola vez son, el cielo, paraiso, y el infierno. Él considera que su vida es un infierno.

    «Quiza yo he creado las estrellas y el sol y la enorme casa, pero ya no me acuerdo.» Al no saber quien creo esas dos cosas que aparecen una sola vez, tiene la idea de que pudo haber sido él quien las creo y que no se acuerda, dándose así un lugar de dios.

 

* Dice que el rey de Creta, Minos, pidió a Poseidón que hiciera salir del mar un toro y así demostarle a sus hermanos su poder, pero que el sacrificaría ese toro como adoración. A Poseidón le pareció la idea y lo hizo, sin embargo Minos no cumplió su parte y conservo el toro, Poseidón ofendido logro que la esposa de Minos se enamorara locamente del toro y de ese amor nació un ser de cabeza de toro y cuerpo de hombre al que llamaron: Asterion ó Asterio. Este fue encerrado en un laberinto que hizo Dédalo(solo el sabia su salida), por mandato de Minos, y cada nueve años le daban como sacrificio a 7 jóvenes otras tantas doncellas.

«La ceremonia dura pocos minutos. Uno tras otro caen sin que yo me ensangriente las manos. (…) se que uno de ellos profetizo, en la hora de su muerte, que alguna vez llegaria mi redentor. Desde entonces no me duele la soledad, porque se que vive mi redentor.» Aca se produce una contradiccion entre la vida y la muerte, que se da cuando Asterion considera que la muerte de las personas es como la entrada a una nueva vida, donde te liberas de todos tus males; por esto es que el mata a los hombres que entran al laberinto, para según él darles una liberación, que obtienen cuando los mata.

    «-¿Lo creeras, Ariadna? –dijo Teseo–. El minotauro apenas se defendió.» En este final reaparece la cuestión de la muerte. Asterión no resiste porque quiere ser liberado de su soledad, de ese laberinto.

  Conclusión:

     Este cuento hace que nos preguntemos si ¿acaso nosotros tambien estamos en un laberinto, donde somos prisioneros aunque todas las puertas esten abiertas, y la unica manera de escapar es la muerte?

    Todos nosotros, nos encontramos en una «casa de Asterión», porque, aunque todas las puertas estén abiertas y podamos elegir salir de ella, elegir lo que queremos hacer de nuestra vida, no podemos hacerlo, no encontramos la salida, debemos seguir por este laberinto que es nuestro destino, estudiar, trabajar, tener una familia, porque sino uno termina en la soledad, en la miseria, y es como se pierde mas en el laberinto. Y la única manera de encontrar esa salida que nos libere de nuestro laberinto es la muerte.

    Y para pasar el tiempo en el laberinto, nos inventamos juegos.

   

 

Bibliografía:

  «La casa de Asterión», El Aleph, Jorge Luis Borges, fotocopia.

Instituto Cervantes (España) [Web-site.]

Metamorfosis Net. [Web-site.]

«Diálogo sobre un diálogo», El hacedor, Obras Completas, Buenos Aires, Emecé, 1989, vol. II, pág. 162.

«El Laberinto», Jorge Luis Borges, fotocopia.

 

Volver atrás

Volver al índice

 

1