HISTORIA

 

HISTORIA

 

El 6 de Junio de 1961, un grupo de personas, en su mayoría católicas y al margen de todo partidismo político, se reúnen en el local del Archivo Parroquial de la Arquidiócesis de Yucatán, con el apoyo de la autoridades eclesiásticas y en presencia del señor Arzobispo de Yucatán, Dr. Don Fernando Ruiz Solórzano, a efecto de constituir la Academia Yucateca de Historia y Genealogía "Francisco de Montejo".

Este entusiasta y heterogéneo grupo de diversas edades, profesiones y niveles socioeconómicos, da vida a la naciente Institución, estableciéndose un programa de estudio de los antiguos documentos genealógicos, al fomento de la afición por estas ciencias, a facilitar la labor de investigadores e historiadores interesados en estas ramas y a dar su apoyo a todo lo que signifique preservación, conservación o rescate de nuestro patrimonio histórico-cultural sean manuscritos, arquitectónicos o de cualquier otra índole.

La Academia fijó como objetivos principales de este cuerpo colegiado, el estudio y la difusión de la historia, la genealogía y sus ciencias afines, la heráldica y la nobiliaria: la concentración y la ordenación de los archivos parroquiales, muchos de ellos de gran valor, dispersos en alejadas iglesias y curatos de la diócesis.

La naciente institución, primera en su género en Yucatán, se dió de inmediato a la tarea de organizar el Archivo General de la Arquidiócesis, con la valiosa cooperación de su entonces director el señor Canónigo Don Ramón Trejo. Se amplió el espacio de que se disponía, se adquirieron anaqueles para recibir los viejos libros de registro que estaban destruyéndose en las sacristías suburbanas de Mérida y las del interior del Estado, formulándose un inventario cronológico y alfabético de los mismos. Desde su fundación, la Academia estableció como trabajo prioritario, la elaboración de índices de los libros de bautizos, matrimonios, informaciones matrimoniales y defunciones, proyecto ambicioso del que ya se observan importantes resultados.

Se han editado importantes estudios debidos a Don Joaquín Arrigunaga como "Demografía y asuntos parroquiales de Yucatán 1797-1897" y "Españoles, Mestizos e Indios, forjadores de la Intelectualidad Yucateca". Otra importante obra fue "Estirpe de Conquistadores", de edición privada.

A la Academia debe atribuirse la idea de dar a conocer la monumental obra de Robert S. Chamberlain, "The Conquest and Colonization of  Yucatán 1517-1551" cuya primera traducción al castellano la realizó Don Álvaro Domínguez Peón, vicepresidente de la Academia, obra que años después se editó bajo el patrocinio del gobierno del estado de Yucatán, 1970-1976, cuyo prólogo fue escrito por Don Jorge Ignacio Rubio Mañé.

Por gestiones del presidente de la Academia, señor Arrigunaga Peón ante la Sociedad Genealógica de Utah, Estados Unidos, se logró la microfilmación del archivo parroquial de Mérida, poniéndose a salvo el contenido de los libros de cualquier deterioro o destrucción ocurrida por el paso del tiempo.

La Academia ha participado a través de notas periodísticas, particularmente del Lic Rodolfo Ruz Menéndez, secretario de la institución, haciendo oír su voz de protesta por la destrucción de valiosos monumentos de carácter histórico, artístico o religioso que forman parte de nuestro patrimonio, como el caso de la destrucción de gran parte de las lápidas sepulcrales de nuestros templos que siempre habían estado bajo la custodia de la Iglesia Católica de Yucatán.

El 14 de septiembre de 1974, se celebró en la histórica casa de los Montejo, una sesión solemne en honor del Dr. Don Francisco de Solana y Pérez Lila, distinguido investigador español que nos visita.

En ocasión del 441 aniversario de la fundación de la ciudad de Mérida, se celebró una sesión solemne el 6 de enero de 1983, también en la que fuera residencia del fundador, Don Francisco de Montejo.

En marzo de 1992 se inicia una nueva era en la Academia. Se transforma en una Institución especializada en estudios genealógicos, sin dejar de estar vinculada a sus ciencias afines como la heráldica, la historia y la nobiliaria. A partir de entonces, la Academia ha sesionado regularmente en su nueva sede, La Casa de España. Se han efectuado trabajos de investigación genealógica de las propias familias de los socios como de otras que han tenido connotación en Yucatán.

En diciembre de 1993 ingresa la primera dama en ser aceptada como socia en la Academia, Sra. María Teresa Herrera Albertos vda. de Canto, ya que hasta ese momento había sido exclusivo de únicamente de caballeros. Presentó su investigación genealógica que consistió en un arbol genealógico de su rama materna hasta entroncar con Don Francisco de Montejo.  

En Junio de 1994, la abogada Melba Rosa Peniche Peniche presenta como trabajo de ingreso un estudio genealógico sobre su ascendencia materna, del Capitán Don Domingo Cayetano de Cárdenas y Rodríguez Vigario.

Desde hace varios años, nuestra Institución presta de forma gratuita sus servicios de orientación y asesoría a todas aquellas personas con inquietudes genealógicas que desean investigar sus linajes.

 

Relación de socios y su fecha de ingreso a la Academia en su historia reciente:

Sr. Joaquín de Regil Gamboa (Julio 1992)

Dr. Miguel F. Vera Lima  (Septiembre 1992)

Sr. Carlos Mier y Terán Puerto (Marzo 1993)

Sr. Ermilo Molina García (Octubre 1993)

Sra. María Teresa Herrera Albertos (Diciembre 1993)

Lic. Melba Rosa Peniche Peniche (Junio 1994)

Sr. Humberto Alcocer Rivera (Septiembre 1994)

Ing. Jorge Casares Ortiz  (Enero 2002)

Sr. José Antonio Isla Ordoñana  (Julio 2002)

CP Humberto Armando Sánchez Baquedano (Mayo 2003)

Ing. Emilio Berny Castilla (Junio 2003)

 

 

PRECURSORES DE LA GENEALOGÍA EN YUCATÁN

Yucatán guarda un elevado grado de cultura genealógica que desarrolla durante la vida colonial de la Península, la cual se refleja en la existencia de gran número de archivos familiares que registran los enlaces matrimoniales, bautizos y defunciones.

Entre los precursores de la genealogía yucateca tenemos entre otros a:

Dr. Pedro Sánchez de Aguilar (1555-1648)

Sr. Matías de la Cámara y Solís (1781-1864)

Sr. Leocadio Ponce de León y Villamil (1809-1885)

Sr. Ignacio L. Peón y Peón (1843-1917)

Dr. Juan Andrés Sáenz de Santa María y García Rejón (1852-1949)

Lic. José María Valdés Acosta (1873-1930)

 

Más recientemente, en la segunda mitad del Siglo XX, destacaron entre otros:

Sr. Joaquín de Arrigunaga y Peón (1904-1988)

Lic. Jorge Ignacio Rubio Mañé  (1904-1988)