EMPATE HEROICO

13 de de Abril de 1996

Ya estaba bueno de tanto resultado adverso y terminar los partidos con la cabeza gacha y observar los festejos del rival. Algún dia tenía que tocarnos reír a nosotros, porque a pesar de no tener un fútbol a la altura de los grandes del continente, cuando los nuestros le ponen ganas y algo más a su fútbol bien jugado, estamos para amargar a cualquiera.

Jugando con los dientes apretados y con el corazón en un puño durante toda la segunda mitad, y especialmente en los últimos 20 minutos en donde apelándose al toque corto se consiguió enfriar las acciones, Sporting Cristal logró un gran empate a un gol ante Peñarol, resultado con el que los rimenses igualaron en puntaje al Defensor y quedaron a un paso de la clasificación a la segunda rueda de la Copa Libertadores.

La igualdad fue un justo premio para los muchachos de Carbone que tuvieron incluso que soportar durante más de la mitad del encuentro la inferioridad numérica debido a que el volante Pedro Garay fue expulsado por doble amonestación a los 35 minutos de juego. A esas alturas el Cristal ya estaba adelante en el marcador merced a un lindo tanto de Roberto Palacios.

Había que ver la cara de los uruguayos al finalizar el partido. Nadie se explicaba cómo los visitantes podían haber sacado un empate en el mismísimo "Centenario" y con un hombre menos. De misión casi imposible había calificado la prensa charrúa la obtención de un buen resultado por parte de los celestes. Y se equivocaron de medio a medio los orientales, pues si Maestri cabeceaba bien en el minuto final un centro del "Coyote" Rivera, a estas alturas estaríamos celebrando una victoria.

Parecía mentira ver al "profesor" Bengoechea errar un penal y hacer de recogebolas cuando veía que el tiempo se les iba y no llegaba la victoria. Sin embargo, es la verdad, Cristal terminó mandando y salvo uno que otro ataque desesperado de Peñarol, el empate no corrió peligro porque los uruguayos confirmaron ser luchadores pero no pensantes. Tan agrandados terminaron los cerveceros que ni bien el árbitro chileno Luis Peña pitó el final, Asteggiano encaró a los jugadores de Peñarol y poco faltó para que se arme la bronca.

Así de grandes nos fuimos de un "Centenario" que al final se rindió ante el buen fútbol del "Chorrillano" Palacios, quién confirmó estar en alza y ante las ganas de un Struway que por fin justificó su presencia. A estos habría que sumarles el empuje de Asteggiano, la experiencia de Balerio, que enmendó su error atajando el penal, la presencia de Garay hasta antes de ser expulsado y la ubicación de Soto a la hora de cortar los avances rivales.

Minutos antes del partido, Carbone dijo que jugándole al toque a los uruguayos era la única manera de complicarlos, y no se equivocó el brasileño. Sus pupilos por fin cumplieron al pie de la letra sus indicaciones y sólo bastó poner el esférico bajo la suela para ver cómo se desesperaban los charrúas, que sólo atinaron a pegar y pegar.

Jugando a las patadas, Peñarol pensó que acabaría con el fútbol celeste, sin embargo el juego fuerte en vez de amilanar a los rimenses los hizo crecerse y no faltó quien les respondiera, como Struway, que fue el eje del equipo. El paraguayo se reivindicó de sus últimas actuaciones y pegó cuando había que pegar y jugó cuando había que jugar.

EL PRIMER TIEMPO

Fue movido. Peñarol salió a imponer condiciones en base a fuerza y al genio de Bengoechea, pero no le alcanzó para controlar a un Cristal que en ningún momento se descontroló y supo controlar el balón. A los 12 minutos, la buena rotación del balón le dio sus frutos a los cerveceros cuando Palacios convirtió. El gol del "Chorri" no pudo llegar en un momento más adecuado pues era Peñarol el que, tras unos minutos vacilantes, empezaba a asediar con insistencia el pórtico de Balerio (que importante fue la actuación del golero cervecero en el Centenario). Es así que en un rápido contragolpe, Palacios corrió buena parte del campo y casi llegando al área "aurinegra" sacó un potente remate alto que Martinez apenas manoteó.

Ya desde ese momento empezó Cristal a aplicar la eficaz táctica de la rotación de pelota y el toque corto al compañero, aunque no siempre con el criterio debido ya que más de una vez el pase para atrás derivó en una que otra situación apurada para la zaga "celeste". Se sucedieron también, bordeando la media hora, una serie de jugadas bruscas que tiñeron de "amarillo" el partido (al final fueron once cartulinas de ese color que mostró el juez chileno) y que para colmo, dejó con diez al equipo nacional con esa roja ya señalada que se coló con entera justicia.

Cuando ya los rimenses estaban más con las ganas de poner la cabeza bajo las duchas y esperar las indicaciones del entretiempo, el incisivo delantero Luis Romero aprovechó un centro de Tais desde la izquierda, dejó mal parados a los centrales (Asteggiano no llegó al cruce y Soto sólo acompañó en la jugada al uruguayo) y tirándose en plancha venció con un fuerte cabezazo la resistencia de Balerio. Uno a uno a falta de un minuto para el final.

SEGUNDO TIEMPO CUIDANDO LA IGUALDAD

No se presentaba nada halagueño el panoramo a partir de entonces. Con un tiempo entero por delante, con un hombre menos y con un equipo rival decididamente empeñado en no dejar escapar un punto, Cristla salió a afrontar la segunda mitad con un cambio obligado, el de Prado por Magallanes para reforzar la retaguardia.

Las circunstancias del comienzo del complemento pondrían las cosas más dificiles todavía. no se cumplían 4 minutos todavia y Balerio se vio en la obligación de frenar con falta dentro del área a Romero cuando se iba con inmejorables oportunidades de anotar. Penal indiscutido. Primero, pasó el miedo a que el "Viejo" fuese expulsado por tratarse del último hombre y luego se esperaba el desenlace fatal pues el eximio especialista Bengoechea se puso frente al balón.

Pero no es casualidad que Balerio haya atajado una gran cantidad de penales en el campeonato local y ante su compatriota realizó igual proeza desviándole el disparo al tiro de esquina. Ello le dio indudablemente un nuevo aliento al equipo del Rímac.

No obstante ello, tras unos instantes de disipación, Peñarol volvió a tomar las riendas del cotejo aunque sin gozar de ocasiones claras. Quizá la más propicia de cara al gol la tuvo el recién ingresado Federico Magallanes que, apurado por la marca de Soto, mandó apenas fuera una pelota a los 27 minutos. Un par de minutos antes la tuvo Maestri (siempre en lo suyo, peleando arriba, ganando pelotas y "jalando" la marca de más de un contrincante) pero su disparo bajo se fue pegado al poste.

Cristal siguió corriendo hasta el final, sobre todo en esos minutos en que el embotellamiento se convirtió en la constante del encuentro. La defensa rayó entonces a gran altura y los ingresos de Hidalgo y Rivera le dieron algo de oxígeno al cuadro. Los peñarolenses utilizaron hasta el cansancio el recurso del juego aéreo pero allí estuvieron Asteggiano, Soto, Prado y hasta Maestri (cuando no era Balerio) para rechazar cualquier intento de gol.

Ni el ubicar más hombres arriba le dio resultado a Fosatti. Bengoechea se quedaba sin físico e ideas, y así era poco lo que se podía esperar de los uruguayos, que apelaron a su tradicional garra en busca del triunfo, que no llegó porque Cristal ya estaba agrandado y si no ganó fue porque Maestri no supo concretar las pocas ocasiones que se le presentaron.

Si ya el empate era un gran resultado, Flavio Maestri tuvo en su cabeza la clave para hacer del de anoche un partido histórico si en los descuentos transformaba en gol ese remate contra el piso que el guardapiolas "charrúa" Martínez detuvo con cierta dificultad. No hubo tiempo para más. Un pequeño incidente entre Ubillús y un rival al término del partido no vino a empañar en nada la recuperación (mínima pero recuperación al fin y al cabo) de los equipos peruanos en esta Copa Libertadores.

Huelga decir que con el empate "Cervecero", Universitario queda al borde de la eliminación pues está obligado a derrotar a este difícil Peñarol el 16 de Abril y esperar que haya algún derrotado en el encuentro del 17 entre Cristal y Defensor.

COMENTARIOS DE LA PRENSA URUGUAYA (14 de Abril de 1996)

"EL PAIS"

EL CRISTAL EMPAÑO IMAGEN DE PEÑAROL

Los aurinegros frenaron de golpe.

¿ Cómo hay que tomar este empate ? ¿ Cómo un baño de realidad ? ¿ O cómo un índice de valor positivo con efecto retroactivo para los buenos resultados que sacaron en Lima, especialmente frente al Sporting Cristal, los dos equipos uruguayos ? Para ser sinceros, en caliente, apenas terminado un partido en el que el campeón peruano tuvo la ocasión de ganar, la cicunstancia no es propicia para sacar conclusiones tan terminantes. Si acaso, se puede afirmar, a los efectos de la tabla de posiciones, que al fin de cuentas es lo más importante, que todo quedó como estaba. Por lo menos para Peñarol, que sigue teniendo chance prioritaria de culminar la serie en la primera ubicación, que es lo que el elenco aurinegro ha venido buscando.

En lo que hace concretamente al encuentro de anoche no hay duda de que Peñarol se llevó una sorpresa. Porque de entrada nomás se vio a un Sporting Cristal que monopilizaba el manejo de la pelota con ese fino trato del balón que han tenido siempre los peruanos, impidiendo que Peñarol manejara el trámite de acuerdo a su condición de local. Además el visitante sorprendió por una agresividad de marca que no le hes habitual a los peruanos y eso determinó que en la primera parte que el juez descargara una verdadera lluvia de tarjetas amarillas para ambos lados, y que además Peñarol se desacomodara porque no se pudo ir masivamente sobre el arco adversario al no lograr abrir las calles que precisaba. Es más, Sporting Cristal, con un líbero, dso stoppers sobre Romero y Pacheco y un montón de gente hábil en el mediocampo, mostró una manera hasta atrevida de pararse y por eso no devolvió suela por suela cuando la cuetión de las friciones se puso brava sino que además, hasta tuvo la decisión que se le vio en ese pelotazo cruzado que sacó Garay desde átras para habilitar a Palacios en la jugada en que este último, tras larga carrera y soberbio remate, anotó flor de golazo.

Peñarol no se enloqueció y trató de jugar siempre el fútbol que es el perfil de esta era Fossati. Una muestra fue el desenganche de Soca y el cabezazo de Romero para anotar el empate que llegó después que en otro arco Maestri se perdió un gol por cabecear muy suave.

Y otra prueba más lo fue el desarrollo de la segunda parte, en la que después de que Bengoechea errara el penal, Peñarol buscó por todos los medios pero sin caer en el ollazo, llegar al arco adversario. No pudo. Tal vez porque lo de anoche haya sido un baño de realidad. Quizá porque, por el contrario, fue una muestra más positiva de lo que se creía de lo hecho por este mismo Peñarol de visitante. Pero estas respuestas, como la clasificación del equipo aurinegro en el primer lugar quedaron para más adelante.

PALACIOS FUE UN LUJO

PEÑAROL : Martínez : No tuvo culpa en el gol. Escaso trabajo. Gutierrez : Algún sobresalto cuando se equivocaron los que tuvo adelante. Sin errores. Olveira : La potencia acostumbrada, por momentos se desordenó en la marca, como en la jugada dnde Palacios convirtió el gol peruano. Lima : Con la agresividad de siempre, mejor marcando que cuando pretendió salir jugando, muchas veces exageró con el pelotazo. Tais : Le faltó desdoblarse. Soca : Cuando se soltó una subida suya generó el empate. Salió de la cancha por un cambio táctico. Rehermann : No gravitó. Muy posicional. Trató de asegurar la pelota pero sin mayor dinámica. Pereyra : Se paró bien. Acertó en los pases, el mejor del mediocampo y de su equipo. Bengoechea : Trató de abrir calles para Pacheco y Romero, hizo habilitaciones penetrantes, pero también marró el penal en una jugada clave para el resultado del partido. Romero : Fue poco habilitado, de todas formas se las ingenió para crear peligro y además convirtió el gol del empate. Pacheco : Buscó, se movió, devolvió paredes y resultó inquietante. Magallanes : No logró desequilibrar. Sosa : Algunas incursiones insinuantes.

SPORTING CRISTAL: Balerio : Atajó el penal, no dio la sensación de seguridad en el juego de alto. Solano : Aceptable labor. Asteggiano : Cumplió en la marca. J. Soto : Defendió con prestancia. Ubillus : Con altibajos. Struway : Parejo. Impuso su fuerza en la marca. Garay : Se pasó de revoluciones y lo expulsaron, era uno de los pilares de la retaguardia. Metió gran pase en el gol de Palacios. Palacios : Hábil, vivaz, dinámico, convirtió un golazo. La mejor figura de la cancha. A. Magallanes : Otro de los que se metió mucho en el medio campo. Maestri : Grandote, frío, se perdió el segundo gol por cabecear muy suave. Julinho : Liviano pero hábil. Prado : Buen desempeño. Hidalgo : Colaboró para mantener el empate.

RESUMEN : 10MA. FECHA COPA LIBERTADORES DE AMERICA 1996 - GRUPO 2

PEÑAROL DE URUGUAY (1) :
Jugadores : Martínez (4), Tais (3), Gutiérrez (4), Olveira (4), Lima (4), Soca (4), Rehermann (5), Bengoechea (4), Pereira (4), Romero (5) y Pacheco (4).
D.T. : J. Fosatti.
Cambios : Magallanez (5) x Soca y Sosa (3) x Pacheco.
Goles : Romero (44`).
T. Amarillas : Lima, Tais, Pereira, Soca y Romero.

SPORTING CRISTAL (1) :
Jugadores : Balerio (7), José Soto (5), Asteggiano (5), Ubillús (5), Solano (4), Struway (6), Magallanes (5), Garay (4), Palacios (7), Julinho (4) y Maestri (5).
D. T. : J. Carbone.
Cambios : Prado (6) x Magallanes, Hidalgo (4) x Julinho y Rivera (4) x Palacios.
Goles : Palacios (13`).
T. Amarillas : Magallanes, Asteggiano, Garay, Struway, Balerio y Solano.
T. Rojas : P. Garay.

Arbitro : Luis Peña (Chile).
Escenario : "Centenario" (Montevideo - Uruguay).
Asistencia : 18,000 Espectadores.

Volver a : Copa Libertadores 1996 1