TODO SE PUEDE

1° de Mayo de 1996

Se lleva las manos a los oídos, redondea las cejas, hace una mueca por donde transita su mal humor. Enzo Francéscoli, a punto de explotar de nervios, señala la tribuna oriente y pide sin que se le escuche palabra. El árbitro entiende. Y también practica su lenguaje de señas. Porque, desde ahí, una banda invadía el campo con una música pegajosa, estridente, momentánea. "Ese es Sporting Cristal... Cristaaal, Cristaaal... Somos la fuerza vencedora..."

Ssssht. El árbitro, casi con la etiqueta de River en el silbato, ha mandado callar la música. "Hey, ¿Y de cuándo acá una canción no deja ver?", grita un hincha celeste en la tribuna. Pero quizá Francéscoli nunca se entere que alguien le reclamaba una respuesta. Ensayó una sonrisa mientras se agachaba para acomodar el balón. Era un tiro libre para River y el buen Enzo alista el botín. Allá va. Enredo de fuerzas en el área, gotas de sudor que entrechocan al impacto. Ufff. Sale el balón hacia afuera, Astrada la vuelve a meter. Fouuul. Asteggiano se revuelca. Tarjeta amarilla para Francéscoli. La tribuna festeja la cartulina. Y canta. Siempre canta y aplaude. Cuarenta minutos del primer tiempo y Cristal iba adelante por 2 a 0. Se había apagado la música, pero no la fiesta. "Ese es Sporting Cristal... Cristaaal". Así fue hasta que llegó el descanso.

En las cabinas de radio los micrófonos bailan de mano en mano. Los vidrios vibran por tantas palabras teñidas de pasión, de fútbol, de esa pasión que se disfraza de razones para explicar imágenes entre tantos ronquidos de emoción. El primer tiempo del partido se había jugado abajo con la sorpresa de un Cristal dueño de la situación, enamorado de su ritmo, peligroso de mediacancha hacia adelante, muy listo.

Julinho amaga pegadito al palo izquierdo del guardapiolas argentino. "Yaaa". Y Burgos, perdiendo en la arrojada, garabatea en el aire su angustia. También Gómez había surcado su desesperanza ante la gambeta del brasileño. "Yaaa", gritaba Maestri, gritaban todos, aguardando que Julinho pegue el tiro de gracia. Tiene el ángulo. Pero regresa otra vez sobre su cintura. Y nada. EL guante de Burgos araña el balón en una reacción que propicia el débil remate del delantero celeste. Y nada. No pasó nada. Sólo Garay que le lanza su crítica a los 9 minutos del segundo tiempo. Sólo Cristal saliéndose descentrado su atención. Sólo un gol más que se perdió el equipo. Quizá el que más debió ser. El que era justo y necesario. Porque desde ese instante, como en una acto de reflejo de esos que hablan los sicólogos, varios en Cristal notaron que el cansancio les empezó a morder fieramente las piernas. Y poco a poco, al partido se le fue corriendo el lindo maquillaje del primer periodo. Se afeo. Magallanes continuaba a duras penas. Maestri discurría esperando el pitazo final, atrapando el estado de ánimo del resto. Todos bien con el 2 a 0. ¿Todos bien? Y empezaron a llenar las escenas de una rutina adormecedora. Hummm. Salvo error u omisión del árbitro González.

"Ooole, ooole". Dicen que este grito es una golosina para el alma del jugador. Pero, esta vez, se apresuró la tribuna en mecer su aliento al compás del toque de Cristal. Porque muchos agotaron sus reservas en el mediocampo, recibiendo faltas que entorpecían el paso y se fueron alejando del área rival.

Al hincha se le debe entender. Tenía para darle cuerda a la emoción el recuerdo del primer tanto. Solano de penal, alos 17 minutos de la primera etapa. Unos segundos antes, Ayala había derribado a la mala a Magallanes. La alegría prendía sus velas. Y servía para el ánimo el segundo tanto que arribó entre festejos en una clásica jugada de Cristal. Palacios desborda por la derecha, lanza el balón al segundo palo, Maestri que se eleva y lo echa al centro, Julinho que llega justo para añadirla. 36 minutos y la sensación de una goleada se dibujaba nítidamente en cada rostro. "Ooole, ooole".

Sin embargo, no vendrían más. Los ataques rimenses, aunque sin perder el peligro, se hicieron más esporádicos en el complemento. No porque River tuviera mejoras en cerrar el acceso, pese a que cambió a un 3-5-2 para taparle la salida a Palacios, Magallanes y los laterales. No por el hecho que se juntaron Ortega y Francescoli por el centro y de ahí tratarán de ganar espaldas descubiertas. No fue por eso. Sucede que Cristal creyó que el escorpión (River) estaba muerto y quiso jugar a su antojo con él, pero sólo estaba esperando el descuido para clavar el aguijón. ¿ Quién tiene la culpa de esto ?

En tres minutos puede cambiar una historia, se puede quedar al borde de una eliminacion. Almeyda se había ido a los 24 minutos a las duchas. River con diez y trató de rearmarse como pudo. Ingresó Crespo para darle fuerza arriba y también lo hicierion Escudero y Díaz para amarrar lo que estaba flojo. En Cristal no pasó lo mismo se requería otro aire en el medio sector que sirva de propulsor ante lo que faltaba, urgía una nueva fuerza. Pero sus tres cambios (obligados por lesión) fueron defensivos. Y, sin dejar de ser más que su rival, fue perdiendo presencia en la medular. ¿Cómo aprovechar la diferencia numérica?

El reloj marcaba los 41 minutos. "Ya no falta nada", se suele decir siempre cuando se chequean los minutos finales. Pero llegó la subida de Lombardi, la pelota bombeada para Crespo en evidente posición adelantada, éste la baja con la mano, anota ante un Balerio sorprendido. ¿Y el arbitro? Un minuto después expulsa a Maestri por una entrada fuerte. Para bajar el telón y apagar las luces. ¿Y ahora?

Cristal se quedó corto. Estuvo a un paso de una noche histórica, de una goleada inolvidable a un rival tan rico en tradición, pero, por su propia desidia frente al arco, sólo consiguió un buen triunfo. ¿Servirá para clasificar? Esa era la pregunta que se hacía el hincha al irse del estadio. Mientras tanto, allá en oriente, la banda empezó a tocar. "Somos la fuerza vencedora... siempre unidos... siempre campeones". A Francéscoli ya no le importaba, se retiraba entre abrazos de su gente. A Cristal, tampoco. Se iba algo alegre y pensativo. Porque al final hubo música, pero ya no hubo fiesta.

COMENTARIOS DE LA PRENSA ARGENTINA (2 de Mayo de 1996)

"CLARIN"

RIVER LA SACO BARATA

El equipo de Núñez perdió en Perú con el Sporting Cristal por 2 a 1, en el partido de ida por los octavos de final.

LIMA.- Ante todo, la sorpresa. Era difícil imaginar que River se viera tan desbordado y que Sporting Cristal ejerciera un dominio tan absoluto, sobre todo en el primer tiempo. El resultado, extremadamente generoso para el equipo de Ramón Díaz, fue de 2 a 1 para los peruanos en el primer partido de los octavos de final de la Copa Libertadores. El miércoles próximo se jugará el desquite, en Núñez.

El equipo peruano fue el dueño de todo: de la pelota, del control y de las situaciones de peligro. Convirtió en dos oportunidades, pero pudo hacerlo en otras tres o cuatro jugadas de real peligro.

Hubo un dominio abrumador de Cristal, sustentado en una mejor técnica individual -llamó la atención cómo pasaban de largo los jugadores de River ante la gambeta o el enganche de los locales- y en una mayor movilidad. Cristal consiguió algo muy difícil: precisión en velocidad.

River hacía agua por todos los sectores. Ni Astrada ni Almeyda cortaban el juego en el medio campo; las espaldas de los dos marcadores de punta, Lombardi y Sorin, eran continuamente explotadas. Con toque corto y un compañero que siempre aparecía para buscar la descarga, el Cristal ya había creado un par de situaciones muy claras antes de abrir el marcador.

A River no le quedaban fuerzas ni medios. Sólo una picardía -una ilegalidad- de Crespo, que bajó con el brazo izquierdo -al mejor estilo Tulio- una habilitación de Lombardi, le permitió a River conseguir el descuento. En una noche que le dejó muchas cosas para replantear, River sólo puede alegrarse de no haber perdido por más diferencia.

"LA PRENSA"

El Cristal le hizo precio al conjunto argetino y si no fue un papelón faltó poco en un partido en el que el equipo dirigido por José Carbone fue absoluto dominador. Cristal se dedicó en todo momento a jugar y desbordó al River Plate por todas partes, convitiendo a los defensas argentinos en meros espectadores del partido.

"PAGINA 12"

River Plate pudo ser goleado. Crespo recibió un regalo incríble al meter el gol argentino tras detener la pelota con la mano. Por momentos, sobre todo en el primer tiempo, el River Plate parecía que jugaba sin defensas.

"CRONICA"

River, más fragil que el Cristal. Los de la camiseta celeste parecían dueños de la pelota en un encuentro en el que la tenían ellos, la tocaban ellos, la movían de un lado para otros ellos... En fin, jugaban ellos.

"POPULAR"

River salvó las papas sobre el final gracias a Hernán Crespo que, al reducir la diferencia en el marcador le permitió al equipo argentino lograr un resultado levantable.

"LA NACION"

El 1-2 fue un resultado extremadamente generoso para el conjunto argentino, superado por un Sporting Cristal que tuvo una mejor técnica individual y una mayor movilidad. El equipo limeño fue el dueño de todo: de la pelota, del control del juego y de las situaciones de peligro. River Plate la sacó muy barata.

RESUMEN : SEGUNDA RONDA COPA LIBERTADORES DE AMERICA 1996 PARTIDO DE IDA

SPORTING CRISTAL (2) :
Jugadores : Balerio (7), Jorge Soto (6), Asteggiano (6), José Soto (7), Solano (8), Struway (6), Magallanes (6), Garay (6), Palacios (7), Julinho (8), Maestri (6).
D. T. : J. Carbone.
Cambios : Prado (5) x Asteggiano, Hidalgo (5) x Jorge Soto y Rivera (5) x Solano.
Goles : Solano (18`) y Julinho (37`).
T. Amarillas : Asteggiano, Maestri y Struway.
T. Rojas : Flavio Maestri.

RIVER PLATE DE ARGENTINA (1) :
Jugadores : Burgos (6), Lombardi (4), Ayala (4), Gómez (4), Sorín (3), Almeyda (4), Astrada (6), Ortega (4), Cedrés (4), Amato (4) y Francescoli (5).
D. T. : R. Díaz.
Cambios : Crespo (5) x Amato, Rivarola (4) x Ortega y Escudero (5) x Sorín.
Goles : Crespo (88`).
T. Amarillas : Francescoli y Almeyda.
T. Rojas : Almeyda.

Arbitro : Epifanio González (Paraguay) (Mal).
Escenario : "Nacional" (Lima-Perú).
Asistencia : 27,274 Espectadores.
Recaudación : 658,400 Nuevos Soles.

Volver a : Textos - Copa Libertadores 1996 1