¡ AQUI ESTAMOS !

19 de Mayo de 1996

Fue un buen dia, para empezar de nuevo. Para canjear el dolor profundo por la eliminación en Copa Libertadores y encaminar por nuevos rumbos con destino de título. Sporting Cristal derrotó 3 a 1 al siempre difícil Deportivo San Agustín. Pese a las deficiencias mostradas por algunos de sus jugadores, sobre todo en la definición, consiguió los tres puntos que le entregan la tranquilidad de poder recuperar el tiempo perdido.

El Descentralizado es otra cosa. Por eso, después de pasearse por los históricos Centenario de Montevideo y Monumental de Buenos Aires, después de quedar eliminado, después de todo, Cristal tenía que volver a su querido refugio del San Martín de Porres. Y volvió para ganar, como debía ser, aunque antes pasó algunos apuros innecesarios ante San Agustín.

Al comienzo, la goleada se veía venir. Como en esos partidos que juega Cristal, en los que va demoliendo a sus rivales a punta de toque y más toque. Pero esta vez no pudo meterla. O, en todo caso, tardó mucho para hacerlo.

La invernal mañana del domingo apenas acarició a su gente con la tradicional calidez del fútbol de los celestes, que en muchos pasajes del compromiso estuvieron totalmente desconocidos. Cayeron en el desorden, malas entregas y remates desviados, que los cerca de cuatro mil espectadores que llegaron hasta el acogedor San Martín de Porres reprocharon sonoramente. Sólo pudieron callarlos con los tres goles conseguidos, más por fallas de la inocente defensa de los canarios, que por meritos propios de los bajopontinos.

Un tiro libre ejecutado por Martín Hidalgo fue el inicio del primer gol cervecero. El balón se estrelló en la barrera y Jorge Soto la recuperó para centrarla. Garay, viniendo desde atras, recibió el centro y quedó en inmejorable posición (prácticamente sólo ante el arquero), mientras los defensores canarios reclamaban un off side que nunca existió. El capitán celeste tuvo la tranquilidad de elegir su ángulo para colocar la pelota lejos del portero Carlos Silvestri, quien estuvo muy nervioso a lo largo del cotejo. Era el 1 a 0 de la tranquilidad.

Seis minutos más tarde el argentino Mugione se perdió una buena situación de emparejar el marcador, pero su remate fue muy débil y Balerio no tuvo contratiempo para controlar el esférico. San Agustín se cerró atrás con tres centrales (Chumpitaz, el brasileño Leite y Chicoma) y un volante recuperador (John Pacheco). Sin embargo, para Cristal no fue problema. El cuadro de Carbone se las agenció para llegar por las bandas gracias a las buenas proyecciones de Jorge Soto y Solano. Fue más Cristal, siempre más. Los esfuerzos de San Agustín por equilibrar el marcador no pasaron de algún pelotazo virtuoso de "Kukín" Flores y una que otra galopada loca y desordenada de Mugione o Químper.

Así llegaría el epílogo de un primer tiempo de traslados del balón, rechazos hacia la tribunas y chispazos de buen fútbol.

La segunda mitad no fue diferente. La pelota en pies rimenses, los rechazos y anticipos en pies canarios. Pero ya se sabe como es Cristal, toca y espera. Y así, en ese plan, llegó la oportunidad para marcar el segundo. Fue la mejor jugada del partido. Al minuto del segundo episodio Nolberto Solano ataca por derecha, remata fuerte hacia el arco, pero para mala fortuna de los visitantes una pierna se interpone en la trayectoria del esférico y deja la pelota prácticamente en los pies de Roberto Palacios, quien la envía al fondo de las redes y calienta por segunda vez a la fanaticada de la popular, que se alza para gritar su orgullo.

Con el 2 a 0 arriba empezó a decaer el ritmo de Cristal. Todo parecía muy cómodo para ellos. Sobre todo por la banda de Jorge Soto que aprovechó la desubicación del "Panaderito" Rubén Díaz, improvisado como lateral izquierdo. Pero sus llegadas seguían sin demostrar el dominio que ejercían sobre el marcador. Era necesario cambiar algo. Carbone se dio cuenta de eso. Pero no acertó con sus cambios. Zegarra entró por Julinho y el equipo perdió la movilidad que aportaba el brasileño. Su siguiente variante fue Pinillos por Hidalgo. Y aunque el volante de la Sub 23 no estaba jugando bien, el estado físico de "Machi" sigue siendo discreto. Consecuencia: Cristal se fue "achanchando" poco a poco.

San Agustín recién adelantaría sus líneas y sería más atrevido, realizando sus tres variantes, Hurtado por el inoperante Mugione, Guillermo Salas por Okuma y más adelante Salomón Paredes en lugar de Gallardo, y justamente en el primer contacto del balón con el volante zurdo nacería el gol del descuento a los 30 minutos, que conseguiría Pablo Hurtado con fuerte golpe de cabeza que dejó completamente estático y sin reacción al portero Balerio.

En esos minutos, la igualdad era ya una posibilidad menos remota que la goleada. Mal parado atrás, Cristal daba ventajas que bien aprovechadas pudieron cambiar la historia del encuentro. El joven conjunto cnario por primera vez tomaba el control del partido, atacaba en bloques pero siempre desordenadamente, incluso pudiendo haber empatado a los 40 minutos, si Ricardo Químper culmina de buena manera una jugada iniciada desde la izquierda y su remate final en el mano a mano con el arquero Balerio no pasa fuera del arco.

Cristal embotellado se defendía y sólo contragolpeaba, mientras San Agustín atacaba a voluntad. Así transcurrieron las jugadas, una tras otra, pero no duraron mucho y no las supieron aprovechar, porque la realidad se estrelló en los frágiles figuras de los jugadores vestidos de oro y rojo, al llegar otro gol y la sentencia del compromiso. Lo hizo Flavio Maestri, a los 42 minutos, ante falla de la defensa y mala salida de Silvestri, lo que permitió el golpe de cabeza del espigado jugador, luego del corner servido por Palacios desde la derecha.

Al final del partido había una mezcla rara de satisfacción y preocupación en el rostro del estratega José Luis Carbone. No era para menos. Cristal había ganado apretando los dientes y luchando cada minuto. No fue el partido fácil, ni el comienzo goleador. Esta vez ganaron por 3 a 1 al San Agustín, pero batallaron los 90 minutos para celebrar.

El equipo de Carbone ganó el partido y se reencontró con su gente, en propia casa, entrando al torneo local de poco a poco. Jugó mal y ganó por su linaje en su verdadero arranque del Descentralizado, donde seguramente más de un aficionado que estuvo en el San Martín recién y sólo en el final se haya puesto a hacer futurología con su equipo.

RESUMEN : 8VA. FECHA DESCENTRALIZADO 1996

SPORTING CRISTAL (3) :
Jugadores : Balerio (5), José Soto (5), Prado (4), Jorge Soto (6), Solano (5), Struway (4), Garay (5), Hidalgo (6), Palacios (6), Julinho (4) y Maestri (3).
D. T. : J. Carbone.
Cambios : Pinillos (4) x Hidalgo y Zegarra (4) x Julinho.
Goles : Garay (19'), Palacios (46') y Maestri (90') .
T. Amarillas : Balerio y Maestri.

SAN AGUSTIN (1) :
Jugadores : Silvestri (4), Okuma (4), Chumpitaz (5), Chicoma (5), Díaz (4), Leite (5), Pacheco (4), Gallardo (4), Flores (6), Químper (4) y Mugione (3).
D.T. : O. Hamada.
Cambios : Hurtado (5) x Mugione, Salas (4) x Okuma y Paredes (5) x Gallardo).
Goles : Hurtado (77').
T. Amarillas : Okuma, Díaz y Flores.

Arbitro : Alberto Tejada (Bien).
Escenario : "San Martin".
Asistencia : 3,920 Espectadores.
Recaudación : 24,277.50 Nuevos Soles.

Volver a : Descentralizado 1996 1