LLUVIA DE GOLES

6 de Junio de 1996

Hay momentos en los que el juego de Sporting Cristal entusiasma al extremo. Pasa cuando la velocidad de sus jugadores alcanza marcas europeas, cuando la pelota parece ir movida por un resorte de botín en botín. Cuando el movimiento de sus hombres, ordenado, dinámico, casi perfecto, acorta las distancias entre los arcos, superando cual centella todo intento de oposición.

Pasa también cuando el gol, objetivo supremo del juego, llega no por esas casualidades que a veces ocurren, sino por consecuencia lógica de esas evoluciones ágiles, plásticas, precisas, que casi siempre vemos cuando la celeste sale a la cancha.

Son momentos. Porque esos bajones intempestivos, ese aburguesamiento absurdo que, de un momento a otro, apresa sus ambiciones, sólo consiguen recordarnos que Cristal es un equipo peruano y como tal no está ajeno a la pobre realidad que lo aprieta.

El bicampeón pudo lograr una marca histórica a costa del Ciclista Lima. No lo quiso, encajando, en cambio, dos goles, perfectamente previsibles, convertidos por una delantera fantasmal, repleta de limitaciones. La justicia del 6 a 2 es indiscutible. Estuvieron frente a frente, por un lado, un equipo y por el otro, un grupo cuyo único vínculo era la camiseta blanquinegra que llevaron encima.

"Y si jugaran siempre así". El hincha se paró de su asiento, se arropó en un vano intento por protegerse del frío y comenzó a aplaudir festejando el triunfo. Pero esa alegría tenía algunas sombras, cosas que el gordito de lentes y de corazón tan celeste, como el cielo en verano, dejaba escapar, como lo hace en estas horas y en otras anteriores, el país futbolístico.

El cuadro de Carbone consiguió sus goles aplicando una fórmula que, como se dice, es "la nuestra": toque, toque, pared, pase y gol. Sin Julinho, pero con un Rivera haciendo la del "correcaminos"; con un "Chorri" incisivo; con un Maestri y un Lazo, que entró después, bien plantados en el área rival; y un Garay, un Struway y un Solano, seguros, pero decisivos en la contención y el contragolpe.

Al frente, un manojo de nervios, de franjas verticales blancas y negras. Una puerta abierta de par en par y una permanente invitación a gozar con su impotencia y sufrimiento: el Ciclista Lima de Cuéllar. El "Gato" cometió el enorme error de mandar una defensa en línea, estática, adormitada, olvidando que una de las mayores armas de los rimenses es la creación de espacios en base a pases en callejón, aprovechando la velocidad de sus laterales y delanteros.

Claro que, seguramente así Cuellar hubiese puesto a un líbero, haya ordenado el pressing o enviado a un cancerbero en busca de Palacios o Magallanes, igual Cristal hubiera ganado. Pero les dejó la mesa servidita y si éstos no quisieron empacharse de goles fue por culpa propia.

Ciclista Lima siempre había sido un rival de sumo peligro para los rimenses en las últimas dos temporadas, pero a la tercera va la vencida de acuerdo al refrán. Sporting Cristal lo superó en todo momento y logró una victoria contundente por 6 a 2.

El triunfo pudo ser más amplio de no ser por la buena actuación del golero César Chávez-Riva en la segunda etapa.

UNO... Y SEIS

Al comienzo del partido sólo hubo un equipo en la cancha: Sporting Cristal. Los celestes llegaban con facilidad a la zona posterior del Ciclista gracias a las atinadas proyecciones de Jorge Soto y Nolberto Solano, imparables para Oscar Fernández y Mario Flores, quienes carecieron de recursos para controlarlos.

En el mediocampo Roberto Palacios encontró los espacios necesarios para juntarse con Flavio Maestri y Julio Rivera.

Ciclista Lima fue muy tímido en los primeros minutos, no atacó nunca, al extremo de convertir a Balerio en un espectador de lujo.

En medio de ese ritmo del partido llegó el primer gol de Cristal. A los 6 minutos Roberto Palacios gestó la maniobra al ceder a Jorge Soto, quién sacó un centro al área para la aparición de Flavio Maestri, quien de golpe de cabeza vulneró el arco de Chávez-Riva. El rosario de goles había empezado.

La celeste adormecía al Ciclista con la precisión de Palacios y Magallanes en las paredes, la inteligencia de Flavio en la habilitación y la velocidad de los laterales, mejor Solano que Jorge Soto. Pero así como adormece, Cristal se adormece con facilidad. Se siente ganador muy rápido, afloja la marca (por momentos Struway fue el único en esa función) y deja huecos en el medio que los empeñosos tallarineros (con el viejo Jesús Torrealva a la cabeza) no tardaron en ocupar.

Luego se lesionó Maestri al forzar una jugada con Chávez-Riva. Ciclista reaccionó con más ganas que ideas y los rimenses se llevaron un gran susto. Los tallarineros, en uno de sus poquísimos aciertos, salieron en busca de igualar la cuenta y a los 28 minutos, Freddy Medina, con un bombazo, dejó pagando a Balerio y puso el 1 a 1.

Carbone estaba molesto porque el equipo perdió lucidez en las salidas, además que Maestri no forzaba mayormente las jugadas. La alegría del decano no duró mucho, porque Fernández, en su intento por controlar a Maestri que trataba de recibir un pase de sus compañeros, la metió en su propio arco, poniendo a Cristal otra vez arriba.

Ese tanto tuvo un efecto favorable para los bajopontinos, porque se reencontraron con su mejor fútbol. La primera etapa no terminó así nomás. Porque a los 38 minutos el "Coyote" Rivera anotó el tercero con potente remate cruzado, tras un buen pase de Magallanes. De ahí en adelante el partido fue de un solo lado, con un Cristal que no se cansaba de llegar ante un Ciclista que careció de recursos y perdió las ambiciones en forma demasiado rápida.

El cuarto de la tarde lo consiguió Jorge Soto, tras forzar una jugada con Trece, dejando en claro aún más la enorme superioridad celeste. Palacios pudo anotar el quinto pero Chávez lo impidió.

Y ahí no termina todo. En la segunda etapa nada cambió. Cristal mantuvo su superioridad y el Ciclista cada vez fue menos peligroso, si alguna vez lo fue, aún cuando a los 4 minutos, Torrealva (que luego salió expulsado), aprovechando un rebote, acortó distancias.

Pero como en este partido y en otros más, su alegría fue una estrella fugaz, ya que el "Chorri" Palacios en una rápida incursión otra vez alargó la distancia anotando el quinto de Cristal. Las cosas se tranquilizaron.

Los hinchas estuvieron algo molestos con la producción de Cristal después que marcaran el quinto gol. Pero el mérito es de Chávez-Riva, quien estuvo brillante en tres intervenciones ante remates de Jorge Lazo, Nolberto Solano y Roberto Palacios.

El partido está fácil. Cristal se sobra y los errores afloran. Imprecisión en los pases (Magallanes se convirtió en el más odiado por la tribuna), goles que no entran por el portero "tallarinero" y por la displicencia en el momento de la verdad.

Hubo un penal que sancionó José Arana y el remate de Solano se estrelló en el horizontal. Cuando Ciclista ya estaba con diez hombres, llegó el sexto gol, a los 33 minutos, por intermedio de Rivera, quién colocó la pelota en medio de dos zagueros tras un centro de Lazo.

Un tiro libre cobrado por Solano fue desviado por Chávez-Riva, impidiendo el sétimo gol rimense. Después de esa jugada no hubo tiempo para más en este encuentro que fue prácticamente de un solo lado.

Punto final al rosario. Si Cristal hubiese querido, fácil hacía más goles. Pero, no, con seis son más que suficientes para sumar tres puntos, subir del noveno al sexto lugar y empezar a preocupar a Alianza y la "U", por ahora en mejores ubicaciones. Por ahora. Cristal sigue siendo el equipo que mejor juega, pero arrastra errores que debería borrar. No es un equipo más, es un rival de mucho cuidado y un fuerte candidato al título. El "tri" que tanto ansía.

RESUMEN : PARTIDO POSTERGADO DESCENTRALIZADO 1996

SPORTING CRISTAL (6) :
Jugadores : Balerio (5), José Soto (6), Asteggiano (5), Jorge Soto (6), Solano (5), Struway (5), Garay (5), A. Magallanes (4), R. Palacios (6), Rivera (6) y Maestri (5).
D. T. : J. L. Carbone.
Cambios : Lazo (5) x Maestri, Marrou (5) x Balerio y Rebosio (5) x Garay.
Goles : Maestri (6`), Merino (autogol 31`), Rivera (36` y 78`), Jorge Soto (43`), y Palacios (48`).
T. Amarillas : Solano.

CICLISTA LIMA (2) :
Jugadores : Chávez-Riva (6), Fernández (4), Medina (5), Trece (4), Flores (4), Muñoz (5), Torrealba (5), Gimenes (4), Caballero (4), Reyes (4) y Rodríguez (4).
D. T. : Fernando Cuellar.
Cambios : Galiquio (4) x Flores, Muñoz (4) x Fernández y Quiroz (4) x Gimenes.
Goles : Medina (26`) y Torrealba (46`).
T. Amarillas : Fernández y Galiquio.
T. Rojas : Torrealba.

Arbitro : José Arana (Regular).
Escenario : "San Martín".
Asistencia : 3,035 Espectadores.
Recaudación : 13,909 Nuevos Soles.

Volver a : Textos - Descentralizado 1996 1